Za­pa­tos pa­ra con­quis­tar el mun­do

Amante de los ta­cos al­tos y con do­lor cró­ni­co en los pies, la cro­nis­ta se hi­zo un cal­za­do a me­di­da.

Clarin - Spot - - El Probador - Gra­cie­la Ba­duel gba­duel@cla­rin.com

Co­mo si hu­bie­ras ga­na­do una ce­na ro­mán­ti­ca con Geor­ge Cloo­ney. Co­mo si Ce­ra­ti vol­vie­ra por un ra­to pa­ra can­tar­te al oí­do. Así, con una son­ri­sa que no se te bo­rra de la ca­ra. Si ado­rás los za­pa­tos, ese es el ti­po de fe­li­ci­dad que se sien­te cuan­do te ofre­cen ha­cer­te unos es­pe­cial­men­te pa­ra vos. Del co­lor que te gus­ta. Con la al­tu­ra que que­rés. Que no te ro­cen. Que no te due­lan. Que no te ha­gan desear que la fiesta se ter­mi­ne pa­ra des­cal­zar­te.

Un par de za­pa­tos a me­di­da y no cual­quier za­pa­to: za­pa­tos de di­se­ño. Pa­ra eso voy has­ta Re­co­le­ta, don­de es­tá el lo­cal-taller de Luz Prín­ci­pe, que aun­que se lla­ma Prín­ci­pe (su ver­da­de­ro ape­lli­do) tie­ne el ofi­cio del ha­da ma­dri­na. Le cuen­to de mi te­rri­ble pie plano, de mi gus­to por los ta­cos al­tos, de las plan­ti­llas que uso, de mi frus­tra­ción por no so­por­tar sti­let­tos. “Pa­so a pa­so”, di­ce y se ríe de la me­tá­fo­ra. Bus­ca en­tre sus es­tan­te­rías y des­pa­rra­ma en el pi­so va­rios de sus mo­de­los es­tán­dar co­mo pa­ra ver qué me gus­ta. Me ti­ro de ca­be­za so­bre una be­lle­za con más de 12 cen­tí­me­tros de ta­co, bo­qui­ta de pez y mi­ni­pla­ta­for­ma. Cal­zan bien pe­ro... có­mo­dos, lo que se di­ce có­mo­dos, no son.

Con el de­lan­tal anu­da­do en la es­pal­da y unos enor­mes ojos celestes, Luz pi­de arran­car de nue­vo: ¿Pa­ra qué te ha­rías za­pa­tos a me­di­da? ¿Que­rés un za­pa­to pa­ra tres ho­ras o pa­ra to­do el día? Re­su­mo en lin­dos, ele­gan­tes y que se pue­dan usar -sin as­pi­rar a las 24 ho­ras- pa­ra ir a un cóc­tel di­rec­to des­de el tra­ba­jo. “No me di­gas que que­rés unos za­pa­tos ne­gros”, se de­silu­sio­na Luz y abre los bra­zos se­ña­lan­do la va­rie­dad de su crea­cio­nes: ver­de y mos­ta­za, vio­le­ta y ma­gen­ta; ne­gro, sí, pe­ro con rojo, do­ra- do, blanco y ani­mal print. No di­je “ne­gros”, pe­ro se no­tó (de ese co­lor son el 90 % de mis za­pa­tos). Acor­da­mos que se­rán azu­les.

Pa­so al ba­ño y en la pa­red hay un pós­ter. “Gi­ve a girl the right shoes and she can con­quer the world” (Da­le a una chi­ca los za­pa­tos co­rrec­tos y con­quis­ta­rá el mun­do). La fra­se de Ma­rilyn me da vuel­tas por la ca­be­za mien­tras me prue­bo mo­de­los. Con la me­lo­dio­sa de la lo­cu­to­ra que su­po ser, la chi­ca que tra­ba­jó en la ra­dio Su­per­no­va me alec­cio­na: “Hay un ideal de ta­co pa­ra dia­rio, có­mo­do y que te es­ti­li­za un po­qui­to: tie­ne en­tre 5 y 6 cen­tí­me­tros. Que no es muy co­mún: aho­ra se usan las pla­ta­for­mas muy al­tas y con ta­co fino. Y si no el ta­co ba­jo. No en­con­trás un in­ter­me­dio; ese es el que me en­can­ta tra­ba­jar”. Es jus­to lo que bus­co. Me pon­go unos que me cal­zan per­fec­to, aun­que los pre­fe­ri­ría con unos cen­tí­me­tros más. Ma­las no­ti­cias: “Es­ta hor­ma res­pon­de a una al­tu­ra de ta­co -me ex­pli­ca­si le pon­go un ta­co más al­to o más fi­ni­to, em­pie­za a ha­cer bo­ca por to­dos los cos­ta­dos”. En­ton­ces, el in­ter­me­dio: un ta­co pi­net de 8, pe­ro con una pla­ta­for­ma de 1,5 que agra­de­ce­rán mis su­fri­dos me­ta­tar­sos y su­ma­rá un po­qui­to de al­tu­ra. Luz to­ma no­ta de largos, an­chos y al­tos. Fin de la pri­me­ra par­te: ha­cer­se unos za­pa­tos a me­di­da re­quie­re más de una vi­si­ta.

Pa­san dos se­ma­nas y vuel­vo lle­na de pre­gun­tas. Mien­tras des­en­ro­lla ga­mu­zas, ga­mu­zas me­ta­li­za­das (trans­fers) y cue­ros de unos azu­les nun­ca vis­tos por mis ojos, Luz res­pon­de. “Te ha­cés un za­pa­to a me­di­da pa­ra un 15, un ca­sa­mien­to. Pa­ra mo­men­tos im­por­tan­tes bus­cás te­ner ese za­pa­to que, más que un za­pa­to, es un ob­je­to que te acom­pa­ña. Y tie­ne que acom­pa­ñar el an­dar; a una chi­ca de 15 le pue­do ha­cer un sti­let­to lin­dí­si­mo, pe­ro si no lo sa­be lle­var es al pe­pe.” Y con­fir­ma que tra­ta de guiar la elec­ción: “La armonía es­tá da­da por el to­do, no to­das la pren­das son pa­ra to­dos los cuer­pos, y con los za­pa­tos pa­sa lo mis­mo. Hay que en­se­ñar a ban­car­se quién uno es. Cuan­do una de 15 quie­re al­go super al­to... tra­to de acon­se­jar. Si no des­pués apa­re­cen esas chi­cas fla­qui­tas, me­nu­di­tas, con unos za­pa­to­nes que pa­re­cen Min­nie. Lo mis­mo con una no­via, ¡ha­ga­mos al­go pa­ra lle­var to­da la no­che, si no pa­ra qué son a me­di­da! Tam­bién es­tá bueno que jue­gue de al­gu­na ma­ne­ra con el ves­ti­do: si es de es­co­te co­ra­zón el za­pa­to re­don­dea­do que­da más lin­do, si es es­co­te en V, un sti­let­to. O se pue­de rom­per por com­ple­to: hi­ce una no­via con ves­ti­do nu­de y unos za­pa­tos rojo fue­go, ¡es­pec­ta­cu­lar!”

Va­mos a la pri­me­ra prue­ba. Los cal­zo con cui­da­do, por­que Luz me avi­sa que el ta­co es­tá ape­nas pe­ga­do, no cla­va­do. “Le­van­tá el pie, apo­yá, ¿có­mo los sen­tís? Mi­rá que to­da­vía fal­tan el acol­cha­do de aden­tro y las pla­ta­for­mas”, avi­sa. Me en­can­tan pe­ro no pue­do men­tir: me aprie­tan. “Hay que vol­ver­lo a ar­mar”, sen­ten­cia la za­pa­te­ra. Y em­pie­za a su­bir la apues­ta: “¿Te ban­cás el ta­co en tres co­lo­res? ¿Y si le po­ne­mos unos cris­ta­li­tos es­par­ci­dos por la ca­pe­lla­da?” A to­do di­go que sí y a la se­ma­na si­guien­te mis za­pa­tos so­ña­dos, co­mo­dí­si­mos, es­tán lis­tos. Y aun­que tie­nen bri­llos co­mo los de Do­rothy en El Ma­go de Oz, no quie­ro ta­co­near­los pa­ra que me lle­ven de vuel­ta a ca­sa. Más bien me que­do con la fra­se del pós­ter. ¿Con­quis­ta­ré el mun­do? Pro­duc­ción: Da­nie­la Gu­tié­rrez

DAVID FER­NÁN­DEZ

La en­tre­ga. Los za­pa­tos vie­nen en­vuel­tos en pa­pel de se­da. ¿Úl­ti­mo re­to­que? Un agu­je­ro más en la ti­ra de abro­che.

El ta­co. Hay que pi­sar y ver có­mo se sien­te.

Lis­tos. Ga­mu­za y cris­ta­les Swa­ros­ki.

Me­di­das. El con­torno del pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.