“Spi­net­ta era un mi­llen­nial”

Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Fir­po hfir­po@clarin.com

“Cuan­do des­per­tó, el di­no­sau­rio to­da­vía es­ta­ba allí”. (Au­gus­to Mon­te­rro­so)

Hay que ha­blar de un fes­ti­val de cuan­do no ha­bía pre­ven­ta y spon­sor era una pa­la­bra inexis­ten­te en cual­quier vo­ca­bu­la­rio y/o ca­mi­se­ta de fút­bol. En el le­ja­ní­si­mo 1970, B.a.rock pu­so de mo­da los es­pec­tácu­los de ma­sas y, sin que­rer, la con­fron­ta­ción en­tre pe­ñas que lue­go se trans­for­ma­rían en tri­bus ur­ba­nas. Hay una vi­ñe­ta de la úl­ti­ma edi­ción del fes­ti­val (1982) que re­cuer­da a los hip­pies po­nién­do­se de es­pal­das a un show de V8, ban­da lo­cal pio­ne­ra del heavy me­tal. Ca­si al uní­sono, en una co­reo­gra­fía per­fec­ta, hi­cie­ron una de Mahatma Gand­hi: los pan­ta­lo­nes jar­di­ne­ros se die­ron vuel­ta sim­ple­men­te para re­pu­diar un seg­men­to mu­si­cal de la pro­gra­ma­ción.

Le da­ban la es­pal­da al es­ce­na­rio por­que el me­tal era un pu­ña­do de cu­chi­llos de­ma­sia­do ru­do para esa ma­yo­ría man­sa y tran­qui­la que sa­cu­día sím­bo­los de la paz. De esos días en que para Para el pue­blo lo que es del pue­blo, de Pie­ro, se can­ta­ba fuer­te co­mo, un par de dé­ca­das des­pués, se can­ta­ría De mú­si­ca li­ge­ra.

B.a.rock fue el pri­mer fes­ti­val del pa­lo. La no­ti­cia es que aho­ra, en oc­tu­bre, vuel­ve. Se re­in­te­gra. Ya pue­den ver­se los afi­ches que anun­cian el Acus­ti­ca­zo pre­vio con el mis­mí­si­mo lo­go­ti­po del Sol y al­go más, el mis­mo or­ga­ni­za­dor: Sir Da­niel Ri­poll, ex edi­tor de la re­vis­ta Pe­lo y pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to del rock na­cio­nal.

B.a.rock es un au­tén­ti­co ol­die. Bue­nos Ai­res Rock, se­gún la pren­sa acar­to­na­da de los ‘70, que to­ma­ba dis­tan­cia y creía que el en­cuen­tro era re­sul­ta­do de una mo­da que con­sis­tía en elu­dir las pe­lu­que­rías.

Para Ri­poll, suer­te de ade­lan­ta­do y agi­ta­dor cul­tu­ral, la pues­ta a pun­to del fes­ti­val fue ha­cer­se eco de la luz ce­ga­do­ra de Woods­tock (1969).

To­do en cla­ve de bue­na vi­bra y pro­mo­ción para un mo­vi­mien­to aún en pa­ña­les (to­da­vía no exis­tía ni el su­ple­men­to S!). Has­ta en­ton­ces ape­nas habíamos te­ni­do un an­te­ce­den­te con Pi­nap, re­vis­ta que pa­tro­ci­nó un show ba­jo una eti­que­ta “beat”. Na­da com­pa­ra­do con las mi­les de “al­mas” que acu­mu­ló B.arock a lo lar­go de sus dis­tin­tas edi­cio­nes des­de la pri­me­ra, en no­vie­bre de 1970.

Ri­poll son­ríe cuan­do re­cuer­da que la pri­me­ra ver­sión se hi­zo co­sien­do un cri­te­rio de acu­mu­la­ción don­de prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­ron to­can­do to­das las ban­das exis­ten­tes.

Trein­ta y cin­co años pa­sa­ron des­de la úl­ti­ma vez y el hom­bre­tón de­ci­de un re­gre­so del fes­ti­val

em­ble­ma. La pri­me­ra vez te­nía 21 años y él fue el or­ga­ni­za­dor. Aho­ra se pre­sen­ta co­mo “cu­ra­dor”. Cu­ra­du­ría: for­ma de de­ci­dir una se­lec­ción de co­sas. Tér­mino del mun­di­llo.

“El lo­go del sol es una mar­ca re­gis­tra­da”, di­ce. “¿Có­mo na­ció? Bus­ca­mos ins­pi­ra­ción en di­ver­sos so­les. Te­nía que ser un sol pe­lu­do, bien

hip­pie. La obra fue idea de un ar­tis­ta ma­ra­vi­llo­so, ya fa­lle­ci­do, que se lla­ma­ba Go­go Hus­so”.

Go­go era un pi­be de Ave­lla­ne­da que en­ca­ró el pro­yec­to hu­ma­ni­zan­do una mi­ra­da que, en su mo­men­to, des­per­tó el mis­mo in­te­rés que los ojos de La Gio­con­da. ¿Quién era? Al pa­re­cer el au­tor ju­ga­ba con el enig­ma. “Si es la mi­ra­da de al­guien en par­ti­cu­lar, eso nun­ca lo sa­bre­mos. Es un se­cre­to que él se lle­vó a la tum­ba”.

Cuan­do Ri­poll ideó B.a.rock, al pri­mer Lo­lla­pa­loo­za to­da­vía le fal­ta­ban dos de­cá­das y Perry Fa­rrell, can­tan­te de Ja­ne’s Ad­dic­tion y CEO del Lo­lla, es­ta­ba en la pri­ma­ria. To­dos es­tos años de gen­te y Ri­poll si­gue so­plan­do. -¿Por qué sos mu­cho me­nos co­no­ci­do que Da­niel Grin­bank? -Soy un ti­po de per­fil ba­jo, un edi­tor pro­fe­sio­nal. Edi­té mu­chí­si­mas re­vis­tas en mi vi­da, ade­más de Pe­lo, Ge­ne­ra­ción X, Me­tal... No soy un pro­duc­tor mu­si­cal. Aho­ra es­toy pre­pa­ran­do un li­bro que tie­ne mu­cha im­pron­ta de rock. En nues­tro país el rock lle­va una voz iden­ti­ta­ria por­que hu­bo mi­li­cos y enemi­gos. No es co­mo Es­pa­ña, don­de el rock es un pa­sa­tiem­po (...) De la Pe­lo se es­tán di­gi­ta­li­zan­do los 512 nú­me­ros y la Le­gis­la­tu­ra de la Ciu­dad me hi­zo un re­co­no­ci­mien­to re­cien­te. Esas co­sas me po­nen con­ten­to. -¿Có­mo se­ria “Pe­lo” hoy?

-La ma­sa crí­ti­ca del pe­rio­dis­mo de Es­pec­tácu­los se vol­vió muy com­pla­cien­te. Cam­bió pe­rio­dis­mo por pro­mo­ción. A mí no me in­tere­sa lo que es­tá pa­san­do. Pe­lo no po­dría exis­tir.

El pá­rra­fo em­pie­za con una adivinanza: ¿Cuá­le fue­ron los avi­sa­do­res que aus­pi­cia­ron el pri­mer B.A. Rock? ¿Co­ca Co­la? ¿Pep­si? ¿Hi­ta­chi, qué bien se te ve? “La úni­ca pu­bli­ci­dad que tu­vi­mos fue de Fle­cha, las za­pa­ti­llas. Con ese pa­tro­ci­nio nos al­can­zó para pa­gar afi­ches. El rock no era un ne­go­cio”. B.A. Rock 2017 se­rá en el Estadio Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas. Ri­poll cree que el cam­bio más dras­ti­co a me­dio si­glo de La Bal­sa es­tá en el ape­go al mains­tream.

“Me da mu­cha pe­na ver a los ar­tis­tas ar­gen­ti­nos en la fi­la cin­co de las gri­llas cuan­do no­so­tros fui­mos los más im­por­tan­tes di­fu­so­res del rock en es­pa­ñol. La fi­gu­ra siem­pre es de afue­ra. Cuan­do se hi­zo lo de Am­nesty (1988) no­so­tros pu­si­mos la car­ne y ellos las lá­gri­mas. Tra­je­ron to­dos los ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les para que se com­pa­de­cie­ran. Es­ta­ban las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo... To­da­vía pien­so en ese re­ci­tal co­mo un pun­to de quie­bre tris­te”.

Ri­car­do Io­rio, Ri­car­do Ta­pia (de La Mis­sis­sip­pi) , Ri­car­do Mo­llo, Ri­car­do Sou­lé. De­ma­sia­dos Ri­car­dos para no pen­sar en un Ri­car­do Fest.

Pe­ro de­cía­mos, Da­niel, ¿qué po­dría pa­sar­les a los mi­llen­nials con el re­gre­so y la no­ve­dad de B.A. Rock 2017?

“Los chi­cos sa­ben que la mú­si­ca que ellos es­cu­chan pro­vie­ne de los Charly Gar­cía, los Gus­ta­vo Cerati, los Da­niel Melero... Se van a po­ner con­ten­tos por­que van a sen­tir­se re­pre­sen­ta­dos con gru­pos de mú­si­ca para mi­llen­nials, co­mo lo fue, en su mo­men­to, Spi­net­ta. -¿Per­dón?

-Spi­net­ta era un mi­llen­nial de los’ 70. Sou­lé tam­bién. Y po­dría ha­cer­te una lis­ta con ar­tis­tas que hoy son in­dis­cu­ti­dos y que en ese mo­men­to fue­ron lo que aho­ra se di­ce mi­llen­nial.w

La pren­sa acar­to­na­da de los ‘70 creía que B.A. Rock era re­sul­ta­do de una mo­da que con­sis­tía en elu­dir pe­lu­que­rías.

DAVID FER­NÁN­DEZ

Afi­che. Ri­poll de­lan­te del fa­mo­so lo­go de su fes­ti­val: “Te­nía un sol pe­lu­do, bien hip­pie”.-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.