Mag­na­te de­nun­cia­do por aco­sa­dor

“The New York Ti­mes” des­ta­pó su su­pues­to his­to­rial de de­li­tos se­xua­les co­me­ti­dos des­de ha­ce dé­ca­das.

Clarin - Spot - - Chicos -

El hom­bre es uno de los más po­de­ro­sos de Holly­wood. La in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da por The New York Ti­mes, don­de lo acu­sa de reite­ra­dos aco­sos se­xua­les, in­di­ca que Weinstein es­tá arre­pen­ti­do: “Ad­mi­to que la ma­ne­ra en la que me he com­por­ta­do con co­le­gas en el pa­sa­do ha cau­sa­do mu­cho da­ño, y sin­ce­ra­men­te pi­do per­dón ello. Aun­que es­toy tra­tan­do de me­jo­rar, sé que ten­go mu­cho ca­mino por de­lan­te”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, la com­pa­ñía Weinstein po­dría apar­tar­lo de su car­go di­rec­ti­vo.

“Quie­ro una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la co­mu­ni­dad, pe­ro sé que ten­go que tra­ba­jar y ga­nár­me­la”, con­ti­nuó el productor que des­de ha­ce una dé­ca­da ha­ce te­ra­pia pa­ra “co­rre­gir” el com­por­ta­mien­to re­cu­rren­te. Sin em­bar­go, a tra­vés de su abo­ga­da, Li­sa Bloom, di­jo que mu­chas de las acu­sa­cio­nes son fal­sas y pro­me­tió pre­sen­tar una de­man­da con­tra el dia­rio. Weinstein tie­ne 65 años, na­ció en Nue­va York y al­gu­nos, co­mo Meryl Streep, lo bau­ti­za­ron “Dios”.

El dia­rio The New York Ti­mes des­ta­pó el his­to­rial de aco­sos se­xua­les su­pues­ta­men­te co­me­ti­dos por él du­ran­te dé­ca­das. Los pe­rio­dis­tas del me­dio ase­gu­ran que tie­nen do­ce­nas de tes­ti­mo­nios per­te­ne­cien­tes a an­ti­guos y ac­tua­les em­plea­dos, quie­nes dan de­ta­lles so­bre el com­por­ta­mien­to de Weinstein. El hom­bre ha­bría lle­por ga­do a acuer­dos ex­tra­ju­di­cia­les con mu­je­res aco­sa­das pa­ra que ca­lla­ran.

El en­car­ga­do de éxi­tos co­mo El pa­cien­te in­glés aho­ra se en­fren­ta a un pú­bli­co que no le per­do­na ha­ber usa­do su po­der pa­ra con­se­guir be­ne­fi­cios se­xua­les.

Ape­nas sal­tó el es­cán­da­lo, el nom­bre del productor se con­vir­tió en ten­den­cia en re­des so­cia­les. El di­rec­tor de ci­ne Judd Apa­tow con­de­nó no só­lo a su co­le­ga, sino a la Jus­ti­cia que de cier­ta for­ma per­mi­te que es­to si­ga pa­san­do. “Gen­te con di­ne­ro com­pra el si­len­cio con acuer­dos eco­nó­mi­cos. Las cláu­su­las de con­fi­den­cia­li­dad per­mi­ten que de­pre­da­do­res las­ti­men a otras per­so­nas”, di­jo. Se­gún The New York Ti­mes, ha­ce 20 años Weinstein in­vi­tó a Ash­ley Judd al ho­tel Pe­nín­su­la, en Be­verly Hills (Ca­li­for­nia). La ac­triz creía que se­ría una reunión de ne­go­cios. Pe­ro el productor, ves­ti­do con una ba­ta, le pre­gun­tó si que­ría un ma­sa­je o pre­fe­ría ver­lo des­nu­do en la ducha. La ac­triz y pro­duc­to­ra de Girls Le­na Dun­ham tui­teó: “Las mu­je­res que ha­bla­ron so­bre su ex­pe­rien­cia con Weinstein se me­re­cen nues­tro res­pe­to. Al cie­rre de es­ta edi­ción, la com­pa­ñía Weinstein” iba a ale­jar­lo de la em­pre­sa.w

En pro­ble­mas. El productor ha­bría co­me­ti­do aco­so se­xual por 20 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.