HIIT, nue­va dis­ci­pli­na

El en­tre­na­mien­to, de ti­po car­dio­vas­cu­lar, se pu­so de mo­da en­tre los adep­tos a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa.

Clarin - Spot - - Portada - Ale­jan­dro Go­rens­tein Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Es una nue­va mo­da­li­dad de en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar de al­ta in­ten­si­dad de ejer­ci­cios en la que se mez­clan bre­ves in­ter­va­los de tra­ba­jo fuer­te con otros de re­la­ja­ción. Pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos, lo ideal es rea­li­zar­lo tres ve­ces por se­ma­na en se­sio­nes de 30 a 40 mi­nu­tos.

El es­ce­na­rio es un sa­lón en el pri­mer pi­so de un gim­na­sio en Al­ma­gro. 12 per­so­nas (ado­les­cen­tes, jó­ve­nes y adul­tos) van lle­gan­do pun­tual­men­te a las 20 en un co­que­to es­pa­cio don­de se dis­tin­gue un jue­go de lu­ces de seis co­lo­res que no de­ja de ti­ti­lar. Tam­bién hay ba­rras, man­cuer­nas y pe­lo­tas de plás­ti­co. “A pe­di­do de Ma­ria­na hoy hay mu­cha fuer­za”, di­ce la pro­fe­so­ra, mien­tras de fon­do se es­cu­cha el te­ma Si no es­tás con­mi­go, de Cha­yan­ne. “¿Quién no hi­zo nun­ca HIIT?”. Se tra­ta de una cla­se de (High-in­ten­sity In­ter­val Trai­ning), un ti­po de en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar de al­ta in­ten­si­dad que es­tá de mo­da. Ya sea en el gim­na­sio, en el par­que, o en ca­sa son ca­da vez más los que se ani­man a hacer ta­blas de ejer­ci­cios en las que se mez­clan bre­ves in­ter­va­los de tra­ba­jo fuer­te con otros, tam­bién cor­tos, de re­la­ja­ción, ya sea com­ple­ta o par­cial.

Be­ne­fi­cios Si el alumno es prin­ci­pian­te (co­mo es el ca­so ge­ne­ral de los sa­lo­nes fitness), se le re­co­mien­da dos a cua­tro por se­ma­na de tra­ba­jo HIIT, aun­que los es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que con se­sio­nes de 30 o 40 mi­nu­tos tres ve­ces por se­ma­na, es­ta­ría más que lo­gra­do el ob­je­ti­vo Se tra­ta de un en­tre­na­mien­to que cuan­do es apli­ca­do con­sis­ten­te­men­te con la re­cu­pe­ra­ción ade­cua­da se ha de­mos­tra­do que pro­du­ce me­jo­ras re­la­ti­va­men­te rá­pi­das en el ren­di­mien­to de re­sis­ten­cia du­ran­te un pe­rio­do de dos a cua­tro se­ma­nas. “Los es­tu­dios mos­tra­ron que quie­nes prac­ti­ca­ron el HIIT quemaron más gra­sa cor­po­ral que aqué­llos que rea­li­za­ron un pro­gra­ma de car­dio con­ven­cio­nal y al mis­mo tiem­po tu­vie­ron un am­bien­te anabó­li­co ma­yor que es­ti­mu­ló el cre­ci­mien­to mus­cu­lar”, ex­pli­ca Ma­ría Fer­nan­da Ben­gohe­chea, ins­truc­to­ra de fitness, rit­mos y téc­ni­cas de gim­na­sia.

En ju­nio de 2016 Da­río Vi­lla­rreal (34) de­jó de fu­mar, des­de ese mo­men­to au­men­tó ocho ki­los y le cos­ta­ba mucho res­pi­rar. Se pre­sen­tó en el gim­na­sio y le pro­pu­sie­ron rea­li­zar es­te mé­to­do. Ha­ce 10 me­ses que arran­có, per­dió sie­te ki­los y re­cu­pe­ró la ca­pa­ci­dad pul­mo­nar. “Al prin­ci­pio, los pri­me­ros días, no com­ple­ta­ba la cla­se. La pro­fe­so­ra me de­cía que cuan­do no po­día, que pa­ra­ra. La evo­lu­ción fue ge­nial, aho­ra me man­ten­go en mi pe­so y lo que es­toy ha­cien­do es ga­nar ma­sa mus­cu­lar. Lo que más me gus­ta es el rit­mo, la po­ca can­ti­dad de ejer­ci­cios en po­co tiem­po, la ac­ti­vi­dad car­día­ca que uno ha­ce. Es re­co­men­da­ble pa­ra todo ti­po de edad”, acon­se­ja Da­río. Los alum­nos que prac­ti­can es­ta ac­ti­vi­dad uti­li­zan man­cuer­nas, ba­rras con dis­cos o to­bi­lle­ras, pa­ra que ca­da uno sien­ta fa­mi­liar el ges­to téc­ni­co de ca­da mo­vi­mien­to.

“Son muy va­ria­das las téc­ni­cas que uti­li­za­mos. Des­de jue­gos di­dác­ti­cos, guian­do al alumno a te­ner una con­cen­tra­ción ex­haus­ti­va sin aban­do­nar la idea pe­da­gó­gi­ca que tie­ne la es­truc­tu­ra de una cla­se. Se pueden usar es­ca­le­ras de coor­di­na­ción, cin­ta de co­rrer, bicicleta, pe­sas y el pe­so cor­po­ral pa­ra rea­li­zar una ru­ti­na ade­cua­da”, afir­ma Nés­tor Ale­jan­dro Ro­tunno, pro­fe­sor de mus­cu­la­ción y per­so­nal train­ner.

Es­te ti­po de for­ma­to de en­tre­na­mien­to per­mi­te que las se­sio­nes sean me­nos abu­rri­das y mo­nó­to­nas que los for­ma­tos con­ti­nuos tra­di­cio­na­les de lar­ga du­ra­ción, re­sul­tan­do más agra­da­ble y atrac­ti­vo pa­ra los alum­nos. “Co­mo es­ta­mos ha­cien­do re­fe­ren­cia a un HIIT adap­ta­do a los sa­lo­nes de gim­na­sios, po­dría­mos de­cir que pue­de rea­li­zar­lo cual­quier per­so­na. Lo in­tere­san­te es que en sus orí­ge­nes es­ta­ba di­se­ña­do pa­ra atle­tas de al­to ren­di­mien­to pa­ra dar el má­xi­mo po­si­ble en ca­da se­sión. Al traer­lo a un sa­lón de fitness gru­pal es im­por­tan­te apo­yar a ca­da alumno a dar siem­pre lo me­jor, re­cor­dan­do que lo más im­por­tan­te es la sa­lud. De to­das for­mas, hay que te­ner mucho cui­da­do con aque­llas per­so­nas que su­fren del co­ra­zón o tie­nen un sig­ni­fi­ca­ti­vo so­bre­pe­so”, con­clu­ye Ben­gohe­chea.w

MAR­TIN BONETTO

Ac­ción. Se acon­se­ja prac­ti­car­lo tres ve­ces por se­ma­na, en se­sio­nes de po­co más de me­dia ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.