His­to­ria de una mu­jer y su dic­cio­na­rio

Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

“Hi­zo una proeza con muy po­cos pre­ce­den­tes: es­cri­bió so­la, en su ca­sa, con su pro­pia mano, el dic­cio­na­rio más com­ple­to, más útil, más acu­cio­so y más di­ver­ti­do de la len­gua cas­te­lla­na. Se lla­ma Dic­cio­na­rio de uso del es­pa­ñol, tie­ne dos to­mos de 3 mil pá­gi­nas en to­tal, que pe­san tres ki­los, y vie­ne a ser, en con­se­cuen­cia, más de dos ve­ces más lar­go que el de la Real Aca­de­mia de la Len­gua, y -a mi jui­cio- más de dos ve­ces me­jor”. Con se­me­jan­te elo­gio des­pe­día Ga­briel Gar­cía Már­quez el 10 de fe­bre­ro de 1981, en una no­ta en El País, a Ma­ría Moliner, que aca­ba­ba de mo­rir en Madrid tan dis­cre­ta­men­te co­mo ha­bía vi­vi­do. Pro­ta­go­nis­ta, eso sí, de una cruel pa­ra­do­ja: ella, que ha­bía ama­do y tra­ba­ja­do con las pa­la­bras la ma­yor par­te de sus 80 años, de­ja­ba es­te mun­do im­pe­di­da de re­cor­dar­las. Una en­fer­me­dad ce­re­bral ha­bía mi­na­do su me­mo­ria.

Mu­cho an­tes de ese fi­nal, Ma­ría ha­bía con­cre­ta­do la proeza de que ha­bla­ba el fu­tu­ro No­bel co­lom­biano. Oriun­da de Za­ra­go­za, don­de na­ció junto con el si­glo XX, es­tu­dió en la Ins­ti­tu- ción Li­bre de En­se­ñan­za de Madrid, adon­de se ha­bía tras­la­da­do la fa­mi­lia. Fue allí don­de na­ció su in­te­rés por el len­gua­je y la gra­má­ti­ca. Cuan­do su pa­dre, mé­di­co ru­ral, aban­do­nó el ho­gar, lo sos­tu­vo dan­do cla­ses par­ti­cu­la­res de ma­te­má­ti­ca y la­tín. En la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Letras de Za­ra­go­za se gra­duó en His­to­ria con las ca­li­fi­ca­cio­nes más al­tas y Pre­mio Ex­tra­or­di­na­rio. Des­pués de ga­nar por con­cur­so su car­go en el Cuer­po Fa­cul­ta­ti­vo de Ar­chi­ve­ros, Bi­blio­te­ca­rios y Ar­queó­lo­gos y pa­sar por otros Ar­chi­vos im­por­tan­tes, co­no­ció a Fer­nan­do Fe­rran­do, un li­cen­cia­do en Fí­si­ca, quien se con­ver­ti­ría en su ma­ri­do y en pa­dre de sus cua­tro hi­jos. En los tiem­pos de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, Ma­ría se de­di­có ac­ti­va­men­te a re­or­ga­ni­zar las bi­blio­te­cas ru­ra­les y a ha­cer lle­gar li­bros a los sol­da­dos que es­ta­ban en el fren­te. Ter­mi­na­da la guerra civil, el fran­quis­mo le ha­ría pa­gar ca­ro al ma­tri­mo­nio su com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co: Fe­rran­do per­dió su cá­te­dra y Ma­ría fue tras­la­da­da al Ar­chi­vo de Va­len­cia, des­cen­dien­do 18 pues­tos en el es­ca­la­fón pro­fe­sio­nal.

Con el tiem­po lle­ga­ría la idea que le da­ría fa­ma in­ter­na­cio­nal y con la que desafia­ría a la mis­mí­si­ma Real Aca­de­mia, que no le con­ce­de­ría nun­ca el ho­nor de in­cor­po­rar­la co­mo miem­bro.

“Es­cri­bió so­la, en su ca­sa, el dic­cio­na­rio más útil, y más di­ver­ti­do de la len­gua cas­te­lla­na”.

El Lear­ner’s Dic­tio­nary of Cu­rrent En­glish, de A.s. hornby, que su hi­jo Fer­nan­do le ha­bía traí­do de Pa­rís, fue la ins­pi­ra­ción pa­ra ar­mar “un pe­que­ño dic­cio­na­rio, en dos añi­tos”. Se­gún su bió­gra­fa In­ma de la Fuen­te, en un prin­ci­pio el ob­je­ti­vo ha­bía si­do ac­tua­li­zar el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia -que, co­mo Moliner des­cri­bió, “es el de la au­to­ri­dad”-, re­de­fi­nien­do al­gu­nas acep­cio­nes, in­cor­po­ran­do si­nó­ni­mos y las pa­la­bras que en­con­tra­ba en los dia­rios, “por­que allí vie­ne el idio­ma vi­vo”, in­ten­to que se fue tor­nan­do ca­da vez más com­ple­jo, de mo­do que la ta­rea re­qui­rió quin­ce años y un em­pe­ño ma­yúscu­lo: le in­su­mía diez ho­ras por día, con una má­qui­na de es­cri­bir, un ta­ble­ro apo­ya­do en­tre dos si­llas y “unas fi­chas que no es­tá muy cla­ro de dón­de las sa­ca­ba o si las ela­bo­ra­ba ella ar­te­sa­nal­men­te. Una vez que tie­ne ya bas­tan­tes fi­chas le lle­ga la no­ti­cia al lin­güis­ta Dá­ma­so Alon­so, que con­ven­ció a los res­pon­sa­bles de editorial Gre­dos de que el pro­yec­to me­re­cía la pe­na, a pe­sar de que la apa­rien­cia era una ca­ja de za­pa­tos con un mon­tón de fi­chas. Pe­ro la eru­di­ción era tal que se em­bar­ca­ron en la aven­tu­ra”, se­gún re­la­tó de la Fuen­te. La “aven­tu­ra”, “un ins­tru­men­to pa­ra guiar en el uso del es­pa­ñol”, co­mo se lo de­fi­nió, fes­te­jó es­te año me­dio si­glo, y me­re­ció una nue­va re­edi­ción, ade­más de otros ho­me­na­jes, en­tre ellos una obra de tea­tro en la car­te­le­ra por­te­ña.

Bau­ti­za­da “la aca­dé­mi­ca sin si­llón”, de ha­ber­lo ob­te­ni­do hu­bie­ra si­do la pri­me­ra mu­jer en lo­grar­lo.

Pa­ra mu­chos, cons­pi­ró con­tra ello no ser con­si­de­ra­da fi­ló­lo­ga, ha­ber he­cho el Dic­cio­na­rio al mar­gen de los cá­no­nes ofi­cia­les, su con­di­ción fe­me­ni­na. La His­to­ria le da­ría el lu­gar que le ne­gó la Aca­de­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.