Des­cu­brien­do a Flo­ren­cia Naf­tu­le­wicz

La pro­ta­go­nis­ta y coau­to­ra de “Te­re­sa es­tá lie­bre” se lu­ce en una his­to­ria so­bre una chi­ca con es­qui­zo­fre­nia.

Clarin - Spot - - Portada - Ma­ría Ana Ra­go Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

“Soy ac­triz. Una ac­triz que es­cri­be”, se de­fi­ne Flo­ren­cia Naf­tu­le­wicz. Pro­ta­go­nis­ta y coau­to­ra de Te­re­sa es­tá lie­bre, es­tá pró­xi­ma a cum­plir 30 años y sien­te que las tres dé­ca­das lle­gan en un muy buen mo­men­to en su vi­da. “Nun­ca ha­bía he­cho un per­so­na­je que me exi­gie­ra tan­to com­pro­mi­so; apren­dí y cre­cí mu­chí­si­mo”, di­ce.

Es­tre­nó en El Ca­ma­rín de las Mu­sas en ma­yo y la obra con­ti­núa en car­tel, con bue­na con­cu­rren­cia de pú­bli­co. La pe­que­ña sa­la re­ci­be ca­da vier­nes, a las 21, a los es­pec­ta­do­res que eli­gen ex­plo­rar el mun­do de Te­re­sa, un per­so­na­je di­fí­cil que pa­de­ce es­qui­zo­fre­nia y que de mo­do con­vin­cen­te des­nu­da sus his­to­ria y sus sen­ti­mien­tos.

Des­de los tres, Flo­ren­cia sa­be que quie­re ser ac­triz. A los 12, em­pe­zó a es­tu­diar tea­tro en An­da­mio 90 y lue­go tran­si­tó por di­fe­ren­tes es­cue­las. “Mi gran maes­tro fue Juan Car- los Ge­né”, re­sal­ta. Aho­ra es ella la que ejer­ce la do­cen­cia y da cla­ses de tea­tro en la Uni­ver­si­dad Di Te­lla y en un es­pa­cio de ar­te en Nor­del­ta.

“Te­re­sa es­tá lie­bre sur­ge de un pro­ce­so de va­rios años. Con las di­rec­to­ras de es­ta obra, Pi­lar Boy­le y Sha­ron Lus­cher, com­par­ti­mos un se­mi­na­rio de ac­tua­ción y a par­tir de ahí em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar sin sa­ber bien qué íba­mos a hacer”, re­la­ta Flo­ren­cia. “Y un día, Pi­lar nos acer­có unos tex­tos suel­tos, que ha­bía es­cri­to su her­ma­na Ji­me­na (Gon­zá­lez) y apa­re­ció el te­ma de la es­qui­zo­fre­nia”, agre­ga.

-¿Por qué apa­re­ce la es­qui­zo­fre­nia?

-Por­que Ji­me­na, la au­to­ra de esos tex­tos que nos lle­va­ron a in­ves­ti­gar y a ju­gar has­ta lle­gar a Te­re­sa es­tá lie­bre, es­tu­vo muy cer­ca de la es­qui­zo­fre­nia. Aho­ra Ji­me­na es­tá sú­per bien y es- cri­be un mon­tón. Pe­ro fue por ella y el pro­ce­so fue muy lin­do, por­que tu­vi­mos que me­ter­nos en un te­ma que no se abor­da mucho des­de el tea­tro. Y pa­ra eso hi­ci­mos va­rias vi­si­tas al Hos­pi­tal Mo­yano. Pe­ro no qui­si­mos só­lo con­tar la his­to­ria de una chi­ca que pa­de­ce es­qui­zo­fre­nia, sino ir un po­co más allá y mos­trar que a to­dos nos pa­san co­sas, to­dos ama­mos y to­dos su­fri­mos. Y Te­re­sa tam­bién.

-Su­pon­go que los es­pec­ta­do­res no siem­pre res­pon­den igual cuan­do, des­de tu per­so­na­je, les con­vi­dás té con biz­co­chi­tos…

-Claro. Te­re­sa es­tá lie­bre es una ex­pe­rien­cia pa­ra el es­pec­ta­dor, más allá de ser una obra. Pue­de vi­vir­la des­de to­dos los sen­ti­dos. In­ten­ta­mos que el pú­bli­co sea par­te de es­te he­cho ar­tís­ti­co, a tra­vés de lo que ve, lo que es­cu­cha, de su ol­fa­to, por­que hay olo­res en es­ce­na y hay un acer­ca­mien­to muy cier­to con la pla­tea, cuan­do Te­re­sa les ha­bla y les ofre­ce el té. Y la reac­ción de la gen­te ca­da vier­nes es dis­tin­ta. A tal pun­to que al­gu­nas fun­cio­nes re­sul­tan una co­me­dia y otras, un dra­ma.

-¿Vie­ron la obra pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos a la sa­lud men­tal?

-Vi­nie­ron mu­chos psi­có­lo­gos y es­tu­dian­tes. Co­mo la obra no tie­ne una ver­dad, ca­da uno la vi­ve de una ma­ne­ra dis­tin­ta y eso li­be­ra al pú­bli­co de te­ner que sa­car con­clu­sio­nes o de en­ten­der­la de una so­la ma­ne­ra. Los psi­có­lo­gos se de­tie­nen mucho en los per­so­na­jes que evo­ca Te­re­sa, en pen­sar qué pa­sa con esas vo­ces, si exis­ten real­men­te o no to­dos esos se­res que nom­bra. Y nos encanta que pa­se eso, por­que la pues­ta se re­tro­ali­men­ta todo el tiem­po con las de­vo­lu­cio­nes que nos ha­cen.

-Pe­ro al mis­mo tiem­po, hay una his­to­ria li­neal...

-Sí y eso ayu­da al es­pec­ta­dor. Hay una his­to­ria que re­co­rre lo que Te­re­sa vi­vió en el hos­pi­tal, la muer­te de su me­jor ami­ga que es Co­ne­jo (Fer­nan­da Ro­drí­guez), el víncu­lo con su psi­quia­tra ama­do, con sus pa­dres y hay si­tua­cio­nes con­cre­tas que le pa­sa­ron, pe­ro que abren todo un uni­ver­so. Al­gu­nas per­so­nas nos di­je­ron que la obra les re­mi­te a Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas.

Flo­ren­cia fue par­te del elen­co de Los in­ver­ti­dos, di­ri­gi­da por Ma­riano Dos­se­na. El año pró­xi­mo se es­tre­na­rá Dé­bil, un tex­to que ella es­cri­bió. Y es­pe­ra la re­po­si­ción de La fun­da­ción, de Susana To­rres Mo­li­na, obra en la que ac­tuó has­ta prin­ci­pios de es­te año. Y le gus­ta­ría vol­ver a la te­le­vi­sión, don­de –ade­más de pu­bli­ci­da­des-, tu­vo par­ti­ci­pa­cio­nes en al­gu­nos pro­gra­mas, en­tre ellos, Casi ángeles.

-¿Pen­sas­te al­gu­na vez en usar un seu­dó­ni­mo pa­ra evi­tar un ape­lli­do tan di­fí­cil?

-Lo pen­sé y me lo han di­cho mu­chas ve­ces… Pe­ro es mi iden­ti­dad y no me gus­ta­ría cam­biar el ape­lli­do (de ori­gen po­la­co). Ya es­toy acos­tum­bra­da a que lo es­cri­ban mal.

DE LA OR­DEN

Do­cen­te. Flo­ren­cia dic­ta cla­ses en la Uni­ver­si­dad Di Te­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.