Cuar­tos Mon­tes­so­ri: ha­bi­ta­cio­nes que edu­can

Ca­da vez más por­te­ños di­se­ñan y equi­pan el dor­mi­to­rio in­fan­til ba­sán­do­se en es­te mé­to­do pe­da­gó­gi­co.

Clarin - Spot - - Estilo - Ma­ría Pau­la Ban­de­ra Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Paredes y mue­bles de co­lo­res vi­bran­tes, ju­gue­te­ros car­ga­dos a to­pe y un des­or­den in­fi­ni­to; así son, en ge­ne­ral, los cuar­tos in­fan­ti­les. Pe­ro, en el úl­ti­mo tiem­po, las ex­cep­cio­nes em­pe­za­ron a ga­nar po­pu­la­ri­dad en las re­des so­cia­les: orden in­ma­cu­la­do, co­lo­res neu­tros, po­cos ob­je­tos y ca­mas y es­pe­jos al ras del sue­lo.

No se tra­ta de una ten­den­cia en ma­te­ria de de­co­ra­ción: son los cuar­tos Mon­tes­so­ri, que res­pon­den al mé­to­do edu­ca­ti­vo crea­do por la mé­di­ca, pe­da­go­ga y cien­tí­fi­ca Ma­ría Mon­tes­so­ri a co­mien­zos del si­glo XX.

En es­tos am­bien­tes, ca­da ele­men­to, des­de el mo­bi­lia­rio has­ta los ju­gue­tes, tie­ne un sen­ti­do con­cre­to en el de­sa­rro­llo del ni­ño.

“Uno de los gran­des erro­res del adul­to ra­di­ca en creer que tie­ne que ar­mar un es­pa­cio pa­ra que el ni­ño pue­da ju­gar, y en ese es­pa­cio no po­ne co­sas rea­les, hay mar­ti­llos que no mar­ti­llan o ju­gue­tes que ya ha­cen to­do, en­ton­ces el ni­ño no desa­rro­lla nin­gu­na ha­bi­li­dad al in­ter­ac­tuar con ese ju­gue­te”, ex­pli­ca Lu­cia­na Ga­ra­te, guía Mon­tes­so­ri, y re­mar­ca: “De los 2 a los 6 años, el pe­di­do es ‘ayu­da­me a ha­cer por mí mis­mo’”.

Pa­ra fo­men­tar la au­to­no­mía, to­do lo que for­ma par­te del cuar­to de­be ser ac­ce­si­ble. “Los ele­men­tos fun­da­men­ta­les son un ar­ma­rio a la al­tu­ra apro­pia­da pa­ra que el ni­ño pue­da ele­gir su ro­pa; un es­pe­jo pa­ra que for­me un au­to­con­cep­to de sí mis­mo; ju­gue­tes sen­ci­llos or­ga­ni­za­dos en es­tan­te­rías ba­jas y una ca­ma al ras del sue­lo”, in­di­ca Marta Pa­rra, au­to­ra del blog de crian­za pe­que­fe­li­ci­dad, don­de se brin­dan cla­ves pa­ra im­ple­men­tar es­ta pe­da­go­gía en el ho­gar.

La ca­ma Mon­tes­so­ri, que lu­ce co­mo un col­chón so­bre el pi­so, es una pie­za cla­ve en la ha­bi­ta­ción in­fan­til. Se­gún in­di­ca Pa­rra, “Ma­ría Mon­tes­so­ri de­cía que las cu­nas eran au­tén­ti­cas cár­ce­les pa­ra los be­bés por el en­cie­rro que re­pre­sen­ta­ban”.

Las más bá­si­cas se con­si­guen en

Me­nos es más. Mu­chos ju­gue­tes al­bo­ro­tan. A ve­ces son los pa­dres los que tie­nen la ne­ce­si­dad de com­prar­los”. Tatiana Raff Guía Mon­tes­so­ri y ma­má de Ve­ra (1 año y 8 me­ses)

Mer­ca­do Li­bre por $1.400. Vic­to­ria Cian­fag­na y Vic­to­ria Mar­tí­nez, due­ñas de la tien­da Fes­ti­val, crea­ron un mo­de­lo más so­fis­ti­ca­do, se tra­ta de la “ca­ma ca­si­ta” que trae una es­truc­tu­ra de ma­de­ra por en­ci­ma que si­mu­lar ser una ca­sa, “al te­ner esa for­ma los chi­cos la usan du­ran­te el día pa­ra ju­gar y al lle­gar la no­che les cues­ta me­nos ir­se a dor­mir. Tam­bién se le pue­de col­gar una te­la pa­ra ha­cer una car­pa o usar­la co­mo si­llón, lo que el chi­co se ima­gi­ne”, ex­pli­ca Cian­fag­na, y agre­ga: “Re­ci­bi­mos ca­da vez más con­sul­tas, pe­ro co­mo se tra­ta de una ca­ma de tran­si­ción, que el chi­co de­ja de usar a los 5 o 6 años, el pre­cio des­alien­ta a al­gu­nos pa­dres”. Hoy, los pro­duc­tos que más ven­den pa­ra los cuar­tos Mon­tes­so­ri son las re­pi­sas, que se co­lo­can a una al­tu­ra bien ba­ja.

Dolly Mon­clá, au­to­ra del blog de de­co­ra­ción Fox­de­co­blog y ras­trea­do­ra de ten­den­cias, se­ña­la que la cues­tión eco­nó­mi­ca no es im­pe­di­men­to: “Al con­tra­rio, am­bien­tar de ce­ro un cuar­to así cues­ta me­nos que uno tra­di­cio­nal. Los mue­bles que se usan son más pe­que­ños, por lo tan­to, sa­len me­nos, y no ha­ce fal­ta una ca­ma es­pe­cial, pue­den de­jar so­lo el col­chón”, y agre­ga que la úni­ca in­ver­sión es “un es­pe­jo de ma­te­rial acrí­li­co pa­ra que no se rom­pa”.

En el ca­so de los es­tan­tes, ju­gue­te­ros y bi­blio­te­cas, lo fun­da­men­tal es que guar­den po­ca can­ti­dad de ob­je­tos. Los li­bros de­ben ir con la por­ta­da al frente y la can­ti­dad de ju­gue­tes dis­po­ni­bles tie­ne que ser li­mi­ta­da.

La es­té­ti­ca tam­bién jue­ga un rol pro­ta­gó­ni­co. “Ma­ría Mon­tes­so­ri pe­día que los es­pa­cios fue­ran lu­mi­no­sos, or­de­na­dos y que los ob­je­tos es­tu­vie­ran con­fec­cio­na­dos con ma­te­ria­les no­bles”, in­di­ca Ga­ra­te.

Pa­ra los pa­dres in­tere­sa­dos en edu­car a sus hi­jos ba­jo la pe­da­go­gía Mon­tes­so­ri, de na­da va­le cir­cuns­cri­bir la pro­pues­ta a un cuar­to, to­da la ca­sa de­be am­bien­tar­se; has­ta es posible adap­tar co­ci­nas y he­la­de­ras.

En blogs es­pe­cia­li­za­dos, su­gie­ren com­prar un mi­ni bar pa­ra uso exclusivo de los chi­cos o des­ti­nar la par­te ba­ja de la he­la­de­ra pa­ra ellos. Cla­ro que tam­bién hay que lle­nar­la con ele­men­tos acor­des a su mo­tri­ci­dad, co­mo bo­te­llas pe­que­ñas o fras­cos fá­ci­les de abrir y ce­rrar. La in­ten­ción es que pue­dan ali­men­tar­se por sí mis­mos. “Siem­pre fue un ali­vio sa­ber que mien­tras ama­man­ta­ba a mi be­bé, mi hi­jo de cua­tro años po­día pre­pa­rar­se un sand­wich él so­lo”, cuen­ta una ma­má en un blog Mon­tes­so­ri.

Es pro­ba­ble que los pa­dres que edu­can a sus hi­jos de ma­ne­ra clá­si­ca se sor­pren­dan al ver có­mo ac­túan los chi­cos for­ma­dos ba­jo el mé­to­do Mon­tes­so­ri. “Acá hay ne­nes de dos años que se sa­can y se po­nen el pa­ñal, se vis­ten y se des­vis­ten so­los… es que el ni­ño bus­ca au­to­no­mía, hay que mos­trar­les có­mo ha­cer­lo, acom­pa­ñar­los y des­pués de­jar­los ha­cer, ob­ser­var­los, ellos en­cuen­tran el re­cur­so y ter­mi­nan pu­dien­do”, ex­pli­ca Ga­ra­te, y re­sal­ta un prin­ci­pio bá­si­co de es­ta pe­da­go­gía: “Ayu­dar al ni­ño cuan­do pue­de ha­cer­lo, so­lo es in­ter­fe­rir en su de­sa­rro­llo”.

Por eso, no al­can­za con am­bien­tar los es­pa­cios. “Los adul­tos de­be­mos ser más hu­mil­des, em­pá­ti­cos y se­re­nos con los ni­ños. Dar­les li­ber­tad y po­ner lí­mi­tes con res­pe­to”, con­clu­ye Pa­rra.w

EMI­LI­ANA MIGUELEZ

Es­pe­jos. Fá­ti­ma, de un año y 3 me­ses, tie­ne to­do lo que ne­ce­si­ta a su al­tu­ra. Su ma­má, Cons­tan­za Cas­ta­ño, adhiere a la fi­lo­so­fía Mon­tes­so­ri.

Ca­ma en el pi­so. Una de las cla­ves del mé­to­do.

Mi­ni ves­ti­dor. Pa­ra que eli­jan su ro­pa so­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.