El es­la­bón per­di­do del rock na­cio­nal

Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Fir­po hfir­po@cla­rin.com

Es­tá muy bueno si­tuar la cosa en tiem­po y es­pa­cio. Mo­men­to Mal­vi­nas. Prohi­bi­da la mú­si­ca en in­glés. Por primera vez se pue­de es­cu­char rock and roll en todas las ra­dios. Es obli­ga­to­rio pa­sar can­cio­nes en es­pa­ñol y Charly Gar­cía, ines­pe­ra­da­men­te, se trans­for­ma en Gar­del.

1982. Ra­fael Bi­ni es un mu­cha­cho que se co­dea con el am­bien­te. Se co­dea, es­cri­be can­cio­nes, gra­ba demos que se pa­san en la FM de Ri­va­da­via y un día fir­ma con­tra­to con una dis­co­grá­fi­ca para gra­bar su pri­mer y úni­co dis­co.

Para eso ar­ma una su­per­ban­da úni­ca en la que to­can Andrés Ca­la­ma­ro, Fa­bia­na Can­ti­lo, Claudia Pu­yó, Hil­da Li­za­ra­zu, Willy Crook, Mi­guel Za­ba­le­ta, Ri­nal­do Ra­fa­ne­lli y mu­chos más.

1984. Bi­ni crea un con­cep­to mu­si­cal y le po­ne nom­bre exó­ti­co: Co­mi­da Chi­na.

¿Qué fue de Ra­fael Bi­ni? ¿Por qué no es­tá en nin­gu­na par­te? ¿Qué pa­só con el hom­bre ca­paz de te­ner a su ser­vi­cio un ver­da­de­ro se­lec­cio­na­do del rock lo­cal? ¿Por qué só­lo edi­tó ese dis­co -La­be­rin­to de pa­sio­nes- y nun­ca más na­da?

Andrés Ca­la­ma­ro siem­pre tu­vo un fuer­te sen­ti­do de la historia del rock y su tra­di­ción. Con­sul­ta­do por es­te dia­rio, di­ce que a Bi­ni lo re­cuer­da de cru­zar­lo ca­mi­nan­do por la ca­lle Co­rrien- tes. “An­tes de re­co­no­cer­nos ya ha­bía de­tec­ta­do esa ca­ra en re­ci­ta­les -cuen­ta Andrés-. Creo que te­nía pro­yec­tos con Pi­po Ci­po­lat­ti en aque­llos pri­me­rí­si­mos años ochen­ta. Lo re­cuer­do como una per­so­na muy agra­da­ble. El dis­co de Co­mi­da Chi­na de­be­ría ser hoy una ge­ma muy apre­cia­da por los co­lec­cio­nis­tas en el revival de los LP. Me gus­ta­ría mu­cho sa­ber qué es de su vi­da. Es­pe­ro que se en­cuen­tre bien y en­te­ro”.

Ra­fael Bi­ni pre­fie­re las char­las te­le­fó­ni­cas. No se sien­te co­mó­do en el rol de en­tre­vis­ta­do. Tam­bién pue­de que todo sea par­te de una per­for­man­ce que irá ad­qui­rien­do ri­be­tes de in­ter­ven­ción es­té­ti­ca y neu­ras­té­ni­ca.

“Lo que di­ce Andrés so­bre Pi­po es cier­to. Yo te­nía un gru­po lla­ma­do Los Pi­pos an­tes de Co­mi­da Chi­na. Ar­ma­mos Los Pi­pos como dúo con el pin­tor Fer­nan­do Gi­na­ca, pe­ro Gi­na­ca es cap­ta­do por una sec­ta y que­da en­gan­cha­dí­si­mo.

No lo vi­mos más. Ahí es cuan­do co­noz­co a Hu­go Ci­po­lat­ti. Hu­go ven­día ca­se­tes, ar­ma­mos un pues­to jun­tos en el Par­que Ri­va­da­via y ahí le pro­pon­go ocu­par el lu­gar de Gi­na­ca. -¿De allí vie­ne lo de Pi­po?

-Exac­to. Has­ta en­ton­ces era Hu­go.

De es­tar to­can­do con de­men­tes en lu­ga­res in­hós­pi­tos a tra­ba­jar de pe­rio­dis­ta en Am­bi­to Fi­nan­cie­ro. De ahí a ve­det­te de la li­te­ra­tu­ra y a con­ver­tir­se en re­fe­ren­te de Tec­no­lo­gía en el diae­nor­me rio La Na­ción. Esta historia es­tá lle­na de con­tras­tes. Hoy, Bi­ni tie­ne un pro­gra­ma en Ra­dio Na­cio­nal.

En los ‘80, mien­tras to­ca­ba y ven­día ca­se­tes en el Par­que, Bi­ni se ga­na­ba la vi­da como ca­de­te en la re­vis­ta Go­les y es­cri­bía al­gu­nas no­tas en Ex­pre­so Ima­gi­na­rio, primera pu­bli­ca­ción ar­gen­ti­na de con­tra­cul­tu­ra. “El ca­de­te es crí­ti­co de ar­te”, se es­cu­cha­ba en la re­dac­ción de Go­les.

1990. Bi­ni en­tra en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción. No le in­tere­sa la ca­rre­ra. Só­lo va de oyen­te a la cá­te­dra de Os­car Lan­di, so­ció­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en me­dios.

“Con el rock ya ha­bía ter­mi­na­do. Fui Ica­ro, el sol me que­mó las alas y todo eso por el re­vés de la tra­ma. Me re­fie­ro a los ma­na­gers y a un mon­tón de gen­te que me ro­deó, gen­te de una

im­pe­ri­cia que obs­ta­cu­li­zó mi desa­rro­llo ar­tís­ti­co. La ca­rre­ra mu­si­cal sue­le ser una co­mu­ni­dad dis­pues­ta a re­sis­tir al­ti­ba­jos. Por eso yo es­tu­dio a las ban­das que du­ran 30 años -ex­pli­ca Bi­ni-. A Los De­ca­den­tes. A los Ca­di­llacs, a gru­pos que re­sis­tie­ron en­con­tran­do sus pro­pias fór­mu­las de re­la­ción hu­ma­na”. 1985. La in­dus­tria del rock se ex­pan­de y abun­dan gru­pos. Ra­fael Bi­ni aca­ba de gra­bar en el es­tu­dio del Jar­dín, por don­de pa­só Charly Gar­cía. Bue­nos Ai­res es­tá re­ci­bien­do los ecos de la fa­mo­sa mo­vi­da ma­dri­le­ña y vi­ve mo­men­tos de efer­ves­cen­cia con Vi­rus, Su­mo, Abue­los, So­da. Di­ce Bi­ni: “En los’ 70 el rock tu­vo una reale­za con Spi­net­ta, Le­bón, lue­go Gar­cía...billy Bond era el pro­duc­tor y mo­nar­ca. Su tra­ba­jo con­sis­tía en jun­tar mar­gi­na­les y lle­var­los a gra­bar. Como Billy Bond no se dro­ga­ba era el úni­co po­día ha­blar con el due­ño del es­tu­dio. Muy in­tere­san­te su lu­gar en el rock. Muy ne­ce­sa­rio. En mi ca­so una de las ra­zo­nes fue es­tar en el lu­gar co­rrec­to y en el mo­men­to opor­tuno. Eso, y con­tar con un ma­te­rial para gra­bar. Yo te­nía una re­la­ción amis­to­sa con Da­niel Me­le­ro. Des­pués se co­rrió la bo­la y fue­ron apa­re­cien­do los mú­si­cos ami­gos y los co­no­ci­dos. Hay fo­tos muy lindas de la ban­da a pleno, todos jun­tos”.

La­be­rin­to de pa­sio­nes, úni­co dis­co de Co­mi­da Chi­na (1985) fue un ál­bum que reunía new wa­ve, ska, pop, rock. El dis­co se en­ca­ró como un pro­yec­to de lu­jo en un es­tu­dio de 48 ca­na­les.

Shi­va, flor de un día, fue el hit que fa­ti­gó una ra­dio nue­va: la Rock&pop.

2006. El dis­co es re­edi­ta­do en CD. “Su­frí un cor­to­cir­cui­to gran­de con la mú­si­ca”, asu­me Bi­ni (59). “Me sen­tí es­ta­fa­do, me ro­ba­ron ins­tru­men­tos, me de­cep­cio­nó todo el

en­torno. El se­llo Uni­ver­sal si­gue sien­do due­ño del mas­ter de mi dis­co desde ha­ce 30 años y Pe­lo Apri­le, que era el due­ño de In­ter­disc, la com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca, se fun­dió, aban­do­nó a sus ar­tis­tas y ven­dió todo. Nun­ca más vi a Pe­lo Apri­le pe­ro aho­ra leo no­tas don­de apa­re­ce como si fue­ra Ma­nuel Bel­grano. Yo ha­bía fir­ma­do un con­tra­to por otros dos dis­cos, pe­ro la re­tahí­la de frus­tra­cio­nes se hi­zo in­ten­sa y sin­ce­ra­men­te me sen­tí solo en una pe­lea que me cos­tó dar”.

Hay un in­ter­regno cau­ti­van­te. Ale­ja­do de la mú­si­ca, Bi­ni ga­na el Pre­mio de No­ve­la de la Fun­da­ción An­tor­chas con La ven­gan­za de Ki­lling. De golpe, el ex mú­si­co pa­sa a for­mar par­te

de una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes pro­me­sas li­te­ra­rias don­de des­ta­ca Fa­bián Ca­sas. Al­ber­to Lai­se­ca es­cri­be so­bre él:

“Ra­fael Bi­ni es uno de los mas gran­des ta­len­tos ocul­tos de la Ar­gen­ti­na”.

Ca­la­ma­ro: “El ca­rác­ter de los sú­per gru­pos era más bien nor­mal en esa epó­ca por­que era­mos los mis­mos dos­cien­tos en los re­ci­ta­les y en el Par­que, cuan­do Bue­nos Ai­res ce­le­bra­ba la exis­ten­cia de una mo­vi­da que reunía ar­tis­tas y per­so­nas de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas: fo­tó­gra­fos, pu­bli­cis­tas, mú­si­cos, tra­fi­can­tes, poe­tas mal­di­vos, pe­rio­dis­mo de trin­che­ras... En­ton­ces co­la­bo­rar era fre­cuen­te, de­sin­te­re­sa­do y muy ameno. Ra­fael Bi­ni era uno de los per­so­na­jes es­ta­bles del rock de su­per­vi­ven­cia que tran­si­ta­ba la épo­ca y for­ma­ba par­te de cier­ta eli­te in­te­lec­tual del rock. Bi­ni era un ca­ba­lle­ro de bue­nos mo­da­les, in­te­li­gen­cia y char­me”. -¿Y qué pa­só con la li­te­ra­tu­ra, Ra­fael?

-Si el am­bien­te de la mú­si­ca me pa­re­cía mez­quino, al me­nos se ha­bla­ba de gru­pos. La li­te­ra­tu­ra, en cam­bio, es so­lip­sis­mo, in­di­vi­dua­lis­mo pu­ro. De­ma­sia­da gen­te pe­leán­do­se por una me­dia­lu­na. Du­ran­te un tiem­po fui je­fe de re­dac­ción de Cer­dos & Pe­ces y des­pués em­pe­cé a tra­ba­jar en Am­bi­to Fi­nan­cie­ro y me fui ale­jan­do más y más... -¿Te con­si­de­rán una es­pe­cie de omi­sión?

-Me con­si­de­ro una fi­gu­ra des­apro­ve­cha­da.w

“Bi­ni era uno de los per­so­na­jes es­ta­bles del rock de su­per­vi­ven­cia que tran­si­ta­ba la épo­ca.” (Andrés Ca­la­ma­ro)

DIE­GO DÍAZ

Hoy, en la ra­dio. Bi­ni tu­vo un gru­po lla­ma­do Co­mi­da Chi­na en los ‘80. Gra­bó un solo dis­co, en el que par­ti­ci­pó Ca­la­ma­ro (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.