Tea­tro pa­ra per­der­le mie­do a la os­cu­ri­dad

El di­rec­tor Mar­tín Bon­do­ne cuen­ta cómo es el es­pec­tácu­lo que re­es­tre­na hoy en Bue­nos Ai­res y en Car­los Paz.

Clarin - Spot - - Chicos - Juan Jo­sé San­ti­llán jsan­ti­llan@cla­rin.com

La Com­pa­ñía Tea­tro Cie­go siem­pre tu­vo re­pa­ros a la ho­ra de pen­sar un es­pec­tácu­lo pa­ra ni­ños. Prin­ci­pal­men­te por­que uno de los ma­te­ria­les con los que tra­ba­ja, cla­ve en sus obras, es la os­cu­ri­dad, efec­ti­vo re­pe­len­te pa­ra pe­que­ños y pe­que­ñas. Pe­se a to­do, de­ci­die­ron pre­pa­rar en 2013 la pri­me­ra ex­pe­rien­cia pa­ra ni­ños y ni­ñas de has­ta sie­te años.

El es­pec­tácu­lo se lla­ma Mi ami­ga la os­cu­ri­dad y les fue bas­tan­te bien: gi­ra­ron por Mé­xi­co, Es­pa­ña y es­te fin de se­ma­na vuelven a su se­de por­te­ña en el Abas­to. Y ade­más, con­ti­núan du­ran­te el verano con la mis­ma obra, pe­ro con dis­tin­to elen­co, en Car­los Paz.

“Pen­sa­mos que se iban a asus­tar los ni­ños, por­que nos pa­só mu­chas ve­ces que los adul­tos en­tra­ban a la sa­la en os­cu­ri­dad y sa­lían en­se­gui­da te­me­ro­sos”, cuen­ta el di­rec­tor Mar­tín Bon­do­ne.

“Con los chi­cos pa­só al re­vés, por­que te­ner mie­do a la os­cu­ri­dad es te­ner mie­do a lo des­co­no­ci­do. Y lo que pa­sa­ba era que se con­ta­gia­ban del mie­do de los adul­tos. Hi­ci­mos la obra por pri­me­ra vez pa­ra un or­fa­na­to y otras or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les don­de ha­bía ma­yo­ría de pú­bli­co in­fan­til. Y al fi­na­li­zar la obra, lo más chi­cos desafia­ron la os­cu­ri­dad, le per­die­ron un po­co de mie­do”.

La pieza plan­tea la his­to­ria de duen­de que via­ja a tra­vés de la luz y en su re­co­rri­do se en­cuen­tra a Cla­ri­dad y Os­cu­ri­dad, quie­nes son her­ma­nas.

“La obra em­pie­za con luz y des­pués, po­co a po­co, los es­pec­ta­do­res se su­mer­gen a la os­cu­ri­dad”, con­ti­núa el di­rec­tor. “El pro­ta­go­nis­ta fun­cio­na co­mo un al­ter ego de los ni­ños, in­ter­ac­túa con ellos, es más, de­cla­ra que tie­ne mie­do y va apren­dien­do cómo y qué co­sas se pue­den ima­gi­nar en la os­cu­ri­dad”.

Los cua­tro ac­to­res tie­nen un ves­tua­rio que bri­lla, rea­li­za­do con co­lo­ri­dos hi­los Led que for­man, en sus des­pla­za­mien­tos, di­fe­ren­tes fi­gu­ras lu­mí­ni­cas.

Aun­que Tea­tro Cie­go co­men­zó con ac­to­res vi­den­tes, rea­li­za­ban ejer­ci­cios bá­si­cos de tea­tro con los ojos ta­pa­dos, con el tiempo se fue­ron su­man­do no vi­den­tes.

“Ac­tual­men­te te­ne­mos al­re­de­dor de 80 ac­to­res en nues­tras se­des de Pa­ler­mo, Abas­to, Car­los Paz y so­mos mi­tad per­so­nas que ven y mi­tad no”, cuen­ta Bon­do­ne.

La téc­ni­ca que usa­mos co­men­za­mos apli­cán­do­la en Córdoba, don­de es­tre­na­mos nues­tra pri­me­ra obra. Nos ins­pi­ra­mos en tem­plos del Tí­bet don­de se me­di­ta a os­cu­ras. En 2001 co­men­za­mos el tra­ba­jo con no vi­den­tes, en co­la­bo­ra­ción con la Bi­blio­te­ca Ar­gen­ti­na pa­ra Cie­gos. Des­pués de tan­tos años, pa­ra no­so­tros es na­tu­ral tra­ba­jar con gen­te que ten­ga esa dis­ca­pa­ci­dad. Aho­ra es­toy en Car­los Paz, con­vi­vi­mos to­dos y el tes­ti­go de mi ca­sa­mien­to fue Facundo, un ac­tor cie­go con quien ha­ce años nos co­no­ce­mos”.

Bon­do­ne es­tu­dió eco­no­mía y se for­mó co­mo ac­tor. Cuen­ta que a lo lar­go del pro­ce­so del gru­po em­pe­zó “im­pul­san­do el pro­yec­to des­de la eco­no­mía so­cial”.

“Co­mo las obras que ha­ce­mos tie­nen mu­chos años en car­tel, evo­lu­cio­nan de un mo­do im­por­tan­te. El tea­tro es vi­vo y se mue­ve, de he­cho es­ta­mos pre­pa­ran­do la se­gun­da par­te de Mi ami­ga la os­cu­ri­dad, su­man­do to­da la tec­no­lo­gía que ad­qui­ri­mos en la sa­la, es­pe­cial­men­te to­do lo vin­cu­la­do al so­ni­do”.

Una obra cu­rio­sa. Ins­pi­ra­dos en tem­plos del Tí­bet en los que se me­di­ta en pe­num­bras.

El duen­de. Via­ja a tra­vés de la luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.