Apren­der con va­rias mo­ne­das

Clarin - Spot - - Raros Oficios -

Car­pe­ta ba­jo el bra­zo, las mo­ne­das en­so­bra­das via­jan de un lu­gar ha­cia otro, van y vie­nen co­mo si su es­tir­pe nó­ma­de ja­más las hu­bie­se aban­do­na­do. La co­lec­ción de Luis Quin­te­ros (37) tie­ne un mo­ti­vo tan par­ti­cu­lar co­mo ejem­plar. ”Son unas 60 pie­zas y es­tá en­fo­ca­da pa­ra ha­cer­la lo más di­dác­ti­ca pa­ra los chi­cos. No es­tán en ca­jas”.

Pe­ro, ¿de quié­nes ha­bla es­te pro­fe­sor de his­to­ria que co­men­zó con la numismática en 2008?

De los alum­nos del Co­le­gio Je­sús María, ubi­ca­do en Be­lla Vis­ta. Quin­te­ros, des­de 2016, acer­ca a los ado­les­cen­tes ha­cia es­te mun­do fas­ci­nan­te. “La idea es uti­li­zar la mo­ne­da co­mo ob­je­to his­tó­ri­co y co­mo una fuen­te pa­ra analizar la evo­lu­ción del di­ne­ro, la mo­ne­da co­mo he­rra­mien­ta de fu­sión cul­tu­ral, su im­por­tan­cia sim­bó­li­ca, co­mo así tam­bién la iden­ti­fi­ca­ción de Es­ta­dos”, di­ce es­te aco­pia­dor de mo­ne­das ba­jo im­pe­ria­les ro­ma­nas.

Va­rias de las pie­zas sir­vie­ron pa­ra que Luis le ex­pli­que a sus alum­nos có­mo las mo­ne­das ser­vían co­mo pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca pa­ra el go­bierno de turno. “Nos en­fo­ca­mos en el as­pec­to mi­li­tar, las cons­truc­cio­nes, los men­sa­jes so­bre con­quis­tas de pue­blos...”.

-¿Có­mo son esas cla­ses nu­mis­má­ti­cas?

-Hay una par­te de teo­ría y otra de prác­ti­ca: en la pri­me­ra apun­to a ex­pli­car­les el ori­gen de la mo­ne­da, có­mo evo­lu­cio­nó y lue­go ha­cen ejer­ci­cios sen­ci­llos de iden­ti­fi­ca­ción. En ba­se a un apun­te de le­yen­das -en la­tín-, ellos tie­nen que iden­ti­fi­car a qué pie­za per­te­ne­ce ca­da una. Pa­ra ello uso al­gu­nas mo­ne­das de Cons­tan­tino y Cris­po, que po­seen un mó­du­lo bas­tan­te gran­de y de fá­cil lectura.

-¿Qué te pre­gun­tan más...?

-Si yo te­nía al­gún pro­ble­ma le­gal por te­ner esas mo­ne­das. Las con­si­de­ra­ban de mu­seo y pen­sa­ban que era de­li­to po­seer­las. Les ex­pli­ca­ba las di­ver­sas le­yes que ri­gen... Tam­bién les lle­va­ba pie­zas muy chi­qui­ti­tas de la In­dia o al­gu­nos num­mus ro­ma­nos. Los alum­nos no en­ten­dían có­mo al­go tan di­mi­nu­to po­día ser uti­li­za­do por la gen­te. Eso me ve­nía bien pa­ra co­men­tar­les có­mo la mo­ne­da se iba de­va­luan­do y ade­más veían dis­tin­tas di­men­sio­nes de la mis­ma épo­ca.

-¿Les lle­va­bas tam­bién mo­ne­das fal­sas pa­ra que com­pa­ren?

-Sí, al­gu­nas orien­ta­les per­te­ne­cien­tes a la di­nas­tía Song. Les mos­tra­ba el ti­po de pá­ti­na ar­ti­fi­cial que te­nían, com­pa­ra­das con las au­tén­ti­cas. Va­rios du­da­ban que las mo­ne­das fue­sen ori­gi­na­les. No en­ten­dían que en sus ma­nos te­nían 1.700 años de his­to­ria.

-¿Tu mo­ne­da fa­vo­ri­ta?

-Una maio­ri­na de Cons­tan­cio II que mues­tra a un ji­ne­te caí­do del ca­ba­llo. Po­see un men­sa­je fuer­te acer­ca de un im­pe­rio que, pe­se a es­tar en re­tro­ce­so (es de me­dia­dos del si­glo IV), aún que­ría man­te­ner­se fuer­te y en pie.

JU­LIO JUÁ­REZ

Hay equi­po. Quin­te­ros, jun­to a sus alum­nos de 5to. año del co­le­gio Je­sús María de Be­lla Vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.