Del es­ti­lo clá­si­co a la van­guar­dia

Ol­vi­den­sé del tí­pi­co pas­tel blan­co, con cin­ti­tas y los tí­pi­cos mu­ñe­qui­tos... Hoy, la tor­tas “cuen­tan” la his­to­ria de los no­vios y ha­cen jue­go con el con­cep­to de la fies­ta de bo­das.

Clarin - Spot - - Gourmet - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­rias@cla­rin.com

Con el pa­so de los años y el cam­bio de las cos­tum­bres, el ca­sa­mien­to ya no es lo que era en los tiem­pos de la li­bre­ta ma­tri­mo­nial y las fotos blan­co y ne­gro y con ro­llo. Sin em­bar­go, con­ser­va su fres­ca lu­mi­no­si­dad co­mo acon­te­ci­mien­to social que me­re­ce la ce­le­bra­ción con mú­si­ca, bai­le, fies­ta has­ta el ama­ne­cer… y la ce­re­mo­nia de la tor­ta, cla­ro. No una tor­ta cual­quie­ra: una Tor­ta de Ca­sa­mien­to... esa de­li­cio­sa to­rre de va­rios pi­sos que hoy se en­cuen­tra en ple­na re­no­va­ción. Co­mo el ves­ti­do de no­via, man­tie­ne un en­can­to que com­bi­na gla­mour, crea­ti­vi­dad y pa­sión dul­ce­ra. In­gre­dien­te cla­ve de to­do ca­sa­mien­to que se pre­cie, nun­ca fal­ta en el lis­ta­do de cues­tio­nes a re­sol­ver pa­ra el gran fes­te­jo. Y es en su elec­ción, for­ma­to y ela­bo­ra­ción don­de los no­vios de­ja­rán su im­pron­ta.

Bár­ba­ra Diez, ade­más de ser la es­po­sa de Ho­ra­cio Rodríguez La­rre­ta je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res- es­tá en­tre las wed­ding plan­ner (res­pon­sa­bles del pla­nea­mien­to in­te­gral de la fies­ta) más so­li­ci­ta­das. Des­de ha­ce un tiem­po -cuen­tan en su equi­po- hay op­cio­nes que se vol­vie­ron al­ter­na­ti­vas a las tor­tas tra­di­cio­na­les: las he­chas en ba­se a cup­ca­kes y ma­ca­ro­nes son unas de las más so­li­ci­ta­das. Sub­ra­yan, ade­más, que ca­da vez se ha­cen tor­tas con di­se­ño re­la­cio­na­das con los in­tere­ses y gus­tos de la pa­re­ja: tor­tas “te­má­ti­cas”, co­mo al­gu­nas fies­tas. En mu­chos ca­sos se cam­bia la pa­re­ja que va so­bre el pas­tel (¡pe­li­gran los clá­si­cos “mu­ñe­qui­tos de tor­ta”!) por otras fi­gu­ras en ac­ti­tu­des más di­ver­ti­das, que ha­blan de ca­da pa­re­ja en par­ti­cu­lar, y en ese sen­ti­do se fue im­po­nien­do ca­da vez más la tor­ta co­ro­na­da por un re­tra­to de los no­vios.

Pa­ra la gen­te de Sme­ter­ling, el lo­cal de la pres­ti­gio­sa pas­te­le­ra Isa­bel Ver­mal, las tor­tas son una obra de ar­te. Ellos es­cu­chan a los clien­tes, su his­to­ria… y en ba­se a eso les pro­po­nen una tor­ta. Sal­vo que los no­vios ya ten­gan una idea muy cla­ra de un pas­tel es­pe­cí­fi­co, ahí vie­ne el mo­men­to en que les acla­ran que ellos no co­pian mo­de­los, pue­den to­mar una idea y desa­rro­llar­la. Ca­da tor­ta es úni­ca.

A la ho­ra de es­ta­ble­cer un pa­trón, di­cen, las pa­re­jas de ma­yor edad to­da­vía si­guen pi­dien­do la clá­si­ca tor­ta de co­ber­tu­ra blan­ca ador­na­da con flo­res na­tu­ra­les o de azú­car; en cam­bio los más jó­ve­nes de­jan vo­lar su ima­gi­na­ción y pi­den tor­tas con for­mas ra­ras y co­lo­res fuer­tes. Pe­ro no por eso pier­den la ele­gan­cia: son co­que­tas y de­li­ca­das. “A la gen­te le em­pe­zó a im­por­tar la tor­ta y eso abre un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des. La pas­te­le­ría se pu­so de mo­da. Hay mu­cho pro­gra­ma al es­ti­lo de Mi tor­ta de ca­sa­mien­to, Mi bo­da… y eso hi­zo que mu­chas pa­re­jas re­va­lo­ri­za­ran el te­ma. Por suer­te la gen­te es­tá más des­con­trac­tu­ra­da. Lo que pi­den es sú­per am­plio. Van des­de la tor­ta fo­rra­da con flo­res has­ta los que quie­ren una to­rre de ma­ca­ro­nes en co­lo­res shoc­king, acom­pa­ña­da por una mi­ni tor­ti­ta pa­ra ha­cer el cor­te sim­bó­li­co”, cuen­ta Isa­bel. De es­ta ma­ne­ra, al álbum que ate­so­ra los re­cuer­dos fo­to­grá­fi­cos de esa no­che inol­vi­da­ble, no le fal­ta­rá la tí­pi­ca fo­to de las ma­nos jun­tas en el ri­tual del cor­te de por­cio­nes.

Una no­ve­dad es que los pos­tres tam­bién pue­den ter­mi­nar sien­do la tor­ta de ca­sa­mien­to, co­mo es el ca­so del mo­de­lo Ope­ra. “El lí­mi­te es­tá den­tro de la es­té­ti­ca y el buen gus­to”, ase­gu­ra Ver­mal. Mu­chos de los clien­tes de Sme­ter­ling se es­tán su­man­do a la nue­va mo­da de la pro­pues­ta: las alian­zas de com­pro­mi­so se es­con­dan en la tor­ta, de ma­ne­ra que al cor­tar­la la no­via en­cuen­tre los ani­llos.

En lí­neas ge­ne­ra­les son tor­tas cos­to­sas, ya que lle­van mu­cha mano de obra y son vo­lu­mi­no­sas. Al­gu­nos lo­ca­les las ven­den por ki­lo, otros cal­cu­lan el va­lor en ba­se al tra­ba­jo que de­man­da su ela­bo­ra­ción: no es lo mis­mo una tor­ta lle­na de flo­res de azú­car, que se ha­cen ar­te­sa­nal­men­te, que una que no tie­ne decoración. Y si bien no exis­te un tiem­po exac­to, es re­co­men­da­ble re­ser­var­la con bas­tan­te an­ti­ci­pa­ción, ya que, -es bueno re­cor­dar­loes­te ti­po de tor­tas se ha­cen de ma­ne­ra ar­te­sa­nal.

Otra for­ma de ex­pli­car la ten­den­cia, se­gún Angélica Rue­da, de Ke­ka Tor­tas, es­tá re­la­cio­na­da al cre­cien­te fe­nó­meno de las re­des so­cia­les. “Apli­ca­cio­nes co­mo Pin­te­rest o Ins­ta­gram ha­cen que las exi­gen­cias de los clien­tes sean más osa­das y mo­der­nas. Los biz­co­chue­los ya no son los clá­si­cos

de an­tes: al­men­dras, vai­ni­lla y cho­co­la­te. De cin­co clien­tes que pi­den pre­su­pues­to, a tres no les in­tere­sa el

re­lleno. ¡Es te­rri­ble! An­tes lo im­por­tan­te era la es­té­ti­ca, pe­ro aho­ra los sa­bo­res va­ria­ron y son ca­da vez más ri­cos”, di­ce, y acla­ra que en es­te mo­men­to los es­ti­los vin­ta­ge, in­dian chic y nór­di­co tie­nen mu­chí­si­ma fuer­za y eso se re­fle­ja a ni­vel de di­se­ño en sus pas­te­les. Pa­ra ten­tar a los clien­tes más clá­si­cos les ofre­ce va­rian­tes co­mo red vel­vet (to­tal­men­te ro­ja), ca­rrot ca­ke (de za­naho­ria), de es­pu­man­te ro­sé, ba­na­na hú­me­da y más. Só­lo el 20% de ellos si­gue pre­fi­rien­do las tor­tas a la vie­ja usan­za. En el ex­te­rior, lo que más se usa son las tor­tas en ca­pas con flo­res na­tu­ra­les. Has­ta los ele­gan­tes pies de tor­ta se vie­ron des­pla­za­dos por tron­cos rús­ti­cos na­tu­ra­les. “He­mos pues­to tor­tas so­bre ba­rri­les, ma­le­tas de via­je an­ti­guas ¡y has­ta en una bi­ci­cle­ta vin­ta­ge!”, si­gue Angélica ca­si en tono de sen­ten­cia: “Se aca­ba­ron los mo­ños y las de­co­ra­cio­nes on­du­lan­tes con mu­cho, mu­cho fon­dant, lo que ha­cía que la tor­ta fue­ra ex­tre­ma­da­men­te dul­ce con tan­tas ca­pas de decoración. Aho­ra las fru­tas na­tu­ra­les ex­pues­tas ha­cen ho­nor a la ten­den­cia nór­di­ca. Es­tán en pleno boom las ini­cia­les de los no­vios en cor­tes la­ser”

Ma­ria­na Phi­lip, wed­ding plan­ner con vas­ta ex­pe­rien­cia en el me­dio, cuen­ta que en es­te úl­ti­mo tiem­po las tor­tas for­man par­te de una me­sa de cho­co­la­te­ría o un candy bar con di­se­ño en don­de la tor­ta for­ma par­te de­la decoración tam­bién de la fies­ta. “Una de las que más gus­ta es la cho­co­tor­ta, sin du­da. Y aun­que mu­chos no se ani­man y op­tan por las clá­si­cas, sí pi­den que al me­nos uno de los pi­sos ten­ga ese re­lleno”, ex­pli­ca Ma­ria­na. “Ge­ne­ral­men­te pi­den tor­tas muy gran­des y, so­bre to­do, co­lo­ri­das, que lla­man bas­tan­te la aten­ción. El

candy bar acom­pa­ña a la me­sa con una gran ofer­ta de ca­ra­me­los y go­lo­si­nas ”. Se­gún Chan­tal Abad, de Bert­ha’s

Ca­ke De­sig­ners, “hoy, ca­da ce­le­bra­ción se plan­tea co­mo un he­cho es­té­ti­co en sí mis­mo. Eli­gien­do la te­má­ti­ca de ca­da fies­ta, pen­san­do y de­ci­dien­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle, así sea un fes­te­jo en el pa­tio de tu ca­sa o en un mega sa­lón. Aho­ra los clien­tes que con­sul­tan por una tor­ta tie­nen mu­cho más cla­ro lo que desean, qué le gus­ta­ría ofre­cer a sus in­vi­ta­dos y có­mo quie­ren ha­cer­lo”. En Bert­ha’s Ca­ke De­sig­ners se en­car­gan de to­do ti­po de tor­tas pa­ra di­ver­sos even­tos, pe­ro su fuer­te son las de bo­da. In­sis­ten en que han cam­bian­do y se han di­ver­si­fi­ca­do mu­chí­si­mo los ma­te­ria­les, las pro­pues­tas y so­bre to­do los sa­bo­res, un de­ta­lle im­por­tan­tí­si­mo. La tor­ta tie­ne que ser ri­ca, esa es la pre­mi­sa. Las lis­tas de sa­bo­res son muy am­plias, lo mis­mo pa­sa con los bis­cuits. Los pas­te­le­ros se han pues­to mu­cho más de­ta­llis­tas y ofre­cen tor­tas que dan ga­nas de co­mer­las. Los pe­di­dos más lo­cos que tu­vie­ron fue­ron tor­tas de bo­da de Star Wars, Bat­man, Le­go, Mi­ni­ons, Alien y ga­ti­tos, por ci­tar al­gu­nos.

Otra pin­ce­la­da del cam­bio de épo­cas es que la sol­te­ra que quie­ra pro­bar suer­te pa­ra ave­ri­guar si rum­bea­rá ha­cia el al­tar, ya no co­rre ries­go de ti­rar de la cin­ti­ta y que se le ven­ga el pas­tel en­ci­ma (o que sal­te un tro­zo y man­che su ves­ti­do). Aho­ra el desea­do ani­llo, y el res­to de los di­jes, es­tán pre­pa­ra­dos en un co­pón o re­ci­pien­te apar­te. De he­cho, es un ri­tual que ya no se ve tan­to en los ca­sa­mien­tos.

El ate­lier de Ana­lía Can­cia­ni se es­pe­cia­li­za en tor­tas de­co­ra­das. Las mis­mas es­tán pen­sa­das pa­ra for­mar par­te de la decoración in­te­gral del even­to. De acuer­do a una es­ta­dís­ti­ca pro­pia, Ana­lía co­men­ta que en el 70% de los ca­sos los que de­ci­den so­bre el ta­ma­ño, for­ma y pre­cio son los hom­bres; las mu­je­res -aun­que ten­gan al­go en men­te-, ter­mi­nan ac­ce­dien­do al pe­di­do de su fu­tu­ro ma­ri­do. Un pe­di­do ha­bi­tual, acor­de al es­pí­ri­tu gay

friendly de es­tos tiem­pos, son las “tor­tas igua­li­ta­rias”, en las que no pue­den fal­tar la em­ble­má­ti­ca ban­de­ra del ar­coi­ris y dos mu­ñe­qui­tas-no­vias (o no­vios) co­ro­nán­do­las. En cuan­to a las pa­re­jas más jó­ve­nes, pre­fie­ren tor­tas de jue­gos, co­mo la que aca­ban de en­tre­gar una ¡en for­ma de na­ve es­pa­cial! Y co­mo adorno, la pa­re­ja de La gue­rra de la Ga­la­xias.

Cla­ro, tan­ta ela­bo­ra­ción se pa­ga: sin en­trar en de­ta­lles par­ti­cu­la­res, es­te ti­po de tor­tas co­ti­zan en­tre 3.500 y 15.000 pe­sos. Fi­na­li­za­do es­te dul­ce re­co­rri­do, lo de “blan­ca y ra­dian­te” se lo de­ja­mos a la no­via. Las tor­tas aho­ra son mo­der­nas, enor­mes, tan co­lo­ri­das que aca­pa­ran to­das las mi­ra­das y, so­bre to­do, sa­bro­sas. Tan sa­bro­sas que, si te­nés suer­te, te la lle­vás a tu ca­sa a mo­do de sou­ve­nir.w

“En la bo­da cor­ta­mos la tor­ta, pe­ro no se sir­vió. Los in­vi­ta­dos se la lle­va­ban a sus ca­sas.”

Sil­via

“Qui­si­mos una de tres pi­sos con gus­tos dis­tin­tos pa­ra que to­do el mun­do que­de sa­tis­fe­cho.”

Ve­ró­ni­ca

“Pa­ra mos­trar es­pí­ri­tu la­tino, la de­co­ra­mos con flo­res de co­lo­res ha­cien­do jue­go con los ra­mos.”

Sol

“Pa­ra sa­lir del clá­si­co gus­to azu­ca­ra­do, pe­di­mos una sin co­ber­tu­ra, ves­ti­da con flo­res y fru­tas.”

Ro­mi­na y Pablo

Ma­ri­po­sas. Una gran mues­tra de lo que pue­den ha­cer en Sme­ter­ling.

Trif­fel de cho­co­la­te con fru­ta fres­ca. Co­ti­za a par­tir de 3.000 pe­sos.

Mi­ni ma­ca­ro­nes. Si só­lo se la quie­re de un pi­so, cues­ta 3.190.

Naty, con cas­ca­da de flo­res. Las flo­res es­tán he­chas a mano y se co­men.

Des­nu­da. Se la co­no­ce así ya que, co­mo se apre­cia, no lle­va co­ber­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.