“Yo era la ba­rra­bra­va del co­le­gio”

Ac­túa des­de los 14 años. Fil­mó has­ta en Is­rael, pe­ro di­ce no te­ner am­bi­cio­nes ar­tís­ti­cas. A los 32, la es­po­sa de Ni­co Váz­quez pre­fie­re la sen­ci­llez.

Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Sus pri­me­ros re­cuer­dos es­tán re­la­cio­na­dos con la miel. Un flash­back la de­vuel­ve a los ve­ra­nos en la ciu­dad bo­nae­ren­se de Pi­güé, a las col­me­nas y la api­cul­tu­ra ar­te­sa­nal. Do­ña Es­pe­ran­za -su bi­sa­bue­la- ha­bía traí­do el ofi­cio des­de Es­pa­ña y lo trans­mi­tió a la si­guien­te ge­ne­ra­ción, la abue­la Ma­ría Est­her. Ma­ría Gi­me­na de los Mi­la­gros Ac­car­di que­da­ba fas­ci­na­da con la “or­ga­ni­za­ción la­bo­ral de las abe­jas”, pe­ro sa­bía que su des­tino no se re­pe­ti­ría en un pa­nal, sino en un canal de te­le­vi­sión.

De sus 32 años, pa­só 15 en un es­tu­dio de TV. A los 10 ya se lu­cía en las cla­ses de Ste­lla Ma­ris Clo­sas. Hi­ja úni­ca “hi­per­de­sea­da”, su pre­sen­cia en la ca­sa de Ca­ba­lli­to se ha­cía sen­tir. Tan­to que cuando su pa­dre se jun­ta­ba a es­tu­diar Abo­ga­cía, los com­pa­ñe­ros de es­tu­dio pre­gun­ta­ban cuán­tos ni­ños ju­ga­ban en la ha­bi­ta­ción ve­ci­na. “Una so­li­ta, pe­ro va­le por mil”, res­pon­día Don Hu­go.

Gi­me­na “con G” (va­le acla­rar­lo por­que mu­chos lo es­cri­ben con “J”), por­ta san­gre del nor­te es­pa­ñol y del sur ita­liano. Por esas la­ti­tu­des aún tie­ne fans, que que­da­ron de la primera tem­po­ra­da de Ca­si

án­ge­les. Es­po­sa de Ni­co­lás Váz­quez des­de di­ciem­bre del año pa­sa­do, mul­ti­pli­ca su po­pu­la­ri­dad en va­rios fren­tes: se pres­ta a una cam­pa­ña de len­ce­ría o ser chi­ca de vi­deo­clip jun­to al can­tan­te Axel. O pue­de des­lum­brar con un ves­ti­do ju­ga­dí­si­mo en la bo­da de Lio­nel Mes­si, ha­blar de se­xo en tea­tro jun­to a su ma­ri­do (El otro la­do de la ca­ma) y ven­der un yo­gurt ba­jas ca­lo­rías. Su ins­ta­gram su­ma­do a su Twit­ter os­ten­ta más “ha­bi­tan­tes” que la ciu­dad de Buenos Aires.

A los 14 fue des­cu­bier­ta por Qui­que Es­te­va­nez para Los bus­cas de siem­pre. A los 22 via­jó a Is­rael para fil­mar Car­tas para Jenny, de Die­go Mu­siak. La his­to­ria ahon­da­ba en una ma­dre que an­tes de mo­rir ha­bía es­cri­to cuatro car­tas para ca­da una de las eta­pas cla­ve que su hi­ja pa­sa­ría sin ella. Gi­me­na sa­bía bien de qué se tra­ta­ba la au­sen­cia. Cuatro años an­tes ha­bía per­di­do a su ma­dre, una psi­có­lo­ga de 46 años que atra­ve­só un cán­cer de pul­món. Al­gu­na vez Ac­car­di es­cri­bió una car­ta pú­bli­ca di­ri­gi­da a su ma­má, que se vi­ra­li­zó: “Es­tric­ta pe­ro amo­ro­sa. De­jas­te hue­llas en to­dos los que te co­no­cie­ron. Bue­na con­se­je­ra y es­cu­chan­do siem­pre a los de­más. Tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble. La me­jor pu­tea­do­ra que co­no­cí. Te ex­tra­ño ho­rro­res, pe­ro me le­van­to y si­go”.

“Se­gu­ro que ese gol­pe tu­vo mu­cho que ver en mi cre­ci­mien­to. Lo mis­mo que tra­ba­jar de tan chi­ca. A los 14 yo ya tra­ba­ja­ba con adul­tos y com­po­nía a una dro­ga­dic­ta. No me crié en una bur­bu­ja ni en ca­ja de cris­tal. Fui tran­si­tan­do el due­lo co­mo po­día. Pe­ro no con­vi­vo con el mie­do. Vi­vo”, avi­sa y evi­ta to­da re­fe­ren­cia a la muer­te de su cu­ña­do, el ac­tor San­tia­go Váz­quez, que su­fría una mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca y se des­com­pen­só du­ran­te unas va­ca­cio­nes en Pun­ta Ca­na. “En­ve­je­ce­mos. Ha­gá­mos­lo. Es­ta­mos para vi­vir y en­ve­je­cer. No me gusta que ta­pe­mos el tiem­po. Me gusta ver­me ma­du­rar. No sé si al­gu­na vez el tiem­po me va a jo­der, pe­ro bien­ve­ni­da sean las arru­gas”.

Sus es­tu­dios en el co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des es­tu­vie­ron mar­ca­dos a fue­go por “el kar­ma de ma­te­má­ti­cas”. Ca­da año ter­mi­na­ba rin­dien­do en di­ciem­bre esa ma­te­ria. Los nú­me­ros no es­ta­ban de su la­do. Lo su­yo era la ora­to­ria, la efu­si­vi­dad y el li­de­raz­go. “Siem­pre tu­ve mu­cha per­so­na­li­dad. Yo era, en­tre co­mi­llas, la ba­rra­bra­va del co­le­gio. Mu­cha voz y vo­to en los lu­ga­res don­de es­ta­ba. Era muy so­cial. De­ma­sia­do. To­ca­ba el tim­bre a mis ve­ci­nos para que me vie­ran bai­lar. O en la pla­za les ac­tua­ba a las ma­dres para que no se abu­rrie­ran”, cuen­ta.

Fa­ná­ti­ca de la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Eli­sa­beth Moss (re­cien­te­men­te ga­na­do­ra de un Emmy), ex alum­na de Pa­tri­cia Pal­mer y Raúl Se­rrano, des­pués de más de 20 pro­gra­mas de TV el pa­pel más ju­ga­do de fic­ción le lle­gó ha­ce cuatro años, en Sos mi hom­bre (El Tre­ce). Te­ñi­da de ru­bio, en­car­nó a una mu­jer bi­po­lar y mi­tó­ma­na que se des­cu­bría gay. “Soy ce­ro am­bi­cio­sa. No pro­yec­to de­ma­sia­do. Ten­go un sue­ño y es sim­ple­men­te el de tra­ba­jar y vi­vir siem­pre de es­to”.

Del­ga­dí­si­ma “pe­ro fa­ná­ti­ca de la co­mi­da”, de­tes­ta co­ci­nar, pre­fie­re evi­tar las en­tre­vis­tas, prac­ti­ca yo­ga y con­fie­sa que su ta­lón de Aqui­les es su frá­gil me­mo­ria. O su me­mo­ria ex­tre­ma­da­men­te se­lec­ti­va: “No pier­do el tiem­po en fi­jar lo que no me in­tere­sa”, se ríe. Al­gu­nas de sus má­xi­mas: “No ser cul­po­sa y ser des­ape­ga­da de lo ma­te­rial”. Para ella no hay ne­go­cia­ción: “Si com­pro un jean, cuando vuel­vo a ca­sa me des­ha­go de un usa­do. Cuando al­go en­tra, al­go sa­le. Hay que de­jar ir”.w

La chi­ca del mi­la­gro. Hi­ja úni­ca, na­ció des­pués de que su ma­dre per­die­ra dos em­ba­ra­zos. Di­ce que no le te­me a las arru­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.