La dis­cri­mi­na­ción bien en­ten­di­da em­pie­za por ca­sa

Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

Tres ho­ras de di­fe­ren­cia. Esa es la bre­cha en­tre el tiem­po que hom­bres y mu­je­res de­di­can dia­ria­men­te a las ta­reas de la ca­sa. Las mar­cas, pro­me­dio, son 6,4 ho­ras para ellas fren­te a las 3,4 re­gis­tra­das por ellos. Las dis­tan­cias no se ago­tan allí, ya que mien­tras ca­si el 90% de la po­bla­ción fe­me­ni­na ad­mi­te desem­pe­ñar esos me­nes­te­res, co­mo co­ci­nar, la­var y plan­char, lim­piar la ca­sa, en­tre otra enor­me can­ti­dad de et­cé­te­ras, só­lo el 58% del seg­men­to mas­cu­lino de­cla­ra ocu­par­se de esas ac­ti­vi­da­des. En lo re­fe­ri­do al cui­da­do de per­so­nas, las res­pon­sa­bi­li­da­des tam­bién se re­par­ten de mo­do de­sigual en­tre las unas y los otros: 31,1% con­tra 16,8%. Las ci­fras, na­cio­na­les, per­te­ne­cen a da­tos ofi­cia­les y es­ti­ma­cio­nes pri­va­das, en ba­se a esas mis­mas es­ta­dís­ti­cas. En tan­to, en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, un re­le­va­mien­to si­mi­lar de 2016, el de Tra­ba­jo No Re­mu­ne­ra­do de los ho­ga­res ca­pi­ta­li­nos, es­ta­ble­ció que en el dis­tri­to, el 70% de las cues­tio­nes vin­cu­la­das con ali­men­ta­ción, cui­da­do, ges­tión del ho­gar y ta­reas si­mi­la­res son rea­li­za­das por las mu­je­res, sien­do su­pe­ra­das por los va­ro­nes só­lo en un ru­bro, el de re­pa­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to, con un na­da des­pre­cia­ble 81%.

Los nú­me­ros son in­con­tras­ta­bles: se­gún da­tos del Indec, una mu­jer ocu­pa­da full ti­me, es de­cir, que tra­ba­ja fue­ra de su ca­sa, de­di­ca más tiem­po al tra­ba­jo do­més­ti­co (5,5 ho­ras) que un hom­bre des­em­plea­do (4,1ho­ras). El fe­nó­meno dis­ta mu­cho de ser lo­cal: a ni­vel mun­dial, ci­fra más o me­nos, se ve­ri­fi­ca idén­ti­ca si­tua­ción. Y, lo que uno po­dría sos­pe­char o in­tuir, aca­ba de ser cien­tí­fi­ca­men­te com­pro­ba­do: es­ta de­sigual­dad “do­més­ti­ca” que las en­cues­tas po­nen en blan­co so­bre ne­gro, arran­ca des­de la más tier­na in­fan­cia. Sandra Hof­ferth, so­ció­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Mary­land, Es­ta­dos Uni­dos, de­di­ca­da al aná­li­sis de es­tas va­ria­bles y coau­to­ra de una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción, co­men­tó a The New York Ti­mes: “La ma­yo­ría de las chi­cas y chi­cos apren­de esas ha­bi­li­da­des cuan­do des­de pe­que­ño se les in­cul­ca la par­ti­ci­pa­ción en las ta­reas do­més­ti­cas. Los pro­gre­sis­tas creían que es­ta­ban ca­pa­ci­tan­do a sus hi­jos para que se in­vo­lu­cra­ran mu­cho más en el ho­gar. Sin em­bar­go no ve­mos evi­den­cia de que la bre­cha en los queha­ce­res do­més­ti­cos ha­ya dis­mi­nui­do”. Es que un tra­ba­jo re­cien­te de­ter­mi­nó que en ese pais, mien­tras los ado­les­cen­tes de en­tre 15 y 19 años in­ver­tían me­dia ho­ra dia­ria en queha­ce­res do­més­ti­cos, las chi­cas de­di­ca­ban 45 mi­nu­tos a esas ta­reas. Y se­gún con­sig­na una en­cues­ta de la app Busy­kid los va­ro­nes re­ci­ben una re­com­pen­sa mo­ne­ta­ria ma­yor por ayu­dar en ca­sa: el pro­me­dio con que se al­za­ron fue de US$ 13,80 dó­la­res, fren­te a los US$ 6,71 que re­ci­bie­ron las ne­nas. Las di­fe­ren­cias lle­gan al ti­po de ta­reas que se re­mu­ne­ran, y mien­tras a los chi­cos se les pa­ga por ocu­par­se de su pro­pia hi­gie­ne per­so­nal, co­mo la­var­se los dien­tes o ba­ñar­se, a las chi­cas se lo ha­ce por rea­li­zar ta­reas de lim­pie­za ge­ne­ral.

El pan­ta­lla­zo es­ta­dís­ti­co sir­ve para po­ner ci­fras y por­cen­ta­jes a una ten­den­cia que es bas­tan­te co­mún ob­ser­var a dia­rio, aun en fa­mi­lias con pos­tu­ras cla­ras res­pec­to a la edu­ca­ción en pos de la igual­dad de gé­ne­ro: se si­guen re­pi­tien­do es­te­reo­ti­pos en la crian­za, y mien­tras el hi­jo si­gue có­mo­da­men­te sen­ta­do las al­ter­na­ti­vas del par­ti­do por te­le­vi­sión, es la hi­ja a quien se ex­hor­ta a le­van­tar la me­sa o la­var los pla­tos. Pe­que­ñas, su­ti­les in­ter­ven­cio­nes co­ti­dia­nas rea­li­za­das de ma­ne­ra in­cons­cien­te, per­pe­tuan­do aque­llo que se pro­po­ne des­te­rrar. No só­lo se tra­ta de pre­di­car con el ejem­plo, ni de plan­tear con­sig­nas de em­po­de­ra­mien­to a las chi­cas, si no se tra­ba­ja de igual ma­ne­ra con los va­ro­nes. La ne­ce­sa­ria pa­ri­dad de gé­ne­ro y el equi­ta­ti­vo re­par­to de ro­les, en el tra­ba­jo pe­ro tam­bién en ca­sa, de­pen­den de ge­ne­rar con­cien­cia en unas y otros. Co­mo de­cía Glo­ria Stei­nem, y ci­ta Clai­re Cain Mi­ller en una no­ta del Ti­mes, “He­mos em­pe­za­do a criar a nues­tras hi­jas co­mo si fue­ran hi­jos; pe­ro po­cos tie­nen el co­ra­je de criar a nues­tros hi­jos co­mo si fue­ran hi­jas”.

A los va­ro­nes se los re­com­pen­sa­ba por la­var­se los dien­tes, y a las ne­nas por ha­cer lim­pie­za ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.