“To­do es un dis­pa­ra­te”

La lla­ma­ron pa­ra hacer un papel en “The Squa­re”. No que­dó, y uti­li­za­ron su nom­bre sin su con­sen­ti­mien­to.

Clarin - Spot - - Cine - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

Es men­cio­na­da co­mo “la ar­tis­ta y so­ció­lo­ga ar­gen­ti­na Lo­la Arias”, au­to­ra de la obra en The Squa­re, en la pe­lí­cu­la del mis­mo tí­tu­lo y ga­na­do­ra de la Pal­ma de Oro en Can­nes, que aquí es­tre­nó el jue­ves.

Pe­ro ¿es la scri­to­ra, ac­triz, per­for­mer y di­rec­to­ra tea­tral ar­gen­ti­na la au­to­ra de esa obra?

“Me con­tac­ta­ron por­que el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Ruben Östlund, me co­no­ce, te­ne­mos un ar­tis­ta sue­co co­mo ami­go en co­mún -cuen­ta a Cla­rín-. El co­no­ce mi tra­ba­jo, sa­be que tra­ba­jo con per­so­nas reales, de ahí lo de ‘so­ció­lo­ga’”, pa­ra dar la ver­sión del ar­tis­ta que se me­te con lo so­cial.

-¿Te pa­ga­ron?

-Sí, por una escena por Sky­pe, que fue un día, pe­ro nun­ca me di­je­ron qué iba a pa­sar, si la cor­ta­ban o no. Usar mi nom­bre… Na­die pue­de usar­lo sin pe­dir­te au­to­ri­za­ción pa­ra una pe­lí­cu­la, y atri­buir­te una obra de ar­te. Bueno, ten­go una más, que no hi­ce. Es un dis­pa­ra­te.

Arias hi­zo pri­me­ro una prue­ba por Sky­pe, “una suer­te de au­di­ción. Me di­je­ron que sí, des­pués, que ha­bía que­da­do en la pe­lí­cu­la y que fue­ra a Es­to­col­mo a fil­mar. A las dos se­ma­nas, me lla­man y me di­cen que Ruben Östlund ha­bía cam­bia­do de opi­nión, que me de­ja­ban en sus­pen­so. Des­pués, que sí, que que­rían que lo hi­cie­ra yo, pe­ro po­dría ser un per­so­na­je fil­ma­do por Sky­pe”.

-¿Cuál era tu papel?

-Era una entrevista a la ar­tis­ta de la obra. Me en­tre­vis­ta­ban. Me hi­cie­ron la escena con Ruben Östlund, 5 ho­ras, un de­li­rio. No tu­ve muy bue­na ex­pe­rien­cia, no sa­lió bien. No era bue- na idea fil­mar esa escena por Sky­pe. No me gus­tó, y les man­dé un mail en el que les pre­gun­ta­ba si iba a que­dar, por­que yo no ha­bía que­da­do muy con­ten­ta.

-¿Y...?

-Nun­ca na­die me con­tes­tó na­da. Ac­to se­gui­do, me en­te­ro por las no­tas des­de Can­nes, “qué ex­tra­ño, apa­re­ce men­cio­na­da Lo­la Arias, ¿se­rá ella?”. Di­go pa­ra mí, qué ex­tra­ña coin­ci­den­cia. Me cor­ta­ron, y usa­ron mi nom­bre sin pre­gun­tar­me. Cuan­do me en­via­ron el guión, la ar­tis­ta se lla­ma­ba Na­ta­lia X, y des­pués de­ci­die­ron cam­biar el nom­bre del per­so­na­je. Yo acep­té ac­tuar de un per­so­na­je, no acep­té ac­tuar co­mo yo mis­ma. No sé si voy a ini­ciar ac­cio­nes, a ese ni­vel es­tá la co­sa.

Pe­ro allí no ter­mi­na la co­sa. “Lo más ri­dícu­lo de to­do es que Ruben Östlund me atri­bu­ye la obra a mí, cuan­do en ver­dad es una obra que hi­zo él, en otra ciu­dad, y me men­cio­na a mí co­mo si yo fue­ra la au­to­ra. La gen­te me lla­ma: ‘¿Vos hi­cis­te una obra que se lla­ma The Squa­re?’, y en­ci­ma cuan­do da en­tre­vis­tas si­gue di­cien­do que lo in­fluen­ció mu­cho “mi” obra The Squa­re cuan­do es­cri­bió el guión. Esa es la his­to­ria de mi fa­lli­da par­ti­ci­pa­ción en el fil­me de éxi­to mun­dial…

-Y es pro­ba­ble que que­de en­tre las can­di­da­tas al Os­car al me­jor fil­me ex­tran­je­ro. Te per­dés la al­fom­bra roja.

-Ima­gí­na­te, voy a ir, de­cir que es ver­dad, es mi obra y no voy a de­jar que la usen en la pe­lí­cu­la, ja.

La obra en cues­tión. “Lo más ri­dícu­lo es que Östlund di­ce que es mía”.

Arias. “Me pa­ga­ron por 5 ho­ras en Sky­pe. Des­pués, me cor­ta­ron”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.