Ri­ta, la que no se qui­so ca­sar y fue No­bel

Clarin - Spot - - Spot | Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

“No lo aprue­bo, pe­ro no pue­do im­pe­dír­te­lo”. Ada­mo Le­vi es­ta­ba re­sig­na­do: Ri­ta, la me­nor de sus cua­tro hi­jas jun­to a su ge­me­la Pao­la, te­nía al­gu­nas co­sas cla­ras ya des­de chi­ca. Y fue así co­mo se plantó fren­te a él y le di­jo que no que­ría ser ni ma­dre ni es­po­sa; que su pro­yec­to era ser cien­tí­fi­ca, es­tu­diar me­di­ci­na, de­di­car­se a los otros y ayu­dar a los que su­frían. Lo cum­plió con cre­ces: en la Uni­ver­si­dad de Tu­rín, Ita­lia, se re­ci­bió de mé­di­ca, se es­pe­cia­li­zó en Ci­ru­gía y Neu­ro­lo­gía y en 1986 ga­nó el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na por su des­cu­bri­mien­to del fac­tor de cre­ci­mien­to neu­ro­nal. La lu­ci­dez y la de­ter­mi­na­ción que ex­hi­bió aque­lla vez an­te su pa­dre no la aban­do­na­rían nun­ca a lo lar­go de su vi­da.

El re­co­rri­do fue ar­duo e in­ten­so. Na­ci­da en Tu­rín en 1909, cre­ció en un ho­gar al­ta­men­te es­ti­mu­lan­te pa­ra una men­te in­quie­ta y cu­rio­sa co­mo la su­ya. Su pa­dre, in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co, te­nía una só­li­da for­ma­ción in­te­lec­tual y una gran ca­pa­ci­dad pa­ra las ma­te­má­ti­cas, en tan­to su ma­dre, Ade­la Mon­tal­ci­ni, era una ta­len­to­sa pin­to­ra. Con la vo­ca­ción tem­pra­na­men­te de­fi­ni­da, más allá del dis­gus­to pa­terno, a los 20 Ri­ta en­tró a tra­ba­jar a una pa­na­de­ría pa­ra cos­tear­se los es­tu­dios. Se gra­duó y en la fa­cul­tad pa­só a ser ayu­dan­te de Giu­sep­pe Le­vi, des­ta­ca­do his­tó­lo­go ita­liano, ta­rea que se cor­tó abup­ta­men­te en 1938 cuan­do Mus­so­li­ni prohi­bió que los ju­díos ac­ce­die­ran a cual­quier ca­rre­ra aca­dé­mi­ca o pro­fe­sio­nal. “A mi pro­fe­sor lo seguí pa­so a pa­so y era fe­liz por lo que él va­lien­te­men­te osa­ba ha­cer y de­cir. Cuan­do em­pe­za­ron las per­se­cu­cio­nes eran tan in­mun­das las co­sas que se de­cían que no me da­ba por alu­di­da. Y no tu­ve sen­sa­ción de pe­li­gro”, de­cla­ra­ría mu­chos años más tar­de en en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en El País, don­de ad­mi­ti­ría sí sen­tir “odio y des­pre­cio” por el Du­ce.

Cuan­do el fas­cis­mo la obli­gó a ale­jar­se de la uni­ver­si­dad, ins­ta­ló en su dor­mi­to­rio, en Tu­rín pri­me­ro y en As­ti des­pués, don­de la fa­mi­lia bus­có re­fu­giar­se de los na­zis, una suer­te de la­bo­ra­to­rio en el que es­tu­dió el cre­ci­mien­to de las fi­bras ner­vio­sas en em­brio­nes de po­llo, lo que ser­vi­ría de ba­se pa­ra sus pos­te­rio­res ex­pe­ri­men­ta­cio­nes. Fiel a su mi­ra­da, di­ría des­pués so­bre aque­llo: “De­be­ría agra­de­cer a Mus­so­li­ni ha­ber­me de­cla­ra­do ra­za in­fe­rior, ya que es­ta si­quí­mi­co tua­ción de ex­tre­ma dificultad y su­fri­mien­to me em­pu­jó a es­for­zar­me to­da­vía más”. Y su em­pu­je no te­nía lí­mi­tes: en 1946 acep­tó una in­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Was­hing­ton, en Saint Louis, pa­ra tra­ba­jar allí un se­mes­tre con el bio- Vik­tor Ham­bur­guer. La es­ta­día se pro­lon­gó por 30 años y fue des­de esas au­las don­de con­ci­bió la in­ves­ti­ga­ción por la que re­ci­bi­ría el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na jun­to a Stan­ley Cohen, por el des­cu­bri­mien­to del fac­tor de cre­ci­mien­to neu­ro­nal.

De ideas cla­ras y de­fi­ni­cio­nes con­tun­den­tes, so­lía afir­mar “yo soy mi pro­pio ma­ri­do”y con­tes­ta­ba “li­bre­pen­sa­do­ra” cuan­do al­guien in­qui­ría por su re­li­gión. De los va­lo­res re­ci­bi­dos en su ca­sa ex­pli­ca­ba que “lo más im­por­tan­te era com­por­tar­se de una ma­ne­ra ra­zo­na­ble y sa­ber lo que va­le de ver­dad. Era­mos re­li­gio­sos, pe­ro la ac­ti­tud an­te la vi­da no te­nía que ver con la re­li­gión. Exis­tía el sen­ti­do del de­ber, pe­ro sin com­pen­sa­ción post mor­tem”y, pro­fun­da­men­te com­pe­ne­tra­da con la de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res y la igual­dad de gé­ne­ro, de­cía “siem­pre pen­sé que la mu­jer es­ta­ba des­trui­da por­que el hom­bre im­po­nía su po­der por la fuer­za fí­si­ca y no por la men­tal. Y con la fuer­za fí­si­ca puedes ser ma­le­te­ro, pe­ro no un ge­nio”.

Cer­ca de los cien años, no se can­sa­ba de re­pe­tir que el cuer­po se arru­ga­ba inevi­ta­ble­men­te, pe­ro que en cam­bio no lo ha­cía el ce­re­bro “que nun­ca de­be ju­bi­lar­se, sino tra­ba­jar no­che y día, por­que a cier­ta edad- co­mo la mía- ya no es ne­ce­sa­rio dor­mir, es una pér­di­da de tiem­po”. Au­to­ra de va­rios li­bros tra­ba­jó, in­fa­ti­ga­ble, en el Eu­ro­pean Brain Re­search Ins­ti­tu­te, que creó en Roma, con in­ves­ti­ga­do­ras mu­je­res, dur­mien­do tres ho­ras y co­mien­do só­lo una vez al día. Así la en­con­tró la muer­te el 30 de di­ciem­bre de 2012, a los 103 años. “Cuan­do mue­ra, só­lo mo­ri­rá mi pe­que­ñi­si­mo cuer­po. Los men­sa­jes que uno de­ja per­sis­ten”, ha­bía di­cho al cum­plir el si­glo. Así se­rá.

“El hom­bre im­po­ne su po­der so­bre la mu­jer por la fuer­za fí­si­ca. Y con esa fuer­za se pue­de ser ma­le­te­ro, pe­ro no un ge­nio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.