Juan Ma­teo

DS Tat­too

Clarin - Spot - - Estilo -

Co­no­ci­do en el en­torno co­mo Archy, Juan es el je­fe de DS Tat­too, su pro­pio lo­cal ubi­ca­do en Pa­ler­mo Soho. “A los 13 me hi­ce mi pri­mer ta­tua­je. A los die­ci­séis me com­pré mis pri­me­ras má­qui­nas con to­do el equi­po. Es­to que em­pe­zó co­mo un hobby re­sul­tó ser mi vi­da en­te­ra. Ha­ce tre­ce años que es­toy en es­to y ac­tual­men­te di­ri­jo DS con mi pri­mo, Te­bi Co­bra, y otros ar­tis­tas muy bue­nos de la es­ce­na lo­cal”.

Al año y me­dio de ha­ber em­pe­za­do, un ami­go le mos­tró el tra­ba­jo de un ar­tis­ta co­no­ci­do co­mo El Ba­ra, un ar­gen­tino ra­di­ca­do en Ma­drid. “Has­ta el día de hoy me pa­re­ce de lo me­jor que hay a ni­vel mun­dial”, co­men­ta. “En­ten­dí que es­te era el me­jor es­ti­lo de to­dos, me in­tere­san mu­chos, pe­ro siem­pre vuel­vo a lo esen­cial, que es el tra­di­cio­nal”.

Di­ce que lo me­jor del Old School es que no pa­sa­da de mo­da. “Es co­mo el vino, ¡se po­ne ca­da vez me­jor! Va evo­lu­cio­nan­do pe­ro nun­ca de­ja de la­do su esen­cia. Ade­más, to­da­vía se hacen di­se­ños que son sa­ca­dos de tat­too flash (obras he­chas por ta­tua­do­res con ejem­plos de sus tra­ba­jos) y es un pla­cer que po­cos sa­be­mos apro­ve­char real­men­te. He te­ni­do clien­tes que vie­nen con di­se­ños de ar­tis­tas clá­si­cos co­mo Sai­lor Jerry o Bert Grimm y que­rés ha­cer­lo tal cual es­tá”. Pe­ro tam­po­co bus­ca li­mi­tar­se so­lo al old school: “Me gus­ta ta­tuar de to­do, creo que lo que me­jor ha­ce a un ta­tua­dor es su ex­pe­rien­cia, no só­lo un es­ti­lo”. Archy re­co­no­ce que, co­mo en cual­quier ar­te, el es­ti­lo tra­di­cio­nal tie­ne sus tru­cos es­con­di­dos. “Es mu­cho más di­fí­cil de lo que las per­so­nas y has­ta al­gu­nos ta­tua­do­res creen. Lle­va mu­cho tiem­po lo­grar en­ten­der qué fi­gu­ras van con otras y có­mo se pue­de po­ner som­bra en las mis­mas. Mu­cha gen­te di­ce: ‘¡Ah! Es old school, es una bo­lu­dez. Son di­bu­ji­tos de ne­nes’. Para na­da, to­do lo con­tra­rio, un buen di­se­ño tra­di­cio­nal lle­va mu­cha ela­bo­ra­ción y pen­sa­mien­to pre­vio”.

Di­cho es­to, Juan ter­mi­na acon­se­jan­do a quie­nes quie­ran su­mar una pie­za de es­te es­ti­lo: “Lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta cuan­do nos ha­ce­mos un tra­di­cio­nal es el lu­gar que te­ne­mos para ta­tuar. An­te­bra­zo, tor­so, es­pal­da, o lo que sea. Hay que ob­ser­var bien la ubi­ca­cion y, so­lo, se nos va a ve­nir a la ca­be­za al­go clá­si­co y co­pa­do para po­ner en esa par­te del cuer­po. Más im­por­tan­te: en­con­trar un buen ta­tua­dor que sea ca­paz de eje­cu­tar es­te es­ti­lo de ma­ne­ra lim­pia, se­gu­ra y que sea cons­cien­te de que es­to no es un trá­mi­te. Y, to­da­vía más im­por­tan­te, ¡ha­ce­le ca­so a tu ta­tua­dor!”. Des­pués de tan­tos años, al­go de­be sa­ber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.