Lec­cio­nes de San­gui­net­ti

Clarin - Spot - - Se Me Hace Cuento - Mar­ce­lo Bir­ma­jer

Re­cien­te­men­te dis­fru­té del pri­vi­le­gio y el ho­nor de com­par­tir la pre­sen­ta­ción de un li­bro con el ex pre­si­den­te Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti; uno de los más lu­ci­dos ex pre­si­den­tes del mun­do. Ca­da vez que lo leo en los dia­rios sé que me en­con­tra­ré con un pun­to de vis­ta ilu­mi­na­dor o re­ve­la­dor. San­gui­net­ti posee la ra­ra vir­tud de se­ña­lar al­gu­nas ver­da­des evi­den­tes que el sen­ti­do co­mún es­tro­pea­do de una épo­ca se niega a re­co­no­cer o en­fren­tar. Sus de­nun­cias del fun­da­men­ta­lis­mo is­lá­mi­co o del ses­go dic­ta­to­rial de la izquierda mar­xis­ta son al­gu­nos de sus apor­tes a la de­mo­cra­cia y a la li­ber­tad, que no por re­pe­ti­dos son me­nos fun­da­men­ta­les.

Pre­sen­ta­mos en con­jun­to el li­bro de Ge­rar­do Stuczyns­ki, His­to­ria de Israel. Es­te en­sa­yo no­ve­la­do par­te de una hi­pó­te­sis de tra­ba­jo muy es­ti­mu­lan­te: com­pa­rar el fra­ca­so de la re­volución cu­ba­na de 1959 con el éxi­to de la de­mo­cra­cia is­rae­lí, fun­da­da co­mo tal en 1948. Las pa­la­bras de San­gui­net­ti fue­ron tan es­cla­re­ce­do­ras que, al día si­guien­te, lo pri­me­ro que hi­ce fue sa­lir rum­bo a la li­bre­ría del shop­ping mon­te­vi­deano a com­prar­me el úl­ti­mo li­bro del ex pre­si­den­te. Se lla­ma El cro­nis­ta y la His­to­ria: re­co­rre no só­lo al­gu­nos de los te­mas can­den­tes del Uru­guay con­tem­po­rá­neo sino sus pun­tos de vis­ta so­bre los dis­tin­tos ex­pe­ri­men­tos re­vo­lu­cio­na­rios de los años 60 y, mi ca­pí­tu­lo fa­vo­ri­to, el fi­nal agó­ni­co de la de­mo­cra­cia uru­gua­ya en los años se­ten­ta.

An­tes de pa­sar a co­men­tar ese ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do El eclip­se, quie­ro re­sal­tar al­gu­nos de sus va­lien­tes en­fo­ques, a me­nu­do po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos, co­mo cuan­do des­ha­ce el mi­to del “cha­rruís­mo”, un mo­vi­mien­to in­di­ge­nis­ta que pre­ten­de una reivin­di­ca­ción in­sos­te­ni­ble­te­ma ab­so­lu­ta­men­te re­le­van­te pa­ra los ar­gen­ti­nos-; o su de­fen­sa irres­tric­ta del lai­cis­mo y el de­re­cho al abor­to le­gal en el im­per­di­ble ca­pí­tu­lo La República lai­ca. Si bien el cha­rruís­mo tie­ne un pa­ra­le­lo di­rec­to con el ma­pu­chis­mo en Ar­gen­ti­na, es en la de­vo­ción de la izquierda mar­xis­ta uru­gua­ya por la sa­li­da au­to­ri­ta­ria, en el oca­so de la de­mo­cra­cia orien­tal, en 1973, don­de quie­ro ha­cer un es­pe­cial hin­ca­pié, por su re­fe­ren­cia di­rec­ta a nues­tra his­to­ria, en par­ti­cu­lar el apar­ta­do ti­tu­la­do La izquierda ex­tra­via­da.

En fe­bre­ro de 1973, tan­to el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Uru­guay co­mo los Tu­pa­ma­ros- la bi­za­rra gue­rri­lla mar­xis­ta y cas­tris­ta que se pro­po­nía des­truir una de las de­mo­cra­cias más es­ta­bles de His­pa­noa­mé­ri­ca- pro­pi­cia­ban la to­ma del po­der por par­te de los mi­li­ta­res, pa­ra ellos una op­ción su­pe­ra­do­ra a lo que ca­rac­te­ri­za­ban co­mo el “ros­que­ro” sis­te­ma de­mo­crá­ti­co uru­gua­yo. El diá­lo­go, las di­fe­ren­cias en li­ber­tad, la len­ti­tud de las de­ci­sio­nes con­sen­sua­das en­tre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción, sin vio­len­cia, eran con­si­de­ra­das por es­tas sec­tas ex­tre­mis­tas co­mo pe­ca­mi­no­sas, en con­tras­te con la “efi­ca­cia” vio­len­ta de los gru­pos ar­ma­dos, in­clu­yen­do las fuer­zas ar­ma­das se­di­cio­sas. Pre­fe­rían el asa­lto al po­der de las Fuer­zas Ar­ma­das, an­tes que el pa­so fir­me pe­ro len­to de la de­mo­cra­cia li­be­ral. Al­go muy si­mi­lar ocu­rrió en Ar­gen­ti­na con el apo­yo del Par­ti­do Co­mu­nis­ta ar­gen­tino a la dic­ta­du­ra de Vi­de­la, en con­so­nan­cia con el ga­ran­te más es­ta­ble y per­ma­nen­te de el Pro­ce­so: la Unión So­vié­ti­ca. Y nun­ca so­bra ci­tar la me­mo­ra­ble en­tre­vis­ta de Ga­briel Gar­cía Már­quez a Fir­me­nich en 1977: el je­fe mon­to­ne­ro aclara que sa­bían per­fec­ta­men­te del ad­ve­ni­mien­to del gol­pe y con­si­de­ra­ron su eje­cu­ción co­mo un avan­ce en su pro­pia es­tra­te­gia: cuan­to peor, me­jor. El des­pre­cio del ERP- Ejér­ci­to Re­vo­lu­cio­na­rio del Pue­blo- por la de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na, tam­bién es­tá de­bi­da­men­te do­cu­men­ta­do, por los pro­pios so­bre­vi­vien­tes de aque­lla sec­ta gue­va­ris­ta y sus his­to­ria­do­res de cual­quier signo. Pe­ro re­cien­te­men­te otro li­bro ha ve­ni­do a do­cu­men­tar aún con ma­yor pre­ci­sión un epi­so­dio in­quie­tan­te. Se tra­ta de Pri­ma­ve­ra san­grien­ta, la nue­va en­tre­ga de uno de nues­tros me­jo­res cro­nis­tas de los años 70: Mar­ce­lo La­rra­quy. En mi opi­nión, jun­to a Ro­ber­to Caballero, La­rra­quy ha es­cri­to uno de los dos me­jo­res li­bros so­bre los años 70: Ga­lim­ber­ti; un po­dio que com­par­ten con Re­cuer­do de la muerte de Mi­guel Bo­nas­so.

El epi­so­dio al que quie­ro re­fe­rir es el se­cues­tro del lu­cha­dor an­ti­fas­cis­ta Ober­dán Sa­lus­tro. El 21 de mar­zo de 1972, du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar de La­nus­se, el ERP se­cues­tra a Sa­lus­tro, el di­rec­tor del gru­po Fiat en Ar­gen­ti­na. ¿Su pe­ca­do? Dar tra­ba­jo a los obre­ros ar­gen­ti­nos. Los ase­si­nos del ERP sa­bían per­fec­ta­men­te que Sa­lus­tro ha­bía lu­cha­do, arries­gan­do su vi­da, con­tra Mus­so­li­ni en Ita­lia, me­nos de trein­ta años atrás. Era un re­nom­bra­do lu­cha­dor an­ti­fas­cis­ta. No ha­bía nin­gu­na re­la­ción en­tre su se­cues­tro y la ace­le­ra­ción del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co en Ar­gen­ti­na: por el con­tra­rio, La­nus­se ya ha­bía anun­cia­do su de­ter­mi­na­ción de ce­der el po­der en elec­cio­nes li­bres, y el se­cues­tro de Sa­lus­tro no ha­cía más que en­tor­pe­cer el re­gre­so y se­gu­ro triun­fo de Pe­rón, al que, por otra par­te, el ERP se opo­nía de­no­da­da­men­te. No que­rían re­em­pla­zar a La­nus­se en elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, sino por una dic­ta­du­ra mar­xis­ta. El li­bro de La­rra­quy cuen­ta con una pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca cómo el eje­cu­tor del se­cues­tro quie­re ase­si­nar al lu­cha­dor an­ti­fas­cis­ta, Ober­dán Sa­lus­tro, a las 48 ho­ras, y aún se que­ja de no ha­ber­lo he­cho. Y, dra­má­ti­ca y trá­gi­ca­men­te, cómo el lu­cha­dor an­ti­fas­cis­ta Sa­lus­tro es fi­nal­men­te ase­si­na­do, lue­go de me­nos de un mes de cau­ti­ve­rio, cuan­do los se­cues­tra­do­res son des­cu­bier­tos por la po­li­cía. Los cri­mi­na­les po­drían ha­ber hui­do sin da­ño, de­jan­do vi­vo al rehén. Eli­gie­ron, a san­gre fría en to­dos los sen­ti­dos, ase­si­nar­lo. Sin jus­ti­fi­ca­ción, sin ne­ce­si­dad, sin pie­dad. La re­fle­xión co­rre úni­ca­men­te por mi cuen­ta: qui­zás lo ma­ta­ron pre­ci­sa­men­te por­que era un lu­cha­dor an­ti­fas­cis­ta.

Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti es uno de los más lú­ci­dos ex pre­si­den­tes del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.