El due­ño del so­ni­do dis­co

Es el gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor de Chic, la ban­da que le pu­so mú­si­ca a los ‘70. To­ca aquí mar­tes y miér­co­les.

Clarin - Spot - - Música - Adriano Maz­zeo Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La ma­yo­ría de las ve­ces las his­to­rias son es­cri­tas por quie­nes ga­nan. En to­do ca­so lo in­tere­san­te de es­tas epo- pe­yas es po­der ver des­de dón­de arran­ca la par­te ga­na­do­ra pa­ra lue­go te­ner el be­ne­plá­ci­to de com­par­tir sus lau­re­les. Nile Rod­gers (Nue­va York, 1952) es sin du­das un ga­na­dor de la mú­si­ca y la cul­tu­ra des­de co­mien­zos de los se­ten­ta al día de hoy. Y lo me­jor es que no só­lo tie­ne ca­pí­tu­los de gla­mour y mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra con­tar. Nile na­ció en el seno de una fa­mi­lia ne­gra neo­yor­qui­na aco­sa­da por la mi­se­ria y la dro­ga­dic­ción. De un mo­do u otro lle­gó a ser par­te en su ado­les­cen­cia de la ban­da es­ta­ble del mí­ti­co tea­tro Apo­llo de Har­lem. Lue­go for­mó par­te del na­ci­mien­to de la cul­tu­ra dis­co jun­to a su ban­da, Chic. Pa­ten­tó un so­ni­do pro­pio y co­men­zó sin pau­sa y a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go a con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­do lo que lo lle­vó a co­la­bo­rar -co­mo mú­si­co y pro­duc­tor- con las más ru­ti­lan­tes es­tre­llas pop.

Mar­tes y miér­co­les vi­si­ta­rá nue­va­men­te Bue­nos Ai­res jun­to a Chic, pre­sen­tan­do los éxi­tos de es­ta má­qui­na de hits de la era do­ra­da de la mú­si­ca dis­co y tam­bién clá­si­cos de­ri­va­dos de sus co­la­bo­ra­cio­nes con Da­vid Bo­wie, Ma­don­na, Daft Punk, etc. Las en­tra­das se con­si­guen por sis­te­ma Tic­ke­tek y la ci­ta se­rá en un Tea­tro Gran Rex que pro­me­te ves­tir­se de Stu­dio 54. “Le pi­do a to­do el mun­do, trai­gan sus za­pa­tos de bai­le. Por­que de lo con­tra­rio, les van a do­ler mu­cho los pies ¡lo pro­me­to!” ex­pre­sa con­fia­do y se­duc­tor el se­ñor Rod­gers.

-A tus 64 años sos una per­so­na proac­ti­va, pe­ro ¿es es­te show una ce­le­bra­ción del pa­sa­do?

(Du­da) Yo creo que es una ce­le­bra­ción de la mú­si­ca que une a la gen­te. So­mos una ban­da que to­ca mu­cho con DJS, y pue­do ase­gu­rar que nues­tro show tie­ne el mis­mo ni­vel de in­ten­si­dad que el de un DJ, quie­nes no só­lo po­nen sus pro­pias com­po­si­cio­nes, sino tam­bién las de otros ar­tis­tas. Es­cri­bí mu­chas canciones pa­ra otros en­ton­ces no só­lo to­ca­mos lo nues­tro, tam­bién te­mas de Ma­don­na, de Bo­wie, Du­ran Du­ran, Daft Punk, etc. Y a di­fe­ren­cia de un DJ set, po­de­mos ver­sio­nar esas canciones: so­mos una ban­da en vi­vo que no to­ca­mos sin me­tró­no­mo, to­ca­mos en “es­ti­lo li­bre”.

-Te­nien­do su ori­gen en la es­ce­na social y cul­tu­ral de Nue­va York de los ‘70, ¿por qué la mú­si­ca dis­co se con­vir­tió en un fe­nó­meno mun­dial?

-Por­que ha­ce que la gen­te se sien­ta co­nec­ta­da. La pri­me­ra vez que fui a lo que se lla­ma­ba una “Clas­sic Dis­co” era un ar­tis­ta de jazz y me ves­tía co­mo tal y mi no­via era ca­ma­re­ra en un club de jazz. En­tra­mos en es­ta dis­co clá­si­ca y nos veía­mos mu­cho más so­fis­ti­ca­dos que los de ese mun­di­llo dis­co. Allí, imi­tán­do­los, apren­di­mos sus pa­sos de bai­le y co­men­za­mos a sim­pa­ti­zar con la es­ce­na. Aho­ra, aún sien­do el jazz mi prin­ci­pal amor, de­bo de­cir que si al­guno de es­tos fans del dis­co iba a un club de jazz se hu­bie­se sen­ti­do in­có­mo­do, co­mo sin per­te­ne­cer. Pe­ro su­ce­día exac­ta­men­te lo con­tra­rio cuan­do ibas a un club de dis­co. To­do Nue­va York y lue­go to­do el mun­do, co­men­za­ron a en­con­trar su lu­gar en esa on­da, la on­da del Stu­dio 54.

-¿Creés que los va­lo­res de la mú­si­ca dis­co son tan re­le­van­tes hoy en día co­mo en aque­lla épo­ca?

-Po­si­ble­men­te sean más re­le­van­tes en la ac­tua­li­dad. En aquel mo­men­to el mun­do es­ta­ba en me­dio de la más gran­de re­ce­sión fi­nan­cie­ra y si to­ma­bas una fo­to de la gen­te que en­tra­ba en Stu­dio 54, po­días ver a los más fa­mo­sos co­deán­do­se con los más po­bres. No ha­bía in­te­rés en la ri­que­za mo­ne­ta­ria, sino en la men­tal y es­pi­ri­tual. Te po­días sen­tir có­mo­do bai­lan­do al la­do de Tru­man Ca­po­te o de Li­que za Min­ne­lli, aún sien­do una per­so­na anó­ni­ma. Hoy de­be­mos pa­rar de de­cir “es no­so­tros con­tra ellos” y preo­cu­par­nos más por el “no­so­tros pa­ra no­so­tros”, y no de­be­ría im­por­tar si te­ne­mos al­gu­nas opi­nio­nes dis­pa­res, por­que siem­pre hay al­go en lo que acor­dar, y la mú­si­ca une a la gen­te.

-Per­so­nal­men­te, ¿cuál con­si­de­rás tu ma­yor lo­gro en la vi­da?

-No sé, qui­zá vi­vir tan­to co­mo he vi­vi­do, al­go que no de­bo to­mar­me con li­vian­dad. Vi­ví una vi­da muy te­me­ra­ria y pe­li­gro­sa. Mu­chí­si­mos miem­bros de las Pan­te­ras Ne­gras fue­ron ase­si­na­dos por la po­li­cía en su ado­les­cen­cia. O mi­rá la lis­ta de ami­gos mú­si­cos que mu­rie­ron en el úl­ti­mo par de años ¡es ex­tra­or­di­na­rio! In­clu­so yo mo­rí va­rias ve­ces y me tra­je­ron de vuel­ta y no sé có­mo me man­tu­ve vi­vo y ac­ti­vo por tan­to tiem­po. Tam­bién mu­chos miem­bros de mi ban­da mu­rie­ron en el ca­mino: Ber­nard Ed­wards, Tony Thompson, Luther Van­dross, lle­van muer­tos va­rias dé­ca­das. Sí, vi­vir to­do es­te tiem­po es mi ma­yor lo­gro.

En Stu­dio 54 po­días ver a los más fa­mo­sos co­deán­do­se con los más po­bres. No ha­bía in­te­rés en la ri­que­za mo­ne­ta­ria”.

El rey del rit­mo. Aun­que el jazz es su amor prin­ci­pal, di­ce que la on­da dis­co es pa­ra to­da la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.