“El ma­chis­mo en el tan­go hoy es­tá ca­mu­fla­do”

La can­tan­te habla de su dis­co con ver­sio­nes de Piaz­zo­lla-fe­rrer y di­ce que al gé­ne­ro por­te­ño le fal­ta ser más in­clu­si­vo.

Clarin - Spot - - Música - Pa­tri­cio Fé­mi­nis pfe­mi­nis@cla­rin.com

Rowina Ca­sey per­ci­be vi­bra­cio­nes tan­gue­ras en el as­cen­sor del Al­vear Pa­la­ce Ho­tel, de Re­co­le­ta. En el oc­ta- vo pi­so vi­vió el poe­ta Ho­ra­cio Fe­rrer, has­ta vol­ver eter­na su voz. Rum­bo al sa­lón vi­dria­do del dé­ci­mo, Ca­sey son­ríe con ca­den­cia arra­ba­le­ra: “Con el quin­te­to fe­me­nino Mistango nos abri­mos las puer­tas con tra­ba­jo. As­tor Piaz­zo­lla si­gue sien­do re­sis­ti­do y las mu­je­res en el tan­go tam­bién”.

La in­tér­pre­te san­ta­fe­si­na, con li­na­je ir­lan­dés y una his­to­ria pro­pia tam­bién en el gru­po de pop-rock Bris­tol ya di­suel­to, ele­va su voz ha­ce años con Mistango, que abor­da can­cio­nes no tan di­fun­di­das del re­per­to­rio de As­tor Piaz­zo­lla y Ho­ra­cio Fe­rrer, con tra­ta­mien­to aca­dé­mi­co y cier­ta ex­pre­si­vi­dad tea­tral en lo vo­cal.

A su pri­mer dis­co, Piaz­zo­lla Sen­se Uni­que, lo pre­sen­ta­ron el 14 de di­ciem­bre

El peor pi­ro­po que nos di­cen en el am­bien­te tan­gue­ro es: ‘Qué bár­ba­ro, to­can Piaz­zo­lla co­mo hom­bres’. Pe­ro no nos des­alen­ta­mos”.

en el Tea­tro Mai­po Ka­ba­ret (el ca­fé con­cert en el se­gun­do pi­so del re­cin­to de Es­me­ral­da y Co­rrien­tes). “Sa­car el dis­co fue un sue­ño cum­pli­do. Nos gus­ta­ría pre­sen­tar es­tas can­cio­nes de Piaz­zo­lla y Fe­rrer has­ta en Pa­rís”, sue­ña Ca­sey. “Pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do en un te­rreno ar­duo. El ma­chis­mo en el tan­go es­tá ca­mu­fla­do por­que no que­da bien”.

La ru­bia no trans­pi­ra ba­jo la cú­pula de vi­drio al sol, aquí arri­ba en el Al­vear. “El peor pi­ro­po que nos di­cen en el am­bien­te tan­gue­ro es: “‘Qué bár­ba­ro, to­can Piaz­zo­lla co­mo hom­bres’. Pe­ro las chi­cas no nos des­alen­ta­mos y la sa­tis­fac­ción que te­ne­mos es que la gen­te nos si­ga ca­da vez más”.

Mistango posee ins­tru­men­tis­tas dúc­ti­les en lo tan­gue­ro y de una ex­haus­ti­va for­ma­ción clá­si­ca: Lu­cía He­rre­ra (vio­lín), Ju­lia Pe­ral­ta (ban­do­neón), Ma­ri­sa Hur­ta­do (con­tra­ba­jo) y Ma­ri­na Vot­ti (piano). La voz de Ca­sey, en­vuel­ta en ellas, re­co­rre obras de se­lec­ta di­fi­cul­tad: el ins­tru­men­tal Sens Uni­que, Ba­la­da pa­ra él, Va­mos Ni­na, el vo­ca­li­se lí­ri­co Mi­lon­ga sin pa­la­bras, Mi­lon­ga de la anun­cia­ción, Es­cua­lo, Ro­man­ce del dia­blo, Vuel­vo al sur y Ba­la­da pa­ra mi muerte”. Tam­bién la re­cu­rren­te Ba­la­da pa­ra un loco, en­tre al­gu­nas otras.

“En Mistango tra­ba­ja­mos con arre­glos res­pe­tuo­sos y di­rec­ción mu­si­cal del maes­tro Juan Al­ber­to Pu­gliano. Se es­cu­cha el es­ti­lo del quin­te­to de Piaz­zo­lla. No ha­ce­mos al­go rup­tu­ris­ta, pe­ro hay una bús­que­da más dra­má­ti­ca des­de la in­ter­pre­ta­ción can­ta­da. Ahí es­tá el plus de Mistango”, di­ce Ca­sey.

Cuan­do pien­sa en al­gún es­pe­jo so­no­ro pa­ra re­fle­jar al quin­te­to, re­gre­sa siem­pre al ori­gen: “Yo me voy a Piaz­zo­lla y a su ca­rác­ter. Al prin­ci­pio me cos­tó mu­cho su obra, tan di­fí­cil, pe­ro la fui pu­lien­do con los años. Evo­lu­cio­na­mos en no­so­tras mis­mas. Es­te es el mo­men­to más ma­du­ro de Mistango, con to­do por ex­plo­rar”.

Piaz­zo­lla Sens Uni­que “nos abre la puerta pa­ra in­cor­po­rar en el fu­tu­ro otros ins­tru­men­tos y ar­mar otro show”, proyecta Ca­sey. Pe­ro las cin­co si­guen mi­ran­do su pro­pia co­ne­xión. “Por eso el tí­tu­lo Piaz­zo­lla Sens Uni­que, co­mo esa obra ins­tru­men­tal. La idea del sen­ti­do úni­co es el con­cep­to cla­ve de nues­tro pre­sen­te”. Pa­ra cap- tar­lo ha­brá que ir a bus­car a Piaz­zo­lla por de­lan­te, una vez más. “Siem­pre se di­ce que hay mu­chos es­pa­cios en el tan­go, pe­ro cues­ta en­trar. Yo sien­to el te­ma de la di­fe­ren­cia de gé­ne­ro. No se mues­tra por­que no que­da bien hoy, pe­ro exis­te. El cir­cui­to de Piaz­zo­lla es­tá muy de­li­mi­ta­do. Es­ta­mos li­dian­do con va­rias co­sas. Nues­tro show, aun así, es­tá pen­sa­do co­mo al­go po­pu­lar”.

Años atrás, cuan­do dejó de can­tar en Bris­tol, Ca­sey se di­jo: “Tie­ne que ha­ber un com­po­si­tor en mi país que me ge­ne­re la mis­ma se­duc­ción que me pro­vo­can Kurt Weill y Ber­tolt Brecht, Edith Piaf, Jac­ques Brel, Mi­na, Mil­va, el jazz y Gersh­win. Con to­da esa mez­cla lle­gué a Piaz­zo­lla”.

Y así em­pe­zó a in­ves­ti­gar en la obra can­ta­da, me­nos pro­mo­cio­na­da del re­per­to­rio de aquél con Fe­rrer. “Can­ta­das hay mu­chas más de lo que uno se ima­gi­na: en cas­te­llano, fran­cés, ita­liano. En­con­tré un aba­ni­co de un com­po­si­tor ab­so­lu­ta­men­te uni­ver­sal y to­do lo que a mí me iden­ti­fi­ca co­mo artista. Los tex­tos po­de­ro­sos de Fe­rrer, la mú­si­ca con la ri­que­za lo clá­si­co, la sen­sua­li­dad de la chan­son fran­ce­sa, el dra­ma­tis­mo y el li­ris­mo ale­mán, y la pa­sión del tan­go em­pu­jan­do co­mo lo­ca”, co­nec­ta Ca­sey.

Al cul­mi­nar sus con­cier­tos en un fes­ti­val, Mistango po­drá oír co­men­ta­rios su­ges­ti­vos. “Lle­ga gen­te de 80 años y di­ce: ‘Ay, no sa­bía que es­tas obras fue­ran de Piaz­zo­lla’. O un pi­be de 20 nos co­men­ta: ‘Uau, aho­ra voy a em­pe­zar a bus­car al­go de Piaz­zo­lla por­que tie­ne mu­cho de rock’”. Son­ríe Ca­sey:“pa­ra des­cu­brir la di­ver­si­dad de Piaz­zo­lla, pri­me­ro hay que po­der sen­tar­se a es­cu­char”.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Desafío. La can­tan­te Rowina Ca­sey abor­da con Mistango las obras de Piaz­zo­lla y Fe­rrer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.