Vuel­ta de tuer­ca a los con­flic­tos de pa­re­ja

La co­me­dia es­pa­ño­la de­ri­va en un dra­ma, cuan­do un ma­tri­mo­nio le pro­po­ne a otro una se­sión de sexo gru­pal.

Clarin - Spot - - Teatro - San­dra Com­mis­so scom­mis­so@cla­rin.com

Los ve­ci­nos de arri­ba Con: Flo­ren­cia Pe­ña, Die­go Pe­ret­ti, Ra­fa Fe­rro y Ju­lie­ta Va­lli­na. Di­rec­ción: Ja­vier Daul­te. Tea­tro: Me­tro­po­li­tan (Co­rrien­tes 1343). De miér­co­les a domingo. El te­dio, la ru­ti­na, el fan­tas­ma que ace­cha a to­das las pa­re­jas, el kar­ma de no po­der sor­tear los obs­tácu­los que tie­ne una re­la­ción sen­ti­men­tal, a pe­sar del amor. Ese pun­to es el dis­pa­ra­dor pa­ra la tra­ma de Los ve­ci­nos de arri­ba, la obra es­cri­ta por el es­pa­ñol Cesc Gay y di­ri­gi­da por Ja­vier Daul­te, en el Me­tro­po­li­tan.

La cues­tión es có­mo dar­le una vuel­ta de tuer­ca a ese te­ma, a es­ta al­tu­ra, ca­si tan tran­si­ta­do y des­gas­ta­do co­mo el con­cep­to mis­mo de ma­tri­mo­nio. El au­tor ti­ra la bom­ba de en­tra­da: ¿qué pa­sa si tus ve­ci­nos que vi­ven en el pi­so de arri­ba lle­gan tan tran­qui­los a ofre­cer­les a vos y tu pa­re­ja una se­sión de sexo gru­pal?

El ma­tri­mo­nio de fic­ción que for­man Die­go Pe­ret­ti y Flo­ren­cia Pe­ña reciben la pro­pues­ta de par­te de la pa­re­ja com­pues­ta por Ra­fa Fe­rro y Ju­lie­ta Va­lli­na. Si al­go tie­ne pa­ra des­ta­car es­ta pues­ta, es la elec­ción de los ac­to­res pa­ra cu­brir esos ro­les.

De un la­do, los des­gas­ta­dos por la ru­ti­na, Ju­lio y Ana, in­ter­pre­ta­dos por Pe­ret­ti y Pe­ña. Del otro, los apa­ren­te­men­te des­pre­jui­cia­dos Sal­va­dor y Lau­ra, a car­go de Fe­rro y Va­lli­na. Los ro­ces no tar­dan ni cin­co mi­nu­tos en lle­gar.

Pe­ret­ti com­po­ne con cer­te­za al ti­po de la más­ca­ra cris­pa­da cons­tan­te­men­te, al ofus­ca­do por cual­quier ni­mie­dad y siem­pre le­van­tan­do la voz. Su con­tra­pun­to, Fe­rro, es el chis­to­so a tiem­po com­ple­to, el que pa­re­ce es­tar de vuel­ta de to­das, aun­que no se­pa dón­de es­tá pa­ra­do. Va­lli­na es la psi­có­lo­ga su­pe­ra­da, un po­co ma­ter­nal y otro po­co “pa­sa­da” de psi­coa­ná­li­sis que in­ten­ta me­diar en los cru­ces. Y Pe­ña es Ana, esa mu­jer que in­ten­tó to­do pa­ra ser la es­po­sa, ma­dre, ami­ga y aman­te per­fec­ta. Pe­ro se fue que­dan­do en el ca­mino. El tra­ba­jo de Pe­ña me­re­ce un pá­rra­fo apar­te, por­que la ac­triz le otor­ga a su per­so­na­je to­dos los ma­ti­ces posibles pa­ra de­jar en cla­ro la frus­tra­ción de esa mu­jer. Flo­ren­cia de­mues­tra lo enor­me co­me­dian­te que es y su cria­tu­ra no tie­ne des­per­di­cio.

Los chis­pa­zos entre los dos mo­de­los de pa­re­ja van de uno a otro án­gu­lo del es­ce­na­rio. Pe­ro bien po­drían sal­pi­car a la pla­tea con cues­tio­nes tan pe­que­ñas y co­ti­dia­nas con las que cual­quie­ra se pue­de iden­ti­fi­car. Y en es­to, la uni­ver­sa­li­dad del ca­so, le da ma­yor va­li­dez. La obra de Gay fue un éxi­to en su pa­so por la car­te­le­ra es­pa­ño­la y la adap­ta­ción lo­cal, a car­go del pro­pio Daul­te, le agre­ga los ma­ti­ces jus­tos pa­ra esa iden­ti­fi­ca­ción.

El amor o la fal­ta de; la pa­sión ya per­di­da y ¿sin po­der de re­cu­pe­ra­ción?; los hi­jos, el di­ne­ro y los de­más ítems que ro­dean cual­quier con­vi­ven­cia van apa­re­cien­do de di­ver­sa for­ma en los re­pro­ches y re­cla­mos mu­tuos.

La co­me­dia len­ta­men­te va de­ri­van­do en un ca­lle­jón sin sa­li­da mu­cho más dra­má­ti­co. Lo peor es que su­ce­de na­tu­ral­men­te, co­mo en la vi­da real. Di­cen que los tra­pi­tos su­cios se la­van en ca­sa. Pe­ro cuan­do los tra­pos ya ocu­pan to­do el es­pa­cio, no que­da otra que ha­cer­se car­go y em­pe­zar a or­de­nar­los. Co­mo sea y dón­de sea.

Pa­re­ja en con­flic­to. Flor Pe­ña y Die­go Pe­ret­ti, un ma­tri­mo­nio en cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.