Lady Ga­ga: re­tra­to de una es­tre­lla in­se­gu­ra

Clarin - Spot - - Desde Hollywood - Sil­via Maes­trut­ti Es­pe­cial para Cla­rín

Ella es re­co­no­ci­da por ser fuen­te de gran ins­pi­ra­ción para sus se­gui­do­res, es­pe­cial­men­te por su dis­cur­so an­ti bull­ying. Con ro­pas pro­vo­ca­ti­vas, al­gún que otro dis­fraz, sus ta­cos im­po­si­bles, Lady Ga­ga siem­pre es­tá lla­man­do la aten­ción. Con un pei­na­do pla­ti­na­do cual dé­ca­da del 40, por ejem­plo, lle­gó es­te vier­nes 31 de agos­to al Fes­ti­val de Ve­ne­cia en un bar­co ta­xi, cru­za­da de pier­nas en po­se di­va, para pre­sen­tar su pri­mer pro­ta­gó­ni­co en cine, Na­ce una es­tre­lla, di­ri­gi­da por Brad­ley Coo­per.

Ga­ga es Ally en la re­ma­ke de la película so­bre el ro­man­ce en­tre una can­tan­te en as­cen­so y un men­tor al­cohó­li­co (Coo­per), per­so­na­je que an­tes in­ter­pre­ta­ron Judy Gar­land y Bar­bra Strei­sand, na­da me­nos. El ac­tor con­fió en ella para el pa­pel aún cuan­do la can­tan­te se sen­tía in­se­gu­ra.

Ste­fa­ni Ger­ma­not­ta (32), la mu­jer de­trás del ícono, ha apro­ve­cha­do es­tos úl­ti­mos me­ses para mos­trar­se más vul­ne­ra­ble que nun­ca. Hu­bo una anéc­do­ta en la gé­ne­sis de la película que pa­re­ce ha­ber­la en­fren­ta­do a los te­mo­res de su pa­sa­do.

En 2016, cuan­do ve­nía de ga­nar un Glo­bo de Oro por su de­but televisivo en Ame­ri­can Ho­rror Story, in­vi­tó a Brad­ley a su man­sión en Ma­li­bú para un test en cá­ma­ra. Ac­tuó 10 pá­gi­nas del guión en 8 ho­ras, y eso al­can­zó para que War­ner ter­mi­na­ra de de­ci­dir­se y dar­le el pa­pel.

Se ha­bía te­ñi­do el pe­lo en su co­lor ori­gi­nal, un “ma­rrón arra­to­na­do” co­mo lo lla­ma. Y cuen­ta que cuan­do ba­jó de las es­ca­le­ras para em­pe­zar la fil­ma­ción, Brad­ley le acer­có unos pa­ñue­los de pa­pel para que se sa­ca­ra el ma­qui­lla­je. No le que­dó una go­ta de co­lor en su ca­ra. Y eso la hi­zo tem­blar.

“La ca­ra la­va­da me pu­so en per­so­na­je, por­que cuan­do Ally di­ce que se sien­te fea eso lo sen­tí muy real, pu­de iden­ti­fi­car­me in­me­dia­ta­men­te. Soy muy in­se­gu­ra, aun­que vi­vo di­cién­do­le a mis que­ri­dos mons­truos (sus fans) que se atre­van a no ser­lo”. Con­se­jos ven­do, para mí no ten­go, acep­ta.

En una entrevista que es­ta cro­nis- ta le hi­zo en Mia­mi, en 2011, Ga­ga de­ja­ba en­tre­ver esa vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Soy ho­nes­ta so­bre mi pa­sa­do, so­bre los bu­llies que me de­cían que te­nía dien­tes de co­ne­jo y na­riz gran­de. Soy sin­ce­ra al de­cir­les a mis fans que al prin­ci­pio me sen­tía dis­mi­nui­da en el mun­do del pop, por­que no pen­sa­ba que era lo su­fi­cien­te­men­te her­mo­sa co­mo para ser una pop star. Has­ta que me di cuen­ta de que no te­nés que ser her­mo­sa para ha­cer bue­na mú­si­ca. No te­nés que ser lin­da para cam­biar­le la vi­da a al­guien”, de­cía en­ton­ces.

A Ally, su per­so­na­je, le pi­den que se ope­re la na­riz en la película. A Ste­fa­nie di­rec­ta­men­te no la que­rían de­jar can­tar al prin­ci­pio. Le pe­dían sus can­cio­nes para dár­se­las a can­tan­tes lin­das. Ella se im­pu­so. Las Ve­gas la ve­rá des­pe­dir el año en el ho­tel MGM inau­gu­ran­do una re­si­den­cia para el 2019 don­de ha­rá su show ul­tra pop, pe­ro tam­bién se de­ja­rá unas po­cas fe­chas para ofre­cer al­go más in­ti­mo y acús­ti­co, re­la­cio­na­do con su amor por el jazz.

Lo tie­ne to­do. O pa­re­ce te­ner­lo. Sin em­bar­go, aco­sa­da por una en­fer­me­dad que da mu­cho do­lor, fi­bro­mial­gia, con­fie­sa que aún hoy de­be lu­char para apar­tar muy ma­los pen­sa­mien­tos.

Dán­do­le un pre­mio por su tra­ba­jo ca­ri­ta­ti­vo en su fun­da­ción Born this Way a su ma­má, Cynt­hia Ger­ma­not­ta (que pla­ti­na­da co­mo ella pa­re­ce su her­ma­na ma­yor), la mu­jer a quien di­ce de­ber­le gran par­te de su ca­rre­ra, ha­ce unos me­ses Ga­ga abrió su co­ra­zón. Jus­to esa semana se ha­bían sui­ci­da­do el chef Ant­hony Bour­dain y la di­se­ña­do­ra Ka­te Spa­de. Ahí con­tó que pen­sa­mien­tos sui­ci­das la ace­cha­ron du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años. “La gen­te tie­ne que ser ama­ble y ayu­dar­te a rom­per ese he­chi­zo”. Lo hi­cie­ron su fa­mi­lia y sus ami­gos con ella. Los se­cre­tos te en­fer­man, re­co­no­ce. Y la bon­dad cu­ra.

"Yo creo que re­na­ce­mos va­rias ve­ces a lo lar­go de nues­tra vi­da” le de­cía a Cla­rín en 2011 y da prue­ba de eso ca­da día.

AFP

En per­so­na­je. Lady Ga­ga, ayer en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.