La vi­da es una mo­ne­da (de co­lec­ción)

Tres co­lec­cio­nis­tas hablan de es­ta pa­sión aún vi­gen­te. Se­cre­tos de es­pe­cia­lis­tas y con­se­jos pa­ra ini­cia­dos.

Clarin - Spot - - Raros Oficios - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

Te­ner una mo­ne­da en la mano y que te tiem­ble el pul­so de la emo­ción. Ver que cien­tos y cien­tos de años pe­san en esa pie­za des­gas­ta­da mien­tras el per­fil de un em­pe­ra­dor pa­re­ce desafiar el pa­so del tiem­po. Y no po­der si­quie­ra ima­gi­nar por la can­ti­dad de per­so­nas que pa­só esa mo­ne­da...

Ese vér­ti­go his­tó­ri­co es el que se­gu­ro vi­ven los co­lec­cio­nis­tas de mo­ne­das an­ti­guas. Ha­bla­mos de muy vie­jas de ver­dad, no de dos o tres si­glos atrás co­mo mu­chos se ufa­nan po­seer. “La numismática an­ti­gua abar­ca des­de el si­glo VII A.C. has­ta apro­xi­ma­da­men­te me­dia­dos del si­glo XVI”, ex­pli­ca Uli­ses Gar­do­ni Jáuregui (42), pre­si­den­te de Ad­ventvs, una ins­ti­tu­ción que di­fun­de es­ta cien­cia

in­ter­dis­ci­pli­na­ria. En el país cre­ce ca­da vez más el in­te­rés con res­pec­to a la numismática an­ti­gua, con va­rias ca­ma­das de jó­ve­nes in­tere­sa­dos.

“Las mo­ne­das, tar­de o tem­prano, lle­gan. El tiem­po ayu­da a que uno sea un buen co­lec­cio­nis­ta”, es una de las má­xi­mas de Uli­ses, un téc­ni­co quí­mi­co orien­ta­do en la bio­tec­no­lo­gía.

Por su par­te, Da­río Sán­chez Ven­dra­mi­ni (42), li­cen­cia­do en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, acon­se­ja que lo pri­me­ro es es­tu­diar. “Pri­me­ro com­prá el li­bro, des­pués ad­qui­rí la mo­ne­da. Doy cla­ses so­bre numismática e his­to­ria mo­ne­ta­ria ro­ma­na por­que es un te­ma au­sen­te en la cu­rrí­cu­la de las ca­rre­ras de his­to­ria en las uni­ver­si­da­des. Las de Gre­cia y Ro­ma fue­ron cul­tu­ras en las que las mo­ne­das desem­pe­ña­ron un papel cen­tral, por ello no po­de­mos

com­pren­der mu­chos pro­ce­sos his­tó­ri­cos cen­tra­les si no las in­clui­mos en nues­tro aná­li­sis”, ex­pli­ca el ti­tu­lar del se­mi­na­rio de In­tro­duc­ción a la Numismática An­ti­gua -en­fo­ca­do en la his­to­ria mo­ne­ta­ria de la Ro­ma Im­pe­rialy del cual en 2018 se dic­ta­rá la se­gun­da par­te en el Cen­tro Fi­la­té­li­co y Nu­mis­má­ti­co de Cór­do­ba (CEFICO).

Se­gún Damián Sal­ga­do (48), una de las vo­ces más au­to­ri­za­das so­bre el te­ma a ni­vel his­pa­noa­me­ri­cano, la mo­ne­da es -jun­to con la agri­cul­tu­ra y la es­cri­tu­ra- la in­ven­ción más tras­cen­den­tal en la his­to­ria del hom­bre. “La mo­ne­da es el ele­men­to de la cul­tu­ra ma­te­rial que me­jor re­pre­sen­ta a una ci­vi­li­za­ción o una épo­ca. Con­tie­ne el ar­te, la es­cri­tu­ra y el idio­ma, la re­li­gión de ese pue­blo. En va­rios ca­sos, las mo­ne­das cons­ti­tu­yen el prin­ci­pal me­dio por el cual po­de­mos es­ta­ble-

cer de ma­ne­ra ob­je­ti­va la his­to­ria po­lí­ti­ca de Es­ta­dos de la An­ti­güe­dad, la Edad Me­dia o el Orien­te”, re­su­me el ex­per­to. Pe­ro en la Ar­gen­ti­na -se que­ja Gar­do­ni Jáuregui- la ma­yo­ría de los mu­seos no tie­ne es­pa­cio, ni in­te­rés, ni cu­ra­do­res nu­mis­má­ti­cos de mo­ne­das. “Nues­tra fi­lo­so­fía es que la mo­ne­da se al­qui­la, nun­ca la com­prás

real­men­te: pa­sa de mano en mano has­ta que lle­ga a vos, sos un sim­ple cus­to­dio tem­po­ral”, sos­tie­ne.

Vol­vien­do a los cur­sos, Sal­ga­do dic­ta el Se­mi­na­rio de Numismática e His­to­ria Mo­ne­ta­ria en el Cen­tro Nu­mis­má­ti­co Bue­nos Ai­res, cu­yo ni­vel ini­cial fi­na­li­za a fin de año y en 2018 da­rá otro cur­so avan­za­do que apun­ta­rá al im­pe­rio ro­mano y bi­zan­tino.

Otro po­lo de apren­di­za­je es el Es­pa­cio Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio de Ro­sa­rio, don­de el Círcu­lo Nu­mis­má­ti­co de ciu­dad san­ta­fe­si­na dic­ta el cur­so In­tro­duc­to­rio a la Numismática An­ti­gua. “Abar­có des­de el ori­gen de la mo­ne­da en Gre­cia has­ta el Al­to Im­pe­rio ro­mano con el em­pe­ra­dor Dio­cle­ciano. Pa­ra 2018 dic­ta­re­mos Ba­jo Im­pe­rio, y lue­go se­rá el se­gun­do ni­vel, so­bre mo­ne­das de los Ks­ha­tra­pas oc­ci­den­ta­les y sa­sá­ni­das”, re­su­me Die­go Ras­chet­ti Diez (42).

Re­to­man­do el ori­gen de Ad­ventvs, Gar­do­ni Jáuregui re­cuer­da que ha­ce al­gu­nos años se la pa­sa­ba char­lan­do con su ami­go Ri­car­do Vel­tri (38) acer­ca de la his­to­ria mo­ne­ta­ria de ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas. “Nos sen­tía­mos unos lo­bos es­te­pa­rios, sa­bía­mos que ha­bía más gen­te in­tere­sa­da por es­to, te­nía­mos que re­unir­nos más allá del si­tio Co­nu­vi (Co­mu­ni­dad Numismática Vir­tual) don­de nos jun­tá­ba­mos a dar al­gu­nas char­las que abar­ca­ban des­de el ori­gen de la mo­ne­da has­ta la caí­da del Im­pe­rio Ro­mano”. Así na­ció el si­tio de Fa­ce­book y, por úl­ti­mo, el gru­po de What­sapp de Ad­ventvs, don­de se com­par­ten imá­ge­nes de pie­zas an­ti­guas en­tre los par­ti­ci­pan­tes del gru­po. “Bus­ca­mos ser una mez­cla en­tre lo aca­dé­mi­co y lo di­vul­ga­ti­vo”, agre­ga Uli­ses.

Por úl­ti­mo, aso­man dos pun­tos po­lé­mi­cos en es­te uni­ver­so. Por un la­do, el de la ad­qui­si­ción de pie­zas y su re­gu­la­ción y, por el otro, la can­ti­dad de ma­te­rial fal­so que cir­cu­la. “Des­de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das se re­do­bla­ron los es­fuer­zos en la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal por com­ba­tir el ex­po­lio de los pa­tri­mo­nios ar­queo­ló­gi­cos y el trá­fi­co ile­gal de an­ti­güe­da­des. Ya hay una cla­ra ten­den­cia a re­for­zar los con­tro­les so­bre bie­nes an­ti­guos, in­clui­das las mo­ne­das. En mu­chos ca­la sos, es el co­lec­cio­nis­ta el que de­be de­mos­trar que su pie­za tie­ne un ori­gen lí­ci­to, al­go que no siem­pre es fá­cil de lo­grar”, apor­ta Sán­chez Ven­dra­mi­ni. Y Sal­ga­do su­ma: “La le­gis­la­ción de la Unión Eu­ro­pea -el ori­gen de la ma­yor par­te de esas mo­ne­das-, es muy cla­ra: ex­pre­sa­men­te permite la ex­por­ta­ción de mo­ne­das an­ti­guas, sal­vo que se de­mues­tre que las mis­mas pro­ce­dan del sa­queo de un yacimiento ar­queo­ló­gi­co de un Es­ta­do miem­bro”.

Y con res­pec­to al ma­te­rial du­do­so, Gar­do­ni Jáuregui cierra con al­gu­nas pau­tas. “Hay que fi­jar­se muy bien que la pie­za no ten­ga una po­ro­si­dad en ex­ce­so, sig­nos de me­tal ca­lien­te -de que fue fun­di­da y no acu­ña­da- co­mo así tam­bién pres­tar aten­ción a bus­tos con de­ta­lles no de­ma­sia­do cla­ros y le­tras re­gor­de­tas, ca­rac­te­rís­ti­cas de que no se­rían pie­zas ori­gi­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.