Re­tra­to de un hom­bre va­lien­te

Se es­tre­nó el fil­me de Jay­son Mc­na­ma­ra so­bre el di­rec­tor del Bue­nos Ai­res He­rald y su rol en la dic­ta­du­ra.

Clarin - Spot - - Cine - Gas­par Zi­mer­man gzi­mer­man@cla­rin.com

Des­pués de 140 años de exis­ten­cia, en ju­lio pa­sa­do de­jó de edi­tar­se el Bue­nos Ai­res He­rald, que se­rá re­cor­da­do co­mo el úni­co dia­rio es­cri­to en in­glés en La­ti­noa­mé­ri­ca y, tam­bién, el úni­co que pu­bli­có no­ti­cias so­bre las des­apa­ri­cio­nes du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar. Su di­rec­tor en esos años era Ro­bert Cox: el do­cu­men­tal El men­sa­je­ro, que se es­tre­nó el jue­ves, cuen­ta la vi­da de es­te in­glés que sal­vó vi­das gra­cias a la vi­si­bi­li­dad que les dio a los se- cues­tros y de­ten­cio­nes ile­ga­les.

El tí­tu­lo ori­gi­nal es en in­glés: se lla­ma Mes­sen­ger on a Whi­te Hor­se y alu­de al pa­dre de Cox que, con só­lo 14 años, ac­tuó co­mo men­sa­je­ro du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial so­bre un ca­ba­llo blan­co. No es un dato me­nor: Bob Cox pro­ve­nía de una fa­mi­lia con sim­pa­tías por los mi­li­ta­res, y él mis­mo ha­bía ser­vi­do en las fuer­zas ar­ma­das bri­tá­ni­cas. Le­jos de idea­li­zar­lo, la pe­lí­cu­la ex­po­ne las con­tra­dic­cio­nes de su per­so­na­je cen­tral: mues­tra có­mo es­te pe­rio­dis­ta, que en 1976 apo­yó el Gol­pe de Es­ta­do y du­ran­te los pri­me­ros me­ses del Pro­ce­so ma­ni­fes­tó su sim­pa­tía por Jor­ge Ra­fael Vi­de­la, fue dán­do­se cuen­ta de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do y cam­bió su ac­ti­tud an­te el ré­gi­men.

Na­ci­do en 1933 en Lon­dres, Cox ha­bía lle­ga­do al país en 1959, con­tra­ta­do por el Bue­nos Ai­res He­rald. Cum­plía, así, el vie­jo sue­ño de su pa­dre de emi­grar a la Ar­gen­ti­na. Cuan­do en 1968 se hi­zo car­go de la di­rec­ción, el dia­rio es­ta­ba en­fo­ca­do en las no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les y no acos­tum­bra­ba opi­nar so­bre los asun­tos po­lí­ti­cos lo­ca­les. Eso fue mo­di­fi­cán­do­se pau­la­ti­na­men­te, has­ta que, du­ran­te la dic­ta­du­ra, sus pá­gi­nas se con­vir­tie­ron en el úni­co lu­gar don­de se po­dían leer no­ti­cias de las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y edi­to­ria­les -fir­ma­das por el pro­pio Cox- que las con­de­na­ban.

El do­cu­men­tal re­sul­ta tan atra­pan­te co­mo emo­ti­vo. Abor­da la his­to­ria des­de una mul­ti­pli­ci­dad de án­gu­los y ma­ti­ces, con tes­ti­mo­nios re­ve­la­do­res y un va­lio­sí­si­mo ma­te­rial de archivo, en gran par­te iné­di­to. Se ve a Cox en aque­llos años, en­tre­vis­ta­do en pro­gra­mas eu­ro­peos, pri­me­ro di­cien­do que la dic­ta­du­ra no era bru­tal y, lue­go, de­nun­cian­do las des­apa­ri­cio­nes de pe­rio­dis­tas. Es­ta am­bi­va­len­cia tam­bién re­caía so­bre su per­so­na: era vis­to co­mo un in­glés im­pe­ria­lis­ta por la mi­li­tan­cia pe­ro­nis­ta y la iz­quier­da, y co­mo un sim­pa­ti­zan­te de la gue­rri­lla por los mi­li­ta­res.

Se ven con­mo­ve­do­res re­por­tes de las pri­me­ras ron­das de las Ma­dres (a las que Cox se acer­có pa­ra ave­ri­guar qué es­ta­ba pa­san­do, algo in­fre­cuen­te en ese mo­men­to), es­ca­lo­frian­tes imá­ge­nes de ope­ra­ti­vos po­li­cia­les, in­creí­bles pro­pa­gan­das de la dic­ta­du­ra, el tes­ti­mo­nio de Cox en el jui­cio a las Jun­tas y su di­fi­cul­tad pa­ra re­vi­vir los he­chos fren­te al tri­bu­nal.

Las Ma­dres y Abue­las de Pla­za de Ma­yo des­cri­ben su víncu­lo con Cox, que si bien ter­mi­nó sien­do en­tra­ña­ble (“No­so­tras íba­mos a la ca­sa de un ami­go, no a un dia­rio”), no es­tu­vo exen­to de ten­sio­nes, por­que él in­sis­tía en usar la pa­la­bra “te­rro­ris­tas” pa­ra re­fe­rir­se a sus hi­jos. Tam­bién es­tá, des­de ya, el tes­ti­mo­nio de Cox y su mu­jer, Maud, que en­tre otras co­sas re­pa­san có­mo com­pro­ba­ron, con sus pro­pios ojos, la exis­ten­cia de cre­ma­to­rios fun­cio­nan­do a la ma­dru­ga­da, y có­mo a fi­nes de 1979 tu­vie­ron que ir­se del país por las ame­na­zas con­tra el me­nor de sus cua­tro hi­jos.

Es no­ta­ble el sa­lu­da­ble efec­to de dis­tan­cia­mien­to y de des­pre­jui­cio que pro­du­ce la mi­ra­da ex­tran­je­ra: la de Cox, en aque­llos años, y la de Jay­son Mc­na­ma­ra, di­rec­tor de El men­sa­je­ro, aho­ra. Es­te aus­tra­liano de 29 años vino por pri­me­ra vez a la Ar­gen­ti­na en 2006, a raíz de un in­ter­cam­bio que lo lle­vó a vi­vir con una fa­mi­lia de El Bol­són. En 2013 vol­vió, ya re­ci­bi­do de pe­rio­dis­ta, y al po­co tiem­po en­tró a tra­ba­jar en el Bue­nos Ai­res He­rald, don­de se en­con­tró con la his­to­ria de Ro­bert Cox.

“El men­sa­je­ro”. En el Gau­mont y en el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.