Dos es­ti­los opues­tos que su­man

Clarin - Spot - - Emprendedores -

Yé­si­ca Mi­ño (29) y Na­ta­lia Depascuali (30) se co­no­cie­ron a tra­vés de sus ma­ri­dos, que jue­gan al fút­bol en el mis­mo equi­po ama­teur. Na­ta­lia tra­ba­ja­ba en tu­ris­mo y Yé­si­ca, di­se­ña­do­ra in­dus­trial, la fue en­tu­sias­man­do pa­ra que le pi­ca­ra el bi­chi­to del mun­do de la mo­da. Fi­nal­men­te, Na­ta­lia es­tu­dió y se re­ci­bió de di­se­ña­do­ra de mo­das. Es que te­nían ga­nas de em­pren­der al­gún ne­go­cio jun­tas, que tu­vie­ra que ver con la ro­pa. “Des­de an­tes de em­pe­zar ya te­nía­mos el nom­bre de la marca: ‘Ben­di­ta con­ju­ra’ -co­men­ta­yé­si­ca-. Que­ría­mos un nom­bre que nos re­mic­ca pre­sen­ta­ra, que nos die­ra iden­ti­dad. Na­ta­lia es naïf, más an­ge­li­cal, y yo soy más roc­ke­ra”.

A sim­ple vis­ta, las ami­gas y so­cias son dia­me­tral­men­te opues­tas. Na­ta­lia es ní­vea, con ges­tos sua­ves y cier­ta inocen­cia. Yé­si­ca, en cam­bio, tie­ne tez ma­te, mu­cha po­ten­cia y sen­sua­li­dad. “So­mos an­ta­gó­ni­cas, pe­ro nos com­ple­men­ta­mos. So­mos dos mu­je­res dis­tin­tas en es­ti­los de vi­da. Ella es ve­ge­ta­ria­na y yo soy re­car­ní­vo­ra”, re­su­me con una son­ri­sa, la mo­ro­cha.

Con el nom­bre de­fi­ni­do, em­pe­zó la marca con 50 pren­das: re­me­ras, cal­zas, blazer de ly­cra, pan­ta­lo­nes ox­ford y un ves­ti­do. “Em­pe­za­mos con 45 mil pe­sos y cua­tro o cin­co ar­tícu­los; al­gu­nos nos acom­pa­ñan des­de nues­tros ini­cios, ha­ce tres años”, re­ve­la Na­ta­lia. Una vez que te­nían las pren­das he­chas, abrie­ron un show­room con ven­ta al pú­bli­co, los fi­nes de se­ma­na. “So­ñá­ba­mos des­pier­tas que la gen­te veía lo que ha­cía­mos -di­ce Yé­si­ca-. Has­ta que a los seis me­ses abri­mos un lo­cal en un shop­ping de Vi­lla del Par­que. Era un pro­yec­to chi­qui­to: di­se­ñar y ar­mar pe­que­ñas co­lec­cio­nes. Pe­ro fue un an­tes y un des­pués. Ar­ma­mos el lo­cal, le im­pri­mi­mos nues­tra iden­ti­dad e hi­ci­mos la grá­fi­ca. Re­cuer­do que tra­ba­já­ba­mos por las no­ches, sá­ba­dos y do­min­gos. Te­nía­mos mie­do por lo que pu­die­ra pa­sar, pe­ro la res­pues­ta de la gen­te nos in­cen­ti­vó más”.

Al año de ha­ber ini­cia­do las ac­ti­vi­da­des, el lo­cal les que­dó chi­co y se fue­ron a uno que da­ba a la ca­lle, mu­cho más gran­de, en el mis­mo ba­rrio. “Es­te lo­cal nos im­pul­só a ge­ne­rar nue­vos desafíos. Em­pe­za­mos a que­rer al­go más gran­de, a ex­pan­dir­nos -re­co­no­ce Na­ta­lia-. En esa épo­ca hi­ci­mos nues­tro pri­mer des­fi­le en el ho­tel Hil­ton. Ahí hu­bo otro an­tes y des­pués en nues­tras vi­das. Ex­plo­ta­ron las re­des so­cia­les y la marca em­pe­zó a so­nar”.

El año pa­sa­do Na­ta­lia y Yé­si­ca die­ron un pa­so más: abrie­ron un show­room en Pa­ler­mo Soho. “Que­ría­mos acer­car­nos al cen­tro de la mo­da, don­de es­tán ins­ta­la­das las mar­cas -di­cen-. Tam­bién ha­ce­mos ro­pa pa­ra clien­tes con lo­ca­les mul­ti­mar­cas que te­ne­mos en San­ta Fe, En­tre Ríos, La Pam­pa, Bue­nos Ai­res y Cór­do­ba”. Las di­se­ña­do­ras, que ha­cen cin­co mil uni­da­des men­sua­les, tie­nen el ob­je­ti­vo cla­ro. “Nues­tras pren­das son fun­cio­na­les y ca­da co­lec­ción se adap­ta al es­ti­lo de vi­da de la mu­jer mul­ti­fa­cé­ti­ca y ac­ti­va”, acla­ran. Y Abrie­ron otro lo­cal.w

Nues­tras pren­das son fun­cio­na­les y ca­da co­lec­ción se adap­ta al es­ti­lo de la mu­jer ac­tual, mul­ti­fa­cé­ti­ca y muy ac­ti­va.”

DIE­GO WALDMANN

Di­se­ños. “Te­nía­mos mie­do por lo que pu­die­ra pa­sar, pe­ro la res­pues­ta de la gen­te nos in­cen­ti­vó más”, re­su­men las due­ñas de “Ben­di­ta Con­ju­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.