Do­na­do-holm­berg, el co­rre­dor gas­tro­nó­mi­co de Vi­lla Ur­qui­za

La va­rie­dad se con­cen­tra en un área que so­bre­vi­vió a un pro­yec­to trun­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Clarin - Spot - - Gourmet - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­rias @cla­rin.com

Co­mo toda ciu­dad de van­guar­dia, Bue­nos Ai­res re­de­fi­ne a ca­da mo­men­to su ca­rác­ter cos­mo­po­li­ta y de re­fi­na­das pro­pues­tas para pa­sar­la bien. En ese marco, la mo­vi­da gas­tro­nó­mi­ca cre­ce y cre­ce con la ex­pan­sión a los ba­rrios. En ellos, los po­los gas­tro­nó­mi­cos son un gran atrac­ti­vo: in­no­van con sus me­núes para to­dos los gus­tos y bol­si­llos, per­mi­ten evi­tar los es­pa­cios más su­per­po­bla­dos y para mu­chos co­men­sa­les es­tán “más a mano”, es de­cir,son de más fá- cil ac­ce­so.de es­ta ma­ne­ra, evi­tan el tras­la­do ha­cia el Cen­tro o Pa­ler­mo.

Hoy nos ocu­pa­re­mos del co­rre­dor Do­na­do-holm­berg, zo­na que en la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar es­tu­vo des­ti­na­da a la cons­truc­ción de la Au­to­pis­ta 3. To­do que­dó en la na­da de aquel tiem­po os­cu­ro. Y los te­rre­nos fue­ron to­ma­dos por mu­chos años, has­ta que se cons­tru­ye­ron edi­fi­cios sú­per mo­der­nos con lo­ca­les en plan­ta ba­ja que “le­van­ta­ron” la zo­na po­co a po­co. A pa­si­tos del ba­rrio de Cogh­lan y ro­bán­do­le unas man­za­nas a Vi­lla Or­tú­zar, la mo­vi­da se ubi­ca, se­gún se­ña­la el ca­tas­tro por­te­ño, en Vi­lla Ur­qui­za, so­bre las ca­lles Do­na­do y Holm­berg, des­de Mon­roe has­ta Ave­ni­da de los In­cas sien­do el co­ra­zón de la mo­vi­da las cua­dras com­pren­di­das en­tre Eche­ve­rría y La Pam­pa. Los días mar­tes, jus­ta­men­te en ese cru­ce, se desa­rro­lla la fe­ria del Go­bierno de la Ciu­dad don­de se pue­den com­prar ver­du­ras, car­nes, hue­vos y ex­ce­len­te pas­te­le­ría a bue­nos pre­cios. Re­cuer­den lle­var eco bol­sa, chan­gui­to o las ma­nos libres ya que no en­tre­gan bol­sas des­car­ta­bles. La ofer­ta co­mer­cial es muy am­plia y para to­dos los gus­tos y eda­des. Pro­pues­tas con más “glam”, para no­ches ami­gos o al­muer­zos fa­mi­lia­res, ca­fés es­pe­cia­li­za­dos, ham­bur­gue­sas, lo­mi­tos y más. De­mos una vuel­ta.

Piz­ze­rías

Fi­lip­pa es una piz­ze­ría mo­der­na con am­bien­te fa­mi­liar y ami­gue­ro. De­co­ra­das con es­me­ro, las piz­zas se co­ci­nan en un horno a le­ña a la vis­ta de los clien­tes. Tie­ne un sa­lón am­plio que se une a las me­sas de la ve­re­da ge­ne­ran­do un am­bien­te pro­pi­cio para me­sas lar­gas. An­tes de pen­sar en la por­ción des­bor­dan­te de moz­za­re­lla se pue­de pi­car un an­ti­pas­to bien ita­liano: bu­rra­ta, pan de piz­za, fai­ná con pro­vo­lo­ne o pa­pas rús­ti­cas. Si bien el me­nú mues­tra más de diez es­ti­los de piz­zas di­fe­ren­tes, los co­men­sa­les pue­den ele­gir los in­gre­dien­tes de la cu­bier­ta crean­do su pro­pia piz­za.

El lo­cal más nue­vo es La Gui­ta­rri­ta, que abrió sus puer­tas es­ta semana. Es un es­pa­cio muy am­plio, cu­bier­to por fo­tos de­por­ti­vas de to­dos los clu­bes de Ar­gen­ti­na y ca­mi­se­tas de fútbol “al por ma­yor”. Sus piz­zas son a la pie­dra, he­chas al horno a le­ña, co­mo las em­pa­na­das. La car­ta es sim­ple: más de cua­ren­ta va­rie­da­des de piz­zas, em­pa­na­das y en­sa­la­das.

Ham­bur­gue­sas & Co

Bruxx, fran­qui­cia que lle­ga de Cór­do­ba, se lu­ce con lo­mi­tos y cer­ve­zas ti­ra­das ar­te­sa­na­les. Los sánd­wi­ches pue­den ser de va­ca, cer­do, po­llo y una op­ción ve­ge­ta­ria­na para no de­jar a nin­gún pa­la­dar con las ga­nas. Me­sas y si­llas al­tas en el sa­lón y, cuan­do el cli­ma lo per­mi­te, en la an­cha ve­re­da. Abre a la tar­de y cie­rra pa­sa­da la me­dia­no­che.

Las ham­bur­gue­sas de en­tra­ña son un atrac­ti­vo de la zo­na. En De­ni­ro ofre­cen ca­tor­ce es­ti­los di­fe­ren­tes acom­pa­ña­das con mo­lle­ja, alio­li, que­so dam­bo, chi­mi­chu­rri, en­tre otros com­ple­men­tos. Para la co­pa, cer­ve­zas bien he­la­das. Abre to­dos los días me­dio­día y no­che.

El bar Ga­llo Ne­gro se lu­ce con diez ca­ni­llas de cer­ve­za ar­te­sa­nal y una ba­rra con tra­gos clá­si­cos. Los fi­nes de semana abre to­do el día mien­tras que de lu­nes a vier­nes só­lo sir­ven ce­na. Se pue­de pe­dir ta­pas co­mo tor­ti­lla es­pa­ño­la, pro­vo­le­ta, pa­pas bra­vas o brus­chet­tas; tam­bién sand­wi­ches, en­sa­la­das, ham­bur­gue­sas y pla­tos del día. Am­bien­te in­for­mal, re­la­ja­do ideal para pa­sar­la bien con ami­gos, fa­mi­lia, o pa­re­ja.

A la car­ta/pa­rri­lla

En la es­qui­na de Ola­zá­bal se en­cuen­tra Lu­mié­re, un res­tó con una ex­ten­sa car­ta don­de se pue­de desa­yu­nar, al­mor­zar, me­ren­dar y ce­nar. En el am­plio sa­lón con ca­pa­ci­dad para más de se­ten­ta per­so­nas se pue­de co­mer pas­tas (ama­sa­das a dia­rio), ri­sot­tos, bra­sea­dos, car­nes, en­sa­la­das, ba­gels, mi­nu­tas... Des­de la pa­na­de­ría has­ta los pos­tres, to­do se pro­du­ce en el lo­cal. Los más chi­qui­tos tie­nen un sec­tor para pin­tar y en­tre­te­ner­se.

Co­ci­na del mun­do, con pla­tos ela­bo­ra­dos, co­mi­da sa­na, va­ria­da y de es­ta­ción son las cons­tan­tes en las pro­pues­tas de Ache De­lu­go que abre sus puer­tas des­de las 11 de la ma­ña­na con su­ge­ren­cias in­no­va­do­ras y va­ria­das para los me­dio­días, acom­pa­ña­do de li­mo­na­das y aguas sa­bo­ri­za­das ca­se­ra. Para pi­car, ta­pas y ra­cio­nes acom­pa­ña­das de cer­ve­za ar­te­sa­nal, ape­ri­ti­vos y tra­gos. Por las no­ches se­lec­ción de pla­tos prin­ci­pa­les co­mo bon­dio­la, pas­tel de pa­pa ca­se­ro, ri­sot­to de qui­noa o ribs para acom­pa­ñar con se­lec­ción de vi­nos bou­ti­que.

En oc­tu­bre, El bohe­mio cum­ple cua­tro años. Fue­ron los pri­me­ros en lle­gar a Do­na­do, cuan­do era tie­rra de na­die. Apos­ta­ron a su ba­rrio y no se equi­vo­ca­ron. Ac­tual­men­te cie­rra só­lo los mar­tes, y re­ci­be a sus clien­tes para brin­dar­les las cua­tro co­mi­das y sus res­pec­ti­vas co­la­cio­nes. La co­ci­na es ca­se­ra, de es­ta­ción. Lo me­jor del mercado va a la olla. Pla­tos de bo­de­gón en una es­qui­na con ban­de­ri­nes, ca­mi­se­tas y bue­na on­da. Tan ca­se­ro es to­do que se ama­sa to­dos los días y los pro­duc­tos en­la­ta­dos no exis­ten. Pla­tos ri­cos a buen pre­cio para ir con la fa­mi­lia.

No tan san­tos es una pa­rri­lla “con on­da”. Tie­ne un enor­me vi­treaux con la ima­gen de una vir­gen que lla­ma la aten­ción de to­dos los co­men­sa­les. Apar­te del sa­lón in­te­rior tie­ne me­sas en la ve­re­da, re­cu­bier­tas con tol­do, mam­pa­ras y tu­bos de ca­le­fac­ción que per­mi­ten res­guar­dar­se del frío. Abre to­dos los días de la semana abar­can­do des­de el desa­yuno has­ta la ce­na. El al­ma má­ter de es­te lo­cal pet friendly son cla­ra­men­te las car­nes a las bra­sas. Men­ción es­pe­cia­lí­si­ma para el bi­fe de cho­ri­zo re­lleno y la en­tra­ña acom­pa­ña­da por ba­ta­tas a la miel. Tam­bién ofre­cen en­sa­la­das po­de­ro­sas, pas­tas y me­nú eje­cu­ti­vo.

Las ribs ame­ri­ca­nas y sú­per ham­bur­gue­sas son las rei­nas de la car­ta de Ti­be­rio. Cos­ti­llas tier­ní­si­mas acom­pa­ña­das con co­le slaw (col y za­naho­ria con ade­re­zo de cre­ma y ma-

yo­ne­sa) y pa­pas fri­tas y diez es­ti­los de ham­bur­gue­sas he­chas con en­tra­ña y car­ne pi­ca­da. Tam­bién ofre­cen va­rian­tes de po­llo, veg­gie y de cer­do bra­sea­do. Un sa­lón co­ol que tam­bién in­cor­po­ra me­sas en la an­cha ve­re­da. Pró­xi­ma­men­te en­sa­la­das y tra­gos.

Los que bus­quen un lu­gar para co­mer pa­rri­lla tra­di­cio­nal, pue­den dar­se una vuel­ta por Lo de Charly y co­mer sánd­wich de va­cío, mi­la­ne­sa o de bon­dio­la, cho­ri­pán, por ci­tar al­gu­nos. A pa­si­tos, so­bre Ave­ni­da de los In­cas es­tá el sa­lón y las me­sas en la ve­re­da con su co­rres­pon­dien­te tol­do. Allí se pue­de pe­dir pa­rri­lla­da y to­dos los cor­tes de car­ne que se les ocu­rran.

Ca­fé y pas­te­le­ría

Ca­fé Ur­bano de Bue­nos Ai­res tie­ne un sa­lón don­de el co­lor blan­co pre­do­mi­na. La pas­te­le­ría ca­se­ra y re­fi­na­da es la car­ta bra­va del lo­cal, tan­to que los vi­si­tan­tes ad­quie­ren las dul­zu­ras para lle­var a ca­sa. La car­ta abar­ca de­sa­yu­nos, al­muer­zos y meriendas y un me­nú eje­cu­ti­vo para el me­dio­día. Ca­be des­ta­car que no uti­li­zan frei­do­ra, to­das las pre­pa­ra­cio­nes son hor­nea­das. Otro gran atrac­ti­vo del ca­fé son los smoot­hies, li­mo­na­das y ju­gos na­tu­ra­les que com­bi­nan fru­tas y ver­du­ras.

Le blé abre to­dos los días de 8 a 20. En un am­bien­te aco­ge­dor se pue­den dis­fru­tar de es­pe­cia­li­da­des bel­gas y fran­ce­sas. Crois­sants, muf­fins, tor­tas, va­rie­da­des de waf­fles, sánd­wi­ches, so­pas, ham­bur­gue­sas y más. El ta­zón de ca­fé con le­che es enor­me y es un ícono de la fir­ma. Tam­bién ofre­cen ju­gos na­tu­ra­les y cer­ve­zas ar­te­sa­na­les.

A nue­ve me­ses de abrir Ci­ga­ló es to­do un éxi­to. Fue­ron los pri­me­ros en des­em­bar­car en la ca­lle Holm­berg que len­ta­men­te co­mien­za a po­blar­se de co­mer­cios gas­tro­nó­mi­cos. La es­pe­cia­li­dad es el ca­fé. Cum­plen con to­dos los pa­rá­me­tros para ser­vir “ca­fé de es­pe­cia­li­dad”, man­te­nien­do un pre­cio ló­gi­co, in­clu­so eco­nó­mi­co. To­do se pi­de en la ba­rra, que mues­tra de­li­cias dul­ces para ten­tar a acom­pa­ñar el ca­fe­ci­to he­cho por ba­ris­tas pro­fe­sio­na­les. El lo­cal es vi­dria­do y el sol lo ilu­mi­na en su to­ta­li­dad. Para al­mor­zar se pue­de pe­dir sánd­wi­ches y so­pas. No uti­li­zan frei­do­ra, ni free­zer, por lo cual, to­dos los pro­duc­tos son fres­cos, del día. La im­pron­ta de Ni­ni­na es el ca­fé. Los mar­tes, jue­ves y sá­ba­dos se tues­ta, se mue­le y se em­pa­que­ta en el lo­cal, a la vis­ta de los cu­rio­sos clien­tes. Los sá­ba­dos se pue­de par­ti­ci­par del tues­te y de­gus­tar una ta­ci­ta. El lo­cal, que abre to­dos los días de la semana, pre­pa­ra su pas­te­le­ría con azú­car or­gá­ni­ca, hue­vos de cam­po, dul­ce de le­che or­gá­ni­co e in­gre­dien­tes na­tu­ra­les sin con­ser­van­tes. Ofre­cen brunch, de­sa­yu­nos, meriendas y pla­tos ca­lien­tes.

En Can­de­la rei­na el si­len­cio y los pro­duc­tos dul­ces. Va­rie­da­des de tor­tas, al­fa­jo­res, me­dia­lu­nas para lle­var o co­mer in si­tu. Las me­sas al ai­re li­bre son lco­di­cia­das. Ofre­cen ser­vi­cio de lunch y even­tos es­pe­cia­les.

He­la­dos

El ma­yor atrac­ti­vo de Pór­ti­co son las pa­le­tas: ba­ña­das en cho­co­la­te y con di­ver­ti­das for­mas de ca­ri­ta, pa­ta de oso y has­ta de uni­cor­nio. Tam­bién se pue­den pe­dir he­la­do ar­te­sa­nal, cu­ba­ni­tos, al­fa­jo­res ba­jo ce­ro y más. Los

que gus­ten un ca­fe­ci­to po­drán acom­pa­ñar­lo con tor­tas. El sa­lón es pe­que­ño, pe­ro en la ve­re­da hay me­sas con som­bri­llas.

El lo­cal de Fred­do es am­plio y lu­mi­no­so. Se pue­den pe­dir va­rie­da­des de cre­mas he­la­das de re­co­no­ci­da ca­li­dad y al me­dio­día ofre­cen sánd­wi­ches y crois­sants re­lle­nos. Có­mo­dos si­llo­nes en la ve­re­da para dar­le la bien­ve­ni­da a la tem­po­ra­da de sol­ci­to. Los Amo­res se es­pe­cia­li­zan en cre­mas he­la­das con op­cio­nes “diet”. Tam­bién pro­du­cen pa­le­tas y pos­tres he­la­dos para lle­var.

Sus­hi

Mar sus­hi man­tie­ne los prin­ci­pios de la co­ci­na ja­po­ne­sa, ofre­ce gran va­rie­dad de sus­hi clá­si­co y mu­chas com­bi­na­cio­nes de au­tor frutales y flam­bea­das, tam­bién co­ci­nan pla­tos tra­di­cio­na­les. Por las no­ches, con luz te­nue y ve­las, el am­bien­te in­vi­ta a la in­ti­mi­dad de las ci­tas ro­mán­ti­cas o los en­cuen­tros con­fi­den­tes. Para que los clien­tes eli­jan a sus pie­zas pre­fe­ri­das pro­po­nen un me­nú de sus­hi li­bre por las no­ches, y al me­dio­día, un me­nú eje­cu­ti­vo.

Cer­ve­ce­rías

Black Sam Be­llamy, con el in­te­rior re­ves­ti­do en ma­de­ra, emu­la las cer­ve­ce­rías del Sur. En la te­rra­za hay me­sas y una ex­ce­len­te vis­ta del ba­rrio. Por el mo­men­to po­seen once ca­ni­llas de cer­ve­za, pe­ro con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra se su­ma­rán dos es­ti­los más. Para acom­pa­ñar la bi­rra hay sánd­wi­ches, en­sa­la­das, pin­chos, ta­blas frías y ca­lien­tes y pa­pas sú­per po­ten­tes.

Por su par­te, 1900 Grow­ler Sta­tion, dis­po­ne de diez ca­ni­llas de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les lo­ca­les y la ven­ta y re­lle­na­do de, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, grow­lers (re­ci­pien­te ge­ne­ral­men­te de vi­drio para trans­por­tar cer­ve­za). Le lo­cal es pe­que­ño, pe­ro tie­ne mu­cha on­da.

Com­pras si­ba­ri­tas

Nai­ma Mercado Gour­met ofre­ce fiam­bres y que­sos de pri­me­ra ca­li­dad. Tam­bién se pue­den com­prar pro­duc­tos im­por­ta­dos y na­cio­na­les de al­ta ga­ma en un lo­cal con una es­té­ti­ca im­pe­ca­ble. Para los que se tien­ten y no aguan­ten has­ta lle­gar a sus ca­sas, pue­den pe­dir que les ar­men un sánd­wich en pan ba­get­tin para co­mer en el mo­men­to con cual­quier que­so y fiam­bre de las gón­do­las.

Los aman­tes del vino en­con­tra­rán su lu­gar en Ove­ja Ne­gra Wi­nes, una en­can­ta­do­ra vi­no­te­ca con más de tres­cien­tas cin­cuen­ta eti­que­tas que no se con­si­guen en las gran­des ca­de­nas. Ca­da quin­ce días rea­li­zan de­gus­ta­cio­nes di­ri­gi­das con unas diez va­can­tes apro­xi­ma­da­men­te. Del va­lor de la ca­ta (va­ría se­gún la ga­ma de los vi­nos que se de­gus­ten) un por­cen­ta­je que­da a cuen­ta de los clien­tes para que com­pren la bo­te­lla que más les ha­ya gus­ta­do.

Co­mo ven, el cir­cui­to no es para ir una so­la vez. Hay tan­to para des­cu­brir y dis­fru­tar que el re­torno se im­po­ne. Así que es cues­tión de ele­gir o de com­bi­nar las pro­pues­tas para una mis­ma sa­li­da. Co­mer en un si­tio, ca­fé en otro, pos­tre en un tercero. ¿Por qué no? Aquí tie­ne el ma­pa, ¡a re­co­rre­lo de a po­co y pa­sar­la bien!

De on­da. En Ga­llo Ne­gro se pue­den co­mer ham­bur­gue­sas enor­mes acom­pa­ña­das por cer­ve­za ti­ra­da.

Pa­rri­lla Co­ol. No tan san­tos ofre­ce car­nes a la pa­rri­lla en un am­bien­te jó­ven y des­con­trac­tu­ra­do.

Ribs & bur­guers. Ti­be­rio pro­po­ne co­ci­na ame­ri­ca­na por ex­ce­len­cia para dis­fru­tar con ami­gos.

Es­pe­cia­lis­tas en piz­zas. En Fi­lip­pa sa­len en horno a le­ña y son las más acla­ma­das del ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.