Tras la mo­da de las cer­ve­ce­rías, lle­ga la... ¡fer­ne­te­ría!

Una vi­si­ta al lo­cal del Oes­te del GBA que se ven­de co­mo el pri­me­ro en su gé­ne­ro: fer­net en to­das sus va­rian­tes.

Clarin - Spot - - Exploraciones - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@clarin.com

Es sá­ba­do a la no­che y el oto­ño pa­re­ce de­jar­le un lu­gar­ci­to al in­vierno en el cer­cano Oes­te. Ha­ce frío, que­da atrás el in­ape­la­ble ce­men­to de la au­to­pis­ta y do­blan­do a la iz­quier­da (sen­ti­do Pro­vin­cia) se ac­ce­de a un co­que­to co­rre­dor gas­tro­nó­mi­co so­bre la ca­lle San­ta Ro­sa en don­de el cli­ma aco­va­chó a los tran­seún­tes. Que no son tan­tos cer­ca de las 23 ho­ras.

En es­te te­rri­to­rio lí­mi­te en­tre Itu­zain­gó y Cas­te­lar, el ob­je­ti­vo no es abor­dar la ofer­ta es­pu­man­te de la cer­ve­za o ir por un buen ca­fé, pas­tas o car­nes. O sa­lir a bo­li­chear. No, la me­ta es más pe­cu­liar: ha­cer una ca­ta de fer­net en .... la pri­me­ra fer­ne­te­ría del mun­do. O así es co­mo se pro­mo­cio­na N53. In­com­pro­ba­ble, ver­dad.

Ha­ble­mos de fer­net, be­bi­da de apa­rien­cia os­cu­ra, pro­ve­nien­te de la Lom­bar­día y a la cual nues­tros abue­los usa­ban con fi­nes pu­ra­men­te di­ges­ti­vos o me­di­ci­na­les (to­mán­do­lo pu­ro, ob­vio). Hoy se bus­ca amol­dar­la a las ba­rras, si­guien­do el es­pí­ri­tu re- tro de sus her­ma­nos ape­ri­ti­vos: mez­cla­do con ga­seo­sas de dis­tin­tos sa­bo­res y ju­gos que le bus­can ga­nar la pul­sea­da a la mí­ti­ca be­bi­da co­la. ¿Tie­ne ri­val el fer­net con co­ca? ¿Es co­rrec­to cru­zar el fer­net con agua tó­ni­ca, so­da u otro ti­po de be­bi­das o ex­pri­mi­dos? La etí­li­ca polémica es­tá ser­vi­da.

El so­ni­do hard rock en el am­bien­te (con los Guns ‘N Ro­ses a la ca­be­za) pa­ti­na con las lu­ces ba­jas que des­ti­lan las lam­pa­ri­tas vin­ta­ge, fi­gu­ri­ta re­pe­ti­da en fla­man­tes lo­ca­les noc­tur­nos.

Mientras ob­ser­vo los to­ne­les de ace­ro inoxi­da­ble, por de­trás de una ba­rra de be­bi­das, mi vis­ta se de­po­si­ta en una me­sa cer­ca­na: una pa­re­ja jo­ven que ma­ri­da su co­mi­da con... cer­ve­za. No me da bue­na es­pi­na y más si es­ta­mos en tie­rra de fer­net. Pe­ro no me quie­ro de­jar lle­var por el pre­jui­cio de no es­tar acos­tum­bra­do a acom­pa­ñar co­mi­das con ape­ri­ti­vos. Vea­mos.

Lle­ga a la me­sa el Full Hou­se, una de­gus­ta­ción de las seis va­rie­da­des de la ca­sa. A sa­ber: pre­mium/clá­si­co, mas­ters­hip y la ex­clu­si­va ba­rrel blend, a las que se su­man tres ver­sio­nes sa­bo­ri­za­das (ci­trus, ma­ra­cu­yá y be­rries), ca­da una pre­sen­ta­das en bo­te­lli­tas de bo­ti­ca­rios que le dan el ai­re vin­ta­ge que tan bien sien­tan por es­tas épo­cas. Un con­se­jo: un agua na­tu­ral bien cer­ca an­tes de em­pe­zar la ca­ta. En­tre va­so y va­so de fer­net, un sor­bi­to en­jua­ga­rá nues­tros sen­ti­dos.

Pri­me­ro un po­qui­to del eli­xir pu­ro y lue­go, pre­via su­ge­ren­cia de Javier en­car­ga­do del lu­gar- la mez­cla en cues­tión. Em­pe­zan­do por el fer­net clá­si­co pu­ro, sa­be en bo­ca bien dul­zón. Al mez­clar­lo con la be­bi­da ga­seo­sa co­la, re­tro­trae a lo que de­be ser el au­tén­ti­co ADN fer­ne­te­ro. Lue­go lle­ga el ba­rrel blend, un fer­net que cal­za para los aman­tes del whisky ame­ri- cano, co­mo es­te es­cri­ba. Dos años de añe­ja­mien­to en ba­rri­cas de ro­ble (a di­fe­ren­cia de los tan­ques de ace­ro inoxi­da­ble que se usa en el res­to de los va­rie­ta­les) le dan una es­tir­pe ama­de­ra­da, se­ca, pe­ro a su vez, ama­ble al pa­la­dar. Ideal para to­mar­lo co­mo vie­ne y no mez­clar­lo. Sí, pu­ro, va­le la pe­na ani­mar­se.

Ne­ro 53 (que es la mar­ca de la be­bi- da) bus­ca dar­le una iden­ti­dad bou­ti­que/pre­mium al fer­net ya que só­lo es­tá dis­po­ni­ble en vi­no­te­cas, le­jos de las gon­do­las de los su­per­mer­ca­dos. “¿Eso no res­ta an­te el im­pe­ran­te ca­rac­ter po­pu­lar de es­ta be­bi­da?”, pien­so mientras lle­ga el mo­men­to fru­gal de la no­che con el fer­net ci­trus, el más sua­ve, en dón­de el ca­rac­ter cí­tri­co cho­ca con la esen­cia amar­ga del fer­net. Al ser com­bi­na­do con una be­bi­da a ba­se de li­món, enal­te­ce su fres­cu­ra.

Si­gue el em­pa­la­go­so be­rrier, a ba­se de fru­tos ro­jos, que, cru­za­do con agua tó­ni­ca, re­sal­ta más el gus­to a mo­ra, fram­bue­sa, fru­ti­lla y aran­da­nos. La mis­ma lí­nea si­gue el fer­net a ba­se de ma­ra­cu­yá, un mix ideal con be­bi­da a ba­se de na­ran­ja. Para el fi­nal, aso­ma el “con­quis­ta­dor”, el via­je­ro: Mas­ter Ship, el más amar­go y po­ten­te de to­dos, a ba­se de anís, que se pue­de re­ba­jar con una be­bi­da ener­gi­zan­te o po­me­lo. Un cross de de­re­cha, di­rec­to al pa­la­dar.

En Itu­zain­gó, el fer­net tam­bién di­ce pre­sen­te en la co­mi­da, lo más arries­ga­do y, qui­zás, in­ne­ce­sa­rio de la pro­pues­ta: tras­pa­sar los lí­mi­tes del gus­to ca­rac­te­rís­ti­co del fer­net, bien amar­go, ya es un va­lien­te re­to, re­bel­de, pe­ro.. ¿crear sal­sas a ba­se de es­ta be­bi­da mue­ve la aguja?

Para na­da, tan­to las bruschettas de cer­do co­mo las cro­que­tas re­lle­nas de que­so no va­rían en su sa­bor por las sal­sas a ba­se de fer­net ci­trus, ma­ra­cu­yá y be­rrier. Lo que sí su­ma son los cock­tails, con una ofer­ta de una do­ce­na de tra­gos a ba­se de fer­net, co­mo el fru­gal Vis­con­ti, a ba­se de fer­net ci­trus, coin­treau, whisky bour­bon, gin­ger ale y men­ta.

Es­ta fer­ne­te­ría es una pro­pues­ta arries­ga­da, y dis­tin­ta, para ani­mar­se a cru­zar una be­bi­da em­pa­ren­ta­da con una so­la op­ción de mez­cla. En la va­rie­dad, sin du­da es­tá el gus­to.w

GAS­TÓN CO­LLA

Aho­ra es pre­mium. En el lo­cal de Itu­zain­gó se ve a las cla­ras co­mo bus­can cam­biar­le la iden­ti­dad al fer­net, has­ta aho­ra una be­bi­da su­ma­men­te po­pu­lar.

Con be­rries. Una de las op­cio­nes para un fer­net po­co tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.