En­tre Mes­si y Ti­ger Woods

El cro­nis­ta ni si­quie­ra sa­bía de la exis­ten­cia de es­te de­por­te in­clu­si­vo. Sin em­bar­go, pro­bó y le fue muy bien.

Clarin - Spot - - El Probador - Ale­jan­dro Go­rens­tein

Foot­golf. Cuan­do me pro­pu­sie­ron ha­cer la no­ta no te­nía ni idea de qué se tra­ta­ba es­te de­por­te. Lo pri­me­ra ima­gen que se me cru­zó por la ca­be­za fue to­man­do un pa­lo de golf e in­ten­tar, fa­lli­da­men­te, ubi­car la pe­lo­ti­ta en un ar­co de fút­bol. Na­da que ver. Al ra­to, lo goo­glé y lo pri­me­ro que sa­lió fue­ron los pro­gra­mas Es­to es golf, que se emi­tían en TYC Sports. Me me­tí a ver la emi­sión en la que par­ti­ci­pa­ron “Wan­cho­pe” Ábi­la y “La Bru­ja” Vis­ma­ra, que en ese mo­men­to eran fi­gu­ras de mi que­ri­do Hu­ra­cán. Y a par­tir de ahí se me fue acla­ran­do el pa­no­ra­ma.

El foot­golf es un de­por­te que com­bi­na fút­bol y golf, se jue­ga en cam­pos de golf con pe­lo­tas nú­me­ro 5 de fút­bol en ho­yos de 52 cms. de diá­me­tro. El ob­je­ti­vo es in­tro­du­cir el ba­lón en la me­nor can­ti­dad de golpes po­si­bles. Aquel que ter­mi­ne la can­cha con la tar­je­ta con me­nos golpes, re­sul­ta el ga­na­dor. Na­ció en Ho­lan­da en 2009 y en nues­tro país se prac­ti­ca des­de 2010. Julián Cur­cio, pre­si­den­te de Bue­nos Ai­res Foot­golf, miem­bro de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Foot­golf, me tras­la­da en su au­to ha­cia Área 60, un her­mo­so es­pa­cio de 815 hec­tá­reas ubi­ca­do en el Km.64 de la Au­to­vía 2. En el via­je me cuen­ta que la li­ga de Bue­nos Ai­res or­ga­ni­za di­fe­ren­tes tor­neos du­ran­te el año del que par­ti­ci­pan, en pro­me­dio, unas 50 per­so­nas que abo­nan $ 500 por fe­cha. Y que pa­ra “dar­le una vuel­ta de ros­ca” una vez que ter­mi­na ca­da jor­na­da rea­li­zan el lla­ma­do “ter­cer tiempo” don­de dis­fru­tan de un al­muer­zo (con en­tra­da, pla­to prin­ci­pal y pos­tre) mien­tras se en­tre­gan los tro­feos y me­da­llas a los ga­na­do­res.

Cuan­do in­gre­sa­mos al ves­tua­rio, Julián me en­tre­ga un bol­so de mano blan­co con la ins­crip­ción BAFG y lo pri­me­ro que sa­co es una chom­ba blan­ca con lí­neas ver­des y na­ran­jas que for­man cua­dra­dos. Cuan­do me la pon­go me sor­pren­do al ob­ser­var que en la par­te tra­se­ra fi­gu­ra mi nom­bre y ape­lli­do. Un mi­mo que no me es­pe­ra­ba. Des­pués re­co­jo unas me­dias ne­gras y el tra­di­cio­nal go­rro de los golfistas, en es­te ca­so uno de co­lor ver­de y blan­co. To­do ha­cien­do jue­go.

Al sa­lir del ves­tua­rio, lo pri­me­ro que sien­to son los 38 gra­dos a la som­bra. Cuan­do le­van­to la ca­be­za con­tem­plo un her­mo­so pai­sa­je, que in­clu­ye un ex­ten­so la­go a la de­re­cha, que de­no­ta sen­sa­ción de paz. Co­men­za­mos con el hoyo 1, par 5. Julián me ex­pli­ca que se tra­ta de un hoyo muy com­pli­ca­do por­que por más fuer­te que le pe­gue a la pe­lo­ta se­rá im­po­si­ble que se acer­que a la ban­de­ri­ta blan­ca, ubi­ca­da a unos 220 me­tros. La idea era re­ma­tar ha­cia un des­can­so que ha­bía a la izquierda, el “lu­gar más no­ble pa­ra se­guir ju­gan­do”. Es­toy a pun­to de efec­tuar mi pri­mer ti­ro de foot­golf. Me con­cen­tro. Le pe­go con la pier­na de­re­cha y el dis­pa­ro va en di­rec­ción ha­cia el lu­gar que él me ha­bía su­ge­ri­do. “Fue un ti­ra­zo, por­que pa­sas­te los pri­me­ros obs­tácu­los que te­nías y eso es muy com­pli­ca­do, arran­cas­te bien y eso es bueno”, me di­ce. En ese mo­men­to mi au­to­es­ti­ma es­tá en un ni­vel al­tí­si­mo, aun­que en el se­gun­do ti­ro no co­rro con la mis­ma suer­te: el dis­pa­ro, muy len­ta­men­te, to­ca el agua. Por lo tan­to, ten­go que dro­pear, que sig­ni­fi­ca man­te­ner la bo­la con el bra­zo ex­ten­di­do ho­ri­zon­tal­men­te a la al­tu­ra del hom­bro y de­jar­la caer. Eso fue lo que hi­ce, pe­ro al pe­na­li­zar re­ci­bí un gol­pe de mul­ta. El si­guien­te ti­ro fue bas­tan­te bueno y me acer­qué bas­tan­te al hoyo. Fi­nal­men­te, Julián acer­tó pri­me­ro en su sex­to gol­pe y yo re­cién lo hi­ce en el oc­ta­vo. En ese mo­men­to me di cuen­ta que tam­bién es­tá ju­gan­do Ri­car­do, aun­que al­ter­na los re­ma­tes mien­tras sa­ca fo­tos y se tras­la­da en el ca­rri­to pa­ra ar­mar el si­guien­te hoyo.

Ten­go la re­van­cha al al­can­ce de mi mano. Hoyo 2, par 3. La ban­de­ri­ta blan­ca es­tá ubi­ca­da a unos 80 me­tros. Mi pri­mer ti­ro es muy bueno y se acer­ca bas­tan­te a la zo­na del hoyo. Con el ter­cer gol­pe lo­gro co­lo­car la pe­lo­ta a 15 me­tros. Es el mo­men­to del cuar­to gol­pe. Me pa­ro de fren­te a la pe­lo­ta. Mi­ro ha­cia la ban­de­ra. La vi­sua­li­zo no tan le­jos. La idea es co­lo­car­la, “pei­nar­la”. Co­mo si se tra­ta­ra de un pa­se de “El Pa­to” To­ran­zo. Y sí: es un muy buen ti­ro pa­ra un prin­ci­pian­te. La pe­lo­ta que­da a ape­nas 50 cen­tí­me­tros del hoyo. “Si es­tu­vié­ra­mos ju­gan­do un tor­neo en es­ta si­tua­ción se di­ría 'es­tá da­da', por­que no ha­ce fal­ta in­tro­du­cir el ba­lón”. Sin em­bar­go, quie­ro vi­vir la sen­sa­ción de ver en­trar la pe­lo­ta en el hoyo. La aca­ri­cio con la pier­na de­re­cha y en­tra sua­ve­men­te. Y sí, aun­que me cues­te creer­lo, les ga­né a dos pro­fe­sio­na­les de es­te de­por­te con tan so­lo 4 golpes. Es­ta­ba eu­fó­ri­co y, des­pués de to­do, no era pa­ra me­nos.

Ya sin tanta pre­sión y se­gu­ra­men­te re­la­ja­do por ha­ber­me con­sa­gra­do en la vuel­ta an­te­rior, ju­ga­mos tres ho­yos más en los que no tu­ve la mis­ma suer­te. Sin em­bar­go, me voy con la sen­sa­ción de ha­ber­me di­ver­ti­do más de lo es­pe­ra­do y con la cer­te­za de que en al­gún mo­men­to, sin du­das, voy a re­pe­tir la ex­pe­rien­cia.

MAU­RI­CIO NIEVAS

Es­tá da­da. Cuan­do la pe­lo­ta es­tá a me­nos de 50 cen­tí­me­tros del hoyo, se cuen­ta co­mo que en­tró. Igual, el cro­nis­ta se dio el gus­to.

Ro­dea­do. El cro­nis­ta de Spot, con di­rec­ti­vos del Foot­golf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.