No­che de zom­bies en el ce­men­te­rio de Cat­te­lan

Clarin - Spot - - Alphazeta - Ma­til­de Sánchez msan­chez@agea.com.ar

Fue una no­che per­fec­ta pa­ra una fiesta al ai­re li­bre, al fi­nal de un día en­te­ro de vi­si­tas y ac­ti­vi­da­des por dis­tin­tos ba­rrios por­te­ños. Des­pués de Puer­to Ma­de­ro, con los si­los in­ter­ve­ni­dos por Bar­ba­ra Kru­ger, de una per­for­man­ce en el Jar­dín Bo­tá­ni­co –Po­lenp­ho­nia, de Eduar­do Na­va­rro-, lle­gó la pri­me­ra no­che al se­reno en el ce­men­te­rio pop-up de Mau­ri­zio Cat­te­lan, con sus lá­pi­das es­co­gi­das en­tre cien­tos que fue­ron pro­pues­tas. Y uno puede ima­gi­nar la di­fi­cul­tad de la se­lec­ción. De he­cho, cuen­tan que al ar­tis­ta ita­liano hu­bo que ex­pli­car­le en de­ta­lle el con­cep­to de grie­ta vi­ru­len­ta, pro­fun­di­za­da en el úl­ti­mo mes de protestas opo­si­to­ras y des­ba­rran­ca­de­ro cam­bia­rio. El di­rec­tor de Desa­rro­llo Crea­ti­vo de la ciu­dad, Diego Ra­di­voy, el prin­ci­pal en­car­ga­do de es­ta gran mo­vi­da, des­mien­te que se pre­sen­ta­ran lá­pi­das pa­ra Juliana Awa­da: “No in­clui­mos lo que nos pa­re­ció que ca­re­cía de va­lor y era me­ra­men­te in­sul­tan­te”. Otro es­tre­cho co­la­bo­ra­dor de la pro­duc­ción, que re­ser­vó su nom­bre, con­fir­ma que se re­cha­za­ron va­rios pro­yec­tos mo­ti­va­dos por el odio po­lí­ti­co –“re­bo­ta­mos va­rias tumbas de Mau­ri­cio Ma­cri aun­que acep­ta­mos una, por­que la hay tam- bién de Cat­te­lan; tam­bién re­cha­za­mos el pro­yec­to “Aquí ya­ce Cris­ti­na p…”.

Ha­cia las 9 de la no­che del jue­ves úl­ti­mo, el be­llo es­pa­cio del Mu­seo de Mo­nu­men­tos y Obras de Ar­te, un rin­cón des­co­no­ci­do de Pla­za Si­ci­lia, en los bos­ques de Pa­ler­mo, ofre­cía el de­co­ra­do de su jar­dín con gran­des pie­zas es­cul­tó­ri­cas, al­gu­nas en frag­men­tos: es una es­pe­cie de be­llo su­ce­dá­neo del Mu­seo del Ca­pi­to­lio, en Ro­ma. Con sus ca­mas­tros pa­ra el ocio, el con­jun­to evo­ca­ba una es­ce­na de­ca­den­te de la pe­lí­cu­la La gran­de be­llez­za. Por pe­di­do ex­pre­so, to­dos los in­vi­ta­dos lle­va­ban lu­to, a ex­cep­ción del más co­ol, el pro­pio Cat­te­lan, ves­ti­do con una cam­pe­ra rom­pe­vien­tos Adi­das, de co­lor blan­co y grá­fi­ca do­ra­da, don­de se leía News­hit. Al fi­nal del día inau­gu­ral, al­gu­nos crí­ti­cos se mos­tra­ban in­tere­sa­dos en va­rias de las mues­tras de Art Ba­sel Ci­ties pe­ro du­da­ban del re­sul­ta­do fi­nal de su

Eter­nity, al po­ner­lo en la ba­lan­za con­tra los dos mi­llo­nes de dó­la­res, el ca­non que la ciu­dad pagó por la mar­ca Art Ba­sel. En el con­tex­to de la de­va­lua­ción, del ajus­te que se ave­ci­na e in­clu­so del en­co­gi­mien­to bu­ro­crá­ti­co que con­vir­tió el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Na­ción en una se­cre­ta­ría, el pro­gra­ma pa­re­ce des­me­su­ra­do. O me­jor: si la ciu­dad va a in­ver­tir en es­to, más le va­le que sea a con­cien­cia.

Lleno de gen­te has­ta la me­dia­no­che, es­tu­dian­tes del UNA y ve­ci­nas bien tra­jea­das, la fau­na de to­das las eda­des desafió cual­quier mie­do a la in­se­gu­ri­dad in­ter­nán­do­se unos 30 me­tros en el par­que has­ta el có­mi­co cam­po­san­to de parroquia con­ce­bi­do por el ar­tis­ta ita­liano. De día, to­dos los de­ta­lles de es­ta pie­za co­lec­ti­va re­ga­lan ese hu­mor ma­ca­bro con que los vi­vos con­ju­ra­mos la muer­te. La cu­ra­do­ra ge­ne­ral de la edi­ción de Art Ba­sel Ci­ties, Ce­ci­lia Ale­ma­ni, lla­mó “folk art” a es­tas ins­ta­la­cio­nes y es­cul­tu­ras que otros crí­ti­cos, me­nos be­né­vo­los, des­cri­ben co­mo “bas­tan­te trash”. Ale­ma­ni ob­ser­va que en su pri­me­ra ver­sión, en Ita­lia, el con­jun­to era mu­cho más tris­te mien­tras que en Bue­nos Ai­res, las tumbas son fes­ti­vas. De no­che, se pa­re­ce a un ce­men­te­rio mexicano en el Día de los Muer­tos. El si­tio tam­bién apor­ta otras re­fe­ren­cias. El la­go cer­cano, en el que se ins­ta­ló una má­qui­na de hu­mo, evo­ca cria­tu­ras de pe­sa­di­lla y el ci­ne cla­se B. Ha­cía pen­sar en el vi­deo clip de Michael Jack­son co­mo lo­bi­zón: los zom­bies tar­da­rían po­co en lle­gar des­de la cer­ca­na Re­co­le­ta.

Lá­pi­das de acrí­li­co con pla­tos ro­tos, a la grie­ga. Otra con cás­ca­ras de hue­vo, de­di­ca­da a un gran rompe­dor... El ga­le­ris­ta Si­gis­mond de Va­jay re­ve­la que se pi­dió su ayu­da pa­ra dar un tono más “in­ter­na­cio­nal” al ca­tas­tro, en el que se reite­ra­ban los con­sa­bi­dos Maradona y Su­sa­na Gi­mé­nez. El ofre­ció diez tumbas y al­can­zó a com­ple­tar la mi­tad, tra­ba­jan­do a con­tra­rre­loj con la ayu­da de su hi­ja. Hay una tum­ba mul­ti­co­lor de Mar­ta Mi­nu­jín. En­tre las ma­ra­do­nia­nas, la del ba­lón me­tá­li­co in­mor­ta­li­za: “Aquí des­can­sa dios”. Una lá­pi­da em­pa­que­ta­da del ar­tis­ta Ch­ris­to: “Efí­me­ros en­vol­to­rios que vi­vi­rán por siem­pre”. Otra con el nom­bre de la ar­tis­ta Lu­na Pai­va, la favorita de Alan Fae­na, he­cha con ca­ños de es­ca­pe de ace­ro.

Los or­ga­ni­za­do­res acu­sa­ron re­ci­bo de las crí­ti­cas que si­guie­ron a un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por Cla­rín, en el que se re­ve­ló lo pa­ga­do a Art Ba­sel. Po­cos días des­pués de que el dó­lar tu­vie­ra su es­ca­la­da fa­tí­di­ca, esa su­ma ad­quie­re otra di­men­sión. Ra­di­voy se­ña­la que no de­be pen­sar­se co­mo un gas­to sino co­mo una in­ver­sión en el ar­te ar­gen­tino, “ne­ce­sa­ria pa­ra ubi­car la ciu­dad en el ma­pa del ar­te glo­bal”; y sub­ra­ya que va­rios ar­tis­tas ex­tran­je­ros, in­clui­do Cat­te­lan, no co­bra­ron na­da. Sin em­bar­go, en ese con­tra­to leo­nino pa­re­ce que na­da es su­fi­cien­te: el ca­non no in­clu­ye un stand por­te­ño en Art Ba­sel Mia­mi (!), sino ape­nas una pa­red don­de ubi­car un lo­go. In­clu­so la ciu­dad ape­ló a ins­ti­tu­cio­nes y co­lec­cio­nis­tas im­por­tan­tes pa­ra que asu­mie­ran la or­ga­ni­za­ción de al­gu­nas ce­nas.

A pe­sar de las bur­bu­jas, flo­ta­ba en el am­bien­te la sen­sa­ción com­par­ti­da de que Art Ba­sel Ci­ties li­te­ral­men­te ha­bía pe­ga­do en el pa­lo…, con­vir­tién­do­lo en una fiesta de otro tiem­po. Una fiesta en esos años de gloria, cuan­do un dó­lar a mi­tad de pre­cio ha­cía so­ñar a Bue­nos Ai­res,

MAR­TIN BONETTO

Mar­ta Mi­nu­jín. Ar­te y vi­da en neón.

MAR­TIN BONETTO

Maradona. La úl­ti­ma mo­ra­da de dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.