La in­for­má­ti­ca tam­bién es co­sa de mu­je­res

Clarin - Spot - - Con Pasión - Silvia Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

La se­ma­na pa­sa­da, es­ta columna res­ca­tó la fi­gu­ra de Grace Hop­per, la “Asom­bro­sa Grace”, esa cien­tí­fi­ca que abrió ca­mi­nos en el mun­do de la compu­tación. Una de las in­ten­cio­nes con que ella es­cri­bió su au­to­bio­gra­fía, Grace Hop­per, Navy ad­mi­ral & com­pu­ter pio­neer (Grace Hop­per, al­mi­ran­te na­val y pio­ne­ra de la compu­tación), fue el de ani­mar a sus con­gé­ne­res a ha­cer ca­rre­ra en las dos ac­ti­vi­da­des que ama­ba. En lo que ha­ce al mun­do in­for­má­ti­co, las mu­je­res si­guen sien­do mi­no­ría: se cal­cu­la que desem­pe­ñan me­nos del 25 % de los tra­ba­jos de es­ta in­dus­tria en to­do el mun­do, por­cen­ta­je que se re­pli­ca en el es­tu­dian­ta­do, tam­bién a ni­vel glo­bal, en las ca­rre­ras de in­for­má­ti­ca y/o compu­tación. En Argentina, la ma­trí­cu­la fe­me­ni­na en es­tas dis­ci­pli­nas es aún me­nor: ape­nas un 22%.

A la ho­ra de ana­li­zar cau­sas, los ex­per­tos se­ña­lan, entre otras, lo que se co­no­ce co­mo la cul­tu­ra bro­gram­mer, palabra for­ma­da por brot­her (her­mano, en in­glés) y pro­gram­mer (pro­gra­ma­dor, en el mis­mo idio­ma), ex­pre­sión que ser­vi- ría pa­ra de­fi­nir una suer­te de hermandad, mar­ca­da por lo mas­cu­lino, que do­mi­na­ría en el te­rreno de la compu­tación, ge­ne­ran­do un am­bien­te no muy pro­pi­cio pa­ra la in­ser­ción de las mu­je­res, que­ja co­mún es­gri­mi­da por las pro­fe­sio­na­les de Si­li­con Va­lley. Pe­ro se sa­be tam­bién que así co­mo des­de la in­fan­cia se es­ti­mu­la a los va­ro­nes en las lla­ma­das cien­cias du­ras, se des­es­ti­ma a las ne­nas en esos me­nes­te­res. Y es­to ocu­rre tam­bién en las au­las: ma­te­má­ti­ca, fí­si­ca, quí­mi­ca, eco­no­mía son pre­sen­ta­das co­mo dis­ci­pli­nas atrac­ti­vas pa­ra los va­ro­nes, iden­ti­fi­cán­do­las con la ra­cio­na­li­dad y la ob­je­ti­vi­dad y je­rar­qui­zán­do­las por so­bre las hu­ma­nís­ti­cas, aso­cia­das a la in­tui­ción y la sub­je­ti­vi­dad, ad­ju­di­ca­das a las mu­je­res. El si­tio web de la BBC da cuen­ta de un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, Ca­li­for­nia, que en­con­tró que las mu­je­res se in­cli­nan me­nos a es­tu­diar una dis­ci­pli­na en un sec­tor en el que se sien­ten en mi­no­ría, y que per­ci­ben ajeno. Del mis­mo mo­do se con­si­de­ra que hay una de­sigual­dad en el mo­do en que se eva­lúan las com­pe­ten­cias de va­ro­nes y mu­je­res en es­te cam­po.

Coor­di­na­da por la Cá­te­dra Re­gio­nal UNES­CO Mu­jer, Cien­cia y Tec­no­lo­gía en Amé­ri­ca La­ti­na (FLACSO Argentina), y con el apo­yo de

UNES­CO-CONAPLU, Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ar­gen­tino, se lle­vó a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción que di­ri­gió Gloria Bon­der, pa­ra res­pon­der a otra pre­gun­ta: ¿Qué les su­ce­de a las mu­je­res que sí eli­gie­ron es­te cam­po de es­tu­dio en Argentina? A gran­des ras­gos, y si bien, co­mo se acla­ra, no cons­ti­tu­yen un gru­po ho­mo­gé­neo, tie­nen al­gu­nas características en co­mún: en ge­ne­ral no tu­vie­ron que con­fron­tar con obs­tácu­los familiares o de su en­torno pa­ra op­tar por es­ta ca­rre­ra; tie­nen una ima­gen muy va­lo­ri­za­da y -se se­ña­la en las con­clu­sio­nes- muy idea­li­za­da de la in­for­má­ti­ca, que re­per­cu­te en su pro­pia ima­gen: el he­cho de es­tar es­tu­dian­do una ca­rre­ra de exi­gen­cia, pa­ra per­so­nas muy in­te­li­gen­tes, las co­lo­ca por so­bre quie­nes es­tu­dian otras dis­ci­pli­nas; y se mues­tran me­nos se­gu­ras que los va­ro­nes res­pec­to a sus ca­pa­ci­da­des, so­bre to­do las téc­ni­cas. Si bien, re­ve­la el es­tu­dio, en un plano teó­ri­co ad­mi­ten la exis­ten­cia de pre­jui­cios acer­ca de sus com­pe­ten­cias pa­ra desem­pe­ñar­se en es­te ám­bi­to, muy po­cas di­cen que es­to las afec­ta de ma­ne­ra con­cre­ta. Ade­más, con­fían en que con de­di­ca­ción, per­se­ve­ran­cia

y vo­lun­tad po­drán su­pe­rar obs­tácu­los y al­can­zar las me­tas pro­fe­sio­na­les que se pro­pon­gan. “En su com­por­ta­mien­to- se se­ña­la - se ob­ser­va el des­plie­gue de es­tra­te­gias cons­cien­tes y no cons­cien­tes pa­ra desa­rro­llar y afian­zar su sen­ti­do de per­te­nen­cia a un am­bien­te do­mi­na­do por una cul­tu­ra mas­cu­li­na, y ser va­lo­ra­das”. La igual­dad, que­da cla­ro, va más allá de una cues­tión de nú­me­ro. Y es una deu­da a saldar: el ta­len­to no apro­ve­cha­do de mu­chas mu­je­res es­tá es­pe­ran­do, ahí afue­ra, a que se im­ple­men­ten los cam­bios pa­ra que, sin pre­jui­cios ni es­te­reo­ti­pos, la tec­no­lo­gía les abra sus puer­tas.

Me­nos del 25% de los es­tu­dian­tes de in­for­má­ti­ca en el mun­do son mu­je­res. En Argentina, só­lo el 22%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.