La di­fi­cul­tad de des­co­nec­tar en va­ca­cio­nes

Los psi­có­lo­gos re­ci­ben ca­da vez más pa­cien­tes a los que les cues­ta “des­en­chu­far­se” en tiem­pos de ocio.

Clarin - Spot - - Conductas - Ale­jan­dro Go­rens­tein Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Mir­ta Sa­voy (60) ma­ne­ja una em­pre­sa de la­va­do y de­sin­fec­ción de al­fom­bras y ta­pi­za­dos. Cuan­do se va de va­ca­cio­nes si­gue tra­ba­jan­do por­que no lo­gra des­en­chu­far­se. Se lle­va su ce­lu­lar, la ta­blet, la compu­tado­ra, fac­tu­ras, cal­cu­la­do­ra y ta­lo­na­rios de re­ci­bo a la pla­ya. Y atien­de las con­sul­tas de sus clien­tes a cual­quier ho­ra por­que no es­tá dis­pues­ta a que es­tas per­so­nas eli­jan otra fir­ma an­te la fal­ta de res­pues­tas. “Es muy ago­ta­dor pa­ra mi ca­be­za y pa­ra los que es­tán al la­do mío. No les gus­ta, me re­zon­gan y ter­mi­nan enoján­do­se. Por su­pues­to que qui­sie­ra mo­di­fi­car­lo, pe­ro por aho­ra no le en­con­tré la so­lu­ción”, con­fie­sa Mir­ta.

Co­mo su ca­so hay mi­les. Son per­so­nas que no pue­den des­en­chu­far­se en las va­ca­cio­nes. No hay ca­so. Sue­len es­tar más pen­dien­tes de su Whatsapp o de su ipho­ne que de dis­fru­tar el tiempo de des­can­so en fa­mi­lia. En al­gu­nos ca­sos es­tos com­por­ta­mien­tos pue­den des­cri­bir­se co­mo nor­ma­les o un po­co más exa­ge­ra­dos. En otros, se pue­de lle­gar a tor­nar, in­clu­so, co­mo al­go adic­ti­vo.

Si bien afec­ta prin­ci­pal­men­te a los hom­bres de­bi­do a su rol so­cial de pro­vee­do­res, en los úl­ti­mos años se ha ex­ten­di­do tam­bién a las mu­je­res. La ma­yo­ría de es­tas per­so­nas tie­nen una pro­fe­sión o puesto je­rár­qui­co con po­si­bi­li­da­des de as­cen­so pe­ro tam­bién se pre­sen­ta en gran me­di­da en tra­ba­ja­do­res que no tie­nen es­tas po­si­bi­li­da­des de me­jo­ría ni mo­di­fi­ca­ción de la si­tua­ción.

“Es­te ti­po de ac­ti­tu­des es­tá im­pul­sa­do por el mie­do y la an­sie­dad, les ayu­da a man­te­ner la cal­ma es­tar ata­rea­do y con ello pue­den eva­dir­se de an­gus­tias muy pro­fun­das, con lo cual es­tar ale­ja­do de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral, los abru­ma. No pue­den de­jar de tra­ba­jar, ello es un ac­to im­pul­si­vo, en con­se­cuen­cia les cues­ta mu­cho des­can­sar. Es­ta ob­se­sión ha­ce que po­co a po­co va­yan aban­do­nan­do si­tua­cio­nes ge­ne­ra­do­ras de pla­cer y pier­dan la ca­pa­ci­dad de dis­fru­te”, ex­pre­sa Patricia Montes, Psicóloga Clí­ni­ca, Psi­coa­na­lis­ta, es­pe­cia­lis­ta en Adic­cio­nes.

¿Des­can­so o más tra­ba­jo?

Mó­ni­ca Scru­gli (51) es coun­se­lor y acom­pa­ñan­te te­ra­peú­ti­ca y con­fie­sa que cuan­do se va de va­ca­cio­nes no pue­de des­co­nec­tar­se de su tra­ba­jo pen­san­do en sus con­sul­tan­tes, en las ta­reas que que­da­ron pen­dien­tes, pre­pa­ran­do nue­vas es­tra­te­gias y le­yen­do li­bros so­bre esas te­má­ti­cas.

“En mar­zo del año pa­sa­do es­ta­ba de va­ca­cio­nes en Bra­sil con unas ami­gas y una no­che, a eso de las 22, me lle­gó un whatsapp de una de mis con­sul­tan­tes pi­dién­do­me ayu­da por un pro­ble­ma que te­nía. La es­cu­ché y a pe­di­do de mis ami­gas, que me de­cían que es­tá­ba­mos de va­ca­cio­nes, le di­je que al otro día tem­prano nos co­mu­ni­cá­ba­mos. Y mien­tras ellas dor­mían, yo pu­de ha­cer mi tra­ba­jo. La gen­te que com­par­te las va­ca­cio­nes con­mi­go no se ban­ca mu­cho es­to, me prohí­ben es­tar con el ce­lu­lar y a ca­da ra­to me di­cen que me re­la­je, que son los días de­di­ca­dos al des­can­so”, di­ce Mó­ni­ca.

Sin lu­gar a du­das que la pre­va­len­cia ca­da vez en ma­yor au­ge de la tec­no­lo­gía (y con el au­men­tos de la can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos y for­mas de es­tar siem­pre en red) en nues­tras vi­das, en cier­ta par­te, fo­men­ta ese ti­po de reac­cio­nes.

Quie­nes ma­ne­jan es­tos nue­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­re­cen es­tar “siem­pre dis­po­ni­bles”, co­nec­ta­dos las 24 ho­ras, aún en va­ca­cio­nes. En aque­llos mo­men­tos en los que su­pues­ta­men­te de­be­rían re­la­jar­se, apa­re­cen gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra de­jar de la­do aque­llo que nos co­nec­ta al mun­do, a los otros, a nues­tro tra­ba­jo.

“La om­ni­pre­sen­cia y la ins­tan­ta­nei­dad de los con­te­ni­dos de la red dan lu­gar a que aque­llas per­so­nas que vi­ven co­nec­ta­das sien­tan la ne­ce­si­dad de es­tar pen­dien­tes de lo que allí se mues­tra, por te­mor a sen­tir­se ex­clui­dos de aque­llo que se es­ta­rían per­dien­do. ¿Qué ocu­rre si en mi au­sen­cia mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo lo­gran ce­rrar un nuevo ne­go­cio sin mi par­ti­ci­pa­ción?”, ana­li­za Me­li­na Hoi­jem­berg, li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía.

Y agre­ga: “Es allí cuan­do tra­ba­ja­do­res co­mien­zan a so­bre­car­gar­se con ta­reas, cues­tio­nes que na­die más pue­de re­sol­ver co­mo ellos lo ha­rían. Es­te ex­ce­so de in­for­ma­ción vir­tual, su­ma­do a la so­bre­car­ga de res­pon­sa­bi­li­da­des la­bo­ra­les, son par­te de los fac­to­res es­tre­so­res que di­fi­cul­tan la po­si­bi­li­dad de des­co­nec­tar­se du­ran­te las va­ca­cio­nes. Y per­ma­ne­cer siem­pre pen­dien­tes, pa­ra no per­der­se na­da, ge­ne­ra un ni­vel de an­sie­dad que obs­ta­cu­li­za la po­si­bi­li­dad de re­la­jar­se, aún en los mo­men­tos de ocio”.

Ser­gio Pé­rez (46) ac­tual­men­te se en­cuen­tra con sus hi­jos de va­ca­cio­nes en la Cos­ta Atlán­ti­ca. Tra­ba­ja co­mo Eje­cu­ti­vo de Cuen­tas Py­me y su fun­ción con­sis­te en con­tac­tar em­pre­sas y ofre­cer­les lí­neas de cré­di­tos (des­cuen­to de che­ques, fac­to­ring, etc). “Co­mo mi tra­ba­jo es en par­te un free lan­ce y el suel­do en gran par­te se com­po­ne por co­mi­sión, mi fuer­te de in­gre­so se rea­li­za de mi car­te­ra pro­pia de clien­tes. Por eso no pue­do de­jar de la­do al­gu­na so­li­ci­tud de par­te de ellos es­tan­do o no de va­ca­cio­nes. Ca­sual­men­te, es­ta ma­ña­na me lla­mó uno que ne­ce­si­ta­ba una co­ti­za­ción de un lo­te de che­ques pa­ra ne­go­ciar al dí, me man­dó las imá­ge­nes por whatsapp y yo lo re­mi­tí a la ofi­ci­na de la fi­nan­cie­ra don­de tra­ba­jo. Lue­go, me die­ron co­ti­za­ción, le res­pon­dí al clien­te y fi­nal­men­te, des­pués de to­dos esos pa­sos, pu­do con­cre­tar­se la ope­ra­ción”, cuen­ta.

Cuan­do es­te ti­po de con­duc­tas sue­len ser adic­ti­vas, por lo ge­ne­ral pa­san a pro­vo­car da­ño en sus víncu­los fa­mi­lia­res. No pue­den com­par­tir ac­ti­vi­da­des, sue­len si­mu­lar can­san­cio co­mo ex­cu­sa pa­ra que­dar­se tra­ba­jan­do, eva­dien­do y des­cui­dan­do a su fa­mi­lia. ¿Cómo pue­de ayu­dar el en­torno? “No le­gi­ti­man­do es­ta con­duc­ta, y mar­car­la co­mo dis­fun­cio­nal, acep­tan­do el cua­dro fa­mi­liar que se pre­sen­ta aun­que sea do­lo­ro­so: la acep­ta­ción es un pri­mer pa­so pa­ra ayu­dar a con­cien­ti­zar a la per­so­na que pa­de­ce. Pres­tan­do aten­ción a es­tos in­di­ca­do­res, e in­ten­tan­do lo­grar que la per­so­na to­me con­cien­cia de que es­tá atra­ve­san­do por una si­tua­ción pa­ra la que, qui­zás, ne­ce­si­ta ayu­da te­ra­péu­ti­ca”, con­clu­ye Montes.w

El tra­ba­jo sir­ve, mu­chas ve­ces, pa­ra ta­par mie­dos y an­sie­da­des. Y es­to ha­ce que po­co a po­co uno va­ya per­dien­do la ca­pa­ci­dad de dis­fru­te” Patricia Montes, Psicóloga

Co­mo ad­mi­nis­tra­dor de va­rias Py­mes, aún en va­ca­cio­nes si­go pen­dien­te del tra­ba­jo. Y eso em­pe­zó a re­sen­tir cla­ra­men­te los víncu­los fa­mi­lia­res”. Ser­gio Pé­rez

Ni en la pla­ya. Son mu­chos los ve­ra­nean­tes que se lle­van la no­te­book al la­do del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.