Fiestas y vi­deo­jue­gos

La mo­da re­tro de ha­ce tres dé­ca­das ins­pi­ró a desa­rro­lla­do­res de jue­gos, DJ’S y artistas a con­ju­gar­se en nom­bre de la di­ver­sión. Dón­de, cuán­do y có­mo par­ti­ci­par de una de las es­ce­nas del año.

Clarin - Spot - - Portada - San­tia­go Idel­son Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La in­for­ma­ción cir­cu­la a tra­vés de re­des so­cia­les con pós­ters lla­ma­ti­vos ul­tra di­se­ña­dos. Even­tos de Fa­ce­book, Ins­ta­gram. Hash­tags en Twitter. Va­rias ve­ces por mes se lle­van a ca­bo en Bue­nos Ai­res fiestas de ca­rac­te­rís­ti­cas muy par­ti­cu­la­res, de las que par­ti­ci­pan Djs de música elec­tró­ni­ca, artistas vi­sua­les y desa­rro­lla­do­res in­de­pen­dien­tes de vi­deo­jue­gos. Ahí se bai­la y se jue­ga has­ta que ca­si es de día, y es ha­bi­tual ver a unos cuan­tos en la puer­ta que se que­da­ron afue­ra, es­pe­ran­do su mo­men­to. El pun­to de par­ti­da es­tá en la nos­tal­gia por los vi­deo­jue­gos de los ‘80, al­go que su­ce­de a ni­vel mun­dial. Bas­ta con ver la re­cién la exi­to­sa Stranger Things de Net­flix, el ca­pí­tu­lo San Ju­ní­pe­ro de la se­rie Black Mi­rror o Ready Pla­yer One, la no­ve­la que Ste­ven Spiel­berg aca­ba de adap­tar al ci­ne, que trans­cu­rre den­tro de un mun­do vir­tual de vi­deo­ga­mes. Las vie­jas má­qui­nas de “fi­chi­nes” que en al­gún mo­men­to ilu­mi­na­ban las pea­to­na­les en la cos­ta atlán­ti­ca y hoy jun­tan pol­vo en gal­po­nes tie­nen una se­gun­da opor­tu­ni­dad, trein­ta años des­pués. En al­gu­nos ba­res se pue­den po­ner a prue­ba ha­bi­li­da­des ol­vi­da­das en el Won­der­boy, Bub­ble Bob­ble o Gol­den Axe con una cer­ve­za en mano. Es­tán tam­bién quie­nes de­ci­die­ron to­mar ese uni­ver­so de arcades inol­vi­da­bles y tec­no­lo­gía ob­so­le­ta y po­ner­se a crear mi­ran­do al pre­sen­te.

En es­tas fiestas par­ti­ci­pan desa­rro­lla­do­res de jue­gos ar­gen­ti­nos con sus crea­cio­nes ori­gi­na­les, má­qui­nas de ar­ca­de que re­vi­ven los enor­mes mue­bles de ma­de­ra con pan­ta­lla de tu­bo. Son pie­zas úni­cas pa­ra ju­gar en vi­vo. Ob­je­tos de cul­to. Jue­go, ex­pe­rien­cia y obra de ar­te. En­tre ellos es­tá el jue­go NA­VE, crea­do por Her­nán Sáez y Má­xi­mo Ba­les­tri­ni de Vi­deo­ga­mo, con un im­pre­sio­nan­te ga­bi­ne­te ne­gro, y grá­fi­cos sin co­lor, que es una ex­pe­rien­cia espacial a to­da ve­lo­ci­dad con una na­ve que va cre­cien­do has­ta ser gi­gan­tes­ca. Es al mis­mo tiem­po un jue­go ochen­to­so y fu­tu­ris­ta, que po­dría ser par­te de un vi­deo de Daft Punk. Es­tá Tough­co­ded, de Nan­do Sar­mien­to, en el que el crea­dor se po­ne una más­ca­ra y ma­ne­ja a las na­ves enemi­gas del jue­go en pan­ta­lla gi­gan­te al rit­mo de música elec­tró­ni­ca, to­da una per­for­man­ce. En Jua­ni­to Ar­ca­de May­hem de Ga­me Ever Stu­dio, el personaje va sal­tan­do en­tre es­ce­na­rios de los jue­gos mas co­no­ci­dos de los años ‘80, to­do un ho­me­na­je.

Her­nán Saez de Vi­deo­ga­mo ex­pli­ca có­mo lle­gó NA­VE a la fies­ta: “Ori­gi­nal­men­te el jue­go iba a ser pa­ra web. Lue­go pen­sa­mos que fue­ra des­car­ga­ble pa­ra PC. Pe­ro sur­gió la po­si­bi­li­dad de mos­trar NA­VE en el even­to Ga­meon! El ar­te en jue­go y se nos ocu­rrió que la me­jor for­ma era en un ar­ca­de con ga­bi­ne­te. Pa­ra ar­mar­lo con­se­gui­mos un ga­bi­ne­te de los clá­si­cos por­que era más ba­ra­to y re­sis­ten­te. Era una má­qui­na que ha­bía estado

en San Ber­nar­do en los ‘80 y ‘90. Ve­nía con un mo­ni­tor que an­da­ba, así que de­ci­di­mos usar­lo y co­nec­tar­le la com­pu. Tu­vi­mos que in­ves­ti­gar có­mo. Un ami­go, Ax­tor, nos re­co­men­dó al ar­tis­ta Fer­nan­do Mar­tí­nez Rup­pel pa­ra di­se­ñar los la­te­ra­les, y nos lle­vó tres me­ses. En Youtu­be hay un vi­deo que do­cu­men­ta el pro­ce­so. Una de las me­jo­res co­sas de NA­VE es que no hay in­ter­me­dia­rio en­tre el jue­go y el pú­bli­co. Vas a un bar o una fies­ta y te la en­con­trás . Eso hi­zo que mu­cha gen­te tu­vie­ra una re­la­ción muy di­rec­ta con el jue­go y em­pe­za­ra a se­guir­lo, co­mo a una ban­da. Una vez por año ha­ce­mos el tor­neo mun­dial (es­te año es el 5to). Tambien hi­ci­mos Do­bo­to­ne, una con­so­la pa­ra fiestas que pa­sea­mos por Ca­na­dá, USA y Ja­pón. Es­pe­ra­mos po­der ha­cer lo mis­mo con NA­VE, pe­ro va a lle­var tiem­po por­que es di­fí­cil de trans­por­tar”.

La música es el otro com­po­nen­te im­por­tan­te, du­ran­te to­da la no­che un li­ne up de dj y mú­si­cos ha­cen bai­lar a un pú­bli­co hip­no­ti­za­do por las vi­sua­les pi­xe­la­das. Una de las fiestas mas co­no­ci­das es la Blip­blop, que se lle­va a ca­bo men­sual­men­te en Bue­nos Ai­res e iti­ne­ran­te en el in­te­rior, y con­vo­ca tan­to nos­tál­gi­cos co­mo nue­vas ge­ne­ra­cio­nes aman­tes de la elec­tró­ni­ca y las vi­sua­les 8bit. El or­ga­ni­za­dor es Na­ku Ber­ne­ri, que ade­más par­ti­ci­pa ha­cien­do música elec­tró­ni­ca con vie­jos apa­ra­tos ga­me­boys por­tá­ti­les. El es­ti­lo se lla­ma Chip­tu­ne. -¿Có­mo es la música Chip­tu­ne?

-El Chip­tu­ne es una for­ma de ha­cer música, que des­pués se trans­for­mó en una for­ma de ha­cer ar­te. Una ex­pe­rien­cia ar­te­sa­nal, vi­sual y so­no­ra. Con­sis­te en re­cu­pe­rar una compu­tado­ra o con­so­la que ya no sea un pro­yec­to co­mer­cial pa­ra ha­cer al­go ac­tual. A fi­nes de los ‘90 la Com­mo­do­res 64 y los Gam­be­boys ya eran con­si­de­ra­dos ba­su­ra. En ese mo­men­to unos lo­cos hi­cie­ron un pro­gra­ma muy li­mi­ta­do, pe­ro que per­mi­tía ha­cer mu­chas ho­ras de música en un Ga­me­boy por­tá­til, y se­guir sa­cán­do­le ju­go a esa má­qui­na.

Al co­mien­zo yo hi­ce un te­ma mu­si­cal lar­go, Pets­cii Co­la que es ar­tis­ta vi­sual hi­zo una se­rie de imá­ge­nes en una Com­mo­do­re y nos di­mos cuen­ta que ha­bía­mos he­cho una ex­pe­rien­cia au­dio­vi­sual in­tere­san­te, con chis­tes nue­vos, que no te­nía que ver con esa épo­ca sino con el aho­ra. Cuan­do em­pe­za­mos a ha­cer las fiestas apa­re­cía gen­te que nos de­ja­ba las su­yas, pa­ra que si­ga­mos ha­cien­do música“. -¿Có­mo es el en­cuen­tro que ocu­rre en la fies­ta en­tre desa­rro­lla­do­res de vi­deo­jue­gos, mú­si­cos y el pú­bli­co? -Em­pe­zó sien­do un pú­bli­co ga­mer, del ni­cho de los vi­deo­jue­gos ori­gi­na­les, pe­ro de re­pen­te co­men­za­ron a ve­nir pi­bes y pi­bas de 18 años, atraí­dos por la música 8bit que se es­ta­ba po­nien­do de mo­da en Es­ta­dos Uni­dos. En las fiestas que hi­ci­mos en Co­rrien­tes, Cha­co y For­mo­sa la gen­te fue di­ver­tir­se, y na­die sa­bía si era chip­tu­ne, re­tro o ac­tual.

En­tre los crea­do­res de jue­gos y mú­si­cos hay un in­te­rés mu­tuo, en las fiestas mas mu­si­ca­les vie­nen con los jue­gos a po­ner­le on­da, a su­mar su crea­ción a la fies­ta. Y cuan­do hay tor­neos de vi­deo­jue­gos no­so­tros va­mos a to­car. Es un ida y vuel­ta. El úl­ti­mo tor­neo de NA­VE fue en Hae­do, fue in­creí­ble, des­de tem­prano a la tar­de has­ta el otro día se la pa­sa­ron ju­gan­do. Hu­bo un pi­be que se pa­só un par de ho­ras, sin per­der. De pe­lí­cu­la. To­dos los que ama­mos las má­qui­nas nos va­mos co­no­cien­do y nos da­mos una mano pa­ra se­guir ha­cien­do esto que nos gus­ta”. En la fies­ta ca­da uno de los mú­si­cos Vj tie­ne su es­ti­lo per­so­nal, más cer­cano al vi­deo­ga­me o a la música elec­tró­ni­ca. Las vi­sua­les en pan­ta­lla gi­gan­te mez­clan ele­men­tos de los jue­gos clá­si­cos con len­gua­jes con­tem­po­rá­neos (me­mes, emo­jis). Pa­ra los desa­rro­lla­do­res sig­ni­fi­ca la po­si­bi­li­dad de es­tar jun­to a sus ju­ga­do­res en ac­ción, a su ma­ne­ra es­tán to­can­do en vi­vo.

Las pró­xi­mas fiestas Chip­tu­ne son el 18 de no­viem­bre en For­mo­sa y el 2 de Di­ciem­bre en Es­pa­cio Cul­tu­ral Mi Ca­sa, Ague­ro 787. Al­gu­nos de los mú­si­cos y artistas vi­sua­les que sue­len par­ti­ci­par son: Los Pat Mo­ri­tas, Ci­ne­ma­tro­nic, Co­ke&as­pi­rin, Glu­ko Lin, Pets­cii Co­la, Kae­ru. En úna de las úl­ti­mas edi­cio­nes con­ta­ron con la vi­si­ta de Bree­zes­quad, de Ja­pón. To­dos tie­nen sus pá­gi­nas en las re­des so­cia­les, con ex­pe­ri­men­tos, ani­ma­cio­nes y música. El pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer co­mo se ve y co­mo sue­na es­te nue­vo vie­jo rit­mo.w

RO­LAN­DO AN­DRA­DE

Cues­to­dian­do a la NA­VE. Asis­ten­tes dis­fru­tan del jue­go de Her­nán Sáez, en la Fies­ta Blip­blop. Al fon­do, de bar­ba y len­tes, Na­ku Ber­ne­ri, mú­si­co y or­ga­ni­za­dor.

Car­ca­zas. El ar­ma­tos­te de los vie­jos vi­de­jue­gos, aho­ra re­cu­pe­ra­do en fiestas y se­ries.

RO­LAN­DO AN­DRA­DE

Pets­cii Co­la. La ar­tis­ta vi­sual es una de las ani­ma­do­ras de la Blip­blop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.