Tras la cri­sis, en Es­pa­ña ha­blan de un desaho­go

Los edi­to­res ar­gen­ti­nos lo­gra­ron ce­rrar al­gu­nos acuer­dos pa­ra lle­var sus li­bros, aun­que no hu­bo eu­fo­ria.

Clarin - Spot - - Cultura - MADRID. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Mau­ro Li­ber­te­lla mli­ber­te­lla@cla­rin.com

En ape­nas unas ho­ras, los li­bros se pu­sie­ron en ca­jas, los stands se des­ar­ma­ron y to­dos se fue­ron a sus ca­sas o a brin­dar en los ba­res del cen­tro. Es que des­pués de tres días de mo­vi­mien­to pro­fe­sio­nal, ayer ter­mi­nó la edi­ción nú­me­ro 35 de Li­ber, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Es­pa­ña. Al­gu­nos in­clu­so es­pe­ra­ron has­ta el ul­ti­mo mo­men­to pa­ra co­te­jar el vie­jo rumor de que, en las fe­rias pro­fe­sio­na­les, esas en las que los li­bros no es­tán a la ven­ta y son so­lo de ex­hi­bi­ción, al cie­rre las editoriales ter­mi­nan re­ga­lan­do to­do. No es tan así, pe­ro los que fue­ron pa­cien­tes al­gu­nas co­sas se pu­die­ron lle­var.

Des­de la or­ga­ni­za­ción die­ron a co­no­cer al­gu­nos nú­me­ros: hu­bo 11.200 vi­si­tan­tes -fuer­te in­cre­men­te en re­la­ción al año an­te­rior- y 3.000 ins­crip­tos en jor­na­das pro­fe­sio­na­les.

Es­ta nue­va edi­ción de Li­ber lle­gó en un mo­men­to de re­la­ti­vo desaho­go pa­ra el mer­ca­do del li­bro en Es­pa­ña. Des­pués de to­car fon­do con la cri­sis que lle­vó a mi­les de es­pa­ño­les a la de­socu­pa­ción, la in­dus­tria del li­bro se con­tra­jo pa­ra so­bre­vi­vir y re­cién aho­ra los pro­ta­go­nis­tas em­pie­zan a ha­blar de al­go así co­mo una ex­pan­sión. Da­niel Fer­nán­dez, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción del Gre­mio de Edi­to­res, los res­pon­sa­bles de mon­tar es­ta fe­ria, au­gu­ró un 4 por cien­to de cre­ci­mien­to en el sec­tor pa­ra el 2017. No

es pa­ra des­cor­char bo­te­llas, pe­ro es me­jor de lo que ve­nía sien­do.

Pa­ra pen­sar la ac­tua­li­dad del mer­ca­do del li­bro en nues­tro idio­ma, la fe­ria ar­mó una se­rie de de­ba­tes en torno a pro­ble­mas de la in­dus­tria, co­mo la re­con­ver­sión di­gi­tal y el lu­gar de las li­bre­rías. Una de las más cla­ri­fi­ca­do­ras, que se ar­mó en el con­tex­to de Ar­gen­ti­na co­mo país in­vi­ta­do tu­vo fren­te a los mi­cró­fo­nos al edi­tor es­pa­ñol Cons­tan­tino Bér­to­lo y a su par ar­gen­tino Da­mián Ta­ba­rovsky. Bér­to­lo, ex Ran­dom Hou­se, hoy ju­bi­la­do, hi­zo un re­pa­so por el fe­nó­meno editorial que de­fi­ne al si­glo XXI: la con­cen­tra­ción en dos gran­des gru­pos que im­pri­men el 60 por cien­to de los li­bros cir­cu­lan­tes y la apa­ri­ción, co­mo efec­ti­vo reac­ti­vo, de un en­tra­ma­do de pe­que­ñas editoriales, las así lla­ma­das in­de­pen­dien­tes, que se jue­gan un po­co más a los des­cu­bri­mien­tos y mar­can el pul­so de lo nue­vo. Pe­ro no fue tan op­ti­mis­ta: “Las in­de­pen­dien­tes es­pa­ño­las son de muy pe­que­ño ta­ma­ño y vi­ven a ba­se la au­to­ex­plo­ta­ción. En los úl­ti­mos 20 años se ha aba­ra­ta­do el cos­te de la mano de obra de las editoriales gra­cias a es­te fe­nó­meno. Des­de el pun­to de vis­ta li­te­ra­rio son en ge­ne­ral bas­tan­te con­ser­va­do­ras, por­que vi­ven en gran par­te de las tra­duc­cio­nes, de li­bros que ya han si­do res­pal­da­dos en otros paí­ses. Han apro­ve­cha­do los sub­si­dios de dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa pa­ra tra­du­cir li­bros”.

Ta­ba­rovsky abo­nó un pa­no­ra­ma som­brío: “Hu­bo siem­pre un eco­sis­te­ma en la edi­ción en len­gua es­pa­ño­la en­tre Mé­xi­co, Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na. A lo lar­go del si­glo XX, cuan­do una cre­cía la otra es­ta­ba en cri­sis. Los exi­lia­dos es­pa­ño­les de la Gue­rra Ci­vil lle­gan a Ar­gen­ti­na y mo­der­ni­zan el mer­ca­do editorial, por ejem­plo. En el ‘75 y ’76, con la muer­te de Fran­co y la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na, se in­vier­te la re­la­ción. Hoy, es la pri­me­ra vez que los tres mer­ca­dos es­tán en cri­sis”.

Y, aun­que de­fen­dió la ca­li­dad y crea­ti­vi­dad de las editoriales in­de­pen­dien­tes ar­gen­ti­nas, se­ña­ló: “Ha­bría que de­cir que so­mos las más de­pen­dien­tes del mer­ca­do, por­que no te­ne­mos es­pal­da. Y una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca co­mo la ac­tual, que des­fa­vo­re­ce el con­su­mo, nos va a da­ñar mu­cho más a no­so­tros”.

Mien­tras esa con­ver­sa­ción se­guía en el pri­mer pi­so, aba­jo, en el stand de la Ar­gen­ti­na, pro­pios y aje­nos se jun­ta­ban en reunio­nes pa­ra tra­tar de com­prar y ven­der de­re­chos o di­rec­ta­men­te ejem­pla­res de sus li­bros. En los úl­ti­mos años, Li­ber se con­vir­tió en una ci­ta don­de li­bre­ros la­ti­noa­me­ri­ca­nos lle­gan pa­ra com­prar gran­des lo­tes de li­bros edi­ta­dos en Es­pa­ña, a pre­cio de sal­do. Es­ta vez, mu­chos edi­to­res ar­gen­ti­nos que via­ja­ron con la ex­cu­sa del país in­vi­ta­do apro­ve­cha­ron pa­ra ha­cer otro ti­po de ges­tio­nes, co­mo tra­tar de con­se­guir un dis­tri­bui­dor lo­cal o re­co­rrer li­bre­rías ge­ne­ran­do acuer­dos pe­que­ños. Al­gu­nas editoriales ce­rra­ron ven­tas a mer­ca­dos co­mo EE.UU, Mé­xi­co y Co­lom­bia.

Li­ber sí pu­do ser una fe­ria pro­duc­ti­va pa­ra los en­car­ga­dos de mo­ver gran­des can­ti­da­des de ejem­pla­res. En la de­le­ga­ción na­cio­nal par­ti­ci­pó la dis­tri­bui­do­ra Wald­hu­ter, bar­co in­sig­nia en lo que a im­por­tar li­bros es­pa­ño­les a Ar­gen­ti­na se re­fie­re. An­te una con­sul­ta, Ga­briel Wald­hu­ter co­men­tó: “Es muy di­fí­cil traer li­bros ar­gen­ti­nos a Es­pa­ña. Si vi­si­tás li­bre­rías es­pa­ño­las, vas a ver muy po­cos se­llos ar­gen­ti­nos”.

-¿Y las editoriales in­de­pen­dien­tes es­pa­ño­las, có­mo vie­nen fun­cio­nan­do en Ar­gen­ti­na?

-Bueno, aho­ra no te­ne­mos nin­gu­na tra­ba de im­por­ta­ción, pe­ro ba­jó mu­cho el con­su­mo. An­tes te­nía­mos que pe­dir mu­chí­si­mos per­mi­sos, pe­ro los li­bros se ven­dían. Ba­jó un 30 por cien­to la ven­ta.

-¿Qué me­di­das ne­ce­si­ta­rían?

-No­so­tros en par­ti­cu­lar no, sino el sec­tor. Sub­si­diar las ta­ri­fas, por ejem­plo. Yo en la li­bre­ría es­toy pa­gan­do 20 mil pesos en agua y luz. Pa­ra las editoriales, pien­so en el IVA pa­pel. Y lue­go, el Es­ta­do ha­ce dos años que no com­pra li­bros. Eso se sien­te mu­chí­si­mo.

Mien­tras es­to su­ce­día, las li­bre­rías ar­ma­ban su pro­pio puen­te cul­tu­ral. La Cen­tral de Ca­llao, por ejem­plo, pu­so una me­sa con un car­tel iró­ni­co: “¿Hay un nue­vo boom la­ti­noa­me­ri­cano?”. Se veían li­bros de Pe­dro Mai­ral, Lei­la Gue­rrie­ro, Li­na Me­rua­ne o Cris­ti­na Ri­ve­ra Gar­za. La chi­ca que ar­mó la me­sa, con­tó: “Lo que es­tá su­ce­dien­do en La­ti­noa­mé­ri­ca es más po­de­ro­so que lo que es­tá pa­san­do acá en Es­pa­ña en tér­mi­nos de na­rra­ti­va. Si bien el tí­tu­lo del ‘boom’ es co­mo un chis­te, al­go es­tá pa­san­do”.

La re­con­ver­sión di­gi­tal y la con­cen­tra­ción del mer­ca­do, al­gu­nos de los te­mas en de­ba­te.

“En las li­bre­rías de aquí se ven po­cos se­llos ar­gen­ti­nos”, se­ña­la­ron en una dis­tri­bui­do­ra.

GEN­TI­LE­ZA

Stand. Nues­tro país fue in­vi­ta­do de ho­nor y lle­ga­ron has­ta Madrid los ca­tá­lo­gos na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.