“Hyg­ge”: al­go hue­le a fe­li­ci­dad en Di­na­mar­ca

El di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción so­bre la fe­li­ci­dad, ex­pli­ca có­mo ha­cer para vi­vir la vi­da con más di­cha.

Clarin - Spot - - Vida Interior - Ei­nat Ro­zen­was­ser ei­natr@cla­rin.com

Su­ce­de ca­da tan­to. Desde al­gún rin­cón del mun­do irrum­pe un nue­vo re­fe­ren­te con una re­ce­ta má­gi­ca para la vi­da per­fec­ta, si es que por ese ca­mino va lo que se en­tien­de por fe­li­ci­dad. En es­te ca­so Meik Wiking, 39 años, da­nés. Con for­ma­ción en Cien­cias Po­lí­ti­cas, se de­di­ca­ba a es­tu­diar la sos­te­ni­bi­li­dad de la eco­no­mía eco­ló­gi­ca cuan­do, en 2011, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das re­sol­vió in­cor­po­rar pa­rá­me­tros de ca­li­dad de vi­da y fe­li­ci­dad para me­dir el pro­gre­so. Con Di­na­mar­ca a la ca­be­za de es­tos rán­kings, Mi­ke de­ci­dió crear el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción so­bre la Fe­li­ci­dad para me­dir la ídem, es­tu­diar por qué al­gu­nos son más fe­li­ces que otros y có­mo me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da con esta in­for­ma­ción. Su nom­bre cru­zó el océano en la por­ta­da de Hyg­ge, la fe­li­ci­dad en las pe­que­ñas cosas (Pai­dós), li­bro en el que com­par­te la re­ce­ta de los da­ne­ses (ver apar­te).

En el contexto, el es­ta­do de bie­nes­tar de los paí­ses nór­di­cos y lo que eso im­pli­ca . “No es que bai­le­mos por las ca­lles”, de­cía Meik en enero al dia­rio La Van­guar­dia. Allí am­plia­ba: “Si per­die­ra mi tra­ba­jo po­dría se­guir man­te­nien­do un ni­vel de vi­da re­la­ti­va­men­te al­to. No creo que ha­ya na­die en Di­na­mar­ca que no pue­da dor­mir pen­san­do que sus hi­jos no van a ir a la uni­ver­si­dad”. Desde la pers­pec­ti­va del ar­gen­tino pro­me­dio, ac­ce­der a esa po­si­bi­li­dad se ase­me­ja­ría a mon­tar un cor­só­dro­mo en el Obe­lis­co. -En­ton­ces, ¿qué es la fe­li­ci­dad?

-La fe­li­ci­dad es sub­je­ti­va y, por lo tan­to, las pe­que­ñas cosas que nos ha­cen fe­li­ces son di­fe­ren­tes de una per­so­na a otra. Di­cho es­to, hay al­gu­nas cosas que las per­so­nas fe­li­ces tie­nen en co­mún y, por lo tan­to, que nos ha­rán fe­li­ces. Tal como se pu­bli­có en los in­for­mes mun­dia­les re­cien­tes, las re­la­cio­nes so­cia­les son el fac­tor más

im­por­tan­te en la fe­li­ci­dad hu­ma­na. Ne­ce­si­ta­mos te­ner al me­nos una per­so­na en quien po­da­mos con­fiar y que siem­pre es­té ahí para no­so­tros. Es al­go que todos te­ne­mos en co­mún. Otros fac­to­res son una bue­na salud, un in­gre­so lo su­fi­cien­te­men­te gran­de como para pro­por­cio­nar ali­men­tos y vi­vien­da, li­ber­tad e igual­dad y vi­vir en un lu­gar se­gu­ro. -¿Có­mo se es­tu­dian esas va­ria­bles?

-Se mi­den pre­gun­tan­do a mu­cha gen­te ace­rca de su sa­tis­fac­ción sub­je­ti­va con la vi­da. Cuan­do te­ne­mos esos nú­me­ros po­de­mos ver lo que las per­so­nas más fe­li­ces tie­nen en co­mún y tam­bién cuán fuer­te­men­te se re­la­cio­nan es­tos fac­to­res con la fe­li­ci­dad, lo que nos da la me­di­da de cuán im­por­tan­te es el fac­tor in­di­vi­dual para au­men­tar la fe­li­ci­dad hu­ma­na en general. -¿Por qué bus­ca­mos la fe­li­ci­dad?

-No pue­do res­pon­der por qué los se­res hu­ma­nos es­ta­mos di­se­ña­dos así, pe­ro po­de­mos ver que todos que­re­mos ser fe­li­ces. Desea­mos que nues­tros hi­jos ten­gan vi­das fe­li­ces y siem­pre nos es­for­za­mos ha­cia la fe­li­ci­dad como me­ta. Creo que es par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na que­rer crear fe­li­ci­dad para uno mis­mo y para los otros. Pe­ro no soy psi­có­lo­go ni sa­cer­do­te ni fi­ló­so­fo, así que no pue­do de­cir con se­gu­ri­dad por qué la gen­te quie­re ser fe­liz. Lo que en­con­tra­mos es que las per­so­nas quie­ren ser fe­li­ces y alen­ta­mos esa bús­que­da. -Cuan­do se ha­bla del hyg­ge da­nés se ha­ce fo­co en cues­tio­nes ex­ter­nas: un en­torno aco­ge­dor, ve­las en­cen­di­das, be­bi­das ca­lien­tes, co­mi­da con­for­ta­ble. ¿Có­mo es ese im­pac­to? -Hyg­ge no es las ve­las o la co­mi­da, aun­que una tor­ta siem­pre me ha­ce

son­reír. Hyg­ge es lo que su­ce­de den­tro de no­so­tros y en­tre no­so­tros. Es es­tar re­la­ja­do, des­ha­cer­se del es­trés

y las frus­tra­cio­nes del día; sen­tir­se en ca­sa, cá­li­do y se­gu­ro. Se tra­ta de des­can­sar no solo el cuer­po, tam­bién la men­te. A me­nu­do es una cues­tión so­cial, no con mu­cha gen­te, dos o tres per­so­nas cer­ca­nas. No es las ve­las sino lo que ge­ne­ran: una at­mós­fe­ra de con­ver­sa­ción per­so­nal, un lu­gar don­de real­men­te nos co­no­ce­mos y po­de­mos ha­blar más que del cli­ma, tam­bién de nues­tras es­pe­ran­zas y al­ti­ba­jos. Y acer­car­nos. Tra­bar amis­tad e in­ter­cam­biar amor. Es lo que ha­ce el hyg­ge y lo que nos ha­ce fe­li­ces. -Se ha­ce di­fí­cil pen­sar en al­gu­nos de es­tos ejes desde un contexto tan di­fe­ren­te como el de la Ar­gen­ti­na -Como de­cía, no tie­ne que ver con las cosas que nos ro­dean. Es el sen­ti­mien­to y el víncu­lo, y eso pue­de ocu­rrir en cual­quier par­te. Se tra­ta de en­con­trar un lu­gar don­de uno se sien­ta en ca­sa, se­gu­ro y re­la­ja­do. E in­vi­tar a al­guien. En­ton­ces la re­la­ción, la amis­tad y el amor pue­den su­ce­der.

No creo que ha­ya na­die en Di­na­mar­ca que no pue­da dor­mir pen­san­do que sus hi­jos no van a ir a la uni­ver­si­dad”.

Al­go que todos te­ne­mos en co­mún es la ne­ce­si­dad de te­ner una per­so­na en quién po­da­mos con­fiar y que siem­pre es­té ahí.

Hyg­ge. El se­ñor Wiking ex­pli­ca los tips de la fe­li­ci­dad en un li­bro tra­du­ci­do a 25 idio­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.