El es­cri­tor Clau­de De­bussy

Clarin - Spot - - Notas De Paso - Fe­de­ri­co Mon­jeau fmon­jeau@cla­rin.com

En el cen­te­na­rio de su muer­te, el com­po­si­tor Clau­de De­bussy me­re­ce­ría ser tam­bién con­si­de­ra­do en su fa­ce­ta de es­cri­tor. Es cier­to que no tu­vo el ge­nio li­te­ra­rio de Ber­lioz, cu­yo bri­llo se des­plie­ga en sus deliciosas Me­mo­rias e in­clu­so en su Tra­ta­do de or­ques­ta­ción (una pre­cio­sa me­ta­fí­si­ca ins­tru­men­tal); ni el vo­lun­ta­ris­mo fi­lo­só­fi­co de Wag­ner, que pro­du­jo to­da una fun­da­men­ta­ción teó­ri­ca en torno de su obra mu­si­cal. De­bussy no es­cri­bió en­sa­yos de lar­go alien­to ni tra­ta­dos de teo­ría, sino ar­tícu­los de crítica pa­ra re­vis­tas y pe­rió­di­cos, que el au­tor reunió en 1917 pa­ra una edi­ción que fi­nal­men­te sal­dría a la luz pós­tu­ma­men­te, en 1921, con el tí­tu­lo Mon­sieur Cro­che, an­ti­di­let­tan­te.

Hay allí al­go del hu­mor y el non­sen­se de Erik Sa­tie. De­bussy des­cri­be al com­po­si­tor y di­rec­tor no­rue­go Ed­ward Grieg tras un con­cier­to en París: “De fren­te, tie­ne el ai­re de un fo­tó­gra­fo ge­nial; de es­pal­das, su ma­ne­ra de pei­nar­se le ha­ce se­me­jan­te a esas plan­tas lla­ma­das ‘gi­ra­so­les’, ca­ras a los lo­ros y a esos jar­di­ni­llos que son el or­na­men­to de pe­que­ñas es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril en las pro­vin­cias. A pe­sar de su edad, es ale­gre y se­co y con­du­ce la or­ques­ta con una mi­nu- cia ner­vio­sa que se in­quie­ta, sub­ra­ya to­dos los ma­ti­ces, dis­tri­bu­ye la emo­ción con un in­fa­ti­ga­ble cui­da­do”.

Lo del ai­re de fo­tó­gra­fo ge­nial me re­cuer­da un po­co la ima­gen de Bor­ges so­bre Gar­del que nos le­gó el li­bro in­fi­ni­to de Bioy; la de “un ci­clis­ta que se aleja rá­pi­da­men­te, sa­lu­dan­do con la mano”. Pe­ro en el su­rrea­lis­mo bur­lón de De­bussy es pro­ba­ble que hu­bie­se un fon­do de re­sen­ti­mien­to, de­bi­do a la inequí­vo­ca po­si­ción de Grieg con re­la­ción al ver­gon­zo­so “Af­fai­re Drey­fus”, el ca­pi­tán del ejér­ci­to fran­cés de ori­gen ju­dío in­jus­ta­men­te acu­sa­do de es­pio­na­je. Mien­tras Grieg se ne­gó por mu­chos años a di­ri­gir en Fran­cia, De­bussy -lo que só­lo pu­do in­ter­pre­tar­se co­mo un an­ti­se­mi­tis­mo no abier­ta­men­te de­cla­ra­do- no to­mó nin­gún par­ti­do.

Aun­que mu­cho me­nos ri­co y ela­bo­ra­do, el Mon­sieur Cro­che de De­bussy tie­ne al­go del Mon­sieur Tes­te de Paul Va­léry, per­so­na­je que hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción en un ar­tícu­lo de 1896. Es una es­pe­cie de al­ter ego un po­co ri­dícu­lo del com­po­si­tor, un ico­no­clas­ta a la vez ce­re­mo­nio­so que bien po­dría ha­ber pronunciado, co­mo el Tes­te de Va­léry: “La es­tu­pi­dez no es mi fuer­te”. El per­so­na­je del Se­ñor Cor­chea te­nía “una ca­be­za se­ca y bre­ve, con ges­tos vi­si­ble­men­te en­ca­mi­na­dos a sos­te­ner dis­cu­sio­nes me­ta­fí­si­cas (...) Ha­bla­ba muy ba­jo, no reía ja­más, a ve­ces sub­ra­ya­ba su con­ver­sa­ción con una mu­da sonrisa que le co­men­za­ba en la na­riz has­ta arru­gar to­da su ca­ra co­mo un agua tran­qui­la don­de se arro­ja una pie­dra”.

Pe­ro el Se­ñor Cor­chea sol­ta­ba a su mo­do su idea­rio y sus teo­rías mu­si­ca­les. “Ha­bla­ba de una par­ti­tu­ra de or­ques­ta co­mo de un cua­dro, sin ca­si nun­ca em­plear pa­la­bras téc­ni­cas, sino las ha­bi­tua­les, con una ele­gan­cia lla­na y un po­co gas­ta­da que pa­re­cía con­ser­var el so­ni­do de las vie­jas me­da­llas. Re­cuer­do el pa­ra­le­lo que hi­zo en­tre la or­ques­ta de Beet­ho­ven, re­pre­sen­ta­da pa­ra él por una fór­mu­la en blan­co y ne­gro, que da­ba en con­se­cuen­cia la ex­qui­si­ta ga­ma del gris, y la de Wag­ner: una es­pe­cie de ama­si­jo mul­ti­co­lor ex­ten­di­do ca­si uni­for­me­men­te y en el cual, me de­cía, no se po­día dis­tin­guir el tim­bre de un vio­lín del de un trom­bón”.

De to­dos los ar­tícu­los aca­so el más va­lio­so des­de el pun­to de vis­ta crí­ti­co sea el que de­di­có a las can­cio­nes de El cuar­to de los ni­ños de Mus­sorgs­ki. “Na­die ha ha­bla­do a lo que hay de me­jor en no­so­tros con un acen­to más tierno y más pro­fun­do; es úni­co y lo se­rá por su ar­te sin pro­ce­di­mien­tos. Sin fór­mu­las re­se­cas. Ja­más una sen­si­bi­li­dad más re­fi­na­da se ha re­ve­la­do por me­dios más sim­ples; lo que le ha­ce ase­me­jar­se al ar­te de un ex­tra­ño sal­va­je que des­cu­brie­ra la mú­si­ca tra­za­da a ca­da pa­so por su emo­ción (...) Es­ta mú­si­ca se sos­tie­ne y se com­po­ne de pe­que­ños tra­zos su­ce­si­vos, uni­dos por un ne­xo mis­te­rio­so y por un don de lu­mi­no­sa cla­ri­vi­den­cia. A ve­ces tam­bién Mus­sorgs­ki ofre­ce sen­sa­cio­nes de una som­bra es­tre­me­ci­da e in­quie­ta que en­vuel­ve y opri­me el co­ra­zón has­ta la an­gus­tia”.

Pu­bli­ca­do en La Re­vue Blan­che en 1901, es uno de los pri­me­ros ar­tícu­los del mú­si­co fran­cés. Tam­po­co na­die ha­bía ha­bla­do tan agu­da y ge­ne­ro­sa­men­te de Mus­sorgs­ki (1839-1881), ni en Fran­cia ni en nin­gún la­do. Cu­ra­do del en­can­di­la­mien­to wag­ne­riano (aun­que nun­ca de­ja­ría de in­cli­nar­se an­te la be­lle­za es­tá­ti­ca y ri­tua­lís­ti­ca de Par­si­fal) y con­ven­ci­do de que la sin­fo­nía era un gé­ne­ro que ha­bía con­clui­do con Beet­ho­ven, el mú­si­co fran­cés des­cu­brió una nue­va luz (un ar­te “sin pro­ce­di­mien­tos”) en unas can­cio­nes ru­sas de ins­pi­ra­ción in­fan­til, que en cier­ta for­ma ho­me­na­jeó en su ci­clo pa­ra piano Chil­dren’s Cor­ner. Es evi­den­te que la mo­der­ni­dad mu­si­cal tu­vo mu­chos pun­tos de par­ti­da.w

Aun­que me­nos ri­co y ela­bo­ra­do, el Mon­sieur Cro­che de De­bussy tie­ne al­go del Mon­sieur Tes­te de Paul Va­léry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.