“Só­lo creo en la fi­de­li­dad a uno mis­mo”

Se ca­só “obli­ga­da” y ese pri­mer (y úni­co) ma­tri­mo­nio du­ró un año. Crió a su hi­jo so­la. His­to­ria de vi­da de la cha­que­ña que con­quis­tó Bue­nos Ai­res.

Clarin - Spot - - Otro Tema - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Se ad­ju­di­ca la in­ven­ción del nom­bre Be­tia­na. La con­trac­ción de Betty y Ana, tal co­mo fi­gu­ra en su DNI. Betty, con do­ble t, co­mo Boop. Así la ano­ta­ron en el re­gis­tro ci­vil de Cha­ra­ta, Cha­co, an­tes de que la fa­mi­lia se mu­da­ra a Sáenz Pe­ña, de que un día ella emi­gra­ra a Bue­nos Ai­res con la fan­ta­sía de es­tu­diar Le­tras y de que la ca­sa­ran “de pre­po”.

Uno la es­pe­ra en un bar de Re­pú­bli­ca Ára­be Si­ria y Be­ru­ti y se ima­gi­na que in­crus­ta­rá los ta­cos agu­ja en las bal­do­sas flo­jas, co­mo los clavó en el re­cuer­do po­pu­lar su No­ri­ta de Mu­si­car­di, la ti­lin­ga de Es­pe­ran­do la ca­rro­za.

Abue­la de Ren­zo (de nue­ve años), vegetariana, ve­ci­na de Pa­ler­mo, leo­ni­na –as­tro­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do-, do­cen­te tea­tral, dos Martín Fie­rro. Se ríe cuan­do re­cuer­da que tu­vo sue­ños de pa­ra­cai­dis­ta. En 60 fic­cio­nes te­le­vi­si­vas la vi­mos apa­sio­nar­se has­ta con Ju­lio Boc­ca, un ta­xi boy en Tiem­po fi­nal. Un ras­treo au­dio­vi­sual por Youtube acre­di­ta su es­pí­ri­tu in­quie­to. De­bu­tó en una obra de Ib­sen

(Sol­ness, el cons­truc­tor), in­te­gró hi­tos te­le­no­ve­les­cos co­mo Ro­sa de le­jos y mu­tó en tan­tas pie­les en el cine que des­de La sar­tén por el man­go, de Ma­nuel An­tín, su­po acom­pa­ñar a di­sí­mi­les gi­gan­tes, co­mo Al­ber­to Ol­me­do (Las tu­ris­tas quie­ren gue­rra) o a Mar­ce­llo Mas­troian­ni (De eso no se ha­bla).

Ha­ce ca­si 20 años pu­bli­có un li­bro, Guía pa­ra el au­to­co­no­ci­mien­to y la fe­li­ci­dad. En sus pá­gi­nas se per­mi­tió fi­lo­so­far: “Cuan­do frac­cio­na­mos el en­te­ro, la eter­ni­dad, crea­mos el tiem­po.

Ca­da mo­men­to vi­vi­do com­ple­to, ca­da mo­men­to en el que es­ta­mos abier­tos, pre­sen­tes cien por cien, es­tá en­te­ro. Si es­tás cien por cien aho­ra... eso es tam­bién la eter­ni­dad, por­que no hay frac­tu­ra en la con­cien­cia, por­que pa­se lo que pa­se en ca­da ins­tan­te es­tás en­te­ro”.

Aho­ra -su pa­la­bra fa­vo­ri­ta-, pro­ta­go­ni­za

Men­ti­ras in­te­li­gen­tes, de Joe Di Pie­tro, una pie­za so­bre la fi­de­li­dad y su cons­truc­ción cul­tu­ral, lo que lle­va a Betty a pen­sar en los hom­bres que atra­ve­sa­ron su vi­da y en “la di­fe­ren­cia en­tre men­ti­ra pia­do­sa e in­te­li­gen­te”: “La pri­me­ra se da cuan­do uno se preo­cu­pa por el otro. La otra, es en be­ne­fi­cio pro­pio”.

-¿Có­mo es eso de que te ca­sa­ron? ¿No es­ta­bas enamo­ra­da?

-Es­ta­ba enamo­ra­da, pe­ro no te­nía nin­gu­na pre­sión. Te­nía una re­la­ción de más de un año, él era ac­tor, di­vi­na per­so­na, pe­ro mi ma­dre per­ci­bió una li­ber­tad mía que era pe­li­gro­sa. Yo al­qui­la­ba una ha­bi­ta­ción en ca­sas de fa­mi­lia en Ba­rrio Nor­te, y en las ciu­da­des chi­cas, se sa­be to­do. Ma­má que­ría que vie­ran en el pue­blo que yo me ca­sa­ba. Y or­ga­ni­zó to­do en el Cha­co, ci­vil e Igle­sia. No sé si el ma­tri­mo­nio du­ró un año.

-¿Fue una se­pa­ra­ción de mu­tuo acuer­do?

-Yo me enamo­ré de otra per­so­na, el pa­dre de mi hi­jo. Lo co­no­cí en Mar del Pla­ta, en una tem­po­ra­da de tea­tro. Es­ta­ba ha­cien­do El rehén, y él ha­bía ido con una pro­duc­ción tea­tral, pe­ro lo ha­bían es­ta­fa­do y con­si­guió un tra­ba­jo de ba­ñe­ro. Yo no bus­qué a na­die, él se sin­tió atraí­do y me con­quis­tó. Un año y pi­co des­pués fui ma­dre. Te­ner un hi­jo me cen­tró. Yo creo en el pro­fe­sar de la pro­fe­sión, lo prio­ri­ta­rio era mi vo­ca­ción, des­pués ve­nía la pa­re­ja. En cam­bio el hi­jo era pa­ra to­da la vi­da. Y ejer­cí mi res­pon­sa­bi­li­dad so­la.

-¿Por qué so­la?

-Tu­ve que en­fo­car­me en la sub­sis­ten­cia, por­que el pa­pá de Se­bas­tián se exi­lió por cues­tio­nes po­lí­ti­cas y lo crié so­la. Yo no tu­ve pa­re­jas por más de cin­co años. Las pa­re­jas se des­gas­tan y des­pués vie­ne la ma­du­rez y el pro­fun­di­zar, en­ten­der que de­man­da una ener­gía ese tra­ba­jo. Ha­ble­mos del yo soy. Es­tás vi­vo y po­dés te­ner y de­jar de te­ner, pe­ro lo im­por­tan­te es que exis­tís. Si te­nés in­cer­ti­dum­bre in­ter­na, in­cer­ti­dum­bre del ser, po­nés la fe­li­ci­dad afue­ra. “Voy a ser fe­liz cuan­do ten­ga pa­re­ja. O cuan­do ten­ga un hi­jo”. Al po­ner el ob­je­ti­vo afue­ra, eso se vuel­ve irreal. En­ton­ces ahí vas a es­tar bus­can­do lo que te com­ple­te. La me­dia na­ran­ja es un con­cep­to fe­roz. Es de­cir: ¿Qué, so­mos in­com­ple­tos?”. Yo le di mu­cha importancia al psi­coa­ná­li­sis pa­ra co­no­cer­me.

-¿Y te co­no­cis­te?

-Más que con el psi­coa­ná­li­sis, me lle­gué a co­no­cer en el ca­mino es­pi­ri­tual, cuan­do em­pe­cé a me­di­tar y a ha­cer via­jes a lu­ga­res sa­gra­dos. Cuan­do po­dés co­rrer­te del ego, vi­vís me­jor. Me gus­ta mu­cho Eck­hart To­lle. Él di­ce que to­da emo­ción ne­ga­ti­va es ego. Ca­da vez que no te sen­tís bien, eso es ego.

-¿Y có­mo con­ci­lias­te el rol de ac­triz con esa ta­rea es­pi­ri­tual de “me­dir” el ego?

-Si ob­ser­vás mi ca­rre­ra, siem­pre me ma­ne­jé con un per­fil ba­jo. Nun­ca pu­se el acen­to en mi vi­da pri­va­da. No hi­ce no­tas so­bre mis amo­res, si me enamo­ré o qué. Ra­jé de ahí siem­pre. Vi­vo de una ma­ne­ra que no me lle­va a eso.

El ca­mino des­de El Cha­co has­ta el Obe­lis­co Su se­gun­do ape­lli­do es Flo­res. No pu­do des­en­tra­ñar el ár­bol ge­nea­ló­gi­co por el la­do de la ra­ma pa­ter­na. Cuen­ta que un día le lle­gó un anónimo al Tea­tro Astral. “Pu­ro ve­neno”. Al­guien le con­ta­ba que Don Blum, su pa­dre, ha­bía lo­gra­do ins­cri­bir­se con ese ape­lli­do ya de adul­to, por­que era hi­jo de una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial. “No me ani­mé a lla­mar a pa­pá pa­ra pre­gun­tar­le la ver­dad, no po­día in­va­dir­lo. Él ha­bía de­ci­di­do man­te­ner­lo en si­len­cio y se lle­vó el se­cre­to a la tum­ba. Por eso no pu­de sa­ber mu­cho más de la his­to­ria de los Blum, que de­be­rían ser de ori­gen ju­dío”.

Lle­gó a Bue­nos Ai­res, so­li­ta, a prin­ci­pios de los se­sen­ta. Vi­vía abra­za­da al dic­cio­na­rio y a las obras de Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer, Al­fon­si­na Stor­ni, Mi­guel de Una­muno. Pen­sa­ba en es­tu­diar Fi­lo­so­fía “por­que for­mu­la­ba el por qué de las co­sas”, pe­ro se me­tió en Le­tras, en la UBA. Cuan­do pro­me­dia­ba la mi­tad de la ca­rre­ra, aban­do­nó. “Con esa inocen­cia mía, un día le es­cri­bí a mi pa­dre que pen­sa­ba de­jar to­do por el tea­tro in­de­pen­dien­te, don­de no co­bra­ba un pe­so. Y él me di­jo: ‘Ade­lan­te’. Ya me ha­bía ha­bi­li­ta­do cuan­do era ni­ña, cuan­do le pre­gun­té: ‘¿Qué pen­sás que voy a ser de gran­de?’. Y su res­pues­ta me re­ga­ló la li­ber­tad: ‘Lo que quie­ras’”.

El des­arrai­go no fue dra­má­ti­co. Con­si­guió una fa­mi­lia tu­to­ra y se hos­pe­dó en un pen­sio­na­do re­li­gio­so de la ca­lle Uri­bu­ru. Des­de Cha­co, su pa­dre, ge­ren­te de una al­go­do­ne­ra, le en­via­ba una men­sua­li­dad. “Nun­ca sen­tí que hu­bie­ra al­go que no po­día te­ner. Éra­mos una cla­se aco­mo­da­da, pe­ro mi re­la­ción con el di­ne­ro siem­pre fue sa­na. Si hay al­go que no per­dí des­de la in­fan­cia es eso de vi­vir en la fan­ta­sía. No soy muy te­rre­nal”.

-¿Vi­vir en Bue­nos Ai­res sien­do de otra pro­vin­cia te dio otra mi­ra­da?

-Sí. Fi­ja­te que en la ciu­dad veía mu­cha gen­te a la que des­pués no cru­za­ba nun­ca más. Eso en un pue­blo no pa­sa. Lo ves a to­dos siem­pre. En­ten­dí que aquí el rit­mo es ines­ta­ble.

-¿Qué apren­dis­te con el abue­laz­go?

-El día de la ecografía, en el mo­men­to en que se es­cu­chó el co­ra­zón de Ren­zo, en­ten­dí la con­ti­nua­ción de la vi­da. Ha­ce mu­cho que no pon­go fo­co en “Me fal­ta es­to”. Aho­ra vi­vo lo que la vi­da me da.

-¿A es­ta al­tu­ra es una me­ta po­si­ble vol­ver­se a enamo­rar?

-No sé qué real se­ría. Yo sien­to que hay eta­pas. Mi­ro la reali­dad. A mí nun­ca me gus­tó el Touch & Go, se­ría ne­ce­sa­rio que ese otro fue­ra al­guien que tu­vie­ra cier­ta com­ple­tud en su vi­da. La ver­dad: yo no me pu­se mu­cho en ries­go.

-¿Có­mo es no ha­ber­se “pues­to en ries­go”?

-Siem­pre me ha­bla­ron y me con­quis­ta­ron. Una ac­ti­tud muy có­mo­da la mía. Mi re­la­ción más in­ten­sa fue Os­car Via­le. El más afín.

-¿La fi­de­li­dad pa­ra vos es una uto­pía?

-La fi­de­li­dad es a uno mis­mo. Es una lo­cu­ra ser fiel a otro. El quin­to año pa­ra mí, siem­pre fue el del des­gas­te y la tran­si­ción ha­cia se­pa­rar­se. Yo no pro­fun­di­cé en las re­la­cio­nes, pe­ro pro­fun­di­cé co­mo per­so­na, con­mi­go, que no es po­co.w

“La me­dia na­ran­ja es un con­cep­to fe­roz”. Opi­na Betty Ana, con me­dio si­glo de ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.