Pie­dra li­bre a Quin­que­la Martín en sus se­cre­tos y enig­mas

Hur­ga­mos en las fo­tos y re­cuer­dos de su Mu­seo: con us­te­des, el pin­tor que fun­dó La Bo­ca.

Clarin - Spot - - Cultura - Lu­cia­na Morcillo Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Usó la es­pá­tu­la co­mo he­rra­mien­ta fa­vo­ri­ta pa­ra re­tra­tar lo que se vi­vía en el puer­to del Ria­chue­lo, su pai­sa­je co­ti­diano. Pin­tó el río, los bar­cos y los tra­ba­ja­do­res. Aun­que pa­rez­ca una des­crip­ción fá­cil, ese fue Be­ni­to Quin­que­la Martín y así se lo co­no­ce, co­mo el pin­tor del Puer­to de la Bo­ca. Pro­ba­ble­men­te otra de sus mar­cas sea que, gra­cias a su in­quie­tud fi­lan­tró­pi­ca, le brin­dó desa­rro­llo al ba­rrio ¿Qué se sa­be del res­to de su vi­da? Qui­zás su aban­dono de re­cién na­ci­do en la Ca­sa de Ni­ños Ex­pó­si­tos, por ejem­plo. De la res­pues­ta a esa pre­gun­ta se ocu­pó él mis­mo. Du­ran­te su vi­da or­ga­ni­zó un ar­chi­vo con fo­tos, re­cor­tes pe­rio­dís­ti­cos, cartas, pla­nos, bo­le­tos de via­jes, pu­bli­ca­cio­nes, que se en­cuen­tra en su ca­sa mu­seo.

Son se­sen­ta y nue­ve bi­blio­ra­tos que con­tie­nen unas once mil se­te­cien­tas pá­gi­nas. Una ca­ja con re­cor­tes de dia­rios y re­vis­tas y otras sie­te ca­jas con va­rios mi­les de fo­tos guar­da­das en un es­pa­cio con es­tan­tes ubi­ca­do en una de las ofi­ci­nas que se des­plie­ga con rue­das al abrir­se las puer­tas.

Walter Ca­po­ric­ci Mi­ra­glia, responsable del área de in­ves­ti­ga­ción y ar­chi­vo, reali­zó pa­ra el Mu­seo una nue­va bio­gra­fía de Quin­que­la pron­ta a pu­bli­car­se. Y aho­ra cuen­ta que fue un ar­duo tra­ba­jo, ya que cons­tan­te­men­te tu­vo que co­rro­bo­rar la in­for­ma­ción y, en los ca­sos en que la pi­car­día de Quin­que­la lo lle­va­ba a más de una his­to­ria so­bre el mis­mo tema do­cu­men­ta­do, op­tó por po­ner to­do. “El lec­tor aten­to se da­rá cuen­ta de eso, y yo es­toy tran­qui­lo de ha­ber­me ba­sa­do en los da­tos du­ros”, con­clu­ye.

Jun­to con Víc­tor Fer­nán­dez, di­rec­tor del Mu­seo, dis­pu­sie­ron una se­lec­ción de ma­te­rial so­bre una me­sa am­plia con­ti­gua al ar­chi­vo pa­ra des­cu­brir cu­rio­si­da­des de la vi­da del pin­tor de la Bo­ca. Y hay mu­cho.

Walter Ca­po­ric­ci re­co­ge la in­quie­tud de Quin­que­la por co­no­cer su ori­gen, y que pa­ra es­to fue al ho­gar de ni­ños huér­fa­nos. No le die­ron más in­for­ma­ción de la que ya te­nía a tra­vés de sus pa­dres adop­ti­vos, la par­ti­da del bau­tis­mo, la ma­dri­na, na­da más. A los 6 años fue adop­ta­do por el ma­tri­mo­nio Chin­che­lla, que te­nía una car­bo­ne­ría en La Bo­ca. El be­bé ha­bía si­do de­ja­do en la Ca­sa de Ni­ños Ex­pó­si­tos con un pañuelo cor­ta­do al sesgo y una no­ta que de­cía: “Es­te ni­ño ha si­do bau­ti­za­do con el nom­bre de Be­ni­to Juan Martín”. Lo cier­to es que ni el pañuelo ni la no­ta se con­ser­va­ron; pe­ro a Quin­que­la le gus­ta­ba con­tar­lo así.

Se pue­de ba­ra­jar in­clu­so que esa fal­ta de in­for­ma­ción so­bre su ori­gen ha­ya mo­ti­va­do la crea­ción de un ar­chi­vo tan ex­haus­ti­vo. Lo par­ti­cu­lar es que la re­la­ción que tu­vo con ese ar­chi­vo fue siem­pre ca­pri­cho­sa, co­mo un ni­ño que jue­ga. So­bran anéc­do­tas y si­tua­cio­nes en las que sus di­chos se con­tra­de­cían con lo que él mis­mo ha­bía com­pi­la­do. Una mis­ma his­to­ria con­ta­da por él en una en­tre­vis­ta en los años trein­ta ya no era igual en los se­ten­ta y cu­rio­sa­men­te guar­da­ba am­bas.

Pa­ra con­di­men­tar más to­da­vía ese jue­go Quin­que­la en­co­men­dó a An­drés Mu­ñoz, pe­rio­dis­ta y ami­go, la es­cri­tu­ra de su vi­da, pu­bli­ca­da en 1949 co­mo Vi­da de Quin­que­la Martín. Se tra­ta de una bio­gra­fía no­ve­les­ca, co­mo so­lían lla­mar­la, en la que son va­rias las li­cen­cias res­pec­to del ar­chi­vo.

Víc­tor Fer­nán­dez cuen­ta que cuan­do Fa­cio He­be­quer, pin­tor y ami­go de Quin­que­la, le pre­sen­tó a Pío Co­li­va­dino, el di­rec­tor de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes, quien le dio el gran im­pul­so pa­ra que se con­vir­tie­ra en el pin­tor que lue­go fue, le di­jo que era au­to­di­dac­ta ne­gan­do a su maes­tro, Al­fre­do La­za­ri, qui­zás por eso guar­dó las cartas y en­tre­vis­tas de re­pa­ra­ción.

En Quin­que­la to­do es­tá re­la­cio­na­do con el co­lor: pri­me­ro en sus pin­tu­ras, así co­mo en el res­to de sus ac­ti­vi­da­des.

En las reunio­nes de la Re­pú­bli­ca de La Bo­ca no se po­día ha­blar de re­li­gio­nes ni de po­lí­ti­ca par­ti­da­ria ni de fac­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas, sino del res­to de las co­sas de la vi­da y del ar­te. Qui­zás fue una for­ma de apa­ci­guar su fuer­te per­so­na­li­dad y po­der en­con­trar sim­pa­tías y coin­ci­den­cias. De he­cho, has­ta pa­re­cía ha­ber pac­ta­do en ca­si to­das las en­tre­vis­tas que no le pre­gun- ta­ran acer­ca de esos te­mas, un mé­to­do aca­so pa­ra con­ser­var la amis­tad con per­so­na­li­da­des co­mo Pe­rón, Bal­bín, Al­vear y has­ta Mu­so­li­ni, quien le com­pró una obra pa­ra el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Ita­lia y le ob­se­quió una foto de­di­ca­da que el pin­tor guar­dó.

Co­mo de ar­te sí se per­mi­tió ha­blar, fue ter­mi­nan­te acer­ca de sus con­cep­cio­nes y de­ci­sio­nes ar­tís­ti­cas; la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra de­bían ser fi­gu­ra­ti­vas pa­ra con­quis­tar sus sen­ti­dos. Fue un cri­ti­co en­tu­sias­ta de las van­guar­dias, al pun­to de que en una en­tre­vis­ta en 1968, pa­ra la revista de “Fa­bri­ca­cio­nes Mi­lia­res”, al pre­gun­tár­se­le por Picasso res­pon­dió: “Es un ani­mal y la pin­tu­ra mo­der­na es un ma­ma­rra­cho”. Esas de­cla­ra­cio­nes sus­ci­ta­ron un es­cán­da­lo, por lo cual en una en­tre­vis­ta pos­te­rior mos­tró opi­nio­nes más apa­ci­gua­das: “Picasso es muy per­so­nal y la pin­tu­ra mo­der­na es un tan­to ca­pri­cho­sa”.

Pa­ra el res­to de las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas te­nia una aper­tu­ra di­fe­ren­te. Apo­yó a As­tor Piaz­zo­la en su bús­que­da de un tan­go nue­vo y alen­tó al jo­ven Ni­co­lás Gar­cía Uri­bu­ru cuan­do ti­ñó el ca­nal de Ve­ne­cia, por­que eso no era pin­tu­ra, y le pa­re­ció una ac­ción inno-

va­do­ra y una le­gí­ti­ma de­nun­cia.

Si se­gui­mos a par­tir del co­lor de Quin­que­la has­ta el res­to de sus ac­ti­vi­da­des, la que se lle­va el pre­mio ma­yor es “La Or­den del Tor­ni­llo”, una dis­tin­ción que Quin­que­la in­ven­tó en 1948 y que otor­ga­ba de ma­ne­ra to­tal­men­te ar­bi­tra­ria a quien él juz­ga­ra me­re­ce­dor. La con­di­ción pa­ra re­ci­bir­la era que la per­so­na es­tu­vie­ra un po­co lo­ca..., di­ga­mos, co­mo él mis­mo, y que con esa lo­cu­ra rea­li­za­ra ac­cio­nes en be­ne­fi­cio de los de­más. Un po­co a la ma­ne­ra de sus ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas en La Bo­ca.

Na­die po­día de­cir­le a quien en­tre­gar­le esa Or­den; si al­guien re­cla­ma­ba la dis­tin­ción pa­ra sí o pa­ra otro se­gu­ra­men­te no la re­ci­bi­ría nun­ca. Se po­día desear te­ner­la pe­ro nun­ca con­fe­sar­lo. No es­ta­ban es­cri­tas las re­glas, co­mo si lo es­tu­vie­ron las de la Pe­ña del Tor­to­ni, por la mis­ma épo­ca. Quin­que­la era el pre­si­den­te dic­ta­dor y vi­ta­li­cio de la Or­den y es­ta mo­ría con él. En­tre­gó al­re­de­dor de tres­cien­tos tor­ni­llos, el pri­mer “ator­ni­lla­do” fue el poe­ta Fer­mín Es­tre­lla Gu­tié­rrez.

En una ce­re­mo­nia pau­ta­da, que se lle­va­ba a ca­bo los do­min­gos cuan­do caía el sol, ca­si siem­pre en su ca­sa, se ce­na­ba fi­deos de co­lo­res. El “ator­ni­lla­do” re­ci­bía el tor­ni­llo, un pren­de­dor pe­que­ño con for­ma de tor­ni­llo pa­ra por­tar­lo en la so­la­pa, y un di­plo­ma fir­ma­do por to­dos los asis­ten­tes a la ve­la­da. Es­ta con­cluía con un con­cier­to. Y sa­lían pu­bli­ca­cio­nes en dia­rios y re­vis­tas, guar­da­das cla­ro, co­mo las fo­tos de los pre­mia­dos al mo­men­to de re­ci­bir­la: Ti­ta Me­re­llo, Ma­riano Mo­res, Sil­vi­na Bul­rrich, Gar­cia Uri­bu­ru, Char­les Cha­plin, Or­den que re­ci­bió su hi­ja, Luis San­dri­ni, Raúl Sol­di, en­tre otros.

Res­pec­to de la ac­ti­vi­dad fi­lan­tró­pi­ca, el ar­chi­vo es ex­haus­ti­vo. Des­de su com­pra del te­rreno, has­ta las ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas co­rres­pon­dien­tes, los dic­tá­me­nes o le­yes pa­ra ha­cer­lo efec­ti­vo. Los pla­nos, las no­tas es­cri­tas. De ca­da pro­yec­to hay por lo me­nos dos bi­blio­ra­tos.

Co­mo era muy afec­to a las ce­re­mo­nias y fes­te­jos, guar­dó las fo­tos y no­tas pe­rio­dís­ti­cas de ca­da una de esas ac­ti­vi­da­des.

Del Ca­mi­ni­to son los re­gis­tros más co­lo­ri­dos aun­que las fo­tos sean en blan­co y ne­gro. El pro­yec­to co­men­zó a to­mar for­ma en 1956, dán­do­le el co­lor a las cons­truc­cio­nes y co­lo­can­do en el pa­seo es­cul­tu­ras que per­te­ne­cían

a su mu­seo. Ofi­cial­men­te se inau­gu­ró en 1959 lue­go en­car­gó a sus ami­gos es­cul­to­res obras rea­li­za­das es­pe­cial­men­te pa­ra el pa­seo. Si bien tu­vo al­gu­nos en­tuer­tos con ve­ci­nos que no que­rían que el pro­yec­to se lle­va­ra a ca­bo, el día de la inau­gu­ra­ción fue una fies­ta en el Ba­rrio.

El ar­te, la filantropía y las reunio­nes con ami­gos lle­na­ron su vi­da y no le que­dó res­to pa­ra más, co­mo for­mar una fa­mi­lia. El mis­mo así lo di­jo en una oca­sión. Así y to­do, su­po en­cen­der pa­sio­nes y tu­vo “amis­ta­des es­pi­ri­tua­les”, co­mo las lla­mó. Dos mu­je­res, con las que no se sa­be a cien­cia cier­ta si tu­vo o no una re­la­ción amo­ro­sa, pe­ro a las que enamo­ró a tal pun­to que una lo pu­so en su tes­ta­men­to y la otra nun­ca se ca­só.

Con Ag­ne­se Con­tar­di, una jo­ven ita­lia­na me­nor que él, a quien co­no­ció en uno de sus pri­me­ros via­jes a Ita­lia por los años 30, man­tie­ne co­rres­pon­den­cia to­da la vi­da, el úni­co lap­so cuan­do las cartas se in­te­rrum­pie­ron fue du­ran­te los años de la Se­gun­da Gue­rra. Ag­ne­se lle­gó a crear un es­pa­cio de ar­te don­de pro­mo­vía ar­tis­tas ar­gen­ti­nos. Se sue­le pen­sar que el amor que sen­tía por el pin­tor no le per­mi­tió ca­sar­se con otro. Ya adul­ta, con más de cin­cuen­ta años, se es­ca­pó de Ita­lia sin avi­sar a su fa­mi­lia, con­ser­va­do­ra y muy re­li­gio­sa, y se vino a Bue­nos Ai­res a vi­si­tar a Quin­que­la: una foto re­gis­tra el en­cuen­tro de los dos to­man­do el té en ca­sa de él.

Su otra ami­ga es­pi­ri­tual fue la es­ta­dou­ni­den­se Geor­get­te Blan­di, una es­cul­to­ra, ca­sa­da en pri­me­ras nup­cias con un se­ñor muy adi­ne­ra­do del cual en­viu­dó. Cuan­do eso su­ce­dió, vino a Bue­nos Ai­res con la cla­ra in­ten­ción de con­ven­cer a Quin­que­la de ca­sar­se. Que­ría in­clu­so com­prar una cons­truc­ción jun­to a lo que hoy es Fun­da­ción Proa y pro­mo­ver el ba­rrio de La Bo­ca jun­to con el pin­tor. Co­mo no pu­do con­ven­cer­lo, se vol­vió a los Es­ta­dos Uni­dos y con­tra­jo nue­va­men­te ma­tri­mo­nio. Man­tu­vie­ron siem­pre el víncu­lo, lo que lle­vó a la mu­jer a agre­gar­lo en su tes­ta­men­to co­mo uno de sus gran­des be­ne­fi­cia­rios. Cues­tio­nes de re­gla­men­ta­ción en las he­ren­cias hi­cie­ron que nun­ca pu­die­ra co­brar­la.

En una revista Pa­to­ru­zi­to, Quin­que­la y Juan de Dios Fi­li­ber­to cuentan en for­ma de his­to­rie­ta el ori­gen de La Bo­ca. En la ta­pa sus ros­tros anun­cian: “Des­de la lle­ga­da del ade­lan­ta­do Pe­dro de Men­do­za has­ta el úl­ti­mo gol de Bo­ca”. Se pre­sen­ta­ba así el apor­te de es­tos ar­tis­tas, que du­ra­ría va­rias en­tre­gas. Quién me­jor que ellos pa­ra con­tar ese cuen­to.

¿Pe­ro cuál era la ca­mi­se­ta de sus amo­res? En el ar­chi­vo hay una foto del es­ta­dio de Ri­ver cuan­do que­da­ba en La Bo­ca, ha­cia 1922. Se ven los bar­cos de fon­do, los ju­ga­do­res en la can­cha y las tri­bu­nas re­ple­tas de va­ro­nes con tra­je y som­bre­ro. A un cos­ta­do, la fá­bri­ca Ford. Otra foto lo mues­tra jun­to con al­gu­nos de los ju­ga­do­res de Bo­ca cam­peo­nes en 1969, en la puer­ta del mu­seo. Hay mu­ra­les su­yos en las dos can­chas..

En­ton­ces, ¿fue de Ri­ver o de Bo­ca? La tradición oral ase­gu­ra que era de Ri­ver, pe­ro él se cui­da­ba de no ha­blar del tema. Has­ta que un día ha­bló. Qui­zás pen­san­do que co­mo no es­ta­ba en Bue­nos Ai­res. esa con­fe­sión que­da­ría per­di­da en Ra­fae­la.

El sa­bue­so Mi­ra­glia des­cu­brió el gran se­cre­to, al dar con la en­tre­vis­ta en la que Quin­que­la con­fie­sa ser de Bo­ca has­ta los hue­sos. Y el lec­tor se que­da pen­san­do si no ha­brá si­do otra de sus pi­car­días.

En­tre­ga. El pin­tor le otor­ga a la es­cri­to­ra Sil­vi­na Bull­rich “La Or­den del Tor­ni­llo”, una dis­tin­ción que él mis­mo ha­bía in­ven­ta­do.

1

2

1. Una pos­tal por­te­ña en los tra­zos del ar­tis­ta. 2.Inau­gu­ra­ciónde Ca­mi­ni­to, 1959.3.Vit­to­rioEma­nue­le, rey de la Ita­lia, le ob­se­quió a Quin­que­la una foto de­di­ca­da en 1929.4. Ag­ne­se Con­tar­di, una jo­ven ita­lia­na con la que el pin­tor se car­tea­ba.5. Con Juan de Dios Fi­li­ber­to na­rra­ron La Bo­ca en for­ma­to de có­mic. 5

3

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.