Có­mo dis­fru­tar de un re­ci­tal y no “po­guear” en el in­ten­to

¿Se pue­de op­ti­mi­zar la for­ma de asis­tir a un show? Un par­ti­cu­lar works­hop ejer­ci­ta el ar­te de ser pú­bli­co.

Clarin - Spot - - Ex­plo­ra­cio­nes - Ca­mi­la Va­le­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

A ve­ces la vi­da te lle­va a lu­ga­res don­de pen­sas­te que no ibas a vol­ver. Es­tás sen­ta­do en el asien­to del fon­do de un mi­cro es­co­lar na­ran­ja y ves en el pi­so los ojos sal­to­nes de Bi­llie Joe Arms­trong (Green Day) des­de una mo­chi­la ro­to­sa. Le­van­tás la vis­ta y las chi­cas quin­cea­ñe­ras es­tán can­tan­do Bas­ket Ca­se, ese gran hit de los ‘90 que las ha­ce sen­tir alo­ca­das den­tro de la con­tro­la­da ru­ti­na. Da ri­sa sus apa­sio­na­das in­ter­pre­ta­cio­nes y es­tás a pun­to de can­tar sin ver­güen­za, cuan­do un re­pen­tino si­len­cio te ha­ce abrir los ojos. No es­tás en un mi­cro, ni en el co­le­gio y tam­po­co es el 2007. Vol­vés a em­pe­zar.

Es­ta vez es un lu­nes a las diez de la ma­ña­na -de 2017- y una aca­de­mia de can­to en Al­ma­gro abre sus puer­tas tem­prano pa­ra re­ci­bir in­vi­ta­dos. La in­tri­gan­te con­vo­ca­to­ria pro­me­te en­se­ñar téc­ni­cas pa­ra “pre­pa­rar­se pa­ra ir a un re­ci­tal”. ¿Có­mo se­ría eso?

La in­tri­ga es el com­po­nen­te en co­mún de las char­las so­cial­men­te acep­ta­das que se dan en­tre los diez des­co­no­ci­dos que se en­cuen­tran allí. “¿Vos sa­bés qué va­mos a ha­cer?”. “¡Sor­pre­sa!”, res­pon­den las or­ga­ni­za­do­res de Stub­hub, la pla­ta­for­ma de re­ven­ta on­li­ne que do­mi­na el mer­ca­do web ar­gen­tino. Dos de ellas es­pa­ño­las, le apor­tan un tin­te in­ter­na­cio­nal a la in­cer­ti­dum­bre. A los po­cos mi­nu­tos nos lle­van a un sa­lón de bai­le, con es­pe­jos de te­cho a pi­so en el que Ire­ne Re­cio -fi­nal­men­te- des­tie­rra las du­das. “To­dos so­mos pro­ta­go­nis­tas, tan­to aba­jo co­mo arri­ba del es­ce­na­rio, por­que crea­mos me­mo­rias que du­ra­rán pa­ra siem­pre. Hay for­mas de ha­cer que el re­cuer­do del re­ci­tal per­du­re más”, in­vi­ta la ma­na­ger de co­mu­ni­ca­ción de la com­pa­ñía, y aquí co­mien­za lo in­tere­san­te.

Sen­ta­dos so­bre col­cho­ne­tas –o yo­ga mat pa­ra los aman­tes de lo co­ol-, to­dos se acues­tan y, obli­ga­dos a re­la­jar­se, co­mien­zan a se­guir las pa­la­bras de la guía. “Van a ce­rrar los ojos y res­pi­rar. In­ha­lo fuer­te, sien­to el ai­re pa­sar por to­do mi cuer­po y ex­ha­lo. Aho­ra ima­gi­nen que es­tán en un cuar­to va­cío. Vi­sua­lí­cen­se ahí. ¿Qué tie­nen pues­to?”. Pau­sa. La men­te no es tan fá­cil de con­tro­lar y cues­ta con­cen­trar­se. Dos mi­nu­tos de ima­gi­nar un lu­gar to­tal­men­te blan­co -lo más pa­re­ci­do al cie­lo de Dios Mor­gan Free­man que ven­de Holly­wood en la pe­lí­cu­la To­do­po­de­ro­so-, y es­ta­mos lis­tos.

Play. Con­ti­núa la voz: “Des­de le­jos se acer­ca una puer­ta, del co­lor y for­ma que quie­ran. La abren y ¿qué ven?”. Los oí­dos se so­bre­sal­tan cuan­do en el si­len­cio es­cu­chan los po­ten­tes acor­des de You Gi­ve Lo­ve a Bad Na­me. Al mis­mo tiem­po, Bon Jo­vi ha­ce que la puer­ta vi­sua­li­za­da se abra ha­cia el backs­ta­ge de un re­ci­tal en un bar os­cu­ro de Ca­li­for­nia, EEUU, y sen­tís que sos Ka­te Hud­son en la pe­lí­cu­la Ca­si Fa­mo­sos. Ya que es­tás ahi, só­lo que­da dis­fru­tar e ima­gi­nar co­mo se bai­la con una am­bien­ta­ción se­ten­to­sa al­re­de­dor. A los po­cos mi­nu­tos, la guía te ha­ce de­jar la no­che, el tra­go y el bai­le pa­ra re­tor­nar al cie­lo blan­co y pu­ro. El pun­to de ini­cio aho­ra pa­re­ce abu­rri­do. Pe­ro rá­pi­do se acer­ca otra puer­ta y con la me­lo­día de Green Day. Aho­ra los re­cuer­dos te ha­cen via­jar 10 años en el tiem­po al mi­cro es­co­lar. Es im­pre­sio­nan­te cuán­tas sen­sa­cio­nes te pue­de pro­vo­car una can­ción.

Des­pués sue­na Ae­ros­mith y, de vuel­ta en el cie­lo, se da la po­si­bi­li­dad de via­jar ima­gi­na­ria­men­te por ter­ce­ra vez. Aho­ra es el re­ci­tal de Cold­play en el Úni­co de La Pla­ta en abril 2016 y el re­cuer­do de Chris Mar­tin can­tan­do Vi­va La Vi­da an­te un es­ta­dio pla- ga­do de lu­ces de co­lo­res, se jun­ta con la emo­ción de ver a una ma­dre -fan de la ban­da- y su son­ri­sa de fe­li­ci­dad pu­ra que se ilu­mi­na a tu la­do. Te emo­cio­nas y cae una lá­gri­ma. ¡Qué lo­cu­ra es­tar llo­ran­do cuan­do en reali­dad es­tás acos­ta­da en un sa­lón ro­dea­do de des­co­no­ci­dos! Pe­ro a los po­cos se­gun­dos, Bruno Mars te sor­pren­de con una fies­ta que se­gui­rá con los reg­gae­to­nes la­ti­nos de Cn­co y Ma­lu­ma. Esos so­ni­dos no te ha­cen via­jar pe­ro es di­fí­cil con­te­ner la ca­de­ra de mo­ver­se al com­pás. Los de­dos li­be­ran los de­seos del cuer­po y tin­ti­nean des­afo­ra­da­men­te. La voz ama­ble –y aho­ra que­ri­ble­de la guía in­di­ca que la ex­pe­rien­cia es­tá por ter­mi­nar.

La sen­sa­ción de pla­cer in­terno se no­ta en las ca­ras de los com­pa­ñe­ros de via­je. To­dos rea­li­za­ron al­gu­na tra­ve­sía por sus re­cuer­dos a pe­sar de no ha­ber mo­vi­do un so­lo pa­so. La mú­si­ca es un trans­por­te en sí mis­mo.

Con­ten­tos, se si­gue con la se­gun­da par­te del ta­ller #Stub­hu­bins­pi­ring­mu­sic: téc­ni­cas cor­po­ra­les y vo­ca­les pa­ra ir a un re­ci­tal. Se­bas­tián Me­llino, mú­si­co y fun­da­dor de la aca­de­mia, es el en­car­ga­do de en­se­ñar có­mo aplau­dir a rit­mo.

“Pa­re­ce una pa­va­da pe­ro a to­dos nos mo­les­ta esa per­so­na que en pleno show aplau­de a des­tiem­po”, jus­ti­fi­ca. Y pa­ra apren­der­lo, pi­de que to­dos prac­ti­quen el jue­go de la oca. Otra téc­ni­ca pa­ra pre­pa­rar la voz y no que­dar­se afó­ni­co, es re­ci­tar tra­ba­len­guas co­mo: “Una vie­ja pi­sa pa­ja, cuan­do pa­sa, pa­ja pi­sa”, di­cen los pe­rio­dis­tas con­te­nien­do la ri­sa pa­ra fi­na­li­zar la ex­pe­rien­cia. Los aplau­sos cie­rran el en­cuen­tro y una pre­gun­ta que­da en men­te: ¿Qué fi­bra in­ter­na to­ca la mú­si­ca que ac­ti­va tu men­te en un sim­ple com­pás?w

La pre­via. Ire­ne Re­cio co­man­da la re­la­ja­da se­sión an­tes del es­truen­do so­no­ro. ¿Ob­je­ti­vo? Ma­xi­mi­zar el dis­fru­te en un re­ci­tal de rock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.