La ma­qui­lla­do­ra de ca­ras

La ar­tis­ta ca­na­dien­se es ca­paz de con­ver­tir un ros­tro en “más­ca­ras 3D” a tra­vés del lla­ma­do ma­qui­lla­je de ilu­sión.

Clarin - Spot - - Portada - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

Una piz­za que abre los ojos y te sa­ca la len­gua. Un ros­tro -cor­ta­do en am­plias ro­da­jas horizontales- des­fa­sa­do. Un sand­wich de ham­bur­gue­sa triple, con fe­tas de to­ma­te, que­so y le­chu­ga in­clui­do. To­do eso y mu­cho más pro­vie­ne de la tru­cu­len­ta ima­gi­na­ción de Mi­mi Choi (31), una ar­tis­ta ca­na­dien­se, ícono del ma­qui­lla­je de ilu­sión óp­ti­ca. ¡Sí, en tu ca­ra!

Es­te ru­bro ar­tís­ti­co, que po­dría te­ner de­no­mi­na­cio­nes co­mo tri­di­men­sio­nal o ex­tre­mo, es una va­rian­te a la cual la mis­mí­si­ma Mi­mi le po­ne el cuer­po... me­jor di­cho, el ros­tro. ¿Ma­qui­lla­je gon­zo? Tam­bién po­dría ser.

Oriun­da de Vancouver, Choi es una ver­da­de­ra usi­na de ilu­sio­nes óp­ti­cas, que vi­ra­li­zó sus tra­ba­jos en to­das las re­des so­cia­les (so­bre to­do en Ins­ta­gram, en dón­de cuen­ta con unos 500 mil se­gui­do­res), en las que no de­jan de asom­brar­se por su ni­vel téc­ni­co.

La “de­for­ma­ción cor­po­ral” que ejer­ce Choi en es­tos ros­tros me­te mie­do. Y tam­bién ma­reo vi­sual. O prue­ben en mi­rar fi­jo, por ejem­plo, las ca­ras con múl­ti­ples ojos.

Pe­ro, ¿cuál es el le­ma de es­ta ge­nia del ma­ke up que desafía el ojo hu­mano y pa­re­cie­se uti­li­zar pro­gra­mas de re­to­que di­gi­tal? “Mi ca­ra es un lien­zo en blan­co dón­de pue­do prac­ti­car mi ar­te”, ex­pre­só en una en­tre­vis­ta re­cien­te es­ta jo­ven que en un Ha­llo­ween se ani­mó a ir por más.

Sus tra­ba­jos cap­ta­ron al to­que la aten­ción del mun­do vir­tual. Ros­tros con ojos en de­gra­dé, de­rre­ti­dos o de ma­yor a me­nor, cor­po­ri­zan una ra­za hu­ma­na des­co­no­ci­da, dig­na de la cien­cia fic­ción. O bien las ca­ras que pa­re­cen par­ti­das, cris­ta­li­za­das o con hue­cos in­quie­tan­tes (has­ta com­ple­ta­men­te ca­la­das) que pue­den per­tur­ban a los vi­si­tan­tes de su ar­te.

Choi -quien se ini­ció en es­to co­mo ma­qui­lla­do­ra de no­vias- co­men­ta que su crea­ti­vi­dad siem­pre es­tu­vo re­pri­mi­da en su pa­so por la es­cue­la de ar­tes: no se sen­tía có­mo­da ni fe­liz en el ru­bro es­tan­dard. Por eso ape­ló a un uni­ver­so úni­co, ilu­so­rio, desafian­te, en dón­de se con­ju­gan mie­do, asom­bro e ima­gi­na­ción. Una mano con un di­se­ño de pan­cho di­bu­ja­do o una bo­ca que sa­le de una de tus ex­tre­mi­da­des, es otra de sus obras.

Lo que no de­ja de sor­pren­der es que no hay re­to­ques di­gi­ta­les pa­ra su ar­te: lo que se ve fru­to de su pul­so. Y ella lo de­mues­tra en ver­sión vi­deo pa­ra que no du­des: el abrir y ce­rrar de sus ojos, co­mo así tam­bién los le­ves mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les, son im­pre­sio­nan­tes.

E im­pre­sio­na­bles. Pu­ra ilu­sión.w

En tu ca­ra. No, no son ca­ras pin­ta­das; es ma­qui­lla­je ar­tís­ti­co: pa­re­ce in­crí­ble pe­ro lo­gra es­tas ma­ra­vi­llas.

Lo úl­ti­mo en ham­bur­gue­sa. Al pa­re­cer, a Mi­mi le va la gas­tro­no­mía...

Mu­cho ojo. Por fin una fo­to de Mi­mi a ca­ra la­va­da, en ple­na ta­rea.

Mar­chan cua­tro de muz­za. Es­ta sí es Mi­mi... con­ver­ti­da en piz­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.