“Yo no era to­do lo fe­liz que pa­re­cía”

Lle­gó a la TV de la mano de Cris Mo­re­na, vi­vió un gol­pe de fa­ma, “hu­yó” a Mé­xi­co y fue ma­má. Vol­vió dos años des­pués, se­gún di­ce, “sa­na­da”.

Clarin - Spot - - Televisión - Ro­cío Igar­zá­bal Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

“Uno se pien­sa co­mo una per­so­ni­ta más en el mun­do y de re­pen­te via­jás a Is­rael y te po­nen un guar­daes­pal­das que la se­ma­na pa­sa­da cus­to­dia­ba a Ma­don­na. O una is­rae­lí aho­rra du­ran­te me­ses y con su suel­do te man­da por en­co­mien­da una gui­ta­rra Fen­der des­de Orien­te. Hoy son re­cuer­dos de oro, pe­ro en aquel mo­men­to yo te­nía al­go que re­sol­ver. Ne­ce­si­ta­ba un lí­mi­te, si­len­cio y apren­der a no afe­rrar­me a to­do eso. Y me fui”.

La que se fue, Ro­cío Igar­zá­bal, es co­mo el an­tó­ni­mo de La­li Es­pó­si­to. Tam­bién “pro­duc­to” mol­dea­do por Cris Mo­re­na, pu­do ha­ber­se subido al tren que con­ti­nua­ba ca­mino as­cen­den­te a la po­pu­la­ri­dad, pe­ro se ba­jó unas cuan­tas es­ta­cio­nes an­tes. Ha­bía re­em­pla­za­do a “La Chi­na” Suá­rez en la ban­da de­ri­va­da del pro­gra­ma Ca­si án­ge­les (Tee­nan­gels), pa­seó su ima­gen por 20 paí­ses y has­ta al­can­zó un pro­ta­gó­ni­co ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Su ru­ta ha­cia la ex­plo­sión pa­re­cía alla­na­da, pe­ro no es­ta­ba sin­cro­ni­za­ba con su de­seo. Más de uno la se­ña­ló por ra­ra avis del me­dio. La chi­ca re­nun­cia­ba a un suel­do que po­día quin­tu­pli­car en un mes a los su­ma­dos por su fa­mi­lia y aban­do­na­ba esa zo­na de con­fort sa­ni­si­dren­se a cam­bio de un via­je a Mé­xi­co con ape­nas una mo­chi­la. “Pen­sa­ban: ‘Qué lin­da vi­da tie­ne’. Pe­ro no era tan lin­da. Una co­sa es lo que ven y otra lo que pa­sa in­ter­na­men­te. Yo te­nía do­lo­res de mi in­fan­cia. Co­sas que me re­ser­vo y no pien­so ex­po­ner”, avi­sa. “Al­gu­na man­chi­ta ne­gra yo no te­nía re­suel­ta. No era tan fe­liz co­mo pa­re­cía que era. Ha­bía co­sas den­tro de mí que no me de­ja­ban en paz. Me sen­tía tris­te, an­gus­tia­da con mi cuer­po y mi ima­gen. Me cues­tio­na­ba: ¿Qué me pa­sa cuan­do me ex­pon­go? ¿Por qué es­toy mo­les­ta? Te­nía po­co amor por mí. Uno no de­be te­ner mie­do de en­con­trar la os­cu­ri­dad por­que for­ma par­te de uno. Hi­ce te­ra­pia, yo­ga, me­di­ta­ción, pe­ro la so­lu­ción es­ta­ba en ir­me a lo in­se­gu­ro. Pa­rar­me en un lu­gar que des­co­no­cía”.

El pri­mer lu­gar fue Pla­ya del Car­men. Cua­tro me­ses de va­ca­cio­nes con una ami­ga has­ta acli­ma­tar­se. Vol­vió pa­ra el es­treno de la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­za­ba, El desafío, de Juan Ma­nuel Ram­pol­di, y en ese re­gre­so ar­mó una fe­ria ame­ri­ca­na. Ven­dió sus mue­bles, sus elec­tro­do­més­ti­cos, su va­ji­lla y su ro­pa y vo­ló otra vez a la at­mó­fe­ra az­te­ca. Que­ría se­guir co­no­cien­do a Mil­ton, el ar­gen­tino al que ha­bía des­cu­bier­to allá y con el que si­guió ca­mino -con gui­ta­rra al hom­bro- por la Ri­vie­ra me­xi­ca­na y el Pa­cí­fi­co.

Mien­tras el enamo­ra­mien­to se con­ver­tía en un víncu­lo po­de­ro­so, la pa­re­ja can­ta­ba por ba­res y ca­lle­ci­tas. Se ins­ta­la­ron en una pen­sión de Tu­lum. Vi­da aus­te­ra. En el pe­ri­plo se cru­za­ron con chi­le­nos, ar­gen­ti­nos y lo­ca­les y ar­ma­ron la ban­da de cum­bia La pa­la­pa de Mar­ta, con la que ella can­ta­ba Bom­bón ase­sino o se ani­ma­ba a co­vers de Gustavo Ce­ra­ti. Lle­gó a con­ver­tir­se en te­lo­ne­ra de Los au­tén­ti­cos de­ca­den­tes en Can­cún.

A fin de 2015, “en­tre tan­ta mú­si­ca y co­ne­xión es­pi­ri­tual”, pre­sin­tió que “te­nía a al­guien vi­vien­do en el vien­tre”. Es­pe­ró que abrie­ra la far­ma­cia del pue­blo y se hi­zo un test ca­se­ro. “El em­ba­ra­zo fue un pro­ce­so de sa­na­ción per­so­nal muy in­tros­pec­ti­vo. Mien­tras mi no­vio to­ca­ba la gui­ta­rra, sur­gían me­lo­días y yo es­cri­bía poe­sía. Fue má­gi­co. Así na­ció Lupe, que se lla­ma­ba así por la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, y sig­ni­fi­ca río de amor”.

Ins­ta­la­da en Acas­su­so, a los 28 años, prue­ba con dis­co so­lis­ta in­de­pen­dien­te “de un pop acús­ti­co no tan mo­derno, gra­ba­do en vi­vo y no en compu­tado­ra”. Di­ce que tie­ne in­fluen­cias de Na­ta­lia La­four­ca­de, que su voz es “cá­li­da, su­til, pe­ro no an­ge­li­cal” y que un día abrió El li­bro de los abra­zos, de Eduar­do Ga­leano, y má­gi­ca­men­te le apa­re­ció el nom­bre del ál- bum, En­tre los ár­bo­les, en el que can­tu­rrea versos del es­ti­lo “cier­ta cor­du­ra me va des­bor­dan­do”.

So­bri­na se­gun­da de So­le­dad Sil­vey­ra, hi­ja de un in­ge­nie­ro y una ama de ca­sa, ex he­roí­na de te­le­no­ve­la jun­to a Ga­briel Co­rra­do, tie­ne dos her­ma­nas, 650 mil se­gui­do­res en Twit­ter y diez di­bu­jos en la piel. “Un sol me­di­tan­do” en el bra­zo, un man­tra en sáns­cri­to (Jai Gu­ru Dai) en la mi­tad del otro bra­zo, un pá­ja­ro de­ba­jo del cue­llo, una flor de lo­to en la es­pal­da, sím­bo­los cel­tas en cua­tro de­dos de la mano, un an­cla en la mu­ñe­ca, la pa­la­bra abra­ca­da­bra a me­tros del hom­bro.

Crian­za en San Isi­dro en­tre so­ni­dos de No Doubt, Cold­play y Luis Alberto Spi­net­ta, ve­ge­ta­ria­na con sue­ños de do­cu­men­ta­lis­ta y com­pul­sión vi­sual por el ca­nal Nat Geo, su his­to­ria con la ac­tua­ción co­men­zó ha­ce 11 años, mien­tras cur­sa­ba el úl­ti­mo año del se­cun­da­rio. Sin me­dir las po­si­bles con­se­cuen­cias, se ins­cri­bió en un cas­ting y que­dó re­clu­ta­da pa­ra el team Cris Mo­re­na. Cuen­ta a car­ca­ja­das que en una de sus pri­me­ras es­ce­nas le to­có el rol de ru­da pre­si­dia­ria, por lo que Cris se acer­có ma­ter­nal, le aca­ri­ció la me­le­na ru­bia y le su­pli­có: “Hay que ir li­mi­pian­do el to­ni­to de San Isi­dro”.

-Ya más ma­du­ra, si se re­pi­tie­se ese vér­ti­go, esa in­ten­si­dad y fa­ma, si pa­sa­ra una ex­plo­sión co­mo la de La­li Es­pó­si­to, ¿po­drías afron­tar la si­tua­ción con más ar­mas?

-Con­fie­so que ten­go mie­do de vol­ver a la vo­rá­gi­ne. Le pe­dí con­se­jos a La­li y se ofre­ció a ayu­dar­me en lo que sea. Es­te es un pro­yec­to fa­mi­liar. La­li na­ció pa­ra eso, es un tor­be­llino. Uno tie­ne que po­ten­ciar lo que es. No se­ría na­tu­ral en mí al­go así, por­que no ten­go am­bi­cio­nes des­me­di­das. Que lle­gue has­ta don­de ten­ga que lle­gar. Eso sí: pri­me­ro soy ma­má y eso no lo ne­go­cio. Es­toy en un es­ta­do de fas­ci­na­ción.

-¿Có­mo es ese es­ta­do de fas­ci­na­ción ma­ter­nal?

-Es­toy alu­ci­na­da con te­ner a car­go a un ser hu­mano des­de ce­ro. No sa­bía que era tan ma­dre. An­tes me gus­ta­ban más los ani­ma­les que los be­bés, pe­ro Lupe des­per­tó en mí al­go que no sa­bía que te­nía. Y po­ten­ció la em­pa­tía con el otro, la cal­ma y has­ta el en­ten­di­mien­to ha­cia mi pro­pia ma­dre.

LU­CIANO THIEBERGER

Ca­si án­gel. A los 28 años “Ro­chi” pre­fie­re que su ca­rre­ra no vuel­va a con­ver­tir­se en “un es­ta­lli­do de fa­ma y ve­lo­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.