Un ca­fe­ci­to en­tre búhos, co­ne­jos y eri­zos

Los ja­po­ne­ses, que im­pu­sie­ron la mo­da de los ba­res con ga­tos, suben la apues­ta con ani­ma­les más exó­ti­cos.

Clarin - Spot - - Gourmet - San­tia­go Idel­son

Sa­lir de tra­ba­jar lue­go de un día ago­ta­dor e ir a to­mar un ca­fé a un lu­gar don­de se pue­de aca­ri­ciar co­ne­jos de ore­jas caí­das. Dis­fru­tar un té verde em­bo­te­lla­do an­te la mi­ra­da aten­ta de búhos de to­dos los ta­ma­ños. De eso se tra­tan los inusua­les (para los ar­gen­ti­nos) ca­fés con ani­ma­les que exis­ten a lo lar­go de to­do To­kio y prin­ci­pa­les ciu­da­des de Ja­pón. Tie­nen al­go de bar y un po­co de mi­ni zoológico. Son la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar con una mas­co­ta.

El big bang de es­te ti­po de em­pren­di­mien­to fue­ron los Ne­ko Ca­fés (“ca­fés de ga­tos”, en ja­po­nés), es­pa­cios re­la­ja­dos en los que se pue­de to­mar al­go, ju­gar con ga­ti­tos, dar­les de co­mer, y ver­los re­co­rrer la ha­bi­ta­ción en un en­torno dis­ten­di­do. Aun­que el pri­me­ro abrió en Tai­wán en 1998, fue en Ja­pón, a par­tir de 2004, don­de en­con­tra­ron su má­xi­ma ex­pre­sión.

En To­kio, la ma­yo­ría de los in­qui­li­nos de los pe­que­ños de­par­ta­men­tos de 15 me­tros cua­dra­dos tie­nen prohi­bi­do te­ner mas­co­ta, por eso es­tu­dian­tes y ofi­ci­nis­tas op­tan por vi­si­tar es­tos es­pa­cios para re­la­jar­se e in­ter­ac­tuar con ani­ma­les.

En la ma­yo­ría de los ca­fés se uti­li­za un sis­te­ma de tiem­po; se pa­ga una en­tra­da pro­me­dio de 1.500 yens ($210 apro­xi­ma­da­men­te) que per­mi­te que­dar­se

30 o 60 mi­nu­tos. A ve­ces in­clu­ye la con­su­mi­ción, otras, eso se pa­ga apar­te. Hay apro­xi­ma­da­men­te 150 de es­tos ca­fés en to­do Ja­pón.

El mo­de­lo de los cat ca­fés fue re­pli­ca­do Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca La­ti­na con muy bue­na res­pues­ta, pe­ro los ja­po­ne­ses sue­len es­tar un pa­so ade­lan­te: aho­ra la ten­den­cia son los búhos, co­ne­jos y eri­zos.

El ca­fé Ike­fu­ku­ro, por ejem­plo, tie­ne una ca­pa­ci­dad má­xi­ma de 16 vi­si­tan­tes por ho­ra y se re­ser­va lu­gar an­ti­ci­pa­da­men­te co­mo en un res­tau­ran­te. En la en­tra­da, un em­plea­do ro­cía las ma­nos de los vi­si­tan­tes con

de­sin­fec­tan­te y ex­pli­ca al­gu­nas re­glas bá­si­cas, co­mo no gri­tar y no to­car las pa­tas de los ani­ma­les. Des­pués, es de­ci­sión de ca­da uno sen­tar­se a to­mar una ga­seo­sa o cer­ve­za, aca­ri­ciar a un búho, fo­to­gra­fiar­los o dar­les de co­mer. “Es­ta tien­da abrió ha­ce tres años, ac­tual­men­te te­ne­mos 33 búhos de di­fe­ren­tes es­pe­cies y otros 25 en la sucursal del ba­rrio Gin­za. Abri­mos un se­gun­do lo­cal por­que los búhos es­tán em­pe­zan­do a te­ner bas­tan­tes fans, y tu­vi­mos que ex­pan­dir­nos. Su po­pu­la­ri­dad cre­ció gra­cias al fe­nó­meno Harry Pot­ter y al ani­mé ja­po­nés” ex­pli­ca Ge­ral­di­ne Ko­ba­yas­hi, en­car­ga­da del lo­cal.

¿In­só­li­to? Tal vez só­lo el signo de los tiem­pos...w

Me­rien­da con aves. Vi­vir la ex­pe­rien­cia sa­le 1.500 yens ($210).

Eri­zo. Mo­ri Yu­na (17), una fan.

Af­ter of­fi­ce. Con un co­ne­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.