Ar­te pa­ra cam­biar la reali­dad

Clarin - Spot - - Cultura - Mer­ce­des Pé­rez Ber­gliaf­fa

“Ino­cu­la­ción”, es el nom­bre de la ex­po­si­ción de Ai Wei­wei que abri­rá en Fun­da­ción Proa el sá­ba­do 25 de no­viem­bre. Si bien el ar­tis­ta no es­ta­rá du­ran­te la inau­gu­ra­ción, sí via­ja­rá en enero. “Ino­cu­la­ción” se re­fie­re a un cuer­po ex­tra­ño que en­tra pa­ra cam­biar el sis­te­ma”, ex­pli­ca Mar­ce­llo Dan­tas, el cu­ra­dor, a Cla­rín, des­de Bra­sil. “La idea es que el ar­te se ino­cu­la en la so­cie­dad. En­tra en ella pa­ra cam­biar al­go”. Fa­mo­so por su ac­ti­vis­mo (y ci­be­rac­ti­vis­mo) y po­si­cio­na­do con­tra el ré­gi­men co­mu­nis­ta chino, el ar­tis­ta es tam­bién un sím­bo­lo de los De­re­chos Hu­ma­nos. Ai sal­tó a la fa­ma con una obra acer­ca del te­rre­mo­to de Si­chuán de 2008, que de­rrum­bó co­le­gios en­te­ros, pro­vo­can­do la des­apa­ri­ción de unos 5 mil ni­ños. La ci­fra nun­ca fue es­cla­re­ci­da y es­ta es la crí­ti­ca que pu­so de manifiesto el ar­tis­ta, a tra­vés de una obra en la que sim­ple­men­te es­cri­bía la lis­ta de nom­bres. Su crea­ción le tra­jo con­se­cuen­cias: lo gol­pea­ron, ma­nos anó­ni­mas des­tru­ye­ron su ta­ller de Shang­hai y en 2011 fue de­te­ni­do por el go­bierno. Ac­tual­men­te vi­ve en Berlín. En Proa po­drán ver­se al­re­de­dor de 32 obras de Ai. Al­gu­nas de ellas son em­ble­má­ti­cas. Co­mo Se­mi­llas de gi­ra­sol: Ai tra­ba­jó con el to­tal de las mu­je­res de una pe­que­ña co­mu­ni­dad de Chi­na, que pro­du­je­ron más de un mi­llón de se­mi­llas en por­ce­la­na. Es­to cam­bió los ejes del po­bla­do y has­ta la es­ti­ma de las mu­je­res en la co­mu­ni­dad. Po­dría pen­sar­se a la obra de Ai po­nien­do el acen­to en la me­to­do­lo­gía y el pro­ce­so de las obras an­tes que en sus re­sul­ta­dos. Lo mis­mo pa­sa con Fo­re­ver bicy­cles (“Por siem­pre bi­ci­cle­tas”): son 1274 bi­ci­cle­tas idén­ti­cas, ins­ta­la­das en la ve­re­da de Proa. ¿Tie­nen que ver con uno de los me­dios de trans­por­te más po­pu­la­res de Chi­na? No. Con la crí­ti­ca de Ai a la pro­duc­ción in­dus­trial de Chi­na, el ex­ce­so de pro­duc­ción. Hay un tra­ba­jo que lla­ma­rá la aten­ción: La ley del via­je: es un bo­te in­fla­ble con bul­tos (¿cuer­pos?) ne­gros den­tro. Si­mu­lan ser re­fu­gia­dos cru­zan­do el mar. El ar­tis­ta con­vi­vió con ellos du­ran­te los úl­ti­mos años. ¿Pe­ro qué es cen­tral en la obra de es­te ar­tis­ta? Qui­zás, su vi­sión so­cial y su pos­tu­ra de de­nun­cia. El tra­ba­jo de es­te ar­tis­ta chino va más allá de lo ar­tís­ti­co: tie­ne que ver con cam­biar la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.