“Yo si­go apren­dien­do”

Es­ta no­che, por El Tre­ce, arran­ca con “Las puer­ti­tas del Se­ñor López”, un ci­clo con in­vi­ta­dos.

Clarin - Spot - - Televisión - Die­go Je­mio Es­pe­cial para Cla­rín

“Ver có­mo se hacen bien las co­sas con los in­vi­ta­dos”. Eso pu­so Guillermo “Pe­la­do” López en su cuen­ta de Twit­ter -más de dos mi­llo­nes de se­gui­do­res-, jun­to a una foto del que­ri­do Jorge Guinz­burg. El ex CQC di­ce que el hu­mo­ris­ta y con­duc­tor de La Bi­blia y el ca­le­fón fue un re­fe­ren­te, un al­qui­mis­ta en es­to de pre­gun­tar en el mo­men­to jus­to para pro­vo­car la ri­sa y el lu­ci­mien­to del entrevistado.

Aho­ra, in­ten­ta­rá res­ca­tar al­go del es­pí­ri­tu de aquel pro­gra­ma en Las puer­ti­tas del Se­ñor López, su nue­vo pro­gra­ma, que co­men­za­rá hoy, al tér­mino del par­ti­do Bo­ca-ar­se­nal, por El Tre­ce. En el pri­mer en­vío, es­ta­rán co­mo in­vi­ta­dos en el pi­so Adrián Suar, Pau­la Cha­ves y Pe­dro Al­fon­so, Ma­ria­na Fab­bia­ni y Lizy Ta­glia­ni. Las puer­tas a las que ha­ce re­fe­ren­cia el tí­tu­lo con­du­ci­rán a ex­pe­rien­cias di­ver­sas que el con­duc­tor vi­vió con los in­vi­ta­dos en gra­ba­cio­nes en ex­te­rio­res. Por ejem­plo, se ve­rán imá­ge­nes con Suar en su ba­rrio na­tal de Nue­va York. O una te­ra­pia de pa­re­ja en­tre Pau­la y Pe­dro.

La idea del “Pe­la­do” es ge­ne­rar un buen cli­ma de char­la, “co­mo pa­sa­ba en La Bi­blia y el ca­le­fón o en Sá­ba­do bus”. Ha­bla de los diez años que cum­plió co­mo con­duc­tor y de ocu­par el ho­ra­rio que en los úl­ti­mos años le per­te­ne­ció a Jorge La­na­ta.

-¿Co­no­cías la ti­ra de Ho­ra­cio Altuna y Car­los Tri­llo? ¿Pen­sa­ron en eso, ade­más de tu ape­lli­do, para el tí­tu­lo?

-Por una cues­tión ge­ne­ra­cio­nal, lle­gué a ver la pe­lí­cu­la. Cuan­do pen­sa­mos el pro­gra­ma, sur­gió la ida de una es­ce­no­gra­fía con puer­tas y de­ci­di­mos ju­gar con mi ape­lli­do. Rá­pi­da­men­te, la gen­te -so­bre­to­do los ma­yo­res de 40- co­men­za­ron a re­cor­dar la ti­ra o la pe­lí­cu­la. Las puer­tas nos ayu­da­rán a ir­nos y ver otras co­sas.

-En la ti­ra, López usa­ba las puer­tas para es­ca­par de su vi­da gris de ofi­ci­nis­ta...

-Bueno, si­guien­do con la ana­lo­gía, po­dría­mos de­cir que si es­tás abu­rri­do un do­min­go a la no­che po­de­mos en­tre­te­ner­te con es­tas puer­ti­tas.

-En las pro­mo­cio­nes, se ha­bla de hu­mor, en­tre­vis­tas y via­jes con in­vi­ta­dos. Al es­tar cen­tra­do en per­so­na­jes del me­dio, ¿no te da te­mor que se ago­ten los nom­bres?

-As­pi­ra­mos a ge­ne­rar un lin­do cli­ma de char­la. Ade­más del pi­so, sal­dré a ha­cer una ac­ti­vi­dad con el in­vi­ta­do. Lo que sur­ja de en­tre­te­ni­mien­to se­rá con los fa­mo­sos; ju­ga­re­mos para di­ver­tir­nos y si hay un pre­mio se­rá sim­bó­li­co. Ha­brá mu­chas fi­gu­ras, a las que ten­go que agra­de­cer por­que se pres­ta­ron con muy bue­na on­da. En cuan­to a los nom­bres, ca­da pú­bli­co tie­ne su in­te­rés. Hay per­so­nas que trac­cio­nan mu­cho des­de las redes sociales y que mue­ven otros pú­bli­cos. Tam­bién es­tán los clá­si­cos in­vi­ta­dos pre­mium. Se­ría im­po­si­ble ha­cer­lo to­dos los días, pe­ro apun­ta­mos a una tem­po­ra­da cor­ta.

-Tu pro­gra­ma ocu­pa el ho­ra­rio de Jorge La­na­ta. ¿Ha­bla­ron so­bre qué pa­sa­rá a su re­gre­so?

-Arran­ca­mos el do­min­go, des­pués del par­ti­do de Bo­ca. Lue­go el ho­ra­rio se de­fi­ni­rá en­tre las 21 y las 22. Por aho­ra, Jorge La­na­ta no regresa. No­so­tros pen­sa­mos en nues­tros diez pri­me­ros ca­pí­tu­los; que­re­mos que sean bue­nos y po­ten­tes y que la gen­te se en­gan­che. Cuan­do vuel­va, se­rá cues­tión de aco­mo­dar los ho­ra­rios. Él tie­ne muy ga­na­da esa fran­ja. Lo im­por­tan­te es ge­ne­rar un buen pro­duc­to. Oja­lá el ca­nal ten­ga el pro­ble­ma de te­ner que aco­mo­dar los ho­ra­rios de dos bue­nos pro­gra­mas.

-Cum­plís 10 años des­de tu pri­me­ra con­duc­ción en “Zap­ping”. ¿Qué sen­tís que te fal­ta apren­der del ofi­cio? ¿Y por qué te­nés tan en men­te a Guinz­burg en es­tos días?

-Sí, cum­plo diez años y es mi vuel­ta a El Tre­ce des­pués de do­ce años. Co­mo con­duc­tor si­go apren­dien­do so­bre los to­nos y los tiem­pos. Me sien­to có­mo­do en la en­tre­vis­ta con una per­so­na o con va­rias y en el en­tre­te­ni­mien­to. No sé si me ma­ne­ja­ría bien en una char­la mano a mano con un po­lí­ti­co, más allá de las co­sas que hi­ce en CQC. En cuan­to a Guinz­burg, ade­más de ser una per­so­na muy in­te­li­gen­te, te­nía una sa­bi­du­ría para es­cu­char y me­ter el chis­te jus­to en el mo­men­to exac­to; lo mis­mo con los si­len­cios. Para los que in­ten­ta­mos con el hu­mor cui­da­do y pro­li­jo, Jorge es una bue­na sín­te­sis de lo que hay que ha­cer.

MA­XI FAILLA

Buen cli­ma. Es lo que as­pi­ra crear López con sus in­vi­ta­dos. Hoy va des­pués del par­ti­do Bo­ca ver­sus Ar­se­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.