Las he­re­de­ras mi­llen­nials de los di­se­ña­do­res ar­gen­ti­nos

Las hi­jas de Be­ni­to y Ricky si­guen los pa­sos de sus pa­dres pe­ro con la im­pron­ta de una nue­va ge­ne­ra­ción.

Clarin - Spot - - Moda - Ma­ría Flo­ren­cia Pé­rez Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Cre­cie­ron es­cu­chan­do ha­blar de shoo­tings, cam­pa­ñas, pa­sa­re­las y ten­den­cias. Y aun­que nun­ca se ha­bían tra­ta­do per­so­nal­men­te es evi­den­te que sien­ten la con­fian­za que hay en­tre sus pa­dres por pro­pie­dad tran­si­ti­va. So­fía Sar­kany (27), la ma­yor de las cua­tro hi­jas del pro­lí­fi­co za­pa­te­ro, de­bu­tó co­mo di­se­ña­do­ra en la fir­ma fa­mi­liar en 2012, con una co­lec­ción cáp­su­la que cre­ció has­ta con­ver­tir­se en una mar­ca de in­du­men­ta­ria fe­me­ni­na con nom­bre y lo­cal pro­pio. Ma­ri­na Fer­nán­dez Du­rand (25) em­pe­zó ha­cien­do las es­tam­pas de los di­se­ños de pa­pá Be­ni­to y es­ta tem­po­ra­da es­tá lan­zan­do una lí­nea in­fan­til. Las he­re­de­ras mi­llen­nials de dos gran­des ape­lli­dos de la in­dus­tria de la mo­da lo­cal ca­pi­ta­li­zan el le­ga­do pa­terno y le apor­tan su pro­pia im­pron­ta al ne­go­cio fa­mi­liar.

-A di­fe­ren­cia de la épo­ca en que em­pe­za­ron sus pa­dres, hoy la mo­da se pro­fe­sio­na­li­zó. ¿Có­mo im­pac­ta eso en lo que ha­cen den­tro de las em­pre­sas de sus fa­mi­lias?

Ma­ri­na: Pa­pá hi­zo un cur­so de mol­de­ría y des­pués es­tu­dió un tiem­po en Pa­rís pe­ro se fue for­man­do so­li­to. Yo es­tu­dié Di­se­ño de In­du­men­ta­ria en la Uni­ver­si­dad de Palermo (UP) e hi­ce una pa­san­tía con Agat­ha Ruiz de la Pra­da. Cuan­do pa­pá me ve en la compu­tado­ra se fas­ci­na por­que no en­tien­de na­da de tec­no­lo­gía. Es de la vie­ja es­cue­la. Y a mí me da ad­mi­ra­ción co­mo él te ha­ce un fi­gu­rín en una lí­nea y sa­bés per­fec­to qué caí­da tie­ne ese ves­ti­do. Tam­bién es in­creí­ble en las en­tre­vis­tas con las clien­tas. Me emo­cio­na ver có­mo sin ser na­die lle­gó a ves­tir a Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta, por ejem­plo. Que lo nom­bra­ran en las cla­ses de la fa­cul­tad pa­ra mí era un or­gu­llo. So­fía: Tam­bién me pa­sa­ba que lo nom­bra­ban a mi pa­pá en la fa­cul­tad co­mo el ejem­plo per­fec­to del mar­ke­ting. El es­tu­dió ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y con­vir­tió al em­pren­di­mien­to de mi abue­lo en una com­pa­ñía lí­der. Sa­be mu­chí­si­mo de di­se­ño por ofi­cio. Y yo soy una eter­na nerd por­que me la pa­so ha­cien­do cur­sos. Siem­pre fui muy au­to­exi­gen­te. Hi­ce una tec­ni­ca­tu­ra en la UP y es­tu­dié ar- te en Lon­dres. Mi ob­je­ti­vo es fu­sio­nar ar­te y mo­da. Mi co­lec­ción se lla­mó des­de un prin­ci­pio So­fía Sar­kany pa­ra dar­le cohe­sión con mi obra plás­ti­ca. Pe­ro aho­ra que ten­go un lo­cal veo un car­tel gi­gan­te con mi nom­bre y pien­so: ¿Por qué no le pu­se “Ji­ra­fa”? Me da un po­co de ver­güen­za. Pa­sa que pa­ra el pú­bli­co al que apun­to es­te­nía tá bueno ver a la per­so­na que hay de­trás.

-¿Es­tán más ex­pues­tas a las crí­ti­cas por por­ta­ción de ape­lli­do?

So­fía: Sí, de re­pen­te ha­cés al­go que no gus­tó y di­cen “Mi­rá la hi­ja de tal lo que hi­zo”. Pe­ro el ape­lli­do pe­sa más en los ojos de los otros que en no­so­tras. Mi pa­pá me dio to­tal li­ber­tad des­de mi pri­me­ra co­lec­ción. El tie­ne más ener­gía que na­die pe­ro di­ce que ya es­tá can­sa­do, más len­to, que ca­da pro­yec­to lo ana­li­za más. En cam­bio, yo quie­ro to­do pa­ra hoy a la tar­de. Él sa­be que los jó­ve­nes so­mos los ges­to­res de lo que es­tá por ve­nir. Ma­ri­na: Pa­ra mí el ape­lli­do es una gran ven­ta­ja. Sa­lí de la fa­cul­tad y ya don­de tra­ba­jar. Pa­ra mis ami­gas es re di­fí­cil em­pren­der una mar­ca de ce­ro hoy. Aun­que tam­bién es cier­to que en la fa­cul­tad mu­chos pro­fe­so­res me exi­gían más por ser hi­ja de Be­ni­to. Pe­ro eso me hi­zo es­for­zar­me más. Hoy sien­to que mi ca­mino es­tá al la­do de pa­pá, me gus­ta­ría se­guir con su mar­ca cuan­do él no es­té.

-¿Có­mo de­fi­ni­rían sus es­ti­los per­so­na­les?

Ma­ri­na: Con pa­pá siem­pre nos unió el co­lor. Pe­ro él es más de la tex­tu­ra y lo ét­ni­co, de mez­clar ochen­ta te­las. Yo soy más sim­ple, me gus­tan mu­cho los co­lo­res ple­nos. Y eso se ve en mi co­lec­ción pa­ra chi­cos. En mi guar­da­rro­pa hay ta­pa­dos fuc­sia, ver­de lo­ro. To­do suel­to y có­mo­do. El fin de se­ma­na cla­vo “jog­gi­ne­ta”. An­do siem­pre en za­pa­ti­llas. Y de­tes­to es ir al shop­ping, me po­ne de mal hu­mor.

So­fía: Yo soy super clá­si­ca, na­da que ver con las pla­ta­for­mas y los co­lo­res de mi co­lec­ción. Soy mo­no­cro­má­ti­ca pa­ra ves­tir­me, me gus­tan las mol­de­rías mi­ni­ma­lis­tas, los cor­tes geo­mé­tri­cos. Tam­bién me im­por­ta es­tar có­mo­da. En mi ves­ti­dor de­bo te­ner cin­co pa­res de za­pa­tos y los uso ca­da tan­to. Prio­ri­zo mu­cho la uti­li­dad de las co­sas.

-Una mar­ca de in­du­men­ta­ria im­pli­ca te­ner es­tra­te­gias de mar­ke­ting. ¿Has­ta dón­de se in­vo­lu­cran en eso?

Ma­ri­na: Yo soy la que es­tá en una es­qui­ni­ta en una me­sa di­bu­jan­do. Mar­ke­ting me gus­tó en la fa­cul­tad pe­ro no lo im­ple­men­to en el la­bu­ro. Sí tu­ve que apren­der de cos­tos. Al prin­ci­pio ha­cía es­tam­pas con bor­da­dos y no cal­cu­la­ba que tan­tos ro­llos de te­la im­pli­ca­ban una can­ti­dad enor­me de ar­tícu­los. No re­gis­tra­ba esos obs­tácu­los que hoy me di­vier­ten co­mo desafío crea­ti­vo.

So­fía: A mí me en­can­ta esa par­te. A di­fe­ren­cia de Ma­ri­na, no ha­go di­se­ño de au­tor, eso lo plas­mo más en los cua­dros. En la em­pre­sa tra­ba­jo de for­ma más ho­lís­ti­ca y es­toy más pen­dien­te de lo que pi­de el mer­ca­do. Tam­bién en mi pri­me­ra tem­po­ra­da crea­ba sin es­ca­ti­mar en gas­tos pe­ro en nues­tro con­tex­to ac­tual hay que tra­ba­jar de otra ma­ne­ra.

-¿Por qué creen que es tan ca­ra la ro­pa en Ar­gen­ti­na en re­la­ción a los pre­cios del ex­te­rior?

So­fía: Afue­ra te­nés mar­cas co­mo Za­ra, H&M y Tops­hop que aga­rran ten­den­cias de la al­ta cos­tu­ra, las ba­jan a la reali­dad y ha­cen pro­duc­tos ma­si­vos con cos­tos muy ba­ra­tos por los vo­lú­me­nes que ma­ne­jan. Las fir­mas más ex­clu­si­vas tie­nen pre­cios más acor­des a los nues­tros. Nues­tros pre­cios son al­tos por­que te­ne­mos cos­tos al­tos, no es que es­ta­mos ro­ban­do a mano ar­ma­da. Tam­bién es­tá el fac­tor de la ca­li­dad. Nos com­pa­ran con pren­das que no du­ran en el tiem­po.

-¿Al­gu­nas vez com­pra­ron en esas gran­des tien­das?

Ma­ri­na: Ob­vio, pe­ro con los años em­pe­cé a prio­ri­zar la ca­li­dad. An­tes te­nías ochen­ta re­me­ras que se me ha­cían pe­lo­ti­ta y no me im­por­ta­ba. Hoy pre­fie­ro te­ner me­nos co­sas pe­ro bue­nas. So­fía: Cla­ro, yo tam­po­co es que cri­ti­co ese mo­de­lo de ne­go­cio. Me pa­re­ce es­pec­ta­cu­lar pe­ro no se pue­de com­pa­rar con lo nues­tro. Acá tam­bién sa­lir a co­mer cues­ta una for­tu­na. To­do es­tá muy ca­ro.w

/DA­VID FER­NÁN­DEZ

For­ma­ción. Ma­ri­na y So­fía es­tu­dia­ron en la Uni­ver­si­dad de Palermo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.