“No me gus­ta más ser can­che­ro”

A los 47 años, ga­nó el Mar­tín Fie­rro co­mo me­jor con­duc­tor ra­dial. Los sá­ba­dos com­pi­te con la me­sa de Mirt­ha Le­grand (“PH”, Te­le­fe) y di­ce que no co­pia ese for­ma­to. La ma­du­rez y “el cam­bio de chip”.

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

¿Qué que­da de ese ca­paz de pre­gun­tar a Fi­del Cas­tro cuán­do ar­ma­ría otra re­vo­lu­ción?¿cuán­to de aquel que le gri­tó a Al­fre­do Ya­brán “le van a dar 99 años”, o del que per­se­guía a Car­los Co­rach has­ta el min­gi­to­rio y lla­ma­ba a la Ca­sa Blan­ca de Was­hing­ton pa­ra pre­gun­tar si en el Pen­tá­go- no usa­ban papel hi­gié­ni­co con la ca­ra de Bin La­den? ¿Có­mo se rein­ven­tó, len­ta­men­te, el no­te­ro mi­ma­do de Car­los Ruc­kauf? ¿De qué ma­ne­ra se au­to­rre­gu­la pa­ra pa­sar del “mo­do” Da pa­ra dar­se ra­dial (Pe­rros de la ca­lle, Me­tro) al te­le­vi­si­vo PH (Te­le­fe), pla­ga­do de en­cuen­tros pa­ra­li­zan­tes, co­mo con el her­mano de San­tia­go Mal­do­na­do?

El blan­co de ca­da he­bra, no lle­gó so­lo. Ca­da ca­na po­dría con­ta­bi­li­zar una prue­ba de fue­go. En 47 años, has­ta fue co­rres­pon­sal de gue­rra en Is­rael. Andy Kus­net­zoff ya no es el mis­mo al que en 1995 un co­le­ga til­da­ba de “sal­va­je, im­per­ti­nen­te, cam­peón de la bur­la y que­bran­ta­dor de pro­to­co­los”. El Mar­tín Fie­rro a me­jor con­duc­tor ra­dial en­cuen­tra so­por­te. Lo que en otra épo­ca hu­bie­ra si­do eu­fo­ria, aho­ra es pe­lo­ta al pi­so y cau­te­la. “Tu­ve que des­ar­mar una es­truc­tu­ra de ma­cho de CQC”, re­ga­la en­se­gui­da.

-¿Ya no sos tan can­che­ro?

-Es un buen tí­tu­lo de­cir: “Ya no soy tan can­che­ro”. No me gus­ta más ser can­che­ro. El can­che­ro me pa­re­ce un bo­lu­do hoy. Si lo ne­ce­si­to, lo ten­go aden­tro, por­que ese per­so­na­je era yo, no me lo die­ron en el ma­nual de CQC.DE he­cho, des­pués que­dó ese per­so­na­je en el for­ma­to mun­dial y yo no co­bré un pe­so por eso. (Se ríe).

-¿Y có­mo es és­te que di­ce ha­ber des­ar­ma­do “la es­truc­tu­ra de ma­cho”?

-Cam­bié mu­cho. La pri­me­ra vez que hi­ce ra­dio fue en Mi­tre, en 2001. CQC me re­pre­sen­ta­ba, yo me apo­ya­ba en el otro pa­ra gas­tar­lo, pe­ro des­cu­brí mu­cho tiem­po des­pués que eso no era lo me­jor que te­nía. La ra­dio me en­se­ñó que ha­bía que abrir­se y es­tar co­nec­ta­do con la sen­si­bi­li­dad. Po­ner­me en el lu­gar del otro. Ver qué le pa­sa al otro. En CQC la es­truc­tu­ra era quién la te­nía más gran­de. Fue un apren­di­za­je de años. Cuan­do es­ta­ba ahí me po­nía el chip de Ma­rio (Per­go­li­ni) de “Arjona es un gra­sa. No la­bu­ro con mi­nas”. No juz­go. Pe­ro yo te­nía que des­cu­brir quién era yo.

-Aho­ra que tra­jis­te a Per­go­li­ni a la char­la. ¿Qué ti­po de re­la­ción tie­nen?

-Qui­se in­vi­tar­lo a PH y no vino y me de­cep­cio­nó. Es­toy en un buen mo­men­to con él. Por eso le di­je: “Bo­lu­do, te veo en lo de (Luis) Ma­jul y no acep­tás la in­vi­ta­ción a mi pro­gra­ma. Me pa­re­ce im­por­tan­te que ven­gas”. No com­par­to que él no quie­ra com­par­tir con otras per­so­nas. Voy a se­guir in­sis­tien­do. Es par­te de mi his­to­ria. Fue un re­fe­ren­te. Lo si­gue sien­do, aun­que el Ma­rio de hoy hi­zo un ca­mino ex­tra­ño. Es­tá bien, por­que en la ra­dio no te pue­de ir bien si no sos vos. La nues­tra es una ra­dio de au­tor.

-¿Te preo­cu­pa que los nú­me­ros de ra­ting de Me­tro ha­yan ba­ja­do tan­to?

-Siem­pre me preo­cu­pa la au­dien­cia. Tam­bién pien­so que a la me­di­ción de la ra­dio vía Ibo­pe le creo, pe­ro: ¡Hoy la ma­yo­ría de los pi­bes es­tá es­cu­chan­do en su ce­lu­lar!

-¿ Sen­tís que hay una au­dien­cia que no es­tá to­ma­da en cuen­ta?

-Sí. Co­mo me di­jo Qui­que Pro­sen: la forma de ver si un pro­gra­ma fun­cio­na es si se es­cu­cha en la ca­lle, si fac­tu­ra y tam­bién si mide. Yo sal­go a bus­car oyen­tes to­dos los días. Tra­to de su­bir la ca­li­dad. Trans­mi­ti­mos des­de la To­rre Eif­fel y des­de Ciu­dad ocul­ta. Me preo­cu­pa que los pi­bes no es­tén es­cu­chan­do ra­dio , pe­ro tam­bién que no es­tén vien­do te­le abier­ta.

-¿Y qué es­tra­te­gia usan pa­ra atraer a ese ado­les­cen­te que no es­cu­cha?

-Ata­ca­mos to­dos los pun­tos. ¡Pe­ro no me pue­do convertir en un You­tu­ber de 18! To­das las co­sas que ha­ce­mos las pa­sa­mos por un ta­miz: ¿Un pen­de­jo en­tien­de es­to o es­ta­mos ha­blán­do­le so­lo a gen­te de nues­tra edad? Fui­mos pro­ban­do, tra­ji­mos gen­te más jo­ven. E in­cor­po­ra­mos más mu­je­res. Las pro­duc­to­ras, his­tó­ri­ca­men­te, siem­pre fue­ron mu­je­res.

-Al­gu­nos los acu­san de ma­chis­tas...

-Ja­más. So­mos cua­tro hom­bres fi­jos en la me­sa, pe­ro ma­chis­tas no. De he­cho me car­gan por­que ten­go el ce­re­bro fe­me­nino. Y cam­bia­mos un mon­tón de co­sas. Son 15 años al ai­re de ag­gio­nar­nos y evo­lu­cio­nar.

-Una pe­rio­dis­ta de Pá­gi­na 12 es­gri­mió una teo­ría so­bre la sec­ción ‘da pa­ra dar­se’: “Tri­bu de hom­bres pro­me­dio que no pue­de iden­ti­fi­car cuan­do las mu­je­res de­ci­mos no”.

-No es­toy de acuer­do. Lla­man tan­to hom­bres co­mo mu­je­res. Ade­más, en ese sen­ti­do nos fui­mos ag­gior­nan­do. Con co­sas chi­cas, co­mo so­cie­dad va­mos me­jo­ran­do. Soy par­te y lo en­ten­dí. Co­rri­ja­mos y apren­da­mos.

-¿Y cuan­do se te cri­ti­có por aquel ca­so de vio­la­ción por par­te de un oyen­te que na­rró el te­ma al ai­re?

-Me dio mu­cha bron­ca cuan­do se vi­ra­li­za só­lo una par­te y se le­van­ta la ban­de­ra de la co­rrec­ción de al­go que no fue tal co­mo lo vi­ra­li­za­ron. Lla­mó un se­ñor con otro mo­ti­vo y al ai­re con­tó que no se ha­bla­ba con el hi­jo por­que ha­bía abu­sa­do a la nie­ta. Pa­ra mí es­tu­ve ex­ce­len­te có­mo ma­ne­jé esa si­tua­ción. Di­je: “No po­de­mos se­guir ha­blan­do en es­tos tér­mi­nos”. Y cor­té. Es in­jus­to el sis­te­ma de las re­des. Se saca to­do fue­ra de con­tex­to y te ex­po­nen a eso to­do el tiem­po.

-¿La cla­ve ini­cial de tu pro­gra­ma de TV era el cru­ce de per­so­na­jes de uno y otro la­do de la grie­ta, con un rol de quien no se plan­ta en nin­guno de am­bos la­dos?

-Ven­go pi­lo­tean­do la grie­ta a mi ma­ne­ra. To­dos los días, de un la­do u otro, te di­cen co­sas. Siem­pre ape­lé a mi sen­ti­do co­mún, no ten­go un fa­na­tis­mo. En po­lí­ti­ca me voy a apo­yan­do en mis va­lo­res. No me ten­go que in­mo­lar por un nom­bre. Na­die me re­pre­sen­ta de esa ma­ne­ra. Me de­man­da mu­cha ener­gía te­ner que neu­tra­li­zar a Ge­rar­do Ro­mano o ma­ne­jar la iro­nía de Gui­ller­mo Mo­reno. Lo que que­re­mos es ver qué pa­sa co­mo gru­po cuan­do su­ma­mos in­di­vi­dua­li­da­des. Es­toy lu­chan­do por Víc­tor Hu­go sen­ta­do al la­do de Mar­cos Pe­ña.

-¿Qué res­pon­dés a la crí­ti­ca de Na­cho Via­le, de hacer un pro­gra­ma si­mi­lar al de Mirt­ha?

-Voy con­tar exac­ta­men­te có­mo fue el ar­ma­do, pa­ra que no que­den du­das. A Na­cho ni lo co­noz­co per­so­nal­men­te. PH iba a ser un for­ma­to de cua­tro pro­gra­mas na­da más. No se po­día hacer una gran es­ce­no­gra­fía. Ha­bía unos si­llo­nes y yo di­je que me que­da­ba dor­mi­do si en­tre­vis­ta­ba des­de si­llo­nes. “Da­me esa me­sa que es­ta ahí y se pa­re­ce más a la ra­dio”, di­je. Y que­dó. Y bueno, mis­mo ho­ra­rio, pe­ro lo nues­tro es au­to­ser­vi­ce y una co­mi­da so­li­da­ria. Ad­mi­ro a Mirt­ha y nun­ca ha­blé mal de ella, pe­ro no es mi re­fe­ren­te. Yo que­ría que el pro­gra­ma se pa­re­cie­ra a Sá­ba­do bus.

-¿Qué pen­sás de la po­lé­mi­ca du­ran­te la en­tre­ga del Mar­tín Fie­rro ra­dial (Leu­co con­tra el dis­cur­so de Sie­te­ca­se -leí­do por una lo­cu­to­ra- y tra­ba­ja­do­res de AM 750, con­tra Leu­co).

-Me pa­re­ce que la agre­sión no es­tá bue­na. Ha­blan­do so­bre los de­ta­lles, si se di­jo o no la pa­la­bra ju­dío, si se es­cu­chó o no, da pa­ra de­ba­tir pe­ro no es el eje. Me in­tere­sa el tra­ba­ja­dor aho­ra. Que Ser­gio Sz­pols­ki no sal­ga im­pu­ne, sí, pe­ro tam­bién ha­ble­mos del aho­ra. Pa­blo Zu­ca, mi ope­ra­dor, y Ja­vier Bra­vo, ope­ra­dor de Bas­ta de to­do, no eli­gie­ron que los com­pre Sz­pols­ki ni equis. Vi a Zu­ca to­dos los días de su vi­da ir a ra­dio Amé­ri­ca. ¡El cha­bón de re­pen­te no co­bró más, le de­ben dos años, no pa­ga­ron in­dem­ni­za­ción! Bo­rra­ron su his­to­ria. Se me ocu­rrió al­go y no pu­de de­cir­lo en los Mar­tín Fie­rro.

-¿Qué?

-Hay que ar­mar una red, es­tar más uni­dos que nun­ca. Lla­mar y pre­gun­tar­le al otro, aun­que sea tu com­pe­ti­dor: ¿Ne­ce­si­tás sa­lir al ai­re en mi ra­dio, pa­ra de­nun­ciar que no pa­gan suel­dos? To­da­vía no sé có­mo, voy a ar­mar un gru­po de What­sapp pa­ra man­te­ner­nos en aler­ta. La ra­dio­fo­nía ne­ce­si­ta que nos cui­de­mos y no nos agre­da­mos. Sino, un día des­apa­re­ce­mos co­mo me­dio.w

Me preo­cu­pa que los pi­bes no es­tén es­cu­chan­do ra­dio. Pe­ro no pue­do con­ver­tir­me en un you­tu­ber de 18”.

La ra­dio­fo­nía ne­ce­si­ta que nos cui­de­mos y no nos agre­da­mos (co­mo co­le­gas). Sino, un día des­apa­re­ce­mos co­mo me­dio”.

Yo tu­ve que des­ar­mar una es­truc­tu­ra de ma­cho de ‘CQC’. Me apo­ya­ba en el otro pa­ra gas­tar­lo”.

MAR­CE­LO CA­RROLL.

Otro Andy. Sen­si­bi­li­za­do por la pa­ter­ni­dad, pla­nea ar­mar “una red” pa­ra con­te­ner a tra­ba­ja­do­res de la ra­dio­fo­nía. Y con­fie­sa que sa­le a bus­car nue­vos oyen­tes ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.