“No me mo­les­ta no ha­ber ga­na­do un Os­car”

El ac­tor de “Pe­rros de la ca­lle” re­cuer­da el ro­da­je en la Ar­gen­ti­na de “El úl­ti­mo hom­bre”, que es­tre­nó es­te jue­ves.

Clarin - Spot - - Cine - Gas­par Zi­mer­man gzi­mer­man@cla­rin.com

Con el dó­lar ro­zan­do los $40, sue­na des­ca­be­lla­do. Pe­ro ha­ce dos años Har­vey Kei­tel es­tu­vo en Bue­nos Ai­res fil­man­do El úl­ti­mo hom­bre, fil­me de cien­cia fic­ción don­de in­ter­pre­ta a Noé, un pro­fe­ta del apo­ca­lip­sis. Aho­ra es­tá al vo­lan­te de su au­to, vol­vien­do de Ca­na­dá a Nue­va York jun­to a su mu­jer, la ca­na­dien­se Daph­na Kast­ner, y ha­bla ma­ra­vi­llas de la ex­pe­rien­cia.

“Fue uno de los me­jo­res equi­pos con los que ha­ya tra­ba­ja­do. Ro­dri­go Vi­la pu­so to­do su co­ra­zón en es­ta pe­lí­cu­la. Me emo­cio­nó su tra­ba­jo. So­ni­do, ma­qui­lla­je, vestuario, cá­ma­ras, res­to del elen­co: to­dos los de­par­ta­men­tos es­tu­vie­ron tan in­vo­lu­cra­dos co­mo lo es­tu­vo Ro­dri­go en la es­cri­tu­ra de la his­to­ria. Me dieron mu­cho más de lo que po­dría ha­ber pe­di­do. Y eso hi­zo que me com­pe­ne­tra­ra mu­chí­si­mo en el ro­da­je”. De su pa­so por la ciu­dad re­cuer­da la co­mi­da; admite que no co­no­ce na­da de ci­ne na­cio­nal.

En la pan­ta­lla, los 79 años no se le no­tan: “Tra­to de co­mer sano. Cor­té el azú­car y el ca­fé, ha­go ejer­ci­cio dia­ria­men­te. Ese es el se­cre­to”. En 2017 se cum­plie­ron 50 años de su de­but, de la mano de Mar­tin Scor­se­se en ¿Quién gol­pea a mi puer­ta?. Su so­cie­dad con el di­rec­tor de Bue­nos mu­cha­chos fue pro­lí­fi­ca y le dio un gran impulso a su ca­rre­ra .

“Su­pon­go que ha­ber crecido en Brooklyn, en un am­bien­te de cla­se tra­ba­ja­do­ra, me ayu­dó a in­ter­pre­tar esos pa­pe­les de ti­pos du­ros que tan se­gui­do me to­ca­ron”, di­ce

-En “El úl­ti­mo hom­bre” al­guien di­ce so­bre Noé, su per­so­na­je, que le de­be­rían dar un Os­car. ¿Le mo­les­ta no te­ner uno?

-Los pre­mios son im­por­tan­tes por­que te per­mi­ten con­se­guir más tra­ba­jo, y ha­ce que los que vie­nen de­trás te res­pe­ten. Pe­ro no, no me mo­les­ta no ha­ber ga­na­do nin­gún Os­car.

-¿Cuál de sus pa­pe­les pien­sa que me­re­ce un Os­car?

-¡To­dos!

Kei­tel se ríe y agre­ga que no puede re­ve­lar cuál de sus pe­lí­cu­las es la favorita: “Si con­tes­to, una cier­ta can­ti­dad de gen­te po­dría dis­pa­rar­me. Tu­ve mu­cha suer­te de tra­ba­jar con unos cuan­tos gran­des di­rec­to­res. Los co­no­cés a to­dos: ya ha­bla­mos de Scor­se­se, pe­ro tam­bién es­tu­vie­ron Ja­ne Cam­pion (La lec­ción de piano), Li­na Wert­mü­ller (Ca­mo­rra), Rid­ley Scott (Los due­lis­tas, Thel­ma & Loui­se), Ta­ran­tino (Pe­rros de la ca­lle, Pulp Fic­tion), Abel Fe­rra­ra (Un mal­di­to po­li­cía). La ver­dad es que es­toy agra­de­ci­do a la vi­da. Tu­ve bue­na suer­te”.

Con Ta­ran­tino la his­to­ria es par­ti­cu­lar: ade­más de in­ter­pre­tar a Mr. Whi­te, Kei­tel fue uno de los co­pro­duc­to­res de Pe­rros de la ca­lle y ju­gó un rol im­por­tan­te pa­ra que él pu­die­ra filmar su ope­ra pri­ma. “Na­die lo co­no­cía ni que­ría dar­le di­ne­ro. Yo ha­bía leí­do el guión, y di­je que no la ha­ría a me­nos que él la di­ri­gie­ra”.

Cla­ro que tam­bién tu­vo un par de ma­las ex­pe­rien­cias, al pun­to de que se hi­zo fa­ma de ti­po di­fí­cil. Una de ellas fue con Fran­cis Ford Cop­po­la, que lo re­em­pla­zó por Mar­tin Sheen po­co des­pués de em­pe­za­do el ro­da­je de Apo­caly­pse Now: “Yo era el úni­co con ex­pe­rien­cia mi­li­tar en ese set. El que­ría que yo usa­ra cas­co en una es­ce­na, pe­ro le di­je que eso no te­nía sen­ti­do: las fuer­zas es­pe­cia­les no los usan, por­que si se caen ha­cen rui­do. No me di­jo na­da en el mo­men­to, pe­ro des­pués pa­só lo que pa­só. Aho­ra so­mos ami­gos, y nun­ca más ha­bla­mos del tema”.

-¿Se sien­te me­jor ac­tor aho­ra que en su juventud?

-¡Es­toy en mi juventud!

En el fil­me. Es de cien­cia fic­ción, di­ri­gi­do por un ar­gen­tino, Ro­dri­go Vi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.