So­brehu­ma­nos: tras la más mí­ti­ca mar­ca atlé­ti­ca

La se­ma­na pró­xi­ma, tres atle­tas in­ten­ta­rán, en Mon­za, co­rrer la ma­ra­tón en me­nos de dos ho­ras.

Clarin - Spot - - Fitness - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

Las pa­la­bras “ba­ta­lla” y ma­ra­tón lle­van si­glos so­nan­do jun­tas: fue un com­ba­te en la ciu­dad grie­ga lo que dio nom­bre a la mí­ti­ca com­pe­ten­cia de los 42 km. Se­gún la le­yen­da, el sol­da­do grie­go Fi­lí­pi­des co­rrió bas­tan­te más (unos 213) has­ta Ate­nas pa­ra avi­cru­cia­les sar­le a los es­par­ta­nos acer­ca del des­em­bar­co per­sa en la ciu­dad he­le­na. Mu­rió (¿de fa­ti­ga? ¿por las he­ri­das re­ci­bi­das?) lue­go de dar la no­ti­cia en la ca­pi­tal grie­ga. Al lí­mi­te.

En 2017, muy le­jos de aquel 490 ac, se libra otra “ba­ta­lla”: cien­cia, tec­no­lo­gía y di­se­ño en pos de que­brar la ba­rre­ra de las dos ho­ras en el (o la) ma­ra­tón. Es­to, ade­más, pul­ve­ri­za­ría el des­co­mu­nal ré­cord de 2 ho­ras, 2 mi­nu­tos y 57 se­gun­dos que tar­dó el ke­nia­ta De­nis Ki­met­to en lle­gar a la me­ta de la ma­ra­tón Berlín 2014. Lue­go de los nú­me­ros, a sa­ber del desafío:

Son los fon­dis­tas afri­ca­nos Le­li­sa De­si­sa (Etio­pía), Eliud Kip­cho­ge (Ke­nia) y Zer­se­nay Ta­de­se (Eri­trea) quie­nes bus­ca­rán de­jar un mo­jón im­bo­rra­ble en el atletismo. Entre el 5 y 7 de ma­yo co­rre­rán unas 18 vuel­tas en el cir­cui­to ju­nior del Au­tó­dro­mo Na­zio­na­le Mon­za (Ita­lia). Es­te acon­te­ci­mien­to, ba­jo el nom­bre Brea­king 2 e im­pul­sa­do por la fir­ma Ni­ke, ya tu­vo su pe­lea de se­mi­fon­do cuan­do, el úl­ti­mo 7 de mar­zo, los tres atle­tas afri­ca­nos re­co­rrie­ron me­dia ma­ra­tón (21 km.) en el men­cio­na­do tra­za­do ita­liano (de 2,4 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión) sin cur­vas pro­nun­cia­das.

¿El re­sul­ta­do? Anoten. Kip­cho­ge mar­có 59’17”, Ta­de­se fue se­gun­do con 59’41” y De­si­sa cro­no­me­tró 62’55”. “Es­te tes­teo pro­nos­ti­ca que dis­mi­nui­rán, co­mo mu­cho, un mi­nu­to de la mar­ca ré­cord, cuan­do en reali­dad se bus­ca ba­jar 157 se­gun­dos pa­ra lle­gar a las dos ho­ras de re­co­rri­do: ¡son cua­tro se­gun­dos por ki­ló­me­tro, una ani­ma­la­da, es mu­chí­si­mo!”. Quien ru­bri­ca es­to es Os­car “In­dio” Cor­ti­nez, ocho ve­ces cam­peón ar­gen­tino en ma­ra­tón. “De acá a dos años no se ba­jan las dos ho­ras”, apues­ta el In­dio so­bre es­ta even­tual plus­mar­ca, que no es­ta­ría ho­mo­lo­ga­da por la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Fe­de­ra­cio­nes de Atletismo (IAAF, su si­gla en in­glés).

Otro co­le­ga de las pis­tas que des­cree del in­mi­nen­te ré­cord es Se­bas­tián Ta­gle, di­rec­tor del Club de Co­rre­do­res. “To­da­vía tie­ne que pa­sar un po­co más de tiem­po, unos cin­co años apro­xi­ma­da­men­te pa­ra ba­jar las dos ho­ras. En Ita­lia es­ta­rán a 40/50 se­gun­dos de acer­car­se a los 120 mi­nu­tos”. Pe­ro Ta­gle no só­lo se que­da en ci­fras sino que va más allá, ha­cia el es­pí­ri­tu de la ca­rre­ra. “Es­to es so­lo una es­tra­te­gia de mar­ke­ting pa­ra ven­der za­pa­ti­llas. Yo pre­fie­ro ser par­tí­ci­pe de un even­to en don­de la gen­te pue­da co­rrer, con el tiem­po que pue­da lo­grar. En Ita­lia no se sa­le a ga­nar una ca­rre­ra, sino a a bus­car ré­cords que no se dan en un cam­peo­na­to del mun­do”, en­fa­ti­za.

De­jan­do a un la­do la po­lé­mi­ca y vol­vien­do al en­tre­na­mien­to, ca­da atle­ta afri­cano co­rrió con ca­mi­se­tas con aber­tu­ras de ven­ti­la­ción y pun­tos ae­ro­di­ná­mi­cos en las zo­nas dor­sa­les, ma­llas por de­ba­jo de las ro­di­llas (di­se­ña­das pa­ra re­du­cir la re­sis­ten­cia al vien­to) y pro­tec­to­res en los bra­zos que re­gu­lan la sen­sa­ción tér­mi­ca. La tem­pe­ra­tu­ra, pre­sión at­mos­fé­ri­ca y al­ti­tud tam­bién son factores pa­ra que De­si­sa, Kip­cho­ge y Ta­de­se rom­pan el um­bral de las dos ho­ras en los 42 km. En el tra­za­do de Mon­za (a 180 me­tros so­bre el ni­vel del mar, lo que per­mi­te una bue­na oxi­ge­na­ción de la san­gre), se es­ti­ma que pa­ra el fin de se­ma­na pró­xi­mo la tem­pe­ra­tu­ra ron­da­rá los 15 gra­dos y el vien­to se­rá es­ca­so, fa­ci­li­tan­do el an­dar de los co­rre­do­res.

Otro pun­to en cues­tión es el cal­za­do. Y acá es dón­de se vis­lum­bra el ne­go­cio. Ni­ke po­ne a prue­ba las za­pa­ti­llas ul­tra­li­via­nas Zoomx -per­te­ne­cien­te a la lí­nea Va­porfly Eli­te- con una pun­te­ra es­pe­cial de 21 mm de al­to. “El cal­za­do no ha­ce a la di­fe­ren­cia pe­ro eso sí, obli­ga a las mar­cas a re­for­zar la par­te an­te­rior del mis­mo, la ca­be­za de los me­ta­tar­sos, pa­ra que el costo or­gá­ni­co -o sea las le­sio­nes- sea me­nor”, ex­pli­ca Cor­ti­nez.

Va­le re­cor­dar el pe­cu­liar apo­yo me­ta­tar­sal de los co­rre­do­res afri­ca­nos, en dón­de el ta­lón ca­si no apo­ya y pa­re­ce que tran­si­tan en pun­tas de pie, lo que im­pli­ca que su cen­tro de gra­ve­dad tie­ne que es­tar bien ade­lan­te, ubi­ca­do en la pun­te­ra.

Ca­da pa­so que los afri­ca­nos die­ron so­bre Mon­za (y los que da­rán), se re­gis­tra en chips ins­ta­la­dos so­bre el as­fal­to a lo lar­go del cir­cui­to ju­nior. A su vez, di­cha in­for­ma­ción es ana­li­za­da por el Ni­ke Sports Re­search Lab (NSRL), el la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­cio­nes ubi­ca­do en Bea­ver­ton (Ore­gon, EE.UU.) li­de­ra­do por el doc­tor Brad Wil­kins quien, entre sus ob­je­ti­vos, quie­re que ca­da co­rre­dor man­ten­ga unas 160-170 pul­sa­cio­nes por

mi­nu­to y el 90% de su ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca a lo lar­go de dos ho­ras. Pa­ra lo­grar es­to, los tres atle­tas atra­ve­sa­ron prue­bas bio­me­cá­ni­cas, co­mo ace­le­ró­me­tros, me­di­cio­nes an­tro­po­mé­tri­cas, test de fuer­za mus­cu­lar y elec­tro­car­dio­gra­mas, con sen­so­res de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad en la piel. Ade­más se so­me­tie­ron a es­ca­neos de sus pies y fue­ron fil­ma­dos por cá­ma­ras con dis­po­si­ti­vos in­fra­rro­jos en 80 pun­tos de su cuer­po.

To­do va­le pa­ra lo­grar ba­jar las dos ho­ras, in­clu­so ron­dan cier­tos fan­tas­mas ex­tra­de­por­ti­vos (ver re­cua­dro) co­mo así tam­bién di­ce pre­sen­te una es­tric­ta die­ta en ca­rre­ra ba­sa­da en la in­ges­ta de azú­ca­res y un es­tu­dio, pal­mo a pal­mo, de los re­cau­dos pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción. “Es­ta es la prue­ba ideal pa­ra tes­tear hi­dro­ge­les, que se agre­gan a la hi­dra­ta­ción ha­bi­tual del al­to ren­di­mien­to”, di­ce Pa­tri­cia San­ge­nis, mé­di­ca car­dió­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en deporte. “La trans­pi­ra­ción es un me­ca­nis­mo re­gu­la­dor, por eso cuan­do hay mu­cha hu­me­dad la tem­pe­ra­tu­ra es ma­yor y no te re­fri­ge­rás co­mo en con­di­cio­nes nor­ma­les. No es ca­sua­li­dad que los me­jo­res tiem­pos de ma­ra­to­nes se dan entre los 6 y 11 gra­dos, con una hu­me­dad por de­ba­jo del 65%. Es más, se es­tá tra­ba­jan­do en una ‘po­ción es­pe­cial’ pa­ra re­po­ner los elec­tro­li­tos que pier­de el atle­ta. La cla­ve se da en los aná­li­sis bio­me­cá­ni­cos, no tan­to en el ren­di­mien­to de­por­ti­vo”, cie­rra Cor­ti­nez.

Se­rá cues­tión de es­pe­rar. Y qui­zás fes­te­jar.w

Se bus­ca ba­jar 157 se­gun­dos : ¡son cua­tro se­gun­dos por ki­ló­me­tro, una ani­ma­la­da!”

Os­car Cor­tí­nez, ma­ra­to­nis­ta olím­pi­co

To­da­vía tie­nen que pa­sar unos cin­co años apro­xi­ma­da­men­te, pa­ra ba­jar las dos ho­ras”

Se­bas­tián Ta­gle, Club de Co­rre­do­res

En­sa­yo. Los atle­tas du­ran­te la prue­ba que hi­cie­ron en mar­zo, du­ran­te la cual co­rrie­ron me­dia ma­ra­tón. El desafío es ma­yúscu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.