La ca­rre­ra del li­ber­tino

Clarin - Spot - - Notas De Paso - Fe­de­ri­co Monjeau fmon­jeau@cla­rin.com

Las Jor­na­das del Ins­ti­tu­to de Mu­si­co­lo­gía Car­los Ve­ga y la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Mu­si­co­lo­gía, del 23 al 26 de agos­to en la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de La Pla­ta, in­clu­ye­ron un sim­po­sio de un día en­te­ro de­di­ca­do a Ma­riano Et­kin, el gran com­po­si­tor fa­lle­ci­do el 25 de ma­yo de 2016. Fue el sábado. Hu­bo me­sas re­don­das, aná­li­sis de sus obras y, co­mo cie­rre, un con­cier­to mo­no­grá­fi­co en el Au­di­to­rio de la Fa­cul­tad; una gran jor­na­da Et­kin en el se­gun­do ho­gar de Et­kin, ya que des­de que el mú­si­co asu­mió co­mo pro­fe­sor en La Pla­ta en 1985, Be­llas Ar­tes se con­vir­tió en una suer­te de reino et­ki­niano. El mú­si­co tu­vo a su car­go to­dos los ni­ve­les de com­po­si­ción, des­de la ma­te­ria in­tro­duc­to­ria has­ta Com­po­si­ción V (ac­tual­men­te son cua­tro ni­ve­les); Et­kin ter­mi­nó dic­tan­do per­so­nal­men­te la ma­te­ria in­tro­duc­to­ria y el úl­ti­mo ni­vel; el res­to es­ta­ba a car­go de los ad­jun­tos de su cá­te­dra.

En los úl­ti­mos años ha­bía ter­mi­na­do con­cen­tran­do to­da su ac­ti­vi­dad los días mar­tes, y per­ma­ne­cía en La Pla­ta de la ma­ña­na a la no­che. Ter­mi­na­da la cla­se de la ma­ña­na lla­ma­ba a un res­tau­ran­te de co­mi­da ita­lia­na ca­se­ra que que­da­ba a cua­tro o cin­co cua­dras de Be­llas Ar­tes pa­ra en­car­gar el me­nú. Po­dían ser ta­lla­ri­nes cor­ta­dos al gus­to de Et­kin, o una su­pre­ma de “po­llo eco­ló­gi­co” (te­mía que las hor­mo­nas del po­llo fue­ran a pa­rar al bus­to del va­rón); ha­bía que pe­dir­lo con an­ti­ci­pa­ción, ya que to­do se pre­pa­ra­ba en el mo­men­to. Allí al­mor­za­ba to­dos los mar­tes Et­kin con sus ad­jun­tos y ayu­dan­tes. En com­pa­ñía de al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res y ami­gos, el sábado al me­dio­día pu­de te­ner una apro­xi­ma­ción a ese ve­ne­ra­do ri­tual.

Ten­go en­ten­di­do que en el pri­mer ni­vel Et­kin ha­cía com­po­ner con una so­la no­ta, tal vez pa­ra que los fu­tu­ros au­to­res an­tes que en cual­quier sis­te­ma pu­die­sen re­pa­rar en las ca­rac­te­rís­ti­cas y en la be­lle­za de un so­ni­do. Ese pun­to de par­ti­da pe­da­gó­gi­co fue su pro­pio pun­to de par­ti­da crea­ti­vo: un úni­co so­ni­do bas­ta pa­ra re­co­no­cer la mú­si­ca de Et­kin. Y si hu­bie­se que ele­gir los so­ni­dos más be­llos de esa mú­si­ca ha­bría que bus­car­los en el re­gis­tro me­dio gra­ve, por ejem­plo en los acor­des del cla­ri­ne­te ba­jo con el trom­bón y la vio­la en Otros soles. La no­ción de or­na­men­ta­ción, que en la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea no es me­nos im­por­tan­te que en el Ba­rro­co y que pue­de unir crea­cio­nes tan di­sí­mi­les co­mo las de Pie­rre Bou­lez y Ge­rar­do Gan­di­ni, es­tá au­sen­te en Et­kin. En su mú­si­ca no po­dría ha­blar­se de unos so­ni­dos más im­por­tan­tes que otros.

El sim­po­sio per­mi­tió com­pro­bar lo que ya se sa­bía: la irra­dia­ción mu­si­cal e in­te­lec­tual del au­tor (gran en­sa­yis­ta ade­más de com­po­si­tor), tan in­ten­sa que a ve­ces pu­do ser to­ma­da por un cre­do. Pe­ro Et­kin fue es­pi­ri­tual­men­te un li­ber­tino. Ha­cia el cam­bio de si­glo su mú­si­ca dio un gi­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo sin de­jar de ser tam­bién lo que ha­bía si­do. Otros soles es de 1976, y hay al­go de esa obra que per­ma­ne­ció pa­ra siem­pre en el au­tor. Pe­ro en un mo­men­to de­ter­mi­na­do el com­po­si­tor de “tex­tu­ras” dio un vuel­co ha­cia for­mas más me­ló­di­cas. Lo que se anun­cia no­mi­nal­men­te en el trío de 1987 Re­cón­di­ta ar­mo­nía (nom­bre de un aria de Puc­ci­ni) se ma­ni­fes­ta­rá abier­ta­men­te a par­tir de La na­tu­ra­le­za de las co­sas, un cuar­te­to de 2000.

Et­kin fue un li­ber­tino; pe­ro no uno frí­vo­lo, sino más bien do­lien­te. Era el hom­bre más re­ser­va­do y pu­do­ro­so del mun­do, y al mis­mo tiem­po po­día nom­brar cier­tas co­sas sin ta­pu­jos. La ma­yor par­te de sus úl­ti­mas obras alu­den a las “lá­gri­mas”. Tam­bién con las obras del Et­kin tar­dío se vuel­ve a com­pro­bar lo que ya se sa­bía: que en la mú­si­ca el ro­man­ti­cis­mo no es tan­to un pe­río­do his­tó­ri­co co­mo un es­ta­do del al­ma. Y el ver­da­de­ro ro­mán­ti­co no des­pre­cia la iro­nía. Vea­mos lo que es­cri­bió el au­tor pa­ra las no­tas de pro­gra­ma del es­treno de los Es­tu­dios pa­ra lá­gri­mas I y II en el Ins­ti­tu­to Goet­he, en 2009: “For­man par­te de un gru­po de tra­ba­jos re­cien­tes en cu­yo tras­fon­do apa­re­cen las lá­gri­mas, ya sea en el sen­ti­do más ele­men­tal de ma­te­ria­li­za­ción del do­lor o en su con­di­ción flui­da de atri­bu­tos com­par­ti­dos con otros lí­qui­dos: den­si­dad, trans­pa­ren­cia-opacidad, for­ma, vo­lu­men y, so­bre to­do, su­je­ción a la ley de la gra­ve­dad y tiem­po de se­ca­do”.

El con­cier­to de las jor­na­das in­clu­yó, en­tre otras obras, el es­treno ar­gen­tino de otras dos pie­zas de esa se­rie: Ter­cer es­tu­dio pa­ra lá­gri­mas (2011), pa­ra corno y con­tra­ba­jo, y Es­tu­che de lá­gri­mas (2007), pa­ra gui­ta­rra, am­bas en ad­mi­ra­bles eje­cu­cio­nes de Car­los Ve­ga (con­tra­ba­jo), Dan­te Yen­que (corno) y Juan Ama­da (gui­ta­rra). No sé quién ha­brá con­ven­ci­do a Et­kin de es­cri­bir una obra pa­ra gui­ta­rra so­la, un ins­tru­men­to que él no apre­cia­ba es­pe­cial­men­te. Pe­ro por me­dio de una ra­ra scor­da­tu­ra (afi­na­ción) y la sus­ti­tu­ción de al­gu­na cuer­da de ny­lon por una de ace­ro, Et­kin trans­for­mó la gui­ta­rra en otra co­sa y la lle­vó a su mun­do. La obra es una in­tros­pec­ti­va y be­llí­si­ma pa­rá­fra­sis de Una fur­ti­va lá­gri­ma, el aria de Do­ni­zet­ti. Evi­te­mos en es­te ca­so ha­blar de “in­ter­tex­tua­li­dad”. No se oye co­mo una ci­ta, sino co­mo un via­je al mun­do de sus sue­ños.w

La irra­dia­ción mu­si­cal e in­te­lec­tual de Ma­riano Et­kin fue tan in­ten­sa que a ve­ces pu­do ser to­ma­da por un cre­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.