Les Lut­hiers y su plan maes­tro pa­ra ser eter­nos

A pe­sar de los ca­mbios de in­te­gran­tes, la ma­gia del gru­po no se di­lu­ye. ¿Na­ce aca­so una fran­qui­cia?

Clarin - Spot - - Teatro - He­rnán Fir­po hfir­po@cla­rin.com

Cues­ta ad­mi­tir­lo, pe­ro Les Lut­hiers re­sis­te no só­lo el pa­so del tiempo sino el pe­so de las au­sen­cias. ¿Los Beatles hu­bie­ran aguan­ta­do sin Len­non? La cla­ve es Mar­cos Munds­tock y sus es­pal­das de rug­bier pa­ra ban­car­se cual­quier tran­si­ción o me­ta­mor­fo­sis.

A pro­pó­si­to de la se­gun­da tem­po­ra­da de Gran Re­ser­va -la pri­me­ra sin el his­tó­ri­co Car­los Nú­ñez Cor­tés, y a dos años de la muerte de Da­niel Ra­bi­no­vich­fui­mos a ver qué pa­sa­ba con es­te mo­de­lo 2018, elen­co que se pre­sen­ta con tres de seis in­te­gran­tes nue­vos.

Me­dio si­glo des­pués, ellos y los Ro­lling Sto­nes son las ban­das más ve­te­ra­nas del plan­tea.

Munds­tock y com­pa­ñía –¿es lí­ci­to lla­mar­lo así?- vie­nen en­tre­gán­do­se de lleno a las an­to­lo­gías. Gran Re­ser­va es la ter­ce­ra se­gui­da. No es­tre­nan na­da des­de Lut­he­ra­pia (2008). ¿Cómo se lla­ma­ba el pe­la­do? A la mi­tad de los in­te­gran­tes que ca­mi­nan el es­ce­na­rio to­da­vía se los mi­ra ra­ro. Pe­ro más tar­de, jun­to a la re­ve­ren­cia con la que se des­pi­den del pú­bli­co, uno ten­drá la ní­ti­da im­pre­sión de que los miem­bros es­ta­bles to­dos me­nos uno- pue­den ser tan re­em­pla­za­bles co­mo las pie­zas de una mul­ti­pro­ce­sa­do­ra. Y que Les Lut­hiers fue, es y se­rá una mar­ca de humor al mar­gen de los nom­bres.

¿Es posible que con­ti­núe el sos­te­ni­do re­cam­bio has­ta que se con­vier­tan en una com­pa­ñía? ¿O to­do es­to du­ra­rá mien­tras Munds­tock ten­ga ga­nas?

Es uno el que ob­ser­va va­ci­lan­te, en reali­dad to­do es­tá per­fec­to y el gru­po, con la sa­la de bo­te a bo­te, co­mo siem­pre, si­gue su im­pla­ca­ble ru­ti­na de arran­car car­ca­ja­das. Fas­ci­nan­te. La sa­li­da de Nú­ñez obli­gó, mí­ni­mo, a mo­di­fi­car los pro­gra­mas de mano. Aho­ra se lee el nom­bre de To­más Ma­yer-wolf. Sí, el pe­la­do na­ci­do en 1982. Ha­ce mil años, cuan­do se fue Er­nes­to Acher, el gru­po dejó de ha­cer ¿Por qué la ga­lli­ni­ta di­jo Eu­re­ka? Hi­ta­zo. A la pre­gun­ta de qué no van a ha­cer nun­ca más sin Ra­bi­no­vich, la res­pues­ta de Munds­tock es “po­cas co­sas”, en­tre ellas dos glo­rio­sas ho­mo­fo­nías: La car­ta mal leída y Es­ter Pis­co­re. ¿Co­mo si los Sto­nes hi­cie­ran una gi­ra de Ol­dies y re­nun­cia­ran a Sa­tis­fac­tion?

“Est­her Pis­co­re no se pue­de ha­cer. Es­tá de­ma­sia­do iden­ti­fi­ca­do con Da­niel”, di­jo Munds­tock. “Se­ría te­rri­ble ha­cer­lo sin él. Te­rri­ble pa­ra la gen­te y tam­bién pa­ra no­so­tros”.

La muerte de Ra­bi­no­vich hi­zo que en­tra­ran dos nue­vos lut­hiers. Dos por uno es un ac­to de jus­ti­cia que li­be­ra de res­pon­sa­bi­li­dad a los re­em­pla­zan­tes Ho­ra­cio “Ta­to” Tu­rano y Mar­tín O´ Con­nor. En el ban­co de su­plen­tes, lis­to pa­ra cual­quier ne­ce­si­dad, que­dó Ro­ber­to An­tier, es­ti­ma­dí­si­mo hi­jo de Vio­le­ta.

Pa­ra Les Lut­hiers las an­to­lo­gías em­pie­zan a te­ner una do­ble ven­ta­ja: no hay que pro­bar co­sas nue­vas y a la vez lo­gran ge­ne­rar el pla­cer va­ga­men­te ilus­tra­ti­vo del best off. Los tex­tos es­tán sua­ve­men­te ag­gior­na­dos. En el ce­le­bra­dí­si­mo En­tre­te­ni­cien­cia fa­mi­liar (1983) se agra­de­cen las vo­ces de Nor­ma Alean­dro.

Los fla­man­tes Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias 2017 se en­cuen­tran tras­la­dan­do su sta­tus de ar­te­sa­nos re­na­cen­tis­tas a una ca­te­go­ría dis­tin­ta. No es un de­li­rio ima­gi­nar fran­qui­cias y li­cen­cias con mo­de­los de in­ver­sión y esa co­sas. En vez de “ac­tuar”qui­zás Les Lut­hiers “ope­re” y co­ti­ce en Bol­sa.

Si ha­ce un ra­to te pre­gun­ta­bas por qué de­ci­die­ron ha­cer equi­li­brio en las al­tu­ras de su repu­tación in­fi­ni­ta, aho­ra la pre­gun­ta es otra: ¿es­ta­rán eter­ni­zán­do­se con un plan maes­tro y cer­cano a la in­mor­ta­li­dad?

A mi­tad del show O’ Con­nor ya tie­ne has­ta al­go fí­si­co de Ra­bi­no­vich.

De­cía­mos En­tre­te­ni­cien­cia fa­mi­liar. El sketch de aper­tu­ra es un gol de me­dia can­cha. Tam­bién re­sul­ta có­mi­co que la tec­no­lo­gía los ha­ya pa­sa­do por arri­ba y ellos, ca­ra de pó­ker, la en­fren­ten con una pa­ro­dia a la te­le­vi­sión ochen­to­sa y mer­sa de lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos y oyen­tes que sa­len al ai­re. La Ho­ra de la Nos­tal­gia, sketch que tu­vo un pri­mer re­gre­so en Gran­des Hi­tos, 25 años atrás, es otro mo­men­to cumbre de Munds­tock, que an­tes ac­tua­ba una ve­jez que aho­ra tie­ne, lo­gran­do que la ver­sión me­jo­re 100 %. Gran Re­ser­va son on­ce nú­me- ros. En el Gran Rex hay gen­te que los vio sien­do hi­jos y tam­bién sien­do padres de ado­les­cen­tes. No hay na­die que te ha­ya acom­pa­ña­do tan­to tiempo co­mo Les Lut­hiers.

Ma­ron­na -eterno per­fil ba­jo, me­nos un Rin­go Starr que un Char­lie Watts- ha­ce una de Hou­di­ni en Rhap­sody in Balls (hand­ball blues) y se lle­va una ova­ción que, tra­du­ci­da, quie­re de­cir “te que­re­mos mu­cho”. Ló­pez Puc­cio tam­bién ten­drá su mo­men­to de front­man cán­di­do y ca­biz­ba­jo.

El úni­co pro­ble­ma es que la for­ma­ción no nos sale de me­mo­ria. Otro as­pec­to: mi­rar pa­ra atrás en el re­per­to­rio es un ges­to bas­tan­te con­ser­va­dor que in­vi­ta a la nos­tal­gia y a la com­pa­ra­ción in­si­dio­sa. Sin em­bar­go, el Pe­la­do Ma­yer-wolf es un pro­di­gio que to­ca to­dos los ins­tru­men­tos. Pe­dro Az­nar ha­cien­do chis­tes. Jun­to con Jor­ge Ma­ron­na, la lla­ma que man­tie­ne vi­vo aque­llo de los “ins­tru­men­tos in­for­ma­les”.

¿Cómo con­ti­nua­rá la his­to­ria?es un ca­so in­tere­san­te pa­ra la cien­cia: Les Lut­hiers na­ce, cre­ce, se desa­rro­lla y no mue­re ja­más. En su úl­ti­mo le­cho de en­fer­mo pa­re­ce que a Da­niel Ra­bi­no­vich le ha­bía re­cru­de­ci­do la fan­ta­sía de ar­mar gru­pos clo­nes.

¿La pro­fe­cía es­tá en mar­cha?

La cla­ve es Mar­cos Munds­tock y sus es­pal­das de rug­bier pa­ra ban­car­se cual­quier co­sa.

Aquí es­tán, es­tos son. De izquierda a de­re­cha, la for­ma­ción ac­tual de Les Lut­hiers: Tu­rano, Munds­tock, Ma­ron­na, Ma­yer- Wolf, O’con­nor y Ló­pez Puc­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.