La voz que enamo­ró a un pre­si­den­te

Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

Ha­bía na­ci­do en Lis­boa, Por­tu­gal, el 6 de enero de 1871. Si bien el nom­bre con que la bau­ti­za­ron sus pa­dres, Re­gi­na, po­día evo­car un des­tino pa­la­cie­go, la hi­ja del ba­rí­tono ita­liano Pie­tro An­drea Gior­gi- Pa­ci­ni y la es­pa­ño­la Fe­li­sa Quin­te­ro no se con­vir­tió en rei­na pe­ro lle­gó, en cam­bio, a ser Pri­me­ra Dama. La apa­sio­na­da re­la­ción que pro­ta­go­ni­zó con Mar­ce­lo Tor­cua­to de Al­vear, quien se con­ver­ti­ría en pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Ar­gen­ti­na en­tre 1922 y 1928, es una de las más no­ta­bles y con­mo­ve­do­ras his­to­rias de amor del si­glo XX. Hoy, que la Ca­sa del Tea­tro -fun­da­da por Re­gi­na co­mo lu­gar de “re­fu­gio y vi­vien­da de quie­nes ha­yan con­cu­rri­do al es­plen­dor del tea­tro”- ha de­ci­di­do ins­tau­rar un Pre­mio en su nom­bre, es un buen mo­men­to pa­ra re­pa­sar su vi­da y su obra.

Ex­tra­or­di­na­ria can­tan­te lí­ri­ca, so­prano con­si­de­ra­da en­tre las me­jo­res de su épo­ca, ac­tuó en los es­ce­na­rios más pres­ti­gio­sos, -Mi­lán, el Co­vent Gar­den de Lo­nd­res jun­to a En­ri­co Ca­ru­so, Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Varsovia -des­pués de su de­but en 1888 en su ciu­dad na­tal. En­tre es­tas pre­sen­ta­cio­nes, hu­bo una que cam­bia­ría su vi­da: en 1899 subió al es­ce­na­rio del Tea­tro Po­li­tea­ma de Bue­nos Ai­res. En­tre el pú­bli­co es­ta­ba un jo­ven acau­da­la­do, in­quie­to -lo apo­da­ban l’en­fant te­rri­ble por sus aven­tu­ras amo­ro­sas-,co­di­cia­do sol­te­ro y cons­pi­cuo miem­bro de la so­cie­dad por­te­ña de la épo­ca, que que­dó em­be­le­sa­do con la voz de Re­gi­na. Le man­dó un ra­mo de flo­res con una im­pre­sio­nan­te al­ha­ja: ella de­vol­vió la jo­ya y só­lo se que­dó con las flo­res. De ahí en más, él la se­gui­ría por to­dos los tea­tros del mun­do, inun­dan­do su ca­ma­rín, ca­da no­che, de flo­res ro­jas y blan­cas. Al fin, le pro­pu­so ca­sa­mien­to. Ella acep­tó, con la con­di­ción de se­guir can­tan­do cua­tro años más: el pe­di­do de mano ve­nía jun­to con la exi­gen­cia de aban­do­nar la ca­rre­ra. Al co­no­cer­se la no­ti­cia, hu­bo re­cha­zo por par­ti­da do­ble: la ma­dre de ella no es­ta­ba con­for­me con “ese su­da­me­ri­cano” y la fa­mi­lia de él jun­tó 500 fir­mas y le man­dó un te­le­gra­ma a Pa­rís pi­dién­do­le que desis­tie­ra de la idea. Cuan­do, ya ca­sa­dos en Lis­boa en 1907, vol­vie­ron por pri­me­ra vez a Bue­nos Ai­res, el des­pre­cio so­cial no se hi­zo es­pe­rar. Se­gún re­la­tó Ana Ma­ría Ca­bre­ra, au­to­ra de Re­gi­na y Mar­ce­lo, un duet­to de amor, an­te las mu­je­res que en una reunión la ig­no­ra­ron, él di­jo :“Yo a to­das es­tas les le­van­té la po­lle­ra”, y cuan­do los co­men­ta­rios se pro­du­je­ron en el Joc­key Club, su res­pues­ta fue: “Si son hom­bres, vén­gan­me­lo a de­cir de fren­te. Y si son mu­je­res, que apren­dan de ella”. A des­pe­cho de crí­ti­cas y re­ce­los, la re­la­ción avan­zó y so­por­tó to­dos los ava­ta­res de la vi­da po­lí­ti­ca de él (fue dipu­tado, mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio en Pa­rís, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, pre­so en Mar­tín Gar­cía du­ran­te el go­bierno de Agus­tín P. Jus­to), y de la vi­da en ge­ne­ral, lo que in­clu­yó la pér­di­da de ca­si to­da la cuan­tio­sa for­tu­na de Mar­ce­lo T- a ma­nos de su pro­fe­sión, pe­ro tam­bién de su vi­da dis­pen­dio­sa-, y sus in­fi­de­li­da­des. Dis­cre­ta y es­toi­ca, Re­gi­na siem­pre es­tu­vo a su la­do. Cuen­tan los bió­gra­fos que en el ve­rano del 33, en que es­tu­vo en­car­ce­la­do, ella cru­zó el río más de cin­cuen­ta ve­ces, aun en con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas, pa­ra ha­cer más lle­va­de­ro su con­fi­na­mien­to.

A ella se de­ben la fun­da­ción de Ra­dio Mu­ni­ci­pal (hoy Ra­dio Ciu­dad), el 28 de di­ciem­bre de 1923, pa­ra que to­dos pu­die­ran dis­fru­tar de las ópe­ras y con­cier­tos del Tea­tro Co­lón y, en 1938, la crea­ción de la Ca­sa del Tea­tro, pro­yec­to pa­ra el cual, -se­gún Ca­bre­ra-, sien­do ella Pri­me­ra dama iba pla­tea por pla­tea, en el en­tre­ac­to del Co­lón, pi­dien­do con­tri­bu­cio­nes. Cuan­do Al­vear mu­rió, victima de un in­far­to, el 23 de mar­zo de 1942, a su la­do es­ta­ba Re­gi­na. So­la y sin hi­jos, si­guió acom­pa­ñán­do­lo fiel­men­te, ca­da mes, en su bó­ve­da del ce­men­te­rio de Re­co­le­ta. So­bre­vi­vien­do ape­nas con una mó­di­ca pen­sión y la ayuda de al­gu­nos fie­les ami­gos, Re­gi­na mo­ri­ría el 18 de sep­tiem­bre de 1965. Te­nía 94 años, la men­te al­go per­di­da y, tal vez, un amor in­tac­to.

“Yo a to­das es­tas les le­van­té la po­lle­ra”, de­cía él cuan­do las mu­je­res des­pre­cia­ban a Re­gi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.