Un re­fu­gio he­cho de can­cio­nes

El can­tau­tor uru­gua­yo es­tre­nó su fla­man­te "Sal­va­vi­das de hie­lo" y re­pa­só clá­si­cos, an­te una pla­tea in­con­di­cio­nal.

Clarin - Spot - - Música - Eze­quiel Ruiz Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El Gran Rex en­te­ro, con sus más de tres mil espectadores, pue­de ca­ber en el cuer­po de una gui­ta­rra. O por lo me­nos eso in­ten­ta lo­grar Jor­ge Drex­ler en su nue­va vi­si­ta a Bue­nos Ai­res, en cu­ya pri­me­ra es­ca­la, el jue­ves -re­pi­tió ayer, y lo ha­rá hoy y ma­ña­na, siem­pre con lo­ca­li­da­des ago­ta­das­re­no­vó el in­ten­so ro­man­ce que man­tie­ne con su pú­bli­co por­te­ño, es­tre­nan­do las can­cio­nes de su fla­man­te ál­bum Sal­va­vi­das de hie­lo.

De fon­do, una pan­ta­lla cir­cu­lar con la for­ma de la bo­ca de una gui­ta­rra acús­ti­ca atra­ve­sa­da por las seis cuer­das: una me­tá­fo­ra vi­sual que al es­pec­ta­dor lo ha­cía sen­tir en­vuel­to en esa re­so­nan­cia (que se vol­vió real con la im­pe­ca­ble acús­ti­ca del tea­tro), pe­ro tam­bién re­fu­gia­do de la co­yun­tu­ra, los pro­ble­mas, la tris­te­za, la amar­gu­ra y la cris­pa­ción.

Del la­do de afue­ra, “una se­ma­na di­fí­cil, tris­te”; del la­do de aden­tro, “es­te re­man­so, un res­pi­ro... uti­li­ce­mos al Rex co­mo un asi­lo”, su­gi­rió el uru­gua­yo an­tes de en­to­nar, jus­ta­men­te,

Asi­lo.

Sin em­bar­go, y aun­que re­co­no­ció que de mo­vi­da ha­bía pre­fe­ri­do no de­cir na­da, la reali­dad se con­ju­gó con el bál­sa­mo cuan­do le de­di­có Pol­vo de estrellas a San­tia­go Mal­do­na­do. “Una vi­da es una vi­da, tra­ten de abs­traer­se de to­do lo que se di­ce y pien­sen en eso”, di­jo an­tes de em­pe­zar a can­tar que “va­le una vi­da lo que el sol”, ape­nas acom­pa­ña­do por su gui­ta­rra acús­ti­ca.

Aun­que to­ca en ban­da (un en­sam­ble his­pano-ar­gen­tino for­ma­do por Mar­tín Lei­ton -leo­na, gui­ta­rrón, ba­jo-, Javier Ca­le­qui -de­bu­tan­te en es­ta gi­ra, to­ca la gui­ta­rra y ha­ce co­ros-, Car­los Cam­pón -pro­gra­ma­cio­nes, gui­ta­rra y per­cu­sión- y Borja Ba­rrue­ta -ba­te­ría-), ese fue el tra­mo uni­per­so­nal del show: pri­me­ro, trans­for­man­do la ba­la­da Ino­por­tu­na en un

tal­king blues, lue­go le en­tró al dul­ce ar­pe­gio de esa oda a lo efí­me­ro que es

Sal­va­vi­das de hie­lo (“Una de las can­cio­nes más tran­qui­las que hi­ce”) y con dos agre­ga­dos de oca­sión a la lis­ta de te­mas, Sea y Zam­ba del ol­vi­do.

En ese pun­to, re­for­zó el tono de pe­ña que ha­bía en el aire y su­mó a Lei­ton y Ca­le­qui pa­ra que lo acom­pa­ña­ran en un seg­men­to bien crio­llo: Pon­ga­mos que ha­blo de Mar­tí­nez

(mi­lon­ga que com­pu­so en agradecimiento a Joa­quín Sa­bi­na y a la no­che en la que cam­bió su ca­rre­ra mu­si­cal), Fron­te­ra y una zam­ba más, Al­to el fue­go.

Co­mo siem­pre, Drex­ler en­ca­ró a la au­dien­cia con su tono afa­ble, cer­cano y cóm­pli­ce, ín­ti­mo e in­ter­ac­ti­vo: res­pon­dió ca­da “te amo” gri­ta­do, de­vol­vió las “gra­cias” y los “ge­nio”, ce­le­bró los cum­plea­ños de to­dos los que eli­gie­ron fes­te­jar­lo en el Rex, y pu­so en con­tex­to ca­da can­ción hablando de ca­si to­dos sus dis­cos. La mú­si­ca tie­ne su re­la­to y Drex­ler abre la puer­ta de sus uni­ver­sos pa­ra hip­no­ti­zar con ese can­cio­ne­ro de fuer­za sua­ve y con es­tri­bi­llos mán­tri­cos.

Si bien el re­ci­tal es­tu­vo ba­sa­do en la pre­sen­ta­ción del nue­vo ál­bum, las no­ve­da­des fue­ron in­ter­ca­la­das en­tre las de­más can­cio­nes, dán­do­le una di­ná­mi­ca me­nos so­lem­ne al en­cuen­tro. De to­das ma­ne­ras, el pú­bli­co en ge­ne­ral ya se apren­dió las letras y el can­tan­te lo no­tó. “Gra­cias por ago­tar las en­tra­das pa­ra es­ta fun­ción mu­cho an­tes de que su­pie­ran de qué se tra­ta­ba es­to”, agra­de­ció.

Así, a la re­pre­sen­ta­ción mu­si­cal (y lu­mí­ni­ca, con un po­de­ro­so ra­yo blanco de luz) de los 12 se­gun­dos de os­cu­ri­dad en los que se su­mer­ge el Ca­bo Po­lo­nio ca­da vez que la luz de su fa­ro da un gi­ro, le si­guió la fá­bu­la de tiem­po y ju­ven­tud que can­ta en Es­ta­lac­ti­tas. In­clu­so hi­zo lu­gar pa­ra ho­me­na­jear al re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Tom Petty: un ex­trac­to de Free Fa­llin’ (can­ta­do por Javier Ca­le­qui) se en­la­zó con la pro­pia An­tes.

El pú­bli­co aban­do­nó las bu­ta­cas so­bre el fi­nal y se pa­ró con el ga­lo­pe enér­gi­co de Bo­li­via. Lue­go, to­das las mu­je­res (que en la no­che del jue­ves fue­ron abru­ma­do­ra ma­yo­ría) se agol­pa­ron con­tra el es­ce­na­rio pa­ra bai­lar La lu­na de Ras­qui y Uni­ver­sos pa­ra­le­los. El úl­ti­mo bis que­dó pa­ra el can­dom­bi­to Qui­me­ra, lle­va­do por la gui­ta­rra eléc­tri­ca de Drex­ler junto al mo­ti­vo per­cu­si­vo que los mú­si­cos le sa­ca­ron a unas ba­que­tas y a los cuer­pos de sus gui­ta­rras, pa­ra re­don­dear una ver­da­de­ra ce­le­bra­ción.w

PREN­SA/M. BETTILANA

Ca­ra a ca­ra Drex­ler es­ta­ble­ció un con­tac­to ín­ti­mo con su pú­bli­co, que ter­mi­nó bai­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.